viernes, 4 de marzo de 2011

MOLI COCINILLAS.

Cuando yo era cani, en mi casa siempre cocinaba molimadre. Jamás vi a mi padre cocinar nada. Probablemente se debiera a que siempre fue un niño muy mimado por mi exabuela y jamás dio un palo al agua en su casa ni aprendió a cocinar. Cuando se quedaba de rodriguez todo el verano se alimentaba básicamente de bocadillos. Le flipaban, sobre todo los de queso curado. Yo creo que esos bocadillos hacen bola...pero para gustos los colores.

A lo que iba, molimadre es una gran cocinera. Cocina mucho y muy variado. Cuando yo era pequeña no sabía apreciar ninguna de esas dos cosas: las madres sirven para cocinar y que fuera variado pensaba que era lo que ocurría en todas las casas.

Lo de la variedad descubrí que no era tan común, cuando empecé a invitar a amigos a comer a casa.
- ¿te vienes a comer a casa?
- Vale.
- Hay patatas con besamel y filetes de pollo.
- ¿patatas con besamel?
- Si... ¿no las has comido nunca?
- No.

Venían y les encantaban. La siguiente vez que les invitaba, llegaban y molimadre sacaba otra comida totalmente distinta. Y así día tras día. Me acuerdo de un amigo de pobrehermano pequeño que vino a pasar 15 días a Los Molinos…y el tío se volvió patidifuso a su casa porque en 15 días no había repetido ni una vez menú. No consigo acordarme de su nombre…pero iba para cirujano cardiovascular...un cerebrín. Fernando no se qué….

Lo de que las madres sirven para cocinar lo descubrí un poco más tarde, cuando molimadre decidió que como hermana mayor, tenía que empezar a ocuparme de cosas y decidió enseñarme a cocinar. A mí, en principio, me pareció bien. Era una cosa de mayores.

Por supuesto no contaba con la astucia de molimadre y el morro espectacular de molihermana y pobreshermanos que iban a aprovecharse de mis recién adquiridos conocimientos culinarios.

Molimadre decidió que si ella se ausentaba en horas de comida/cena o lo que fuera…como yo ya sabía cocinar...debía ser la responsable del avituallamiento de mis hermanos.

Mis hermanos que si algo no son, es tontos, decidieron apoyar a molimadre en sus planes y jamás aprendieron a cocinar.
Esto hubiera molado mil...si en mi papel de cocinera mayor del reino hubiera tenido las mismas atribuciones que molimadre. A saber:

- De comer hay esto porque yo lo digo. Y punto.
- Todo lo que yo cocino está de puta madre.

Pues no.

Si molimadre se ausentaba de viaje...y yo planeaba comer lentejas y carne asada y cenar merluza al horno…molihermana diría que ella quería puré de lentejas y pobrehermano mayor diría que él pasaba de merluza y que mejor se hacía pollo empanado. Ya sé lo que estáis pensando…pues que molihermana se hiciera sola el puré y pobrehermano se hiciera el pollo. Qué fácil. Pues no. MOlihermana con una batidora tenía mucho peligro por aquel entonces y si pobrehermano se comía el pollo empanado para comer el lunes...me descojonaba el menú del martes y además me sobraría merluza. Todo un caos.

Por supuesto, lo que yo cocino “nunca está como lo de mamá”. Esta máxima sigue sin cumplirse. Si durante el veraneo franquista cocino yo, pobrehermano mayor, que es muy tocacojones para la comida, al ponerle el plato en la mesa…lo mira...lo remira…levanta la vista...

Moli ¿qué es esto?
Pues a ver..a primera vista, yo diría que parece pisto con huevo frito y patatas.
Mmm...Es que mamá no corta así el calabacín.
Ya lo sé…y mamá no te va a tirar el puto plato de pisto por la cabeza…lo voy a hacer yo.

Es tannnnn frustrante. Yo quiero ser molimadre al mando de la cocina...¡¡¡quiero ser visir en lugar del visir!!!

Ahora, he descubierto que ser visir en lugar del visir no mola nada. Cocino todos los días, soy la madre y ni por esas consigo armonía culinaria...

Por supuesto, protestan todos los días al preguntarme el menú.

- Ama de llavez ¿qué hay de comer?
- Lentejas y pollo.
- Nooooo…yo quiero macarronezzzz.
- Ya lo sé...pero comiste macarrones ayer. No se puede comer todos los días lo mismo.
- ¿Por qué?
- Porque no. Porque no es sano y hay que comer de todo.
- ¿Hay que comer también lo que no te gusta?
- Si.
- Pues tú nunca comes puré de verduras.
- Porque eso es comida de pequeños…solo se come hasta los 10 años.
- ¿de verdad?
- Pues claro...ya lo veréis...a partir de los 10 años, nunca más puré de verduras. (1
)

El caso es que me gusta cocinar y lo hago bien. Soy una gran cocinera sin ningún tipo de método ni estilo. Abro la nevera y el congelador, miro lo que hay y elucubro una combinación sana, rápida de cocinar y a poder ser que parezca apetecible para laz princezaz y que sea variada. Procuro no repetir menú en 3 semanas…siempre teniendo en cuenta que la variabilidad de alimentos que puede ingerir M. es limitadísima, pero aún así...procuro disfrazárselo de distinta manera para que no se aburra.

Nunca me pongo delantal, para desesperación del ingeniero, que no concibe la cocina sin todo un despliegue de atrezo que a mí sencillamente me sobra. Esto lo conté aquí, en “ponga un ingeniero en su cocina”.

Siempre cocino con la radio, a veces noticias y muchas veces música. Cocinando canto y a veces bailo.

Siempre pruebo lo que cocino y jamás recuerdo si le he echado sal o no.

Las recetas son para no seguirlas a rajatabla. Si alguna me gusta mucho, después de haber incorporado las variaciones oportunas, las apunto en un cuaderno especial para esos menesteres. Jamás vuelvo a consultar la receta, me la aprendo de memoria.

Siempre tengo un libro en la mesa de la cocina, por si entre chup chup de las ollas, y el pelar y cortar, tengo un rato para leer.

Casi nunca como lo que cocino. No como en casa y a la hora de la cena no tengo hambre, así que mi habilidad como cocinera viene determinada por las opiniones de otro.

La repostería no es mi fuerte pero creo que es porque mi horno me odia. O eso, o tiene el termostato estropeado. Veo más factible lo del odio...el termostato estropeado hubiera hecho saltar las alarmas del ingeniero que habría desmontado el horno para arreglarlo.

¿A qué viene todo esto?

Hoy celebramos San Canelón…y hoy si que soy el visir de mi cocina.

Voy a pasarme la tarde cantando en mi cocina mientras preparo 100 canelones.

Voy a poner una estupenda mesa...para los 9 que somos. Además, estrenamos mesa.

Mis fantabulosos invitados cuando caten mis canelones, me harán la ola y dirán: ¡¡¡Moli…están que te cagas!!!!

Y terminaremos la velada con unos digestivos gintonics que prepararé gracias al fabuloso regalo que me ha hecho una bloggera: copas balón, una botella de Hendricks, un pepino y un bote de cardamomo. (2)

El resto del fin de semana lo pasaré haciendo la digestión.
(1) Probablemente este tipo de trolas vengan contraindicadas en algún manual de madres...pero funcionan.
(2)..si la bloggera quiere ser citada..que lo diga. Si no, que calle para siempre.
(3) Ese cuaderno es el mío, gentileza de Derositas.

20 comentarios:

Mamá Española en Alemania dijo...

jajaja... Lo que no entiendo es cómo puedes leer mientras cocinas. A mí se me quemaría algo fijo! Yo soy más de mirar fijamente la olla... ;)

Y nunca pruebo lo que cocino, no me gusta nada... Quizás por eso no siempre está como debería :S

Beatriz dijo...

¡Cuánto te envidio! Yo solo me fio de tres platos mios y jugaría que no siempre me quedan igual de bien; pero lo intento, ¡vive Dios que lo intento!

Por cierto, ¿no serás una de esas que dan la receta con frasecitas del tipo: "a ojo", "hasta que admita", "una pizca", "hasta que se trague el caldo" (pero ¿cuánto caldo?), etc. etc.?

Hoy me han invitado a una cena de cumpleaños y yo estoy a dieta. ¡Genial!

Salamandra dijo...

100 canalones, madre del amor hermoso!!! qué dolor de riñones.

Tú te quejas de que lo tuyo "nunca está como el de mamá", pero mi caso es peor: lo mío "nunca está como el de SU mamá", o sea MI señora suegra. A la que venero, por otro lado. Pero dan ganas de enviarlo a casa de su madre a comer, no me fastidies ...

Ana dijo...

Que no repites menu en tres semanas¡¡¡¡¡¡

MARIA dijo...

Cocinera de las mías Moli, a ojo y con variaciones... es lo mejor... ¿tres semanas sin repetir recetas?... vas a tener que enviarmel el excell.

Por cierto Salamandra... a lo de "está mejor el de mi madre"... mi madre (educada en el principio de tu marido siempre tiene razón) sólo una vez a sacado bien su genio a pasear: en su casa jamás se había comido arroz con leche, pero a mi padre le encantaba, y se lo hacía mi tía (mi abuela paterna cocinaba poca cosa). Mi madre, recién casada, decidió un día darle una sorpresa... se compró un libro de recetas y se tiró una mañana entera preparando el arroz con leche... mi padre llegó y lo probó... "el de mi hermana está más cremoso". Acto seguido mi madre cogió la fuente (le había salido un montón), la tiró a la basura... y 36 años más tarde en casa de mis padres seguimos sin comer arroz con leche.

Toma nota, yo comenté la anecdota y en mi casa jamás se ha dicho tal frase, la pensará, pero decirla no la dice.

Lo dicho Moli, muestranos un mes entero de recetas sin que se repitan, que me has dejado anonadada...

Inés dijo...

Cuando vaya a Madrid, tenemos que quedar y batallar con el horno hasta vencerlo, que la repostería mola un montón :)

Ains. Canelones. Tengo que comprar pasta para hacer canelones ya.

Elysa dijo...

Pasaba por aquí y después de reirme con lo de la ardilla y lo de la cocinillas, me quedo.
¿tres semanas sin repetir recetas?

Vas a contar como lo haces... porfa.

Saludos.

José Antonio Peñas dijo...

Canelones…arrrrglbss (sonido de boca rezumando saliva con los ojos en blanco, en plan Homer con los donuts)

Cuando mi madre hacía canelones parecíamos una horda de lobos hambrientos: nos caían 6 por cabeza y solían quedar otros tantos en la fuente, que quedaban adjudicados al primero que terminara y, si éste tenía compasión o poco hambre, al segundo le quedaban un par. Engullíamos como si no hubiera un mañana, mirando de reojo por ver quién se adelantaba.

Debo decir con orgullo que usualmente yo solía ser el afortunado dada mi habilidad para hablar a la vez que mastico, de gran utilidad en una familia de charlatanes, con lu ual solía levatarme con 10 canelones en el cuerpo, bien apretados a fuerza de pan.

Anónimo dijo...

Mmmmm, canelones, me encantan!.

¿Podrías darnos tu receta?

Burbuja dijo...

San Canelón... gran idea! Me acabas de dar antojo de canelones XD

Lo mejor, personalizar las recetas. A mi no se me da mal la cocina, y mi suegra cocina bastante bien también, pero por la buena marcha del negocio a mi contrario no se le ha ocurrido nunca decir "a mi madre le sale mejor" porque lo empaqueto con ella una semana.

3 semanas sin repetir?? Publicalo por favor! :D

Pilar dijo...

Nunca quise ser califa en lugar del califa así que me encontré mi cocinero particular y me encargo de los gintonics. (conste que no cocino mal, pero si a él le gusta tanto y le sale tan bueno todo, ¿porque defraudarle?)
pobrehermano podría acabar haciendo dieta...

Anónimo dijo...

Tres semanas sin repetir menú!!!
Dame ideas porfa!!

Pikifiore dijo...

Me uno al carro de las ideas!! madre miaa, ahora que soy mujer independizada y tengo que pensar yo el menú, no salgo de tres o cuatro cosas básicas, eso de la variedad lo veo dificilisimo.No sé de donde me viene tanta torpeza, porque en casa-padres siempre ha habido de todo y siempre platos riquisimos!!
Por cierto, las patatas con bechamel deben estar buenisimas,me lo apunto!

Anniehall dijo...

Tres semanas sin repetir!! qué fiera parda (yo repito y solo cocino el fin de semana...)

El cuaderno es chulísimo.

Laura dijo...

Menos mal que no soy la única que se sorprende de lo de las tres semanas sin repetir menú... Ufff, yo creía que eso era una leyenda urbana. Me cuesta la misma vida no repetirme en la misma semana.

javi dijo...

Pero publica la receta cooooño.

Anónimo dijo...

moli, venga con el recetario estrella donde por supuesto este incluida la acojo receta de los Canelones! si, si, Don Canelon!

Dana

Anónimo dijo...

Salamandra, existe algo peor. Yo cocino mejor que mi madre y mejor que mi suegra. Pero a mi madre y a mi suegra no les gusta que mi padre/hermano/novio/cuñado les recuerden que cocino mejor que ellas, y menos en mi presencia.

Diana.

JuanRa Diablo dijo...

Mi madre es también una gran cocinera. Mi hermana no ha sabido/querido heredar sus habilidades.

Jopé, Moli, adóptame para San Canelón :P

Amanita Faloides dijo...

¿Callar para siempre? ¡¡Si no sé estar callada!! El pepino era perfectamente simétrico, reconócelo...