martes, 12 de enero de 2021

Cien noches con un peso atado a los pies

 


Advertencia: este post contiene lenguaje y expresiones vulgares y descripciones crudas de lo que se supone son actos sexuales entre adultos.

Segunda advertencia: no me hago responsable de la vergüenza ajena que los lectores puedan sentir al leerlo. 

Tercera y última advertencia: el post es un puro spoiler pero no importa nada porque de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia, ni siquiera de fuerza mayor (como que os secuestraran a un hijo y os exigieran leerlo) debéis acercaros a este libro ni con un palo, ni con una pértiga. Ni lo miréis. 

Allá vamos. Para empezar entono el mea culpa, casi un año después de poner a Dios por testigo, de prometer que no leería más libros aclamados por la crítica y premiados he vuelto a caer. Y Dios me ha castigado fortísimo. Lo único que puedo hacer para redimirme es salvar a otros de mi error. 

«Quizás yo lo recuerdo mal, no importa. Quizá yo tampoco tenía sentimiento de culpa. Pero un día, con mi semen todavía en la boca, me preguntaste si era razonable lo que estábamos haciendo. Tú amabas a Claudio y yo era feliz con Harriet como nunca lo había sido con nadie»

Con esta imagen tan innecesaria y tan asquerosa en mente, os voy a contar quienes son los protagonistas de esta escena tan bochornosa. 

La del semen en la boca (ojalá dijera Pamplona que me parece una frase muchísimo mejor para decir en esas circunstancias que preguntar por la moralidad de los cuernos que estás poniendo) es Irene y  es guapísima. Pero guapa de doler, guapa de tener un problema. ¿Qué problema tienen los guapos? Nadie lo sabe, pero es un problemón. «¿Qué habría sido de mi si no hubiera sufrido la maldición de la belleza?» Pues mira, Irene, lo mismo nos habíamos ahorrado este espanto. El caso es que Irene es guapísima aunque por supuesto de niña era feúcha pero  cuando se vuelve guapísima, pero una cosa mala de guapa (si os está resultando cansina esta reiteración, imaginad lo que es la novela cuando ella misma no se cansa de repetirlo), los hombres la acosan muchísimo, todos quieren ligar con ella. Como consecuencia de esto, su amigo Hugo la viola. Mal por Hugo pero tal y como está contando y a pesar de que estás en la página diez, ya te da igual. 

Bueno pues la Irene guapísima y de familia millonaria con un tío en la cárcel por corrupción en el franquismo y una tía que vive en Estados Unidos porque quiso ser piloto y su padre no le dejó y no me acuerdo pero pasó algo y se fue y volvió y luego se volvió a ir, se va estudiar psicología o psiquiatría a Chicago. ¿Por qué Chicago? Porque su amiga del alma Adela quería ir ahí. Es su amiga del alma pero Irene la describe así cuando recuerda como su amistad se rompió cuando, de adolescentes, a Hugo empezó a gustarle ella y no Adela que estaba enamorada de él: «Ella sintió celos de Hugo. El amor dejó de ser un juego social y se convirtió en un torneo de guerra en el que no se respetaban las lealtades ni las jerarquías. Adela se había transformado en una jovencita gorda y con la piel llena de escamas. Los carrillos le caían blandos sobre la mandíbula, y los molledos de los brazos y las piernas blancuzcos se le escurrían sin consistencia. Incongruentemente,  era corpulenta en todo menos en el pecho: tenia unos senos pequeños, casi masculinos».

Podría detenerme en que si tienes una amiga que te describe así lo mejor es que jamás le des la espalda o en la absoluta ignorancia que refleja el hecho de que al autor le parezca incongruente ser gorda y tener pechos pequeños pero no tenemos tiempo...sigamos. 

Irene se va a Chicago a estudiar algo. Además está obsesionada con asesinos en serie y psicópatas así que a lo largo del libro reparte historietas de asesinos que puedes buscar en la wikipedia y te dan exactamente los mismos datos pero con menos adjetivos.  En Chicago decide que se va a follar a todo lo que pille y apuntarlo en un cuadernito para algo, para sus teorías, ¿Qué teorías? da igual, a nadie le importa. Ella folla y lo apunta y le deja claro al lector que a ella lo de saltar de cama en cama le parece muy muy liberador y lo ha descubierto ella y todos los demás, lector incluido, son unos mojigatos  y unos estrechos. Alardea de acostarse con todo tipo de hombres incluidos los feos, gordos, desagradables y maleducados. Irene es además de guapa, imbécil pero misteriosamente ella no se da cuenta en todo el libro y ningún personaje se lo dice. Irene vive en un universo de luz y de color y de sexo. Vive en una peli porno con ínfulas pero ella se cree Grisom de CSI y Gillian Anderson en Sex Education. 

Bueno pues en Chicago mientras hace el idiota, un buen día, en un bar, se le acerca un tipo porque ella es tan guapa que los atrae como un imán y la escena transcurre así: 

«Estoy buscando una mujer que sepa apreciar el dinero.
Yo hice lo que había aprendido a hacer en aquellos últimos meses: controlé mi miedo y me comporté como una taxónoma que mira fríamente la realidad. 
El dinero es lo único que sé apreciar, Mister Cary Grant- le respondí- El dinero y los penes grandes.» 

(Yo ahí hubiera dicho pollas, pero en fin.. que sé yo de diálogos encorsetados y ridículos. Si supiera estaría ganando premios literarios y no despellejándolos) 

Acaban en el catre después de que él ponga mil quinientos dólares encima de la barra porque ella le dice que cobra quinientos. Y el dice «quinientos por cada vez» y cuando crees que no vas a poder más de bochorno ella dice «¿solo aguantas tres?». (El lector en ese momento sueña con pagar por darle tres bofetones con la mano abierta). 

Este supuesto Cary Grant es Adam el otro protagonista de la escena del semen en la boca (que no quiero que olvidéis). Por supuesto, y como no podía ser de otra manera, es guapo, multimillonario, elegante, encantador, educado, culto e inteligente. Podría haber sido feo, asqueroso, deforme, gañán, inculto, de extrema derecha y con boqueras de saliva en las comisuras de los labios porque recordemos que a Irene le da igual ocho que ochenta pero no, resulta que tiene suerte en esto. Bueno pues eso, se acuestan y el autor escribe muchas veces verga y muchas veces vulva porque por lo visto se le ha olvidado la palabra coño que no escribe ni una sola vez en todo el texto. Y se hacen amantes ocasionales porque lo suyo es especial, ellos son especiales y unos ridículos.

Mientras andan en este ir y venir de polvos, Irene va a un concierto, se fija en el guitarrista, cuando termina el concierto va al camerino, le mira y él la besa, se la lleva a casa, la empuja del pelo para que se arrodille y blablabla: verga, gritos y lo de siempre.  Si fuera una peli porno se llamaría "El argentino guitarrista que con su mástil era todo un artista" 

Irene en su querido diario de polvos escribe: «tiene un pene grande, de diecinueve o veinte centímetros, sin circuncidar. Cuando está erecto, hace un ángulo de cuarenta y cinco grados con el vientre, apuntando hacia el frente. Los testículos, casi sin vello, están pegado al cuerpo». 

No puedo añadir nada.  

Con este inicio de relación tan prometedor, Irene la guapísima se enamora del guitarrista que se llama Claudio, es argentino y está atormentado por algo que sinceramente al lector le importa un pepino. Irene tiene mucho muchísimo amor pero decide que para comprobar si el amor y el sexo son lo mismo va a seguir follándose a todo lo que se encuentre y luego pasar muchísimo rato decidiendo si tiene remordimientos o no. Claudio, además de estar atormentado, es idiota porque no se entera de nada y es una pena porque el lector está ya fantaseando con que lo descubra y en un ataque de celos mate a Irene haciéndola sufrir muchísimo. Pero no ocurre. Irene sigue vivita y "culeando" (Perdón, perdón) y por supuesto sigue con Adam haciendo cosas que ellos creen que son de glamour y son de peli porno cutre. 

«Llegué puntual al hotel. Adam me esperaba desnudo y con la cena recién servida. Me quitó el mismo toda la ropa y luego me llevó hasta la mesa. No comimos con prisa. A pesar de su erección casi continua, el paladeó con gusto cada uno de los platos».

Qué imagen eh. Ahí con el capullo en el borde de la sopa. Puro erotismo.  

A todo esto, Claudio le ha contado a Irene que su madre ha escrito un libro sobre el Petiso Orejudo un niño asesino muy famoso en Argentina y como a Irene los asesinatos le gustan le pide a su tía (si, la que he nombrado antes y que es piloto) que cuando vaya a Buenos Aires le compre el libro. (Si estáis pensando que porqué no lo pide por Amazon, la novela está ambientada en los años 80 más o menos). La tía llega y le dice que el libro no existe e Irene en vez de decirle a Claudio: chaval, que trola me has contado? se queda en plan "mmmm... soy tan lista que algo me huelo, voy a follar con otros catorce y luego apuntar en mi querido diario mis teorías" 

Llega el verano, se van a Detroit a unos conciertos de Claudio y se alojan en un hostal inmundo y asqueroso y ella dice: «aquella habitación mal ventilada era, en mi arrogancia juvenil, un espacio de aventuras». Irene, eres imbécil no arrogante. Bueno pues follan allí entre chinches y mierda y la última noche cuando ella se despierta, él no está. ¡Uy! ¿Dónde estará? ¿Qué misterio habrá? ¿Habrá sido su gran noche? Y sí, porque Claudio además de guitarrista es ludópata y ha perdido todo el dinero que tenían. Irene se enfada muchísimo, sale de la habitación y piensa:

«¿qué hago? ¿Entrar en la habitación, desnudarle, vaciarle los testículos hasta que gritara?» 

Claro que sí, Irene y con la boca llena le dices: PAMPLONA. 

Vuelven a Detroit y Claudio confiesa que debe seis mil o nueve mil o da igual la cantidad a unos prestamistas malísimos de Chicago. Irene compra el periódico, busca un puticlub, llama, concierta una cita y conoce a Mimí (me apuesto una mano a que si buscas madama en wikipedia también sale Mimí como primer resultado, como novela investigada es un prodigio) que le dice: pues nada chica, aquí lo que quieras, sé limpia y haz lo que los clientes quieren, aquí tienes un corpiño y unas bragas, empieza cuando quieras. Y ahí está Irene la guapa trabajando para salvar a su novio haciendo lo que lleva haciendo toda la novela. Pasa alguna cosa más de mucha pereza y poco interés pero llega el momento en que ella tiene que volver a Madrid porque su madre que, por supuesto, es malvada y estrecha (imagino al autor con una lista de estereotipos al lado del ordenador y haciendo check cada vez que calza uno hasta cantar bingo), le exige que vuelva. Justo antes de marcharse de Chicago llega la madre de Claudio que la mira en plan ¿tú quien eres piltrafilla? y que básicamente se descojona en su cara cuando le pregunta por el libro. Luego Claudio llora y le dice que en realidad se llama Mateo. Aquí viene una historia que al lector, o sea a mí, le provocó carcajadas de pura histeria por el despropósito que es todo. Resumiendo: Claudio y su familia viven bajo identidades falsas en USA porque su padre hizo algo que no se explica bien pero que tiene que ver con corrupción, dictaduras, Alfonsín y no se qué y les persiguen "los argentinos malos" (sic). Algo raro ha pasado y se tienen que marchar a esconderse de nuevo pero le jura a Irene que le escribirá siempre. (Cualquiera con un mínimo de cultura de peli mala de sobremesa sabe que si estás escondido no puedes escribir cartas pero después de preguntar con el semen en la boca si somos buenas personas es obvio que la verosimilitud no es algo que preocupe al autor). Se separan, se escriben cartas e Irene, en Madrid, se reencuentra con Adela y dice estas cosas:

 «Tal vez si le hubiera contado que la belleza me había vuelto tan insegura como a ella la fealdad, habríamos seguido siendo amigas siamesas. Pero yo me escondí en mi concha de perla y ella en su concha de molusco hinchado» 

Por supuesto yo voy a tope con Adela, es mi personaje favorito de la novela y me hubiera encantado que se convirtiera en asesina  y matara a Irene pero se convierte en heroinómana y muere una semana antes de la boda de Irene. ("Mi concha de perla y su concha de molusco", Irene además de cursi es una hija de puta como una casa). 

Sigamos. ¡Oh, sorpresa! Claudio la escribe al final del verano y le dice que eso que les preocupaba tantísimo, ese peligro tan gravísimo que corrían no era real, que no pasaba de verdad y que va a volver a Chicago. (lo de la verosimulitud ya lo he dicho, ¿no?) Así que nada, vuelven a Chicago, van a un apartamento nuevo, Irene siente muchísimo amor por el reencuentro pero antes de recoger a Claudio en el aeropuerto pasa a follarse a Adam y después de estrenar la cama con Claudio, vuelve al hotel a follarse a Adam. Pero se desborda de amor por Claudio, never forget. 

(Llevamos dos mil palabras y os juro que no me he inventado nada y os estoy ahorrando mucho bochorno) 

Cuando vuelve a casa de Claudio, éste no le abre la puerta. ¿Qué pasara? ¿Qué misterio habrá? ¿Puede ser su gran noche? Pues pasa que a Claudio lo han asesinado. ¡Vaya por Dios! Ahora que los argentinos malos no le perseguían y ella haciendo de puta había pagado la deuda, van y lo matan, que disgusto. ¿Quién será el asesino? ¿Los argentinos malos? ¿Los argentinos buenos? ¿Los prestamistas de Chicago? ¡Oh, oh, oh, qué misterio más misterioso! Irene hace lo que hace siempre, llama a Adam que vuela a verla y hablando con él decide que quiere ser policía y que va a investigar que ha pasado. Investiga fenomenal fenomenal y os resumo: a Claudio lo manda matar su madre porque le daba mucha pena que en tres semanas se fuera a morir de cáncer de páncreas. ¿Cómo te quedas?  Pues muerto como Claudio pero de bochorno y descojone. Irene sin embargo cuando lo descubre se queda muy hecha polvo y que hace:

«Le pedí (A Adam) que me penetrara hasta hacerme perder la razón. Diez veces, cien veces. Durante el resto de la vida». 

PAMPLONA. 

¿Y qué pasa con el bueno de Adam? Pues resulta que todo esta historia de la juventud de Irene se entremezcla con una escena en la época actual en el que ambos se encuentran en el Hotel Santo Mauro de Madrid, los dos ya con cincuenta y muchos. El sigue casado con Harriet y ella se ha casado tres veces, tiene varios hijos y habla así de ella misma: 

«En estos últimos años de vejez erótica, me he acordado a menudo de Adela por esa causa. No soy capaz de imaginar cómo es la castidad. No soy capaz de entender qué razón queda para vivir cuando el cuerpo ya no sirve o no les sirve a otros, cuando el deseo se convierte unicamente en una idealización intelectual. Mis fundamentos existenciales no han sido Sigmund Freud o William Shakesperare sino los pezones, la espiral de las orejas, los tobillos, el clítoris, las encías o la boca del ano. Mi espíritu se ha manifestado a través del flujo vaginal y no de la oración o de la poesía». 

Pues cenan y Adam le cuenta que como es multimillonario y muchimillonario y tenía un traumita desde siempre por si los cuernos que le ponía a su mujer, Harriet, eran algo normal que hace todo el mundo o una cosa super especial que solo hacía él, ha encargado un super estudio con psicólogos, psiquiatras y científicos para saber los hábitos sexuales de la gente. No contento con eso, como la mitad han dicho que son fieles, ha pagado otra millonada a detectives e investigadores privados para que comprobaran si eso era verdad y ¡sorpresón! la gente miente cuando dice que no engaña. Que esto se lo podía haber dicho el lector o cualquier hijo de vecino ni se plantea, él se ha gastado trescientos millones de dólares en eso. ¿Y por qué ha hecho esto? Pues porque Adam siente que Harriet se ha alejado de él y ha pensando "Oh, oh, Charlie Babbit ¿y si yo tengo también una cornamenta digna de trofeo de caza". 

«He venido a Madrid para contárteloresponde AdamPorque sé que eres la mejor detective del mundo y solo tú puedes encontrar la respuesta que necesito. 
Yo busco a personas desaparecidas y a asesinos.
Busco a una persona que quizá desapareció-dice Adam- A Harriet. 
Es medianoche. Se oyen las campanadas de un carillón de pared que hay en una sala vecina. Irene vuelva la cabeza hacía allí para disimular su confusión. Después mira otra vez a Adam, que espera. 
¿Te ha abandonado?
No lo sé-responde Adam. Sigue en nuestra casa, duerme conmigo, me acaricia a veces. Pero tal vez me ha abandonado hace mucho tiempo.- Se queda callado durante unos instantes y sostiene la mirada de Irene. No hay nadie a quien pueda encargarle esta tarea-suplica-Ella no le dirá a nadie la verdad. A ti sí».

Lo normal vamos: oye, amante, ¿por qué no hablas con mi mujer a ver si me ha puesto los cuernos?  

En un epílogo en el que grandes lágrimas de descojone y de alivio, por vislumbrar el final de este horror, caían por mi cara,  Harriet (que también es guapísima) e Irene se reúnen y la mujer de Adam le cuenta que ella quiere mucho, muchísimo pero mogollón y mazo a Adam pero que cuando se dio cuenta de que él se acostaba con otras, ella tuvo una crisis existencial, sufrió muchísimo, mogollón y mazo pero al final decidió que ella también podía follar alegremente por ahí pero queriendo mucho, muchísimo, mogollón y mazo a Adam. 

Y chimpún. 

Este relato tan inolvidable está interrumpido por informes de los detectives sobre personas investigadas. Esos informes han sido escritos por otros autores que no consiguen ni de lejos alcanzar el nivelón de la trama principal. Son como oasis en medio de la travesía del desierto.   

Cien noches de Luisgé Martín ha sido galardonado con el Premio Herralde de novela de la editorial Anagrama. Cada uno le da el premio a quien quiere, tú montas un premio en tu editorial y haces lo que quieres pero como lectora y admiradora de la editorial de los libros amarillos me siento estafada, engañada y bastante dolida. 

46 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por ahorrarme su lectura y por las risas.
La verdad es que lo de que le hubiesen dado el premio me daba ganas de leerlo y las entrevistas al autor me las quitaban, así que me has ayudado a decidirme.

Pitufina dijo...

Pero ¿cuántas páginas tiene ese fardo? Se le calculan 5000

Madresestresadas dijo...

Uuffff !! Que hasta dan ganas de pedírtelo prestado!! Jajajajjaja

Ana García dijo...


Quería agradecerte que te hayas tragado esta novela infumable para poder regalarnos esta desternillante critica. Lo que he podido reírme. Enhorabuena ❤️❤️

Anónimo dijo...

Madre mía, jajaja. Espantoso. Vergüenza ajena es poco. Qué apuro todo.

Los dijo...

Buenísimo... jajajajaja

Dete dijo...

Épica tu reseña, debería estar en la contraportada del libro. Como los slogans de los paquetes de cigarrillos. Advertencia. Luego uno ya que decida.
Gracias por evitarme otro trauma con libros ultraaclamados o premiados. Creo que con Javier Castillo y ‚el día que se perdió la cordura‘ ya me bastó.

Marina dijo...

He llorado de la risa. Otro libro que me ahorro gracias a ti.

Yolanda dijo...

"Qué imagen eh. Ahí con el capullo en el borde de la sopa. Puro erotismo". Casi me ahogo de la risa.

Caelete dijo...

"El argentino guitarrista que con su mástil era todo un artista"
¿En serio?
¿EN SERIO?

Rataflau dijo...

Pordiorrrr, que hichá a reír... sin palabras me he quedado. Gracias por este rato.
Salud,
Rataflau

El hermano gafotas dijo...

descansadica q t´as quedao
;)

fiorella dijo...

Que tengas un buen año Molinos!!. De este lado del charco ya me llevé decepciones con nuestra Anagrama. Dándole a la parte positiva, tus depellejes literarios,obras maestras, casi que me alegro más que la decepción de luisge y su premio Herralde...Me parece que había que darle una mano al amigo y por eso se lo dieron. .Un beso.

Alberto Secades dijo...

Descojone épico.

Gracias

Bárbara dijo...

PAMPLONA, jajaja.

Gracias por el despelleje, es desternillante, pese al latazo de tu lectura, al menos ha servido para algo útil.

Un abrazo y feliz año

Alberto dijo...

Gracias por la reseña y por las risas. De malo que es, casi que me lo quiero leer, por Dios. Lástima que deba pagar por ello....

Chitin dijo...

Según iba leyendo tu post tenía 2 ideas en la cabeza:
1- ¿Por qué no has dejado el libro? yo hace tiempo que si un libro no me gusta, paso de dedicarle minutos que podría estar dedicando a otra cosa u otro libro.
2- Este libro lo ha escrito un hombre q quiere convencer a una mujer que haga lo que hace la protagonista.

En fin... q gracias por el despelleje, pero sobre todo por ahorrarme el tiempo de leer semejante bodrio.

HombreRevenido dijo...

Qué risas. La buena literatura genera debate, Jajaja

Anónimo dijo...

Buenísimo!!!

Fantaciencia dijo...

Me reí.

Unknown dijo...

Pero qué puta maravilla de reseña, Pamplona.

Pilar dijo...

Pos nada, Pamplona

F. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Unknown dijo...

Lagrimones!! Estás inspiradísima! SUSU

Carmina dijo...

Eres una despellejadora en serie. En cualquier momento la guapísima Irene puede llegar para detenerte, Y no le va a gustar ni pizca lo que has dicho de ella ¿Te das cuen?

Anónimo dijo...

Un pene en erección que apunta hacia el frente y no hacia atrás, o hacia abajo. Interesante dato.

Sandra R dijo...

Gracias, de verdad...¡no me puedo haber reído más! Si tienes más libros de este estilo, por favor, ¡no te cortes! Eres una crack, me encanta cómo escribes, y que lo hagas sin tapujos.

Anónimo dijo...

Deberías haber aprendido de la escena del semen. Ella lo tiene en la boca pero no se lo traga, tú te has tragado el libro entero. Win win para el autor...

Anónimo dijo...

Me has convencido, VOY A LEERLO YA MISMO.... Un besazo,

Anónima Marta

Carlota dijo...

Brava¡¡¡¡qué buen rato y gracias por el aviso

Anónimo dijo...

Impresionante ! Moli desatada como en las mejores épocas. Parece que lo hayas escrito del tirón.

ramon

Anónimo dijo...

Por favor qué rato más bueno acabo de pasar. ¡He leído fanfics en wattpad que parecen muchísimo mejores que ese libro del demonio!

Ruben dijo...

"tiene un pene grande, de diecinueve o veinte centímetros, sin circuncidar. Cuando está erecto, hace un ángulo de cuarenta y cinco grados con el vientre, apuntando hacia el frente. Los testículos, casi sin vello, están pegado al cuerpo"

Me perturba mucho este párrafo. Si el pene hace un ángulo de 45 grados sobre el vientre es imposible que apunte hacia delante (a no ser que tenga una curvatura que me duele solo de imaginarla).

Jose dijo...

Lo tuyo es el despelleje, sin duda. Me encanta.

Anónimo dijo...

Buenísimo. El resumen que haces me da para pensar. En las cabezas de muchos hombres, incluso de homosexuales orgullosos como el autor, sigue funcionando el cliché de la mujer que folla como una máquina. Es el cliché más burdo y más obtuso. El que utiliza toda la industria del porno que no es precisamente una asociación de emprendedores con ideas avanzadas y proyectos innovadores. Muy lamentable que en nombre de un supuesto progresismo -también hay ideología en la literatura y sus subproductos-.se vuelva a la casilla de salida: “Tía buenorra y pija que se tira a todo lo que se mueva, incluso tíos con halitosis y loosers vocacionales.”

Anónimo dijo...

"Además de escritor, forma parte del gabinete del presidente del Gobierno."
Igual eso explica muchas cosas.

Anónimo dijo...

Pero de verdad lo del semen en la boca le parece a todo el mundo tan repugnante?
Será que soy una cerda...
Y no hablo de la calidad de la novela.
Sara.

molinos dijo...

Sara, el problema no es que tenga la boca llena de semén sino que en esas circunstancias en vwz de tragárselo, escupir o preguntar ¿te ha gustado?...le pregunte al tipo por la moralidad de lo que están haciendo, eso es u a majadería y completamente absurdo.

Anónimo dijo...

No sé si es absurdo en el tipo de personaje y situación que es, ya digo que no la he leído, pero repugnante o asqueroso o cuidado si habéis comido no describe algo absurdo, forzado o lamentable.
Me parecía que aquí se expresaba asco por explicitar la práctica, y bastante unánime. Que uno es libre con sus ascos, claro, solo es que me sorprendió.

Unknown dijo...

Tengo un dia de mierda, y mientras lloro a mares busco escapar en tu blog. Y vaya si lo he conseguido! Lagrimas de tristeza transformadas en lagrimas de risa. Qué grande eres en el despelleje!! Gracias, gracias, gracias

Anónimo dijo...

¡Pamplona!

Sol dijo...

A mí lo que me alucina (aparte de la novela, que no leeré) es que seas capaz de acabar de leerte semejante truño.
Pero mira, ha servido para que me eche unas risas. Gracias, Molí.

Anónimo dijo...

Que reseña más buena Moli. Eres única en tus despellejes, me he reído como una loca. Me ha encantado. Casi que prefiero que leas cosas que no te gustan, ja,ja,ja.

Unknown dijo...

PLAM
PLO
NA
:D
GRACIAS!

Anónimo dijo...

Estoy imaginando el despelleje en la faja que se pone al libro al ponerlo a la venta y me parto de risa. ¡Pamplona!

Anónimo dijo...

Brutal despelleje....Me lo he pasado en glande...

Gonzalo