martes, 8 de marzo de 2011

MI VERSIÓN DE LOS 3 CERDITOS.

Érase una vez 3 cerditos que vivían en un bosque.

¿Cómo habían llegado allí? El bosque no es es el hábitat natural de los cerdos. Esa es otra..¿porqué cerditos? A las crias de cerdos se les llaman lechones, asi que si no eran lechones, eran cerdos de tamaño pequeño para la media. A lo que iba, ¿cómo llegaron al bosque? Resulta que vivían en una granja, con su madre y el resto de los animales tipicamente granjiles: vacas, gallinas, pollos, caballos, ovejas..etc. Los animales estaban hasta el moño de los 3 cerditos de las narices y le dijeron a la madre cerda:

Mira guapa..o espabilas a tus vástagos o te vas con ellos..pero aquí no te aguantamos más.

Los animales pueden ser muy chungos si se lo proponen.

Por un momento, la mamá cerdita sopesó la idea de ponerse en plan madre coraje y decir algo trágico y tremendo que dejara a todo el mundo epatado, del tipo:
Pues si no nos queréis..mis hijos y yo no tenemos nada que hacer aquí…y nos vamos.

Pero justo cuando se estaba poniendo en jarras para soltar la frase, visualizo a su amiga la cabra, que unos meses antes había dicho lo mismo y ahí estaba, perdida en el bosque, viviendo sola con los 7 cabritillos. La pobre lo estaba pasando tan mal, que se estaba dando al alcohol. Tras esta visión espeluznante de cómo sería su vida por ahí sola, de madre soltera con sus tres gorrinos dijo:

Vale, pues que se piren.

Así que a los 3 cerditos les dieron boleto de la granja.. y por eso estaban por el bosque haciendo el idiota, que es básicamente lo que hacen los personajes de cuento en los bosques: Cantar, trotar, saltar arbustos, coger flores, revolcarse por la hierba y zarandajas de estas.

Eso es lo que dice el cuento, porque todo el mundo sabe que al bosque solo se va: o con una excursión de boy scouts, o a chuscar si tienes pareja y no tienes donde ir, o si te pierdes, o a por setas alucinógenas.

En el caso de los cerditos, la cadena de acontecimientos fue la siguiente. Primero llegaron al bosque, se miraron con cara de atontaos y dijeron:
¿a que no hay huevos de entrar?

Porque a pesar de ser atontolinaos, no hay que olvidar que los cerditos eran tios.
¿Qué no hay huevos? Pá dentro….

y claro…entraron y se perdieron, porque por supuesto, tampoco preguntaron.

Luego les entró hambre y se comieron unas setas alucinógena y ya con el estomago endrogado y el ánimo contento, es cuando les dio por hacer el imbécil por el bosque, a saber..cantar, trotar, saltar arbustos, coger flores, revolcarse por la hierba y coger un palo y hacer como que era una flauta y descojonarse. Lo que viene siendo un colocón de setas de toda la vida.

Les moló y quisieron repetir, pero no contaban con que las setas tenían dueño. Aquello no era un campo silvestre de setas alucinógenas. Era un cultivo controlado para su posterior venta a princesas con picores internos, príncipes con entrepiernas prietas y madrastras empeñadas en no envejecer.
Y esa plantación tenía dueño: El Lobo Feroz.

Porque el que mola del cuento es el Lobo Feroz, un tio que en los cuentos tiene nombre y apellido, mola mil.

Los cerditos no sabían esto, e hicieron una nueva incursión a por las setitas de la risa…pero pasa lo que pasa siempre..que se pelearon porque no querían compartir. Que si tú ya te has comido 3, que 2 eran muy pequeñas, que te he visto guardarte una debajo de esa absurda gorra de marinerito que llevas…en fin..la típica batalla entre yonkis.
Se pelearon y cada uno se fue por su lado.

El Lobo Feroz decidió que aquello no podía dejar que tres atontolinaos con el rabo enroscado le robaran la mercancia, asi que fue a por el primero de ellos. El primero que se encontró, se había construido una especie de chamizo de pajas. Feroz llegó, le metió 3 patadas a la choza y le dijo al cerdito:
Tú y tus colegas..me debéis una pasta. Asi que ya te estás pirando a buscarles…quiero mi dinero. Y ahora largo…

El cerdito se fue a casa de su hermano, pero claro no quería pasar por un mierdecilla. Asi que le contó una trola del más alla:
Troncoooo..no te crees lo que me ha pasado..ha venido el Lobo Feroz porque resulta que las setas esas tan guays son suyas y me ha dicho que le debemos pasta. Y yo me he defendido dentro de mi chamizo muchísimo..pero el tío tenía muchísima fuerza…tiene superpoderes..ha soplado y ha derribado la casa”.
Anda..pírate…no me creo nada.
Que sí tio..que es verdad…
Anda, anda…que me estás dando pena..chaval.
( las setas alucinógenas hacen que se te ponga tono de chuleta de Madriz…eso lo sabe todo el mundo).

En estas estaban, cuando apareció el Lobo Feroz en el chamizo de madera del otro cerdito, el que se había hecho la flauta con un palo.

A ver, cerdos de los cojones. Quiero mi pasta.
¿Qué pasta?
La que me debéis por haceros unos muffins con mis setas alucinógenas…
..esto verás…nosotros no fuimos…nosotros no queríamos…fue nuestro otro hermano….él fue, la culpa es suya!!!
¿ Otro más? Pero ¿cuantos cerdos caben en un cuento? Pues ya le estáis diciendo que quiero mi pasta o vais a tener un futuro muy embutido.-
El LoBo Feroz era muy de juegos de palabras.

Los dos cerditos salieron por patas a casa del otro cerdito. Llegaron y fliparon. El otro cerdito, que era mucho más listo, en vez de zamparse las setas..había trapicheado con ellas, les había añadido unos champiñones, unos níscalos y unas cuantas setas de cardo y luego las había repartido a la puerta de las granjas, hábilmente distribuidas por vendedores de chucherías que todo el mundo sabe que en realidad son camellos. El tio se había forrado y se había construido una mansión a todo trapo, algo poco ostentoso: mármol, maderas nobles..y muchas balaustradas blancas que todo el mundo sabe que son de mucho postín.

Sentado en un sofá de terciopelo y fumandose un puraco, se lo encontraron los otros cerdos…

Tioooooo..pero ¿como has conseguido esto?
Porque no soy un matao como vosotros…y sé lo que son los negocios.
¿Tienes setas? ¿tienes setas? ¿tienes setas?
.- el cerdito pequeño era muy yonki.
Calla…y decidme que queréis.
El Lobo Feroz vino a buscarnos y nosotros nos resistimos muchísimo…pero al final nos pudo y por los pelos salvamos la vida y dice que le debemos pasta…y va a venir a por nosotros aquí…y ¡¡tenemos que irnos!!!
Sois unos mataos…no sabéis hacer negocios….

Que no tio..que es muy feroz…¿unas setitass?

En esas estaban cuando llego el Lobo Feroz…

Hola..Soy el Sr. Lobo Feroz..y arreglo…ah no..que esto no es de este cuento. Soy el Sr. Lobo Feroz y vengo porque me debéis una pasta.
Hola..yo soy el cerdito listo..ya sabe, el que aparece al final del cuento en teoría para enseñar algo.
Si, me suena de algo..hay otro parecido a ti..el cabritillo pequeño..tengo con él un negocio de trata de ovejas. Un gran tipo.
Exacto, pues aquí el listo soy yo y lo que quiero es hacer un trato.
¿Qué clase de trato? Ya sabes que soy muyyy ferozzz y hago cosas chungas.
Si vale..pero ahora eso no interesa. Lo que le propongo es ser el dealer de su plantación de setas.
Y para qué iba a necesitar yo que tu distribuyeras mis setas….ya me las compra todo el mundo en el bosque: los ositos y la niña esa rubia que tienen raptada, la bruja adicta al dulce y los dos niños perdidos, la mamá cabritilla para poder soportar a sus churumbeles..ya tengo mercado.
Ya..pero yo le ofrezco la apertura de mercado…yo le ofrezco…las granjas…
¿ Las granjas?
Si..todo un mercado de animales antontaos, deseosos de nuevas experiencias : vacas, caballos, gallinas, gallos, ovejas…y lo que es más importante..todos confían en mi.
Y ¿ porqué confían en ti?
Pues porque voy a mentirles. Les diré que he sido muy listo y muy valiente y que he conseguido vencer al Lobo Feroz…y que todo eso ha sido gracias a unas setas que encontré en el bosque y que casualmente vendo a precio de coste….
Un momento, un momento…y qué pasa conmigo? ¿quedo como un mierda?
Noooo…inventaremos una historia genial. Algo como que tienes un soplido sobrenatural que es capaz de derribar casas..y das muchísimo miedo…pero que yo gracias a las setas construi una casa molona a prueba de huracanes y te vencí. Serás un superhéroe chungo..legendario.
…mmm..no sé si me convence esta historia.

Que si tonto, ya verás la pasta que vamos a ganar. Se lo tragaran seguro y todos querrán comprar las setas..nos vamos a hacer de oro…
…dicho así suena bien…
Si..ya lo estoy viendo…hasta un teletienda
: “ ¿ Te sientes sin fuerzas? ¿ sin ganas?....prueba la auténtica esencia de seta del bosque del lobo feroz….”..lo veo..entre la baba de caracol..y la batamanta..

Y colorín colorado..este cuento se ha acabado.

28 comentarios:

Er-Murazor dijo...

¡Jajajajajaja! Qué grande... esta versión del cuento es mejor que la que me contaron a mi... ¡y más realista!

Juanjo ML dijo...

Me descubro y me descojono a partes iguales. Espectacular

Inés dijo...

Genial. Eres genial. Me ha encantado! :)

DDmx dijo...

Pues esta version me parece mejor, mucha mas desternillante y con unos cerditos no tan pedantes.

Biónica dijo...

Y luego que dijeran que Grimm comía setillas para escribir. No, lo que pasa es que le censuraron los cuentos.

Aunque en mis tiempos los cuentos eran más terroríficos que ahora. Conoces el de Barba Azul? a ver si lo encuentro... y el de la Bella y la Bestia que yo leí de pequeña era claramente zoofilia, en serio.

Y mira cómo estoy que no tengo taras ni nada por haberlos leído xD

aruba-chan dijo...

...

Me gusta.
Real como la vida misma.

Anniehall dijo...

Y decías que no tienes imaginación? Me parto.

Tita dijo...

¡Buenísimo!

Pilar dijo...

Esta si es una buena versión, algo así como el montaje del director 3.0 sin cortes ;)

Illuminatus dijo...

Demasiado realista para mi gusto. Le falta un poco de drama pero es que soy muy de ese tipo de historias.

Efe Morningstar dijo...

Huy, yo hacía estas cosas de pequeño. A mí hermana le encantaban las versiones malvadas de cuentos. Lo que no entiendo es lo de la batamanta.

La batamanta es un gran invento, la batamanta mola. Yo mimo a mi batamanta.

Anónimo dijo...

Los cerditos haciendo un NHG!!!
ecdlc

_Xisca_ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

¡¡¡Como te lo has pasado!!!! Y además, viniéndote arriba a medida que avanzaba el cuento....
Anónima Marta

javi dijo...

Estas fatal de lo tuyo, lo sabes ¿no?

camaca dijo...

Estoy como el cerdito pequeño: quiero mas mas mas maaaaaas. Hay un montón de clásicos esperándote. Propongo el patito feo. Moli quiero maaaas. Que risa. Jajajajaja

Akede dijo...

Buenísimo, estoy en la biblioteca y ahora todos me miran con cara rara por intentar contener la risa, ya te vale xD

Muy buena versión 2.0, mola más que el original, quien fuera princeza para escuchar estas cosas en casa.

Patito dijo...

¡Grande Moli!

Tochi dijo...

No puedo evitarlo, hoy te tengo que dar jaboncillo... flish flish flish.
Me encanta.

Totoro dijo...

Pero amos, amos, amos..mucho mas realista y mejor contado que de los chungos esos de los Grimm... no hay comparacion.
Moli, que tal una recopilacion de los grandes clasicos by Moli?
Ya tengo un clasificador con los Maternity... piensalo!!!

NáN dijo...

Por fin una versión de Los tres cerditos sin esa crueldad tremenda de los cuentos clásicos y sin el sadismo de Dysney.

Una versión que puedes contar a tus niños para que duerman bien. Y además, como el efecto placebo funciona, para que se coman la ensalada con champiñones.

Elysa dijo...

Yo como el pequeño, más, más...
Cual es el siguiente cuento?

Muy divertido.

Anónimo dijo...

"Conoces gente que no eliges para lo bueno y para lo malo".
Cuanta miga hay en esa frase!

JuanRa Diablo dijo...

Si me llego a perder esto me muero. Buenísimo!! XDDD

Aliena dijo...

Cómo nos mantuvieron en la inopia durante tanto tiempo????!!! cielos, esta versión esla prohibida, la buena, estupendaaaaaa Moli XD

Patitiesa dijo...

No sé qué me ha matado más, si la idea de modificarlo así o la forma en la que escribes los diálogos. En serio, (ahora es cuando me pongo gafapasta perdía), HILARANTE.
Este blog, directito a mi blogról.
¡Saludos!

Marta Pilar dijo...

Me ha encantado eso de 'le pone unos níscalos, champiñones...', es muy divertido, sigue así.
MP.

Anónimo dijo...

Como cuando en el cine despues de ver una pelicula buena te quedas en el sitio, despertando, no te quieres ir. Así me has dejado. Moli, eres brillante. Me tienes "acongojada".