domingo, 26 de septiembre de 2010

TONY JUDT

Me gusta leer el periódico los domingos. Con calma.
Me encantaría tenerlo encima de la mesa de la cocina mientras desayuno el domingo, para ir leyéndolo con calma mientras me tomo un par de cafés. Como ahora eso es materialmente imposible, me conformo con leerlo en el intervalo que va desde las 11 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Si me pongo a ello pasada esa hora, ya no me concentro igual, no me interesa lo mismo y me descubro leyendo en diagonal y teniendo muy poco interés en lo que me cuenta.
Antes del último cambio de edición me molaba el EPS. No me importaba no terminarlo el domingo y dejarlo en el revistero del baño para ir leyéndolo durante la semana. Ahora ya casi nunca encuentro nada que me interese minimamente, así que lo ojeo como si fuera una revista del corazón, por encima y leyendo "los santos", como decía mi abuela.
Me gusta el periódico el domingo porque tengo la sensación de que al pararse la actividad diaria, caben más cosas que no son "noticia" y sí son información. Casi siempre descubro algo que me interesa y que tirando del hilo me llevan a sentir curiosidad por algo que jamás se me hubiera cruzado por la mente.
En enero de este año, un artículo titulado "Noche" me llamó la atención. Las palabras historiador, noches, enfermedad y consciencia me atraparon. Tony Judt un historiador judío de 61 años contaba como eran sus noches atrapado en un cuerpo afectado de una enfermedad neurodegenerativa que le había restado todo tipo de actividad muscular pero que le permitía ser perfectamente consciente de lo que le ocurría y ocurría a su alrededor. Contaba con extraordinaria cercanía como eran sus noches, como recurría a repasar recuerdos, conocimientos, lecturas...etc..para pasar esas horas lo mejor posible. Leí el artículo del tirón dos veces. Dejando a un lado lo trágico y horrible de la situación me pareció un tipo lúcido y con ideas interesantes.
El periódico siguió publicando sus textos. El siguiente fue sobre su juventud, cuando había que cambiar el mundo. Después de haber leído sobre sus noches de enfermo terminal, el contraste al encontrarme con un Judt joven y con sentido del humor me descolocó pero lo encontré estimulante e interesante. Después vino uno sobre la crisis de la mediana edad que en su día me pareció algo lejanísimo pero ahora mismo ya no tanto. Cuenta como en ese momento vital, cuando se preguntó ¿qué hago aquí? decidió estudiar checo y como esa decisión, aparentemente banal, desencadenó una serie de hechos que le llevaron a cambiar muchas cosas. Después tropecé con este, donde partiendo de su amor a los trenes reflexionaba sobre su infancia, la experiencia del viaje y mil cosas más. Me encantó y se lo pasé al ingeniero para que lo leyera también.
¿Por qué cuento todo esto hoy? Por que hoy he leído este artículo suyo sobre la situación actual, sobre la necesidad de estar en desacuerdo, de pelear, de discutir y de avanzar desde el no conformarse. Me ha gustado mucho pero no voy a decir nada más porque él lo explica muchísimo mejor que yo...

"Quienes afirman que el fallo es del "sistema" o quienes ven misteriosas maniobras detrás de cada revés político tienen poco que enseñarnos. Pero la disposición al desacuerdo, el rechazo o la disconformidad -por irritante que pueda ser cuando se lleva a extremos- constituye la savia de una sociedad abierta. Necesitamos personas que hagan una virtud de oponerse a la opinión mayoritaria. Una democracia de consenso permanente no será una democracia durante mucho tiempo".
Para la tarde del domingo, un post gafapasta.

34 comentarios:

Gww dijo...

He disfrutado enormemente de tu entrada de hoy. Tu reflexión sobre la "información" el domingo frente a la "noticia" me parece muy acertada. Voy derecho a zambullirme en los enlaces.

Un abrazo.

Portorosa dijo...

Me ha encantado el último artículo (es el único que he leído). Merci beaucoup, querida.

Teresa, la de la ventana dijo...

Recuerdo bien el artículo en el que hablaba de sus noches. Estremecedor. El de hoy aún no lo he leído (yo me guardo para el resto de la semana el EPS y el Domingo).

NáN dijo...

Mi querida Molinos. De vez en cuando, uno tiene que lanzar un grito con sustancia. Lo has hecho hoy. No hay nada gracioso, pero sí una parte de la vida que está ahí y no la queremos mirar.

Seguro que los artículos siguientes, que sin duda leeré y releeré, explican muchas cosas necesarias.

Pero no he psado del primero, que te agradezco no sabes cómo.
A un sobrino mío (consorte), de casi 40 años y con dos hijos, le diagnosticaron ELA a principios del año pasado. El más culto de todos. Estar con él era, y es, una gozada. Pero el plazo máximo de desconexión aletaoria de los músculos de pulmones o corazón son 4 años, así que el tiempo pasa.

Lo recojo en su casa y en taxi lo llevo a un cine de los buenos. Luego tomamos algo, lo que sea, se lo troceo y se los doy en la boca. Volvemos a su casa y nos pasdamos mucho tiempo.

Además de cultísimo, es friki de todas las zombiadas y estrenos de pelis de aventuras americanas. Mi hijo y sus amigos (que en edad están muy cerca de él), le llevan a esas pelis. Incluso a San Sebastián al fetival de cine Gore.

Lo bueno del caso es que sigue teniendo un espíritu de pasión por la vida. Ya no puede leer, pero sí escuchar música, si alguien le pone el CD y ver vídeos.

Uno aprende mucho con personas así.

Abracos y abrazos, muy viriles todos, por hablar de estas cosas.

Amenazo con volver para todo lo demás

NáN dijo...

Jo, para mearse encima de risa lo que escribía este hombre, de temas tan serios y con tanto humor. Viví esos acontecimientos y si alguien me hubieta dicho eso en esos momentos, me habría lanzado a su cuello. Ahora sé que Judt tiene toda la razón.

¡Esto promete!

Anónimo dijo...

vaya...mi padre murio hace 18 años de lo mismo con 43 años....enfermedad cruel donde las haya...(o haiga...)lo mio no es la ortografias...sorry...lo peor es ser consciente de todo mientras no eres capaz ni de deglutir tu propia saliva....nunca olvidare como me hablaba con sus ojos....y yo le respondia...es curioso lo capaces que somos de aprendernuevos ''idiomas''....ais Moli....esto para una tan llorona como yo.....en fin..desde aqui besos para el ''aita''mejor del mundo...que lo disfrute solo hasta mis 18 años y tanta falta nos sigue haciendo...

papacangrejo dijo...

Pues yo no estoy de acuerdo.

Di Vagando dijo...

Dear Mo,

En primer lugar, decir que he leído "Noche" y me he quedado para el arrastre. Todo esto lo sabemos, estas enfermedades existen, pero simplemente no lo hemos leído nunca así. Luego leo a Nan sobre su sobrino o a la Anónima delante mía y solo se me ocurre ofrecerles un abrazo sentido, eso sí, junto con la patada en el suelo, pq la vida es una putada muchas veces.

Yo conocí a Judt a través de un artículo del British Medical Journal titulado "How can we rediscover the magic of more equal societies?", donde le citaban como referencia. Os lo enlazo aquí, pero no sé si lo podréis abrir pq hay cosas q están abiertas y otras no. En él hablaban de su libro "Ill Fares the Land: A Treatise on our Present Discontents", que compré inmediatamente, pero que aún no he leído. La contratapa parece apasionante, lo voy a leer enseguida. Gracias Mo por recordármelo.

Me han gustado mucho los artículos q enlazas. Su autocrítica con ese ser revolucionario de salón universitario es tan real, me toca tan de cerca (algún día divagaré sobre mis pinitos, sin encontrarme en ningún grupo). Recuerdo los comentarios de un compa mayor de Radio la Granja cuando empezó la Primera Guerra del Golfo en Agosto del 91: "qué pena que tú y tus amiguitos no podáis convocar las acciones en contra de la guerra hasta finales de Octubre, ahora están todos en Salou, y luego las fiestas del Pilar...". Touché.

Necesitamos más mentes como la suya... leer estos artículos me hace querer ser mejor persona. Espero que supiera, en vida, que pese a estar atado al suelo por las cadenas de su enfermedad, a otros nos daba, con sus ideas, ganas de volar.

LastChild dijo...

"(...)al contrario que en casi cualquier otra enfermedad grave o mortal, aquí uno tiene la posibilidad de contemplar a sus anchas y con unas incomodidades mínimas el catastrófico avance de su propio deterioro."

Uff... madre mía.
Creo que es la primera vez que te comento desde hace un año que te leo. Este artículo (Noches) me ha dado mucho que pensar y te quiero agradecer el que lo hayas enlazado. Leeré el resto.

NáN dijo...

Gracias por el abrazo, Di. Y el mío para Anónimo. Un padre es algo realmente duro, verlo desaparecer así, poco a poco pero rápido.

Pero la vida es muchas veces jodida y enrevesada. Sin quererlo, tu padre te dejó un regalo que cambió, seguro, tu vida y la de aquellos que te rodean. La empatia hacia el sufrimiento de los demás.

Me vais a perdonar, pesado como soy normalmente, que esta vez lo sea más: comprended que nació el mismo año que yo. La sincronicidad, últimamente, me deja patidifuso. Esta mañana, en Divagando, elegí Love me do como una canción que me trastocó. Tampoco es tan raro: con 14 años, escuchar la primera de los Beatles fue muy fuerte. Y en "Noche", Judt empieza recordando esa canción.

Que en los veranos tus amigos pensaran en las vacaciones, Di, tampoco es para flagelarse. Tenían 20 años. Judt habla de eso, también, de cómo preparaban las vacaciones. No por eso se va a despreciar todo el trabajo que hacían el resto del año. Uno de los problemas de la izquierda es cuando te piden un compromiso mental 7x24: es un proceso de deshumanización. Como si nos hiciéramos cartujos.

Ser consecuente no significa dar un portazo a la frivolidad. Ojalá los políticos fueran un poco frívolos (a las claras, no clandestinamente): entenderían mejor las necesidades de las personas. Para mí, un día sin reír está perdido.

Venga, Anónimo, otro abrazo.

Suso dijo...

Buena entrada, pero no sólo por Tony, sino porque coincidimos en eso de leer el domingo todos los periódicos.

Yo, la verdad, le echo bastante cara, y voy a las 8 de la mañana, a veces antes, a una cafetería de un polígono ( la cafetería tiene un Hostal, por eso está abierta).

Allí tienen todos los periódicos del domingo ( El País, El Mundo , ABC, la Razón, La Gaceta....)

Y me pido un cortado, me siento tranquilamente, y me leo todo, Todo es todo.

Después me voy a andar por los campos.

De todos, el País Semanal suele ser el mejor.

Di Vagando dijo...

Tienes razón Nan, a veces a la gente de izquierdas se les/nos pide q "rasguemos nuestras vestiduras y le sigamos". No es necesario, no será ni siquiera saludable si lo tuyo no es eso. Las críticas a la gente del mundo de la cultura y el espectáculo q tienen unn discurso de izquierdas y ademas tienen pasta es continua. Es q desde luego, cómo osan: el dinero tendría q seguir estando exclusivamente en manos de los de siempre, no en las de los titiriteros e incluso proletas venidos a más.

Suso dijo...

Buena entrada, pero no sólo por Tony, sino porque coincidimos en eso de leer el domingo todos los periódicos.

Yo, la verdad, le echo bastante cara, y voy a las 8 de la mañana, a veces antes, a una cafetería de un polígono ( la cafetería tiene un Hostal, por eso está abierta).

Allí tienen todos los periódicos del domingo ( El País, El Mundo , ABC, la Razón, La Gaceta....)

Y me pido un cortado, me siento tranquilamente, y me leo todo, Todo es todo.

Después me voy a andar por los campos.

De todos, el País Semanal suele ser el mejor.

NáN dijo...

Ya lo he podido leer todo. Ha sido como encontrar un hermano, el hermano listo que siguió estudiando mientras yo me fui a un taller.

El último de los enlaces es impresionante: un verdadero testamente ético y social. Ya dije en otro sitio que me he tenido que acostumbrar a la falta de discusión con los jóvenes, que os asustáis ante el enfrentamiento. Pero como vengo para aprender, pues es el precio que pago. Supongo que eso pasará, que en las nuevas generaciones, mucho peor tratadas, resurgirá el debate con lo que tiene de fiero, incluso con argumentos ad hominem... pero sin tocar a las personas.

No podemos quedarnos callados y que solo las voces estructuradas, las más de las veces financiadas por intereses económicos, se expresen.

De pasada quiero tocar dos aspectos puntuales, uno que me ha gustado mucho: cómo, ante nuestra rebelión, que no supo cambiar el funcionamiento económico, "la sociedad cambió para nosotros": los sesentayochistas, a cambio de renunciar a lo público, recibimos unas llibertades individules desconocidas en Europa (y subió el nivel de vida de los trabajadores).

La otra no me gustó: la preocupación por las dictaduras del este, donde se podía condenar a 1, 2 o 3 años, y el olvido de los portugueses y españoles, que vivíamos una dictadura en la que si te "pillaban" tenías una condena de 12 años.

Como si todos fuéramos franquistas y nos lo mereciéramos.

molinos dijo...

A ver si soy capaz de contestar a todo. Después de leer el artículo de Judt ayer, tenía un zumbido en la cabeza…esto tengo que contarlo, tengo que sacarlo de aquí, bueno lo pienso y mañana lo escribo. Es inútil, no sé hacer eso. La impulsividad me puede, así que deje el periódico a un lado, salté de la butaca y aprovechando la siesta me lancé a escribir lo que colgué ayer.
Por supuesto ahora se me han ocurrido mil cosas más que me dejé en el tintero por ser impaciente y otras que han venido a mi cabeza siguiendo los comments.
Gww, lo de información contra noticia es una sensación personal que tengo. Ayer domingo por ejemplo me enteré de la elección del nuevo líder del partido laborista en Gran Bretaña, 8 columnas sobre como ha sido el proceso, quienes eran los dos candidatos hermanos y qué significa que gane uno apoyado por los sindicatos mientras el otro tiene el apoyo de sus propios diputados. Leí con calma la explicación de Enric González sobre el problema de los asentamientos en Cisjordania y lo que significa que se prolongue o no la moratoria de no seguir construyendo. Leí también sobre el ocaso de Angela Merkel y un breve editorial sobre que en USA parece que las librerías pequeñas están aguantando mejor que las grandes librerías el auge de internet. Todo son cosas que no son noticia pero de las que he aprendido.
Sobre Tony Judt. El texto Noches es acojonante. Lo cuenta tan bien que te sientes paralizado sobre la cama, te pica la nariz y te entran ganas de llorar de la impotencia. A mi me dan ganas de decir “llama a alguien, no lo pases solo”..pero luego recuerdo cuando estoy mala y no quiero molestar a nadie y supongo que le entiendo. Me gusta como cuenta lo que le pasa sin querer dar pena, solo diseccionando lo que siente y cómo lo siente. Las enfermedades en que no pierdes la consciencia de tu deterioro tienen que ser un infierno…que tu envoltorio físico se deshaga mientras tú sigues entero por dentro tiene que ser desgarrador. Es alucinante ver como Judt sigue adelante con ese ser entero que tiene dentro..intentando sobreponerse al derrumbe exterior.
Un abrazo para Anónimo…gracias por contarlo. Y como dice NáN no es consuelo pero de todo se aprende. La empatía hacia el dolor de los demás es una cualidad acojonante..dolorosa pero acojonante.
Sobre juventud y revolución no tengo mucho que decir. Soy muy de pataleta individual, de protesta sorda y muy poco de hacer pandilla. Di y Nan, reclamar coherencia a los demás es un clásico para enmascarar la incoherencia propia. No se puede ser lo que sea que seamos 24 horas al día…sería agotador y muy cansino. Pero de esto hay mucho que hablar.
Judt escribe con conocimiento, con humor, estilo y siempre te deja con ganas de leer más, de que el artículo no se acabe. Voy a ver si consigo algún libro suyo y ya os diré algo.
NáN sobre sincronicidad puedo escribir un tratado.
Lastchild..gracias por estrenarte con el comment.

Anniehall dijo...

Por ahora sólo he leído Noche, me voy a ir dejando los otros para otros ratos, ahora no puedo.

Me ha impresionado mucho aunque después de leer todos los otros comentarios supongo que un poco menos porque no me pilla de sorpresa. Además no es la primera vez que oigo hablar de esta enfermedad, hace unos meses pusieron una peli documental sobre la vida de un chico con ella. Bueno, su vida y la de su familia. Tocaba todo esto que habláis aquí y me emocionó muchísimo. Voy a ver si encuentro alguna referencia y os la paso. Era más sentimental que este artículo sin caer en la sensiblería, lo cual no lo hace ni mejor ni peor sino diferente.

Sobre la coherencia de las izquierdas, las revoluciones y los revolucionarios tampoco puedo decir mucho aunque estoy de acuerdo en que es imposible ser perfectamente coherente siempre. Y menos con las ideas externas y no con tu interiorización de ellas (incluso con esas somos incoherentes a veces).

A mí siempre me ha parecido un argumento muy débil meterse con Llamazares, por poner un ejemplo, porque tenga un A8. Lo que sí resulta es al menos un poco chocante comprárselo después de años de criticar a otros por sus cochazos. Que desconozco si es el caso de Llamazares en particular pero sí el de muchos anónimos que van de progres hasta que les caen unos milloncejos. Un poco en la línea de los carajipis que comentaba Moli en algún post por ahí (cuál era?).

Perdón por el ladrillo.

Anniehall dijo...

Aquí no puedo verlo pero creo que se llama 'Ya no puedo pero aun puedo'. Según lo que he visto lo emitió Crónicas, en la 2, hace casi un año.

NáN dijo...

Es curioso, los Evangelios en los que los católicos cristianos deberían basar su vida, abundan en referencias contra la riqueza y la necesidad de deshacerse de ella. Es un deber moral.

La izquierda tienes unas raíces racionales y éticas, pero no morales: trata de hacer un mundo mejor para todos, reduciendo las diferencias (aunque hasta ahora los experimentos hayan sido terribles y cuando no lo fueron, como en el Chile de Allende, fueron aplastados a sangre y fuego… por cristianos que luego se beneficiaron para aumentar su riqueza).

¿En qué libro fundacional de la izquierda se dice que debamos ser pobres? No. Lo que queremos es un mundo más justo y la gente de izquierdas con dinero, que lucha por esa causa, es consciente de que si lo consiguen perderán privilegios. Si luchan, es que no les importa.

Desháganse de sus riquezas los hipócritas cristianos ricos, que lo tienen en su moral. Y déjennos a los demás librar nuestras batallas éticas.

NáN dijo...

Me he quedado un poco preocupado con mi comentario, porque hay quien puede pensar que no tener moral equivale a inmoral. Y no es eso. Se habla de moral cristiana porque hay una serie de preceptos fijados (10 mandamientos, 7 pecados capitales, enseñanzas de los Evangelios, encíclicas…) y se podría hablar de una ética cristiana, que solo podría hacer referencia a las voces fundacionales y pertenece, más bien, a lo conceptual. Es parecido a la dificultad de la diferencia entre táctica y estrategia; o entre eficacia y eficiencia.

La izquierda tiene una ética clara, pero no esos preceptos. Cuando se habla de la moral de la izquierda suele ser en el sentido de “Tenéis más moral que el Alcoiano Club de Fútbol”.

Por eso los ricos pueden ser de izquierdas, quienes no son ricos pueden enriquecerse, pero legítimamente. A uno de izquierdas que se enriquece con la corrupción, yo le pegaría dos tiros.

Elena Rius dijo...

Sobre Toni Judt: su obra maestra, Postwar, un inmenso y documentadísimo estudio sobre el período de posguerra en Europa fue publicado aquí por Taurus hace dos o tres años. Los artículos que reproduce El País pertenecen a una serie de ensayos que escribió, hasta su muerte, para The New York Review of Books. Son en cierto modo como una autobiografía personal e intelectual, hecha de viñetas diferentes: sus recuerdos de infancia, su familia, su vida de estudiante, reflexiones sobre su carrera... Un verdadero testamento vital e intelectual, que confío que pronto se decidan a recoger en forma de libro.

Anónimo dijo...

NáN, creo que te lías un poco con la ética, la moral... y las generalizaciones. No cre que "tratar de hacer un mundo mejor para todos reduciendo las diferencias" sea patrimonio de las izquierdas. Hay muchas ong, muchos cristianos, muchos socialistas, mucho... de todo, que se apuntan a ese lema. Mucha gente librando batallas éticas en muchos foros distintos. Y sí que creo que hay que ser coherente y consecuente, a los 20 y a los 60. Y que lo cortés no quita lo valiente, y que se puede ser muy comprometido con unos ideales y reir hasta morir todos los días. Lo que ya no me encaja es lo de pegar dos tiros a alguien...

NáN dijo...

Claro, Anónimo, que hay cristianos que lo intentan. Sin ir más lejosm los de la Teología de la Liberación.

Lástima que luego esté el Vaticano, la voz oficial que representa a la Iglesia, y mientras encumbra al Opus, a los Legionarios de Cristo y a lo más reaacionario de la sociedad, condena la Teología de la Liberación.

Así que parece que la Iglesia no está por acortar diferencias. ¿El capitalismo y los grupos políticos que lo representan? ¡¡No me hagas reír!! El gap es cada vez mayor.

Notarás que hablo de "las izquierdas", no de ninguna en concreto: son las que luchan contra ese capitalismo que ensancha la brecha.

Explícame mejor lo de la incoherencia. Y lo del lío entre ética y moral.

Y además, ¿por qué no pones un nombre que te identifique? Me parece poco sano. ¿Tienes miedo de algo?

NáN dijo...

Para aclarar más las cosas. Para mí, los de la Teología de la Liberación, son de izquierdas: quieren cambiar el entramado social para reducir la brecha.

Las ONG, no son de izquierdas, son buenas personas, si realmente se dedican a lo que se dedican y no a "otras cosas", con un comportamiento ético. Quieren aliviar sufrimientos, pero no cambiar la causa raíz.

Pero me caen bien. Participo en ONGs, porque no soy insensible al sufrimiento. En la primera mitad de loa 90, cuando el SIDA era una debacle, estuve en un una pequeña ONG. Cuando no sabíamos que hacer con un enfermo, que habían dado de alta del hospital, porque había pasado la crisis renal, o la que fuera, pero era abolutamente pobre y absolutamente enfermo, en lugar de llevarlo a su casa, después de dar vueltas por ahí con el coche, de institución en institución, e invitarle a 20 vasos de leche con cruasáns, llamábamos a las de la Madre Teresa, que tenían casa en Madrid, cerca del Manzanares, y lo llevábamos allí, porque siempre decían que siempre había un huequito.

Grandes personas, las quería mucho. Y me partía de risa con ellas porque eran la alegría en persona (y jamás trataron de hablar de Dios a ninguno de sus enfermos). Con gusto habría hecho cualquier cosa por ellas. Los enfermos estaban allí en unas condiciones dignas, en el chalecito.

Pero no eran de izquierdas. No entraban en por qué se producían los problemas ni en el modo de evitarlos. Simplemente, acogían con amor y alegría a los desechos.

Espero que te haya quedado clara la diferencia. Y sigo esperando tu clarividente diferenciación entre la ética y la moral.

Anónimo dijo...

Nán, me llamo María. No querría que vieras un tono agresivo donde no lo hay. Ni miedo. Simplemente, soy un poco paquete con el ordenador, las cuentas, etc.
Lo único que quería decir es que a mí me parece que en todas partes cuecen habas. Que yo no afirmaría que los únicos que buscan soluciones estén todos en el mismo sitio. No te hago una distinción clarividente entre moral y ética porque lo quería decir precisamente (fíjate si me explico mal...) es que no creo que por llamarlo ética o moral sea algo distinto: la defensa de unos valores en los que crees. Y que lo que me parecía que defendía Judt es que hay que luchar con fuerza por ellos, sin excusas, por ahí iba lo de la coherencia a los 20 y a los 60. Veo que eso es lo que tú haces, en tus blogs, que he visto hoy. Me parece genial. Es lo que hace falta: que cada uno donde esté haga lo que pueda. Simplemente añado que no creo, insisto, que se pueda generalizar que unos pocos son los que buscan soluciones y el resto el batallón de los hipócritas.
Te seguiré en tus blogs, que esto es ya abusar de Moli.
Saludos ex-anónimos.

molinos dijo...

María..bienvenida...para nada es abusar..me niego a que esta interesante charla se pire a otro blog...seguid aqui, que tengo pipas para seguirla con interés.

molinos dijo...

Elena Rius ayer fui a la biblioteca a ver si tenían el de Posguerra pero estaba cogido. He pillado otro que se llama algo sobre El Siglo XX.

Ya informaré sobre su lectura.

Carola dijo...

Pero Moli, cómo escribes esto? Me has dao el dia
Sobrecogedor.
Me acabo de leer "Noche"....que pena, que angustia, que mierda.
Ya podía aprender yo de él.
Gracias guapa
Un besote.

Carola

NáN dijo...

Ah, María, perdona. Así, con nombre, ya hablamos mejor.

Mis "izquierdas" no tienen por qué coincidir con lo que así se denomina. Tristemente, cuando digo "derecha" sí suele suceder.

El mundo cambia, las denominaciones cambian, pero el ejercicio del poder del dinero, no.

¿Sabías que en estos 20 años (olvida los dos últimos) de superéxito de la globalización económica ha aumentado el diferencial entre pobre y ricos?

No me importaría tanto que, en recursos reales, los ricos hubieran pasado de 1m a 2m, siempre que los pobres hubieran pasado de x a x x 4.

Pero no es así. Se han empobrecido más. Y mi teoría, aquella con la que vivo y en la que me baso, es que todo lo que (y quien) apuntala ese orden económico, es de derechas. Y todo lo que (y quien) trata de cambiar ese orden económico, es de izquierdas.

Tengan las siglas que tengan.

Como Molinos tiene pipas, por mí seguimos aclarando términos (ahora, ya, cordialmente).

Amanita Faloides dijo...

No creo que sea casualidad, ya que el Pais es un periódico que leemos muchos, pero me leí el artículo el Domingo y me quedé con ganas de leer las obras que cita. Pero para leer tus enlaces y todos estos megacomentarios que me preceden, necesito un poco de tiempo y tener el alma en reposo. Cualquier noche de estas...

molinos dijo...

Amanita..merece la pena leerle..seguro que te gusta...pero procura que no sea la noche del Don Giovanni.

María dijo...

Pues sí, NáN, pero al final resulta que los términos son importantes para entenderse.

De todo, yo con lo que me quedo es con el discurso de Judt. Me ha hecho pensar mucho. Me pareció muy acertada tu imagen del hermano que se quedó en el taller... qué bien se explican algunos. Frente a todo lo que comentamos, que se queda en vaguedades etéreas, Judt apela a lo personal. Me veo muy reflejada en esa persona que cree, con total sinceridad, que no entiende de según qué temas, y se queda al margen. Es una excusa. Como la de tener 20 años y pensar en las vacaciones antes que en las movilizaciones. A mí este texto de Judt me interpela personalmente. Qué hago YO. No qué hacen los políticos, las derechas, las izquierdas... Yo también soy de pataleta individual, de protesta sorda y muy poco de hacer pandilla, pero aún así, creo que cada cual tiene su parcela: unos desde un blog, otros, ...qué sé yo. Al menos, con su coherencia personal, desde su vida más cotidiana.

A ver si consigo firmar...

Elena Rius dijo...

Moli, leyendo el sentido obituario que Timothy Garton Ash le dedica a Tony Judt (y que se puede ver aquí: http://www.nybooks.com/blogs/nyrblog/2010/aug/20/tony-judt-1948-2010/) he podido saber que sus escritos autobiográficos, de los que forman parte los textos publicados por El País, serán reunidos próximamente en un libro titulado "The Memory Chalet".

molinos dijo...

Elena gracias. He leído el obituario, habra que estar atento a la publicación del libro aunque antes leeré el del siglo XX y el de Postwar en cuanto lo devuelvan en la biblioteca.
Gracias otra vez.

Hans dijo...

Tendría unas cosas que decir (en serio) aquí, pero la verdad es que no tengo ganas de discutir con alguie que, evidentemente, tiene mucho tiempo y una cósmica incapacidad para cuestionarse y cuestionar los lugares comunes en que basa todo su engorroso discurso, repetido hasta el aburrimiento. Lo dejo, pues, pero que quede claro: la ética es un asunto individual. Pretender que el comportamiento ético es patrimonio de las izquierdas es tan absurdo como falso: en rigor, es todo lo contrario, como se demuestra cada vez que un progre de cualquier bandería llega al poder. Su índice de corruptibilidad es siempre mayor. Estoy harto del discurso comecuras de la progresía española, estoy harto de meter a todos los católicos en el mismo saco, salvando, eso sí, a los seguidores de Boff. Seamos serios, sobre todo en los blogs de los demás. Ya perdonarás, Molí.