viernes, 18 de marzo de 2011

JUZGANDO EL PASADO

El viernes terminé el libro que estaba leyendo. Como siempre hago, lo cerré y miré la estantería donde tengo los “pendientes de leer”. Miro y espero. Sé que parece una paranoia pero funciona así. Y uno de los libros me llama y dice “es mi turno”. No puedes coger otro, no puedes hacer como que no oyes esa llamada y pasar de largo. Te llama y es su turno. Si cometes el error de coger otro, no será el momento para ese que has cogido y lo que es peor, habrás desperdiciado el momento del que te llamaba. Vale si...suena a que estoy loca...pero el caso es que funciona.

El que me llamó el viernes fue “El Holocausto asiático” de Laurence Rees. La II Guerra Mundial en Asia, básicamente la historia de Japón desde los inicios del XX hasta el fin de la guerra. Mis nociones previas sobre el tema eran bastante escasas, sé bastante sobre la II Guerra Mundial en Europa...pero Asia se me había quedado un poco descolgada.

A lo que iba. Mientras lo iba leyendo, me han surgido varias reflexiones. La mayoría son probablemente, insustanciales, tontas y puede que cualquiera (bueno, cualquiera no, que hay mucho merluzo por ahí) pueda venir y desmontármelas pero quiero escribirlas.

Cuando lees sobre las atrocidades que se cometieron en la II Guerra Mundial, sentado en tu cómoda butaca del año 2011, con toda tu seguridad vital a mano, tiendes a pensar varias cosas:

- Qué horror. ¿Cómo pudo pasar?
- Qué horror. Yo no lo haría.
- Qué horror. Que gente más malvada hay por el mundo.

A uno le gustaría pensar que todas esas atrocidades y no hablo de las ocurridas en el campo de batalla, que también son horribles, sino de cosas como los campos de exterminio nazis, las violaciones en masa de los rusos en Alemania, de los japoneses en China, los bombardeos aliados contra poblaciones alemanas llenas de civiles, la matanza de Kathin, la masacre de Nankín, las bombas incendiarias sobre Tokio, las dos bombas nucleares sobre Japón...etc, etc…que todas esas cosas ocurririeron porque se juntaron a la vez sobre la faz de la tierra “muchos malos”.
Pero no. No había muchos malos. Había los mismos malos que ahora. Hitler era malísimo y Stalin también, pero alguien como Churchill que es considerado un político digno de admiración y sin duda lo es, se paso por el forro las promesas hechas a los polacos y entregó el país a Stalin, sabiendo lo que ocurriría. Los americanos y los ingleses que son los buenos, los que ganaron, aceptaron echar tierra sobre la matanza de 20 mil soldados polacos sabiendo que Stalin había sido el instigador de esa matanza. Y americanos e ingleses se plantaron a conferenciar con Stalin llevando un papel donde sencillamente habían apuntado como se repartirían los Balcanes: para ti Checoslovaquia, para ti Hungría,…así de sencillo. Sabiendo como sabían lo que pasaría con los países que quedaran dentro de la órbita soviética.

Incluso Churchill, llegó a plantearse el uso de gas venenoso contra población civil alemana, alegando que “Yo no lo utilizaría a menos que se demostrara (a) que era, para nosotros, una cuestión de vida o muerte y (b) que en nuestro caso acortaría la guerra en un año. Es una estupidez plantearse la vertiente moral de esta cuestión cuando todo el mundo lo utilizó en la última guerra sin que los moralistas o la Iglesia alzaran en ningún momento la voz. Por otro lado, en la última guerra, el bombardeo de ciudades estaba prohibido. Hoy, todo el mundo las bombardea sin problemas. Simplemente es una cuestión de cambio de moda, como sucede con las mujeres y el uso de una falda corta o larga”.

¿No da miedo? Da muchísimo miedo.

¿Cómo pudo pasar? Somos unos listillos, es inevitable, así que cuando lees todas esas atrocidades y salvajadas piensas: de verdad, que brutos eran y que poco civilizados y yo soy el colmo de la evolución humana porque sé que todos somos iguales y no soy nada racista.

¡Qué fácil es pensar eso en 2011! Leyendo éste libro y los otros de Rees sobre el tema, te das cuenta de que desde 1940 hasta ahora mismo han cambiado muchísimas cosas, pero una muy importante y que creo que tiene mucho que ver en todo esto, es la inmediatez de las comunicaciones, la rapidez con que la información viaja y la globalización de los acontecimientos.

Me explico. En 1940 para un americano, Japón era otro planeta. No sabía nada de ese país, tenían un emperador al que creían un dios, eran de otra raza, otras costumbres y además estaban lejísimos. “pensábamos que no veían bien, sobre todo por la noche, porque en todas las imágenes que habíamos visto de ellos a lo largo de los años siempre llevaban gafas oscuras de montura gruesa” “...nos habían dicho que los japoneses eran seres infrahumanos. Evidentemente, ni nos gustaba Hitler, ni nos gustaban los nazis, pero mucha gente en Estados Unidos tenía antepasados alemanes o italianos. La opinión que teníamos de los italianos o de los alemanes no tenía nada que ver con la que teníamos de los japoneses. Sabíamos que los japoneses eran seres infrahumanos. De veras lo creíamos

Para un alemán, los rusos eran gente que vivía en un país inmenso, con otro idioma, otra cultura y por supuesto no eran europeos. Para los ingleses, el continente eran casi bárbaros y sus colonias...eran sencillamente gente que tenía que estar agradecida por que los caballeros del Imperio se dignaran a culturizarlos.

Para los japoneses, los chinos eran “ Chancorro. Se usaba para referirse a aquello que está por debajo de los humanos, como los insectos y los animales. Mientras que los japoneses son una raza superior que existe desde hace 2600 años, los chinos eran una raza inferior. Los chinos no pertenecían a la raza humana”.

Lees todo esto ahora y piensas: que brutos eran, que incultura, que poco civilizados eran. Claro, qué fácil...desde tu perspectiva de la era coca cola...al mundo entero quiero amar...te crees que tú no pensarías así, que tú sabes que todos somos iguales.
Ja.

Sabes que todos somos iguales, que no hay infrahumanos...pero no te impresiona lo mismo 3000 tios muertos en las Torres Gemelas que 3000 tios muertos en una inundación en la India. Es sencillamente que es imposible empatizar con todo el planeta, así que empatizas con lo que ves más parecido a ti. Ves posible sufrir un atentado y te parece horrible…la inundación la ves más lejana y por tanto te parece igual de horrible...pero porque te tiene que parecer así...no porque lo sientas así. Es chungo de explicar..pero obvio. Quiero decir que si para nosotros, en la era de los aviones, internet y la comunicación casi instantánea..lo que pasa en India no es igual que lo que pasa en Londres, ¿ como podemos pretender que para un tio de Wisconsin la vida de un japonés masacrado por una bomba atómica valiera lo mismo que la de su vecino soldado?
A lo que iba, cuando por desconocimiento, lejanía, cultura o propaganda racista consigues desposeer al otro de su condición humana, llevar la crueldad hasta extremos increíbles no es tan complicada. Despersonalizas el objeto de tu crueldad y no sientes remordimientos e incluso le encuentras justificación.

Rees, cuenta en el epílogo de este libro, como durante los 7 años que pasó entrevistando a personas que habían participado en la II Guerra Mundial por todo el mundo, se le desmontaron todas sus ideas previas.

Dice que “creía que los autores de los crímenes con los que me disponía a reunirme serían, en cierto sentido, personas evidentemente “diabólicas” en sí mismas: no tendrían cuernos, pero serían ostensiblemente distintas del resto de la sociedad. Nada más lejos de la realidad. ( ) Otra de las ideas falsas que poblaban mi cabeza era creer que, a raíz de aquellos crímenes, serían personas torturadas por el sentimiento de culpa. De nuevo, ni mucho menos es así. La mayoría no sólo no lamentaban los crímenes que habían cometido; lo cierto es que no creían haber cometido crimen alguno. ¿Era correcto asesinar judíos? “Bueno, era un problema al que tenías que enfrentarte”. ¿Era aceptable disparar contra los prisioneros alemanes después de interrogarlos? “Por supuesto. Habían intentado matarnos en el campo de batalla”. ¿Era acaso un crimen clavarle una bayoneta a unos prisioneros chinos? “Bueno, teníamos un problema administrativo. Era imposible alimentarlos a todos”.
Un soldado que partició en el bombardeo de Hiroshima cuenta que tras soltar la bomba y volar a 10.000 metros, se puso cómodo para prepararse para el viaje de vuelta y almorzó: " me tomé un bocadillo y un zumo de piña y lugo me volví y me eché la siesta. Me desperté, me fumé un puro y me dediqué a hacer aros con el humo hasta que llegamos a la base . Después de aterrizar y de dar parte y redactar los informes, se montó una gran fiesta"


Mucho miedo. Y los pelos de punta.

Rees cuenta también que todos ellos, se escudaban en el contexto para disculpar sus actos. Y lo entiendo. Volvemos a lo de antes. No se puede juzgar desde tu seguridad de 2011 lo que ocurrió en 1945. Todo aquello fue horrible, una monstruosidad, un espanto, una crueldad sin límites y todos ellos fueron crímenes horrendos...eso es indiscutible...pero no podemos pensar que las personas que los cometieron eran tan distintas de nosotros y que nosotros jamás haríamos algo así. No tenemos ni idea de lo que el ser humano es capaz de hacer, para lo bueno y para lo malo, hasta que estás sometido a unas condiciones tan extraordinarias que trastocan absolutamente todo tu planteamiento vital.

Con todo, sigue siendo duro para aquellos de nosotros que vivimos en una sociedad democrática y relativamente pacífica admitir que los valores éticos que nos rodean pueden cambiar drásticamente en función de la coyuntura. Preguntémosle a una madre joven y respetable si se plantearía ejercer la prostitución y, casi con toda probabilidad, nos responderá que no. Sin embargo, en Alemania, inmediatamente después de la guerra, miles de madres respetables se convirtieron en prostitutas para poder alimentar a sus hijos. No es que aquellas madres fueran de la noche a la mañana, personas con menos valores, simplemente reaccionaban ante un cambio de ética situacional”.

Así que está muy bien leer sobre todo aquello, enterarse, informarse y aprender desde tu perspectiva de mundo Coca-Cola y qué bueno soy. Pero lo más importante es saber que aunque no quieras, aunque no quieras ni siquiera saberlo, probablemente tú serías capaz de hacer cualquier cosa por el estilo. Y da miedo, pero hacer como que no es una estupidez.

Hala, algo ligerito para el viernes.

42 comentarios:

Pétalo dijo...

Me ha encantado. Yo misma me lo he planteado muchas veces. Cuando pasa a ese nivel es imposible juzgarlo como algo extraño o aislado. Aterroriza muchisimo.

El niño desgraciaíto dijo...

Yo creo que por eso leo tanto de la IIGM porque esos valores que yo creo intocables sobre lo que está bien o lo que está mal cambiaron. El bien y el mal es algo relativo en según qué circunstancias.

Las bombas de hiroshima y nagasaki fueron horribles, pero salvaron a miles de prisioneros aliados de morir en los campos de trabajo. Nada es fácil.

Mamá Española en Alemania dijo...

A mí este tema me llegó a obsesionar... Ahora es que tengo menos tiempo para leer, pero me sigue rondando, claro, además de que vivo donde vivo y todavía se escucha cada cosa que pone los pelos de punta.

Supongo que sí, pero por si acaso... Has leído "la destrucción de los judíos europeos" de Hilberg? Explica muy bien el mecanismo general y no es nada melodramático. Hilberg es el historiador que sale en Shoah (que me imagino que también habrás visto).

También recomiendo uno de Harald Welzer, que explica cómo personas normales pueden convertirse en asesinos de masa. Me dieron escalofríos con este, pero merece la pena totalmente (lo que no sé es si existe en español o si tú hablas alemán) y tampoco es nada melodramático. Además, ejemplifica muchas cosas con genocidios conocidos (sobre todo el de los judíos, claro, pero también en Ruanda...etc.).

Mamá Española en Alemania dijo...

Se me olvidó decir antes que Wenzel es sociólogo y que una de las cosas que más me chocaron y llamaron la atención de su estudio, fue precisamente que desmonta el mito del monstruo frío asesino y explica que, para cometer este tipo de asesinatos de masa a masa, es más fácil conseguir que lo haga alguien con ética que alguien sin ella. Y no me voy a explayar más que me embalo y no paro. :)

molinos dijo...

mamaenAlemania..me encantará hablar contigo del tema. Apunto los libros. Rees habla en este de la " Etica situacional"..que supongo que es más o menos lo mismo.

Es un tema increible.

Inés dijo...

As usual, das en el clavo.

Lo fundamental es que convertir a las personas en infrahumanos y escudarse en órdenes lleva a algo que no es moral ni ética ni nada.

Es lo que suele pasar con los torturadores, en las turbas y, por supuesto, en las guerras.

Y es tremendo lo fácil que puede pasar. Da mucho miedo.

PS: Lo de las madres prostituyéndose me parece que está a otro nivel, al nivel de la supervivencia.

Alina dijo...

Un post estupendo. Realmente da miedo el pensar que personas "normales" como nosotros, por un cúmulo de circunstancias podemos convertirnos en secuaces de régimes en los que se cometan genocidios, o directamente en asesinos.
Siempre he intentado el inculcar a mis hijas que todos somos iguales, que el color de la piel no tiene importáncia, ni la religión, ni las ideas políticas. Y resulta descorazonador que un dia una te diga que ella prefiere a la gente blanca y rubia, que los negros no le gustan. Entonces comprendí que mis palabras eran banas, no tenemos amigos negros, solo nos relacionamos con gente de nuestro mismo nivel y nuestras mismas caractéristicas, así que para ella "lo desconocido" no era bueno.

HombreRevenido dijo...

Tema muy muy interesante.
Que se queda corto en el formato blog. Encaja más en el formato conversación y gintonic.

En nuestro día a día hay rasgos, pequeños miedos, egoísmos insignificantes... sería bueno que hiciéramos un inventario de ellos y veríamos cómo prefiguran cualquier desastre, por horrible que parezca.

Misia dijo...

Aún no hemos aprendido mucho. Cuando hablo con mis alumnos de temas como emigración me quedo preocupada: algunos tienen en la cabeza ideas terroríficas y muy xenófobas (oídas a sus padres, seguramente). Da igual que les intentes razonar, da igual que al lado tengan un compañero de fuera, pasan del individuo al que ven bien a la colectividad a la que demonizan y culpan de todos los males de España.

Da un poco de miedito, porque cada vez veo aumentar más esas actitudes de rechazo y supongo que todos los males tienen su principio (no pretendo ser agorera, sólo digo que entre los pasos recorridos hasta la violencia están estas actitudes).

XEIA2410 dijo...

Está claro que las cosas, con la globalización a la que ayudan las comunicaciones, no tienen nada que ver. Por tanto, todo esto es comprensible. Lo que ya no veo tan claro entonces es la nuestra, la guerra tantas veces nombrada como fratricida. Se supone que entre iguales (humanos, no infrahumanos desconocidos, pues había familias con personal en uno y otro bando), cómo pudieron?????? Quizás se parezca algo a la capacidad de puteo que existe entre los matrimonios separados(con o sin hijos)no civilizados???? Ahí también se ve, a veces, que una persona cambia como un calcetín en situaciones límite, cuando se ve acorralado/a.
Ya sé que es otra historia, pero me lo ha sugerido la tuya (por cierto, creo que leeré el libro. Ver esas cosas en primera persona lo veo muy interesante, es algo que ya sabes, pero no constatas hasta que te lo explican, y entonces sorprende).
Por cierto, espero ansiosa la crítica del libro que has empezado ya. Me gusta el tema. Ya nos dirás cómo lo tratan y si vale la pena.

Un post para pensar todo el finde, realmente. Y sí, mucho miedo. Y, a veces, no hace falta la política internacional para tenerlo, simplemente con la empresarial. Hay que ver las consecuencias sobre los "indios" dependiendo de qué tripa se rompe a los "jefes".... Mala semana laboral, se nota.
Y no me enrollo más!!!! Buen finde a todos)

Jesús Miramón dijo...

Moli, al hilo de lo que cuentas te recomiendo otro libro que ilustra cómo las personas «normales» pueden convertirse en algo muy distinto en determinadas circunstancias. Es «Sed de sangre», de Joanna Bourke, que se nutre de las cartas familiares y testimonios directos de combatientes de las guerras dl siglo XX. Estremecedor pero iluminador. Muy muy recomendable para quienes somos frikis de estas cosas. Me ha encantado este post.

Jesús Miramón dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jesús Miramón dijo...

Ah, el último comentario: sobre la guerra del pacífico hay un libro que también te recomiendo: Okinawa, la última batalla, de Bill Sloan. El horror de las últimas batallas en Iwo Jima y Okinawa explican la terrible decisión de lanzar las bombas atómicas. Fin de recomendaciones. El holocausto asiático lo pillaré en el próximo encargo a casadellibro.com.

XAquí dijo...

Bueno, en el mundo de hoy, y con nuestros propios vecinos, escondemos muchas cosas debajo de la alfombra. ¿Mataste a mucha gente en la guerra, abuelo?...la gente que ha vivido una guerra, y una ocupación y cualquier otra tipo de situación excepcional, y de pronto se encuentra con que las reglas del juego son otras, y que su historia no mola, está sometida a cierta clase de mutismo según qué temas.
Como masa somos terriblemente manipulables, la cuestión es dar con la tecla. La de los alemanes la dejó muy clara Hitler, la nuestra...también la tenemos.
Sobre las sensaciones de culpabilidad, el horror por las atrocidades, están muy ligadas a la visión que les brinden los compatriotas. Porcentualmente hay muchos más almas en pena por la guerra de Vietnam que las hubo entre los aliados buenos en la segunda guerra mundial.

Anónimo dijo...

¿Has visto "Dogville" de Lars Von Trier?
La maldad de la comunidad, aterradora. Un saludo y buen fin de semana.

Tochi dijo...

No me da tiempo a más. Me ha gustado mucho

4lando dijo...

El experimento Milgram, del que seguro has oído, demostro que gente perfectamente normal es capaz de realizar actos que impliquen sufrimiento en los demás. Crees que ese experimento, hoy no saldria igual, si no peor aún

http://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_de_Milgram

Anónimo dijo...

Tienes razón como casi siempre, aunque hay pequeños detalles, o no tan pequeños que ya nos delatan en nuestra sociedad de cocacola, como bien dices, y hacemos la vista gorda.

Por cierto, leí MAUS. Estupendo. Por mucho que se lea sobre el tema siempre hay detalles asombrosamente idénticos en situaciones de abuso y miedo. Algunas personas que conozco en España me dirían que les suena muy familiar alguna de las viñetas del cómic, mira tu.

Y si me permites, recomendación por recomendación. Si no conoces a Carlos Giménez, cosa que dudo, te recomiendo Paracuellos y España una, grande y libre. Bueno y casi todo lo de este escritor de cómics.

Gracias por recomendar libros tan interesantes.

Tita dijo...

Ligerito dices jajajaja...

Pensamos igual, y escribes lo que yo escribiría si no me quedara una única neurona operativa.

Solo apunto una cosa: como madre joven y respetable yo sí que estoy convencida que desde que soy madre, si alguna vez tuviera que hacerme puta, sería única y exclusivamente por mis hijas y no por otra razón.

¡Buen finde!

MARIA dijo...

Totalmente de acuerdo, como casi siempre. Coincido con algunos comentaristas en que muchas veces nos planteamos estas cuestiones y sin embargo, pocos nos hemos parado a pensar que nuestros abuelos (los que participaron activamente en la guerra) mataron gente. No sé si conscientemente o no, o voluntariamente o no, pero creo (por los que he conocido) que en ningún momento tienen en su mente que mataron gente. Ellos estaban allí y pegaban tiros, simplemente.

Otra cuestión a tener en cuenta, las intervenciones "lícitas" ¿acaso no matan gente?

Pilar dijo...

Totalmente de acuerdo, y voy, si me permites un paso más allá, esa misma madre sería capaz de matar, de traicionar y de delatar a su vecina si así salva a sus hijos.

Nada es absoluto, y menos que nada lo que nos hace humanos, quizás por ello sea tan importante impedir que escenarios de barbarie se instalen, porque envueltos en el miedo, no quiero pensar de lo que somos capaces.

Gracias por la reflexión, muchas gracias.

JuanRa Diablo dijo...

Tremendo, Molinos; qué bien lo has contado.
Decir miedo es poco.
A mí me aterra la visión que tienen los extremistas del islam del mundo occidental (y me temo que a la inversa también)
Ahí hay un brote de nueva guerra mundial germinando día a día.

El niño desgraciaíto dijo...

Pilar, es que es más. En el libro que me estoy leyendo (Una Alemana en Berlín) habla de madres que se comieron la cartilla de racionamiento de sus hijos, las cuotas de leche.

Lo de que el hombre es un lobo para el hombre es una certeza, creemos saber lo que somos pero nadie sabe de qué serías capaz en según que condiciones.

En la película de la delgada línea roja se pregunta el protagonista que qué es lo que hace a esa persona que hace dos meses estaba haciendo pan, odiar de esa manera al que tiene enfrente que también hace un tiempo era un educado profesor de primaria...

Creo que de ahí nace la fascinación por leer y tratar de entender lo que no sé si se puede.

Anónimo dijo...

Gran post Moli, muchas veces me he hecho el mismo planteamiento y sí da miedo pensar que todos en determinadas situaciones seríamos capaces de lo más horrendo.

Shaunsheep1973

Laster dijo...

Hace más de 15 años vi un reportaje que consistía en una entrevista larguísima a un alemán (un nazi) que trabajaba en un ministerio durante la guerra. Y la sensación que me dió no era la del lobo, era la de ¡Jobar, si podría pasarme a mí! Decía que ibas cediendo muy poco a poco, que estaba contento por tener trabajo y que se levantaba todas las mañanas para ir a trabajar a pesar de los bombardeos y de los problemas, que cuando se contaban las barbaridades que hizo el régimen en principio ni se las creían y que después ibas aceptando barbaridades muy poquito a poco hasta que un día mirabas atrás y decías ¿cómo he llegado aquí? No era un lobo, era un viejecito triste. Y a mí me dió mucho más miedo que si hubiera sido un supervillano o un anormal.

Kisa dijo...

Me pasa igual con los libros, rara vez los leo cuando los compro, cada uno tiene su momento... y no puedo leerlos hasta entonces, no funciona.

Illuminatus dijo...

Me disgusta el término de ética situacional, aunque lo entiendo. En términos de contrastar lo que es ética y moral, mi postura está más cerca de Kant, y por tanto, las atrocidades, por mucho que sean aceptadas socialmente, caen del lado del mal, en sentido ético estricto. Otra cosa es que moralmente se aceptasen bajo unas condiciones en que se camuflaba o doblaba la ética y sus definiciones de acuerdo con necesidades de estado y política.

En ese sentido, creo que si alguien quiere engañarse a sí mismo sobre lo que es bueno y lo que es malo, está ejerciendo, voluntariamente, una anulación de su propia conciencia y sus principios.

A lo mejor, puede ser, soy una persona de principios y por tanto éticamente intransigente en mis límites, aunque ahí entraríamos en si eso es malo o no.

La exorsister dijo...

Muy buena reflexión. Da gusto leer cosas tan bien razonadas.

Anónimo dijo...

A mi también me da miedo pero porque creo que todavía está pasando. Hablemos de Wantamano (?) o de torturas en paises como Libia o tantos otras cosas que están pasado ahora mismo.

NáN dijo...

Pues mira, hay ahora un anuncio de Coca Cola que me escandaliza: "No importa nada, porque.. por cada arma que se fabrica (sacan un tanque) hay 20.000 personas que comparten amistosamente una Coca.cola).

Eso no importa nada. Y creo que estás, y que estoy, juzgando el presente.

Sandra dijo...

Moli, espero que no te importe pero he colgado el enlace en facebook.
Un saludo.

Themila dijo...

El otro día vino mi padre de visita a casa y acabamos hablando de lo mismo que tu entrada. De las cosas horribles que han pasado durante las guerras mundiales y de si hoy en día podría repetirse algo así.
Le comenté que vi una película titulada "La Ola" basad en hechos reales de un pofesor que hizo un experimento en su clase para explicar a los alumnos que hoy en día podría volver a existir un movimiento igual que el Nazismo. Muy buena.

Carmen dijo...

Yo también estoy leyendo "Un matrimonio feliz", a ver si cumple lo que el editor promete, me suelo fiar...

El siglo XX en Europa, la verdad, es más para avergonzarse que otra cosa.

DDmx dijo...

Esto de bombardear nucleos....

José Antonio Peñas dijo...

Y al mismo tiempo descubres historias de gente que no cambió su modo de ver las cosas, por mucho que el resto de su sociedad lo hiciera, como Anton Schmid, canallas que nunca dejaron de serlo, pero se negaron a ser además asesinos, como Schlinder o Perlasca, y gente simplemente decente, como un curioso personaje que nos presentó un compañero en el foro de historia militar, el flautista de Saipan.
http://www.elgrancapitan.org/foro/viewtopic.php?f=55&p=569297#p569297

Anónimo dijo...

El tema que presentas en este post da para muchisimo, yo solo voy a hacer una pequeña profecia, que no tiene mucho que ver, pero que he reflexionado a partir de leer un libro sobre la segunda guerra mundial: Ahora nadie se plantea utilizar armas nucleares sobre población civil, es una monstruosidad, todo el mundo estaría en contra, seria una aberración, un crimen. Aqui va mi pequeña y triste aportación:
antes del 2050 veremos como se utilizan armas nucleares sobre una ciudad y no solo casi nadie se escandalizará, sino que habrá muchísima gente que lo defienda. No hablo de un apocalipsis nuclear ni chorradas de ese tipo, hablo de que algún pais con "la bomba" se vea acorralado y las utilice de forma local.
De verdad, espero equivocarme.

Anónimo dijo...

Muy buena entrada y gracias por dar nombres de libros interesantes sobre la 2ª GM.
Creo que en situaciones extremas todos seríamos capaces de hacer "cosas" extremas.
Pero lo que realmente me horroriza es pensar que para mantener esta "vida coca-cola" que llevamos hemos tenido que crear una maquinaria que produce miseria y montones de muertos diarios. Pero a ver quien es el guapo que está dispuesto a bajar el ritmo de vida para repartir los recursos del planeta. ASi que no solo en caso extremos se hacen cosas terribles. Y no solo la gente de entonces no se enteraba de lo que estaba pasando.

Marta Pilar dijo...

Excelente post, de verdad, y totalmente de acuerdo con eso de que no nos duelen igual las muertes ajenas, ni empatizamos con el resto del planeta. Un saludo,
MP

Anónimo dijo...

As a consequence of you on the side of visiting our website to observe your options are a roof rack. The determination of roof distress looking for your car can be confusing because frequently assorted ways. We have attempted to purvey knowledge here to offer as much communication as reachable so as not to disorder completely.
Expend your motor vehicle on the left side menu to rumble your car. Here you inclination detect a complete enumerate of readily obtainable roof rack from Rhino, Thule, Rola and ProRack. To discovery in view more information give each of the rack on the little roof racks pictures, click the results.
We do not necessary a car in behalf of each liber veritatis, because it last wishes as objective be overwhelming. We examined each prove after all vehicles and using our experience of these racks in our appraisal, the foremost choice in requital for such things as simple befitting, price, weight-based rating and aesthetics. It is our recommendation, but of procedure we can put on the market each of the Thule frame, Rhino and Rola ProRack. So if you hold a torment are not listed, we skilled in, you baptize us.
[url=http://barsandracks.info/]Bars and racks[/url]

Anónimo dijo...

Cuando el álbum Whirlpool Duet primero fue lanzado en diciembre de 2001 fue una sorpresa para el público. Por un lado , un diseño moderno y estilo, la carga en la parte delantera fue una gran ventaja , por otro lado , sin embargo , un conjunto de precios al por menor se ha convertido en una especie de shock para muchas personas -
More at [url=http://www.whirpoolduet9400.info/]Whirpool duet 9400[/url]

Portorosa dijo...

Pues gracias a tu selección anual he leído esto, y ha valido la pena. Está muy bien.

Feliz año nuevo, Moli.
Un beso.

Anónimo dijo...

Before starting in with a weight-loss program, it's vital that you set realistic expectations and goals. This allowed my loved ones to take a three-week vacation annually phen375 review i eventually replaced my treadmill with my elliptical and was surprised on the difference. Other than the easiest way to slim down into two weeks is to eat more protein. It can be interesting to see which habit people feel may be the most accountable for how much gain http://www.phen375factsheet.com intermittent fasting works even should you still refer to eating a half gallon of frozen treats through the game. Medical professionals have alleged that obesity could be the real cause of many diseases for example diabetes, high blood pressure levels, low hypertension, high cholesterol and subsequently, heart diseases [url=http://www.phen375factsheet.com]phen375[/url] other amino acids must be metabolized with the liver first before being used by your body.