lunes, 19 de enero de 2009

AL COLE

Fui a un colegio de monjas. No tengo ningún trauma de entonces. Tampoco guardo un recuerdo especial. Jamás dije “quiero llevar a mis hijas a mi colegio”. Fue una etapa, mis padres escogieron ese colegio y había que ir. Ni me gustaba ni me dejaba de gustar, iba y punto.

Del colegio recuerdo que la mayoría de las veces me parecía una pérdida de tiempo. Siempre fui buena estudiante, sacaba buenas notas sin tener que estudiar mucho. En matemáticas y ciencias lo sacaba como podía pero sentía que aquello era absurdo; por aquel entonces y a la tierna edad de 11 años ya sabía que aquello no estaba dejando la menor huella en mi cerebro. Y ahora se comprueba, ni siquiera sé dividir.


Iba de uniforme: falda de cuadros tableada marrón, camisa blanca y jersey marrón. Baby de rayas marrones y blancas. Horrible, pero te acostumbras. El azul siempre ha sido más bonito. De marrón pareces de la contrata de limpieza, que no es que sea malo ser de la contrata de limpieza, pero no se entiende que en un colegio de niñas pijas elijan ese color. Supongo que las monjas pensaron por un momento en ser originales, y dijeron pues si todos son azules y grises…¡¡nosotras marrón!!... la originalidad mal entendida es peligrosísima.

La fundadora de las monjas de mi colegio era “La Buena madre” ( jajajajaja), una pija francesa de la época de la revolución. Era una historia genial, recuerdo que cuando me la contaron con 6 años me dejó impresionadísima.

Enriqueta Aymer de la Chevalier (dato absurdo que retengo en mi cerebro, jamás entenderé el funcionamiento de mis neuronas) era una aristócrata francesa de mucha pasta. Al empezar la revolución escondió a un sacerdote en su palacio…pero claro, la pillaron y se la llevaron para guillotinarla. Como era buenísima ( obvio) se dedico a enseñar a leer a la hija del carcelero y éste en agradecimiento la ponía siempre al final de la lista de gente para guillotinar. Así consiguió sobrevivir, y después fundo la congregación de las monjas de mi cole. ¿ No es un historión?. No entiendo que no hayan hecho peli.

El caso es que cuando te cuentan esto con 6 años te quedas flipando. Me mandaron hacer un dibujo sobre el tema y como yo todavía no conocía mis limitaciones me lancé a dibujar a Enriqueta moviendo el piano mientras el cura escondido salía de una trampilla del suelo…jajajaja..pagaría por ver ese dibujo ahora.

Como la fiesta de “La Buena Madre” se repetía todos los años..la cosa perdía gracia. Y ya con 14 sencillamente deseabas que a Enriqueta la hubieran matado el primer dia de la revolución o que hubiera sido un pendón y no le hubiera dado por esconder curas. Creo que llegué a dibujarla muerta.

Otro personaje ilustre que todos los años tenía su actuación estelar en mi colegio..era ¡¡El Padre Damián”. Otro ilustre de la congregación. Para que no se nos olvidara todos los años nos ponían la peli “ Molokai”, que para el que no lo haya visto…es de terror. El Padre Damián era buenísimo y se va a Molokai que era una leprosería donde no quería ir nadie y allí se encarga de cuidar a todos y convertirlos de su vida de de lujuria y desenfreno, porque los leprosos en vista de que la iban a palmar rápido se habían deslizado por la pendiente del hedonismo. Damián los convierte. Bien por él.

La primera vez que veías la peli con 6 años tenías pesadillas un mes, a los 17 te sabías los diálogos de memoria. Creo que todavía sería capaz de acordarme de alguno ( más información inútil)

Es increíble lo normal que soy con todo este pasado.

11 comentarios:

carlota. dijo...

Yo fuí a un colegio de monjas hasta los 7 años , no tengo casi recuerdos , sólo uno de pesadilla .Había una habitación que no te dejaban entrar , y claro todos querían entrar y creo que todo el que entraba salía igual , corriendo como un loco , la habitación estaba llena de figuras de santos , a las que les faltaba alguna pieza del cuerpo ...daba miedo .

Un saludo .

Anónimo dijo...

Yo también fui a un cole de monjas terciarias desde los 5 años a los 14. Ni fu ni fa, la verdad. Cuando era pequeña recuerdo que si decías que se te movía un diente, la madre Gregoria te lo arrancaba y tú encima le dabas las gracias y se lo llevabas a tus padres para que lo colocaran debajo de tu almohada y el ratón Perez te dejara una monedita.. Joder si eso pasase ahora...Vamos es que llega un niñito/ta a su casa con un diente arrancado por la monja de turno y la trifulca entre padres y monjas la cubren todas las cadenas de tv del pais.Imagino que también hubo cosas buenas pero ahora no recuerdo ninguna.En fin, eran otros tiempos gracias a Dios.
MALVALOCA

Anónimo dijo...

BUENISIMO QUERIDA H.M!!! me parto tia, q horror MOLOKAI... y no te acuerdas del himno? por dios Ana: viva el colegio, viva el colegio, con entusiasmo yo cantaréeeeee y así felices mis días pasan, toda la vida lo recordaré!!!!!
JAJAJAJAJA dios q infancia más marcada....
MUA!

Elvira dijo...

Muy bien escrito y divertido!!

orondil dijo...

¡Anda! ¿No será el Enriqueta Aymer del barrio de Las Águilas?.
Pues sí es que si, seguro que has ido al (extinto) cine San Ignacio.

Ya decía yo que me eras familiar (jejeje).

JuanRa Diablo dijo...

Bueno, tendrás que preguntarnos a todos si realmente te vemos normal... ;)

Kuin dijo...

Jajajajaja tiaaaaaaaaaa a mi tambien me enchufaban "molokai"...joder con las monjitas...ah! y mi uniforme tambien era marrón, deo e morirse (de ahí mi odio por el marrón, gracias hermanas)

A mi mi cole ni fu ni fa, siempre me sentí fuera de lugar, yo quería ir a un cole con niños y así tirando a cumbayá, pero mis padres tuvieron mala experiencia con mi hermana mayor y nos llevaron a un cole de monjas. Nunca me gustaron las monjas, ni llevar uniforme y si a eso le sumas "Molokai", la campaña del domund" (con la hucha de la cabeza de negrito para poner tus aportaciones), el mes de María, la imposición de la ceniza ...pues el resultado es que NUNCA JAMÁS llevaré a mis hijos (juas si es que tengo) a ese colgeio ni a ninguno parecido.

Fui feliz el dia que terminé 8º de EGB y además le dije a la monja portera que nunca volvería a poner los pies allí (y así lo he hecho). Estaba feliz de ir a un Instituto público, sin uniforme y con "niños".

Tengo algunos buenos recuerdos, relacionados con profes que no eran monjas y con amigas del cole, pero digamos que la etapa del cole pasó sin pena ni gloria.

deRositas dijo...

Por fin la Madre Enriqueta en tu blogg!!!
Besos

anicabonica dijo...

"la originalidad mal entendida es peligrosìsima" ja,ja,ja,ja....
Entiendas o no a tus neuronas,a mì me encantan.
RISAS MIL,siempre

Sílvia dijo...

Tus neuronas no tienen problemas, siempre se nos quedan marcadas cosas que son irrelevantes... Es lo que hay.

Yo sufrí 10 años de monjas y 2 de curas (en BUP) hasta que, en una acción reivindicatoria, dije que o me cambiaban al instituto o dejaba de estudiar (y debieron de creérselo...).

A pesar de todo, los recuerdos del cole de monjas no son malos en absoluto y, como era pequeño (una sola linea), cuando me encuentro con compañeras aún me hace ilusión.

Anónimo dijo...

"La buena Madre Enriqueta y el Padre Damián"... Durante un año estuve yendo a un colegio de monjas (privado concertado) porque no obtuve plaza en colegio público. Ambiente ranciete y monjas puribeatas co la agresividad bajo ese manto de bondad aparente. Suerte que a mí no me daban clase ellas porque no creo que hubiese soportado tanta falsedad y represión. Tata_Keli