miércoles, 30 de marzo de 2011

MANÍAS, MANÍAS, MANÍAS

Tengo la costumbre de sentarme todos los días en el mismo sitio cuando voy a comer con mis compañeros”. – dices tú.


Fulanito tiene la puta manía de tener que sentarse siempre en la misma silla cuando vamos a comer”.- dicen tus compañeros.


Exacto, tus manías son costumbres. Las costumbres de los demás son manías. Todo muy objetivo.

Yo no soy nada maniática. ( Molaría mucho que vinieran mis conocidos en 3D y desmontaran esta frase, pero como son chusma no lo harán. Ja). A lo que iba, tengo mis cosas como todos, pero llevo días dándole vueltas y no tengo manías rarunas. Cuando he estado a punto de caer en una de esas manías que te hacen rozar el TOC, como soy muy burra...lo que hago es evitarlo de golpe. Por ejemplo, doy mil vueltas para encontrar exactamente el cuaderno que quiero, para apuntar mis lecturas. Lo encuentro y decido que sólo voy a escribir en él con determinada pluma y tinta burdeos. Una gilipollez como otra cualquiera. Empiezo a hacerlo y durante meses sigo esa rutina. De repente un día, digo...esto es una estupidez…y arramplo con cualquier otra pluma y escribo en ese cuaderno. Y no pasa nada y yo me siento mejor y digo...no soy una maniática. No sé, así me veo más lejos de morir sola y rodeada de gatos, cosa harto improbable por otro lado.

Alguna manía tengo por supuesto, pero lo reconozco. Volviendo al ejemplo de antes, el cuaderno de lecturas tiene que ser rayado. NO me vale con cuadritos ni liso. Esa manía la tengo pero la reconozco.

Las manías son una gilipollez. Lo malo es que es chungo quitárselas de encima, porque el que las tiene, cree que sin prescinde de ellas su vida será peor. En todos los aspectos, en los aspectos más absurdos que puedas imaginar. Tengo ejemplos para dar y tomar.

Manías con la ropa.

Adorablecompañera, es monísima, guapa y estilosa, pero tiene varias manías en cuanto a su indumentaria. No lleva zapatos ni botas “de punta”, según ella porque tiene los pies muy largos y le harían efecto “pié de esquí”. Es una gilipollez de manía, porque además se calza unas all star que le hacen un pie “barra de pan”...pero ella se cree su manía y punto. Tiene otra manía sobre llevar algo con lunares, flores y no sé qué otra cosa…dice que no le “pega”, no se lo he puesto nunca pero ha decidido que no le "pega", lo que es imposible, porque ella es adorable como su propio nombre indica, y cualquier cosa le sentaría bien, pero es incapaz de sobreponerse a esa manía.

Ahora que lo pienso, yo tuve una manía de ese estilo. Un par, de hecho. Durante años, jamás me puse sandalias porque pensaba que tenía los pies feos, hasta que un día dije...eso es una manía absurda y me compre unas sandalias que básicamente “no eran”, solo tenían dos tiras asi que se me veían los píes muchísimo…y resultó que los tengo preciosos. Durante otra época no me puse nada sin mangas, porque tenía la manía de creer que tenía los brazos gordos…en fin...otra chorrada y más ahora con el efecto torneador de la piscina. Hala...otra manía fuera.

Manías compulsivas.

Estas son las de “si no hago algo de determinada manera pasará algo malo”. De estas tengo mogollón…ninguna mía, porque yo estoy mucho más equilibrada que todo esto.

Pobrehermano mayor, se levanta por la mañana, arrastra los pies con sus zapatillas de estar por casa (pero los arrastra eh…muchoooo, muchísimoooo), llega a la cocina, se sirve el café y siempre siempre siempre se le sale y deja un cerco en la encimera. El cerco es fundamental...si no lo deja, el café no estará bueno.

Mi amiga M. cuenta compulsivamente las albóndigas cuando las está haciendo, las cuenta mientras las amasa, las cuenta mientras las reboza, las cuenta mientras las fríe y las cuenta mientras las cuece y luego otra vez cuando las pasa a la fuente. Sí, siempre hay el mismo número de albóndigas, es un número fijo, ni se destruyen ni se reproducen durante el proceso...pero no puede dejar de hacerlo. Creo que piensa que si no las cuenta estarán malas.

Mi otra amiga M. es la campeona de las manías compulsivas. La parte buena es que te las cuenta y te ríes y ella más. Cada día, antes de acostarse sigue el mismo ritual: comprueba que las persianas están cerradas en el salón, comprueba que la luz del trastero al final del pasillo esté apagada…( da igual que estuviera apagada la noche anterior y que no haya entrado en todo el día...quién sabe porqué oscuro proceso ha podido encenderse la luz sola), coloca un paragüero delante de la puerta de entrada de su casa ( por algún extraño proceso cree que si un malvado quiere entrar en su casa un paragüero será un parapeto infranqueable) y después, una vez que se ha metido en la cama…coge su cartera, saca las tarjetas de crédito y las comprueba. No sabe porqué lo hace, ni ella tampoco...pero si no hace todo eso, se imagina asesinatos en masa y cosas extrañas.


Manías posicionales.

Son esas de colocarte tú o colocar las cosas siempre de la misma manera. Yo no tengo de esas porque soy un desastre.

Cuando bajo al rancho a comer, voy con Adorablecompañera y otras dos. A Adorablecompañera y a mí nos da igual la mesa en la que nos sentemos y la silla que ocupemos. A las otras dos, no. Tiene que ser siempre la misma mesa y tienen que sentarse siempre de cara a la puerta del comedor. Yo lo entendería si hubiera mesas mejores que otras, pero todas son iguales, en todas dan el mismo rancho y en todas hace el mismo frío. Lo entendería si aparecieran por la puerta maromos espectaculares que fueran a alegrarnos la vista o monstruos del averno a los que conviniera ver primero para evitar que te engulleran…pero no. Por la puerta entran otros mataos como nosotras y que tenemos más vistos que el tebeo. Bueno, pues ellas tienen que sentarse ahí o entran en combustión. Alguna vez que he estado hostilizada y con ganas de tocar las narices me he sentado en sus sitios…y se han cogido un rebote de mil pares. ¿No es absurdo? Joder, sobreponte a esa manía.

El ingeniero haciendo una maleta, es manía situacional total. Para hacer la maleta tiene que coger un cuaderno donde hace una eternidad hizo una lista de todas las cosas necesarias para irte de viaje. Tiene que colocarlo encima de la cama, según miras desde los pies a la izquierda y luego darse 25 paseos al vestidor cogiendo cada vez una cosa de las de la lista: camisetas un paseo, calcetines un paseo, camisas un paseo, zapatos otro paseo. Luego lo coloca todo encima de la cama y luego, una vez que ha repasado que efectivamente no necesita los guantes de esquiar para irnos a Cadiz...lo va metiendo en la maleta comprobando otra vez la lista. Antes de que alguien piense mal, está muy bien ser metódico…pero una vez que has comprobado que hacer esa rutina no garantiza que no se te olvide algo, es más siempre se te olvida algo... ¿no podías pasar de ella y hacerlo todo un poquito más rápido? Pues no.

El ingeniero de éstas tiene más...sufre muchísimo cuando desordeno las latas de la despensa y por ejemplo mezclo las almejas machas con los guisantes. "Qué paciencia tengo...mira que mezclar el pescado con las legumbres"...

Yo no soy maniática porque soy una cobardica. Los maniáticos son gente que vive al límite, bordeando la muerte. Son unos valientes. Ellos no lo saben, pero están todo el día corriendo un riesgo vital.

Para empezar y como ha quedado claro al principio del post, ellos no tienen manías, son costumbres y por supuesto pueden dejarlo cuando quieran. No saben que es probable que si lo dejan, entren en convulsiones, empiecen a echar espumarajos por la boca y puede que mueran. Eso ellos no lo saben, creen que no dejan esas putas manías porque sencillamente no quieren y no hacen daño a nadie.

Pero si hacen daño y ahí está el peligro más mortífero de todos. Las manías tienen un efecto tranquilizador en el ejecutante que es inversamente proporcional al efecto hostilizante que provocan en los congéneres que habitan o se relacionan con el ejecutante. Determinadas manías incluso pueden producir instintos asesinos y sólo gente muy equilibrada (alguien como yo, por ejemplo) es capaz de soportarlos y reconducirlos en algo absurdo como un blog. Pero no todo el mundo es como yo…así que maniáticos del mundo...hacedme caso y pasad de esas manías absurdas y tontas de las que sois esclavos. Sobreponeos, vosotros podéis, dejad de lado vuestras manías y veréis como os sentís más guapos, más altos, más deseables y con mucho más tiempo libre para dedicar algo mejor…

Soy un gurú y un ejemplo y ahora me voy a buscar un nuevo cuaderno rayado.

52 comentarios:

Lola dijo...

Primer!!

Pero qué bien te explicas y cómo desmontas a la gente!

Yo creo que no tengo muchos manías..pero mis amigos te dirían:
Yo tengo manía, y tú preguntarías ¿qué manía? y ellos te dirían:
La de agarrar la chorra mía! jajajaja

Pilar dijo...

Yo tengo mil manías y según voy "haciendome mayor" (que eufemismo más bonito...uaggg) tengo más.
Los olores, como colocar la ropa, las cosas de casa, como me visto, como soy....
Toda una manía un poco alta!!!

Cattz dijo...

Yo tengo muchísimas manías con la limpieza y con la comida. De pequeña además tenía neuras de esas de antes de acostarme arreglarlo todo de una determinada manera y ordenarlo todo de forma parfecta. Ésas se me han quitado y ahora soy un completo desastre XD

Pétalo dijo...

Yo tengo varias. Por ejemplo siempre tengo que hacer pis inmediatamente antes de meterme en la cama, y beber agua. Da igual que lo haya hecho hace diez minutos, tiene que ser inmediatamente antes o me duermo emparanoiada con que me estoy haciendo pis y con que tengo sed.
Duermo siempre con la puerta cerrada, me perturba ver el pasillo. No me duermo si está abierta, tengo la sensación de que va a pasar alguien, aunque duerma sola en casa la cierro.
Y en el cine me gusta comer porquerías, pero NUNCA NUNCA las empiezo antes de que empiece la peli. Tiene que ser cuando empieza la peli, para que así me duren lo máximo posible.
Por lo menos tengo el consuelo de que son manías que tienen una razón de ser, menos la del pis, pero no dejan de ser chorradas. Que dejo cuando quiero, claro.

Sabática dijo...

Las manías son como las hermanas, tú puedes pensar y decir de ellas todo tipo de bicheces, pero que nadie ose hablarte mal de ellas porque matas!

NoSoySolterSoySingle dijo...

Yo tengo un TOC... pero intento controlarlo... y es con las puertas... compruebo varias veces que las puertas de las habitaciones de casa estén cerradas antes de irme (tengo un perro que disfrutaría desordenandolas)... como sé que jamás me he dejado ninguna abierta, me controlo y no doy la vuelta otra vez a comprobarlo...

de todas formas, los TOCs empeoran cuando estás viviendo situaciones de mucho estrés...

no tengo más manías... durante 2 meses cogía varios aviones diarios y cuando ya casi estaba terminando con ese trabajo, me di cuenta de que tenía un ritual... antes de despegar cada avión encendía siempre el mp3 y siempre sonaba la misma canción (si, nunca hago caso a eso de apaguen sus dispositivos electrónicos que tanto repite la azafata)...era un ritual inconsciente...

NoSoySolterSoySingle dijo...

vaya ladrillo que he escrito!!!!!

PRIMAVERITIS dijo...

yo no tengo manías posicionales, claro que mi madre le llama ser una desordenada compulsiva, pero son formas de verlo, no?

Sophie dijo...

Hay manías que merecen poner a esa persona a picar piedras el resto de su vida y manías que exasperan pero puedes controlar tus ganas de matar a la otra persona. Tengo un compañero que necesita tener la mesa completamente desordenada para dar sensación de trabajar muchísimo, partirse el lomo...cuando es más flojo que un muelle de lana xD

MARÍA dijo...

Manías tenemos todos, quien lo niegue, miente vilmente; pero como dices, para nosotros son costumbres.
Mi queridísimo... no puede ver cables por la casa. A la gente le encanta entrar y no hay cableado alguno, pero es frustrante, porque cuando acabas de comprar un equipo de música quieres ponerlo y probarlo... nnnoooooooooooo, primero lo monto y luego lío la de Dios es Cristo para ocultar los cables del enchufe, los que conectan el equipo con los bafles o como se escriba eso...
Pero él jamás reconocerá que es una manía "es hacer las cosas bien, que no cuesta nada".

laredo dijo...

m

SPEEDY - TXABI dijo...

La clave es: ¿ manías o costumbres/hábitos ?; y, de las dos, todos todos tenemos "a puñaos" (lo que ocurre es que algunos las detectamos, sabemos que las tenemos, y otros no).
Porque, por ejemplo: ponerse siempre la americana, o la chaqueta, primero por la manga derecha que por la izquierda... ¿ es una manía, una costumbre ?; quitarse los pantalones solo después de haberse quitado previamente los zapatos y -sobre todo- los calcetines... ¿ es una manía, una costumbre ? (o una cuestión de buen gusto, añado...); calzarte primero el calcetín y el zapato derecho y luego el calcetín y el zapato izquierdo... ¿ es una manía o una costumbre ?.
Ea, he dicho !.

DDmx dijo...

Lo mío no son manias, lo mio es transtorno obsesivo compulsivo.

NáN dijo...

Yo tenía la manía de que no me podía dormir si colocaba la ropa en una silla o sillón. Si no la había dejado en el suelo, no me podía dormir. Una mujer a la que le duré un tiempo, resulta que no podía dormir bien si mi ropa estaba en el suelo. ¿Quién cedió? ¡Exacto! Es una suerte que en los primeros meses de una relación no le das mucha importancia a dormir.

Y tengo una costumbre, la de fumar. Como no es una manía, lo puedo dejar cuando quiera. De hecho llevo dejándolo dos años: por eso no entiendo a los que montan pollos por dejar de fumar. En los dos años que dura mi proceso no he sentido nunca el menor "mono".

Comprendo al Ingeniero y me hermanizo con él. Las cosas se ponen sobre la cama de una en una. No existe otro sistema que tenga un mínimo de racionalidad.

Inés dijo...

Yo no soy especialmente maniática (y no, no hablo de costumbres, hablo de manías) pero hay una que mi hermano siempre me recuerda. Vamos a por ella:

En casa de mis padres, tenemos un hule para cuando comemos en alguna de las dos mesas del salón. Como la que ponía la mesa era yo, cada día me tenía que enfrentar a la ardua tarea de desdoblarlo. Y normalmente, si podía, me encargaba yo de doblarlo para evitar que se rompiera la capa de plastiquito.

Inciso. Vosotros sabéis que le pasa a un clip cuando lo dobláis muchas veces primero hacia un lado y luego hacia el otro, verdad?

Bien, pues en una semana, me encontré el dichoso hule doblado cada vez hacia un lado.

Y me planté. Y dije la frase que más me ha repetido mi hermano:

"Me da igual hacia donde se doble mientras se doble siempre hacia el mismo lado".

Y ahora que ya no estoy en casa, mi hermano ha empezado a desarrollar la misma manía. Jiji.

Babunita dijo...

¿Mania? ¿qué es eso?. Yo sólo doy tres vueltas sobre mi eje antes de tumbarme, le limpio las legañas compulsivamente a Hooker y las gatunas tres veces al día, huelo a mamy cuando entra en casa como una posesiva celosona para comprobar que no ha estado con otros perros. ¿Eso son manías? Hooker se come las bolas de pienso por colores, bueno más bien por sabores y mamy comprueba los cenineros antes de salir de cada esancia, dos veces.

B.B. dijo...

Los cuadros de los cuadernos tienen que ser grandes. Siempre.

Illuminatus dijo...

Apúntame también a lo de las manías posicionales. Es un poco enfermizo pero tiene que ver con cómo estructuro mi cabeza y no olvidarme de las cosas. Si no me hubiese impuesto manías de ese tipo, sería un desastre y me dejaría las cosas por todos lados.

Por otra parte, trabajar en un laboratorio no ayuda con estas cosas, te lo aseguro. Es más bien algo que contribuye a agravarlo.

Lucy dijo...

Yo tengo manías de las de tu amiga M... Pero no antes de dormir, sino antes de salir a trabajar.... lo que hace que siempre llegue tarde.... pero no puedo evitar comprobar que la estufa esté apagada, aunque nunca me acerqué antes a calentar nada....

Jesús Miramón dijo...

¡JA, JA, JA, qué a gusto me he reído! ¡Somos primates esquizofrénicos!

Pikifiore dijo...

Madre mia...upsss...con este post me has tocado mi punto débil...ainsss, yo soy una maniática compulsiva, soy consciente de ello, y no puedo remediarlo. Mi chico lucha contra ello, pero nada. Yo también me siento siempre en el mismo sitio del comedor,y me molesta si está ocupado, y en el autobús busco siempre el mismo sitio, enciendo el movil siempre a la misma hora, tengo ropa interior que sólo me puedo poner entre semana, sólo me pongo gorritos los martes o los miércoles, siempre voy al baño a la misma hora, cuando me acuesto siempre compruebo que la vitro está apagada, tengo que tocar las llaves del coche todas las noches para asegurarme de que están...ufff, creo que no voy a seguir porque según lo leo me veo como una loca...jajaja.

Diva Gando dijo...

Rayado significa de dos lineas como los que usábamos para hacer caligrafía en mis tiempos????

Y yo que creía que era un manía contar escaleras...

Chon dijo...

te entiendo perfectamente, o tengo miles de millones de manias que rozan el TOC, sobre todo posicionales y compulsivas de hecho no sabia muy bien como llamarlas pero ahora que tu las haz bautizado a todas ya está, ajajaja

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Yo no tengo manias.
Ninguna
¡Ala! que fácil es decirlo...

Bichejo dijo...

Yo tengo más teclas que un piano, soy maniática pero de las que intentan no estorbar, manías indoor, vaya.

Pero vamos, que me las guardo y ya las postearé, que me darán algo de juego.

Seren dijo...

Mi manía es la siguiente antes de dormir, las puertas de los armarios del cuarto en el que duermo deben estar cerradas. Da igual si he sido yo la que las ha dejado abiertas previamente deben estar cerradas.
Aunque puedo dormir con la puerta y la ventanas abiertas. Los armarios cerrados.
He llegado a tener que levantarme para cerrarlos para poder dormir tranquila.

Carmen dijo...

Qué post tan curioso. Y los comentarios también. Yo no soporto ver un armario abierto. Las otras puertas no me interesan, pero las de los armarios deben estar cerradas. Y me da igual el tipo de armario y donde esté. Tendré más, pero me parece que esta es la única de la que sólo yo soy consciente (quiero decir, que el resto del mundo no se ha dado cuenta, creo...)

Me encanta la de las albóndigas: me parece muy divertida.

Juliet dijo...

Uiiiii!!! Mi hermana es la reina de esoooo!! Siempre se sienta en la mesa mas alejada de cualquier bar, siempre bebe por el lado de la taza opuesto a la asa, siempre q le dan un cubierto aunque sea el de la reina de inglaterra lo limpia (en bares en casa...), siempre SIEMPRE comprueba la puerta de casa y del coche 2 veces mínimo. Sabe q lo ha cerrado, pero por si acaso. Piede morirse de sed, q JAMAS beberá de nada donde hayan bebido otros... Etc etc etc...

Pd: es psicóloga!!!!!

Anónimo dijo...

Buenas noches ,te dejo el comentario numero 57 al post de la 2º guerra mundial,tras haber leido desde la adolescencia sobre el tema,con especial interes la teoria linguistica,y literaria,sobre todo lo relacionado con la imposibilidad de aprehender lo ocurrido con la palabra .Te dejo algunas recomendaciones que enlazan con el tema del silencio,la memoria y el olvido ......

papacangrejo dijo...

Pues yo si pongo primero el cacao y luego la leche, no es lo mismo.

Anniehall dijo...

Cómo es posible? sé que tengo un montón pero ahora no recuerdo ninguna...

Ah! sí, el café de después de comer en taza pequeña tiene que ser con cucharilla de moca, no soporto las cucharillas que se salen de la taza. Ah, ni los cafés en vaso.

El papel higiénico tiene que colgar por el lado del rollo que queda hacia fuera.

Sé que tengo más (y peores)

peque dijo...

Cuando cocino NADIE puede meter la mano, ni remover las patatas que se están friendo, ni cualquier cosa que tenga en el fuego, tengo que controlarlo yo.

Anónimo dijo...

Yo, igual que Carmen y Seren, tampoco puedo dormir con las puertas de los armarios entreabiertas. La ventana siempre bien ancha verano e invierno aunque caigan chuzos, pero las puertas del armario abiertas me pueden.

Pilar dijo...

Moli, gracias, sinceramente gracias, me ha venido estupendamente reirme tanto.

Eso sí, la puerta del armario cerrada, por Dios, y ¿si se salen las camisas y me estrangulan?

Beatriz dijo...

Los armarios cerrados; la puerta de la habitación un poquito abierta; la despensa ordenada a lo Ingeniero y los zapatos, sobre todos los zapatos, colocados: el derecho al lado derecho, el izquierdo al lado izquierdo.
Las manías, si no se disparan, tranquilizan.

Anónimo dijo...

Que casualidad, la semana pasada terminé de leer "Cualquier otro día". No me parece la mejor novela de Dennis Lehane, me gustó muchísimo "Mystic River" y ahora estoy leyendo "Desapareció una noche", me gustan los detectives Patrick y Angela Genaro. Cuando hagas el post de los libros encadenados te lo comentó.

MALVANTESA

El niño desgraciaíto dijo...

Pues yo no soy muy de manías, creo, aunque eso tendría que comentarlo Anniehall...

Sílvia dijo...

Yo sólo tengo una manía seria. En casa, tengo que dormir con la puerta de la habitación abierta. El caso es que el rey tenía que dormir con la puerta cerrada. O sea que, tozudos como somos, hay noches en las que nos vamos levantando por tandas para abrir/cerrar la puerta. Sobretodo si hay mucho stress.

Anónimo dijo...

Yo me ducho todos los días a las 20:45 ni un minuto más, ni un minuto menos. Ceno a las 20:30 y miro como loco al reloj esperando a que sean las 20:45 para meterme a remojo.

Los días que no puedo hacer esa rutina porque no estoy en casa, me siento raro, cochino y marrano.

Lo de la maleta del ingeniero lo dijiste otra vez y me pareció una idea cojonuda. Ahora yo también tengo mi lista maleteril y FUNCIONA.

Don Mendo.

NáN dijo...

Ah, sí. Me pasa como a Peque: como alguien remueva las patatas que estoy friendo, monto en cólera.

P. dijo...

La puerta del baño cerrada y la de las habitaciones abiertas. Siempre pelo las manzanas pero nunca las peras. Si alguien me coge una patata frita o un guisante del plato del que estoy comiendo puede que le corte la mano en plan peli de Kurosawa.

Manuel dijo...

Yo pienso que las constumbres que uno tiene de joven se convierten en manias de viejo.....
fdo: Jiom
P.D: y lo de las puertas de los armarios abiertas no es una manía, es seguridad: de noche y a oscuras te las puedes tragar.....

JuanRa Diablo dijo...

Pues bromas aparte, como examen particular para todos los que tienen manías, el intentar dejar de hacerlas por un tiempo sería una buena manera de saber si realmente se sienten mal por ello. Probablemente muchos descubrirían hasta qué grado dependen de una tontería.

Xento dijo...

Y la mania de leerte día si, día también...

Oriana dijo...

tengo una costumbre maniatica totalmente inocente que yo reconozca: llevar paraguas encima. Procuro no salir de casa sin un paraguas plegable jaja es absurdo, pero menos en verano con 40 grados, el resto del año en un 98% de veces que me vieras llevaria un paraguas encima, y si por casualidad hay que usarlo todo el mundo flipa jajjaja "ostrass que previsora" menos quien conoce mi mania claro. Bueno, supongo que hay mas pero por contribuir con algo digo esta. saludos :)

deRositas dijo...

Ritual mañanero
Primero el té y la tostada
Segundo la ducha ( primero cuerpo el cuerpo y luego pelo)
Tercero: vestirse y acicalarme
Cuarto: Preparar la bolsa del día
Quinto: Coger el metro y leer
Sexto: Tomarme un café en el bar
y fumarme un cigar ( ahora esto, fuera del bar)
Si alguno de estas acciones es cambiada de orden o alterada en su contenido me hago la picha un lío...pero es que creo que estoy todavía dormida!!!!
Por lo demás cero neuras

Anónimo dijo...

A la luz de lo que leo veo que áun te queda. No se si quiero echarte un capote. Plis no dejes esto por ahí. Sabes bien donde estoy.

CIRUGIA DE NARIZ dijo...

Las manias que tenemos sin darnos cuenta o apesar de darnos cuentas, yo le cambio el nombre a las cosas, voy siempre por la misma vereda, no tiro los tiquets y los acumulo en mi cartera, esos son algunos ejemplos... digo cada vez que vacio mi cartera llena de tikets papelitos de caramelos, restos de galletitas y chicles... tirar todo una vez por dia. pero no me puedo agarrar la mania de la limpieza.. esa no se me da!!

Anónimo dijo...

Yo tengo la manía de cuando estoy dentro de la cama salirme pegar 4 saltos y volverme a meter en ella. Ahora la controlo un poco mas pero hace tiempo lo hacía con frecuencia y era un engorro tener que salir de debajo de la manta cuando ya tenías la postura buena saltar y volverte a meter. Lo peor es que si no lo hacía no podía conciliar el sueño.

Anónimo dijo...

Se me ha olvidado decir una cosa. dentro de la manía esta de salir de la cama y saltar tenía otra mania dentro de la misma que era que si nos faltaba cuatro veces tenían que ser 8 o 12 pero siempre un número que fuera múltiplo del 4

Anónimo dijo...

Saltaba*

Anónimo dijo...

tengo la mania de dar giros , pero escuchando musica con mis audifonos y en realidad me dicen que tardo horas dando giros y lo curioso es que no me mareo.