martes, 24 de marzo de 2009

COMPLEJOS Y AUTOESTIMA

Los complejos son una cosa horrible. Te levantas un día y descubres algo absurdo como que tienes los dedos meñiques de los pies feísimos y entonces te pasas años sin llevar sandalias en verano porque además de complejo de extremidades espantiformes crees que la gente te mira y piensa “ donde va a esa tía con esos pies”. Absurdo.

También se pueden tener complejos más complicados del tipo: “ no entro en esa tienda porque el dependiente me va a mirar con cara de ¿qué haces en esta tienda con ropa superelegante si vas echa una zarrapastrosa?".

Los complejos te hacen la vida más difícil y complicada y además son una completa majadería. Mi experiencia vital en este tema es que un buen día en la adolescencia te levantas y de repente tienes complejos. Pasas de preocuparte por tu bici y en qué piscina vas a bañarte a preocuparte porque tu amigos ya no te miran a la cara..solo a tu camiseta que de repente está sospechosamente abultada. Y entonces zasss…te das cuenta de que solo te quieren por tus tetas..o tu culo o lo que sea. Y en vez de pensar que tienes algo que ellos quieren…te acomplejas..te compras ropa ancha y andas con chepa. Te pasas años acomplejado por tener tetas, por no tenerlas, por tener mostacho, por no tenerlo ( si eres tio), por haber cambiado la voz, por no haberla cambiado, porque tu amigo tiene un jersey privata y tu no….chorradas increíbles. Además en el colmo del retorcimiento puedes incluso combinar distintos complejos: "no me puedo poner camisetas de tirante fino porque tengo que llevar sujetador de tira ancha, pero claro si me pongo camiseta con cuello cerrado me tengo que poner chaqueta, pero las chaquetas me hacen chepuda y no me tapan el culo…” y así hasta el infinito.

También pasa con los gustos…pasas una época en la que te cortarías la lengua antes que decir que Jim Morrison es un brasas, un perdedor y que te duermes con su música, porque crees que eso supondría que te echaran de la pandilla y pensaran que no tienes ni idea. Y lo mismo con las pelis, los libros o lo que sea.

Pero de repente llega un día en que te miras y dices…”qué coño…que piensen/miren lo que quieran, me da igual”. Pones la música que te gusta a todo trapo y dices…”odio a los Doors y La Naranja Mecánica es un puto coñazo”. Y descubres que no pasa nada. El mundo tiene cero interés en mirarte el canalillo y no te echan de tu grupo de amigos por blasfemia.

El problema es la gente que o bien no ha tenido nunca complejos ( cosa que dudo) o cuando se produce ese momento click…se pasa de vueltas..y se transforma en un ser impermeable a la realidad…le sobra autoestima por todos lados.

Es esa gente tirando a fea que te dice, “ de verdad que hija, no sé que pasa últimamente pero tengo 6 tios que son amigos míos pero todos quieren ser algo más..no sé que les doy” Y tu piensas.."pues como no sea miedo..no me lo explico”.

O cosas como “ me han echado de 7 trabajos, pero está claro que soy indispensable en cualquier sitio”. O esos que siempre posan en las fotos con cara sexy y tú piensas no se si envidiarles ese derroche de autoestima o compadecerles por no tener amigos.

Está bien tener autoestima, no dejarse hundir por la opinión de los demás y creer en las virtudes de cada uno, pero hay que tener mucho cuidado para no excederse en la autoestima y creerse el top de la gama porque resulta patético y poco realista.

Es decir, que yo soy estupenda pero con criterio.

11 comentarios:

Lillu dijo...

Yo tuve casi todos los complejos posibles en la adolescencia (menos el de las gafas, que me las pusieron más tarde...) y me ha costado años ir quitándomelos de encima. Y todavía no camino erguida del todo XDDD

saluditos!

Elvira dijo...

Es que una cosa es la autoestima y otra el autobombo. Lo segundo siempre me ha parecido patético. Y siempre me viene a la cabeza uno de los refranes más ciertos que conozco: "Dime de qué presumes y te diré de qué careces."

Adaldrida dijo...

Yo siempre he sido gordita pero mi complejo no me quita el hambre... o sea que sigo comiendo jijijij.
Lo que sí tengo es esa cosa no sé cómo llamarla que cuando conozco a alguien muy especial (y me pasa a menudo porque veo lo bueno de la gente), en un primer momento pienso "es demasiado para mí..."
Y respecto a la autoestima, de pequeña me pasaba que no tenía conciencia de pecado, creía que yo era buenísima, jarl, buena pieza.

Kuin dijo...

¡A la mierda los complejos! Y si, la naranja mecánica es un coñazo monumental, y el guardián entre el centeno jajajajaja

Besos

koldo dijo...

A mí ya se me han olvidado, por suerte.
Es cuestión de empeorar con el tiempo, jajaja

Anónimo dijo...

Un chico muy feo va al médido y le dice: Doctor, tengo complejo de feo. El doctor le contesta: No es ningún complejo.
Pues eso, creo que todos hemos tenido complejos y que a veces sólo enmascaran realidades que cuando eres joven no quieres aceptar y cuando eres mayor te la refanfinflan.

MALVALOCA.

JuanRa Diablo dijo...

Es verdad, el que no tenga algún complejo, por pequeño que sea, que tire la primera piedra.
Lástima que sólo se curen (si es que se curan) con el paso del tiempo, no sé bien si por madurez o pasotismo. Lo mejor: saber reirse de uno mismo. Eso da puntos a los ojos de los demás.

PD- No quiero acomplejarte pero has utilizado "Zass" en esta entrada. ¿Tienes influencias de la Rosenvinge? ¿No será envidia lo que sientes por ella?

molinos dijo...

Ahora que está con Viggo..si le tengo envidia!!!!!!!....

anicabonica dijo...

Yo tube mi època dorada con un jersey Levis horroroso pero DE LEVIS.Sinceramente hoy por hoy,si hay algo de lo que paso olìmpicamente es de lo que tal vez,puede..que pienses los demàs.Primero porque tal vez no lo piensen..y segundo poque nunca pasa nada y si pasa ¿que importa?,y si importa..¿qùè pasa?

Susiie Brown dijo...

(: Hola, primero que nada, pero que te quiero felicitar por tu blog, te cuento que estoy pasando por una crisis de autoestima, y andaba buscando algo que me subiera el autoestima y leia y leia, y ninguno me motivaba, pero encerio gracias. Me hiciste el día.

Anónimo dijo...

Aún no he podido superarlo, es un tema del que ni siquiera puedo escribir. Los pelos de punta, ufff