viernes, 17 de septiembre de 2010

EN BICI

Mi relación con las bicis empezó a la temprana edad de 5 años. El día de Reyes, pobrehermano B y yo entramos en el salón corriendo excitadísimos a ver los regalos.

Había carbón. Una montaña enorme debajo del zapato de cada uno.

Lloramos muchísimo.

Detrás de un sofá había dos bicis.

Mi padre tenía un sentido del humor muy negro.

El caso es que a mí me tocó una bici roja con ruedines por supuesto y a pobrehermano una azul. Estábamos en éxtasis. Nos las llevamos a Los Molinos y allí dimos el coñazo todo ese invierno y el verano siguiente dando vueltas a la pérgola como locos. No entiendo como nuestra familia no nos asesino tirándonos a la piscina atados a las putas bicis..porque el ruido que hacen los ruedines sobre el pavimento de gravilla es completamente desquiciante. Será que tenían mucha paciencia (que yo no he heredado) o eran duros de oído.

Cuando aprendimos a montar sin ruedines ya podíamos ir en bici a casa de nuestros amigos. Cogíamos la bici y nos íbamos por la mañana a ver a unos y otros y en días especiales incluso hacíamos excursiones. Aclaro por si alguien tiene dudas o se ha creído que lo de la vigorexia actual tiene raíces en un pasado deportivo, que yo era un paquete montando en bici y me cansaba y protestaba mogollón en las cuestas.

En la protoadolescencia, esa etapa tan mala de 12 ó 13 años, tu bici te daba status. Si tenías una bici molona tenías más posibilidades de “gustar” a alguien. Era patético pero así funcionaba. Mi padre con buen criterio pasaba de comprarme otra bici, pero a pobrehermano B le compró una de cross superchula. Un buen día, conseguí que me la dejara a cambio de hacerle la cama, darle dinero, cederle mi ración de canelones y darle el coñazo hasta el infinito. Allí que me fui con su bici de cross, que pesaba un quintal y había que hacer un esfuerzo sobrehumano para moverla…pero merecía la pena si el “menganito” de turno me iba a dirigir la palabra aunque solo fuera para admirar una bici que no era mía. (Nunca hay límite para el patetismo protoadolescente)

Supongo que el menganito de turno algo me dijo que me dejó obnubilada porque olvidé la bici tirada en medio de una calle…donde fue debidamente atropellada por el Land Rover del huevero. Creo que fue la primera vez en mi vida que pensé: por favor..que den marcha atrás al tiempo..necesito que sea hace 2 minutos para intentar salvar mi pescuezo.

La bici estaba completamente destrozada. No había manera de disimular aquello. La arrastré a casa como buenamente pude y mi padre me echó una bronca monumental. Me echó tal bronca que muy digna dije: me voy de casa. Salté la tapia y me instalé en unas rocas que había en el prado de detrás de casa dispuesta a empezar una nueva vida. ¿He comentado ya, que no hay límites para el patetismo protoadolescente?

Creo que después de esa experiencia traumática, la bici pasó totalmente a un segundo plano en mi vida deportiva. Ahora que lo pienso..mi vida deportiva pasó no ya un segundo plano..sino que fue completamente desterrada de mi existencia. El caso es que los vespinos llegaron a nuestras vidas y ya solo había que tener contacto con las bicis como mera espectadora.

Animé a exnovio en las carreras de bicis que participaba, creo que incluso le acompañé a comprarse una superbici de carreras.

Asistí con Juan a la llegada del Tour en París en el año 96. Esto moló mogollón aunque Induráin no ganara.

Hice un breve intento de montar en bici al empezar a salir con el ingeniero. Casi me desmayo a mitad del paseo y creo recordar que hasta vomité. Él no se acuerda, gracias a Dios.

Y hasta este verano mi relación con las bicis era así, distante y agradable. En julio, ya lo conté, me reencontré con el mundo ciclista en Berlín. Me lo pasé en grande y gracias a mi formidable estado de forma ( jamás pensé que diría algo así) se me dio de lujo y no tuve ni agujetas.

Este finde celebro ese reencuentro por todo lo alto:

Hoy me voy a zampar el atasco del siglo para salir de la ciudad imperial porque la vuelta llega aquí hoy. Todo la ciudad y alrededores está cortada…¡¡yupiii!!!...así que calculo que me tiraré 2 horas y media en la carretera.

Mañana me voy a zampar el paso de la vuelta por Los Molinos. No habrá atasco, pero para el que no lo sepa, La Vuelta conlleva un millón de helicópteros haciendo ruido, policía con sirenas, ambulancias con más sirenas, un tío con un megáfono diciendo cosas que nadie entiende y la sintonía de la vuelta a todo volumen. Eso puede parecer inofensivo…pero como mañana estaré para el arrastre después de haber salido hoy porque son las fiestas, La Vuelta será un factor muyyy negativo para mi holgura craneal.

Y el domingo tendremos que sincronizar relojes para no coincidir con la llegada de la vuelta a Madrid, aunque esto me importa menos…me enternecen esos mensajes paternalistas y absolutamente inútiles que hay en las pantallas de la de la M30: “Por evento deportivo, tráfico particular cortado en el centro. Se recomienda el uso del transporte público”. (Me encantaría trabajar poniendo mensajes en esas pantallas, me lo pasaría en grande)

Esta ha sido mi relación con el mundo de las bicis. No voy a decir que a mi edad “ni de coña” me compro una bici, porque visto lo visto, no soy una tía de palabra y lo mismo dentro de poco me compro la bici, las mallas y el resto del equipamiento de tortuga Ninja y me lanzo al mundo del descenso de montaña…

..Nunca se sabe.

31 comentarios:

Diva Gando dijo...

Las bicis de antes tenían los asientos grandes y no te dolía el trasero cuando montabas, o quizá es que yo tenía el culo más pequeño... Va a ser que es eso. Jo!

SPEEDY-TXABI dijo...

Nunca digas nunca... y si no, gira tu cabeza y contempla tu reciente pasado-presente-futuro como runner.
(pero a mí, la bici, me parece un auténtico coñazo...)

El niño desgraciaíto dijo...

Yo dejé la bici cuando iba por las carreteras alrededor de Ávila y los caminos que pasaban me levantaban la camiseta hasta la cabeza con el rebufo. Entonces comprendí que no merecía la pena morir por ir en bici.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Te pega mogollón el trabajo de poner mensajes en las pantallitas. Te deahogarias, desquiciarias a la peña...Deberias presentarte.

Doctora Anchoa dijo...

Estoy con Gonzalo.
Podrías no avisar del atasco en el primer cartel, y en el segundo decir algo así como "¿A que jode?". Uy, creo que yo también quiero ese trabajo, tiene que ser fantástico para desarrollar la creatividad.

Anónimo dijo...

Perooo... cuando hablas de montar en bici con las prinzezaz por Los Molinos tú en qué vas, en mula?
Tochi

Di Vagando dijo...

Diva, por qué me has recordado a aquel sketch de la monja de Martes y Trece?

Speedygirl dijo...

jajaja, me parto, sólo dos cosas: ¿atropelló la bici el huevero? ¿precisamente el huevero? y... los canelones NUNCA deben cambiarser por NADA del mundo. Los canelones son ¡SAGRADOS!

NáN dijo...

La gracieta del carbón; y la de esta noche te llevo al cine... de las sábanas blancas; y el vamos en el coche... de San Fernando, unos ratitos a pie y otros andando.

Dios mío, ¿en qué colegio estudiaron nuestros padres? ¿Es que el colegio de SM no significaba de Santa María?

Mi Orbea, negra y grande, para que aguantara los crecimientos hasta la mili (tenía que pedalear pasando de un lado a otro, como los ciclistas en la montaña) creo que la vendían con una botella de 5 litros de mercromina. En eso consistía nuestra protoadolescencia versión Hombrecitos.

NáN dijo...

Ahora vamos al asunto central.

Se puede ser pava, y lo tuyo fue de Premio Extraordinario, pero es difícil ser tan santos como tu hermano y tus padres. Porque no cuentas que te infligieran heridas graves; y cuando decidiste que la vida heremítica sobre las piedras no era lo tuyo, suponemos que te dejaron entrar en casa.

Anónimo dijo...

Mira:

http://picasaweb.google.com/lejarzegi/Vacaciones2010#5517873602390353922

de vacaciones por las ciudades europeas con las bicis. Mi princeza tiene la edad de la tuya pequeña. ¡Mola todo! y cansa mucho menos que correr, vas a comparar!!!

Lola dijo...

Moli!! Yo ya he salido de Toledo, espero que no tengas dos hora de atasco!!

Por cierto que estarè alli hasta el 9 de octubre currando, a lo mejor un dia podemos tomar un cafe si quieres!!!

A mi me encantan las bicis, hace un par de años tuve la suerte increible de currar dos meses en Cambridge, la experiencia fue la leche y una de las cosas que mas me gustó fue tirarme los dos meses con la bici; hasta hacer la compra era una aventura genial. El mes que viene vuelvo con 3 amigas y se lo quiero enseñar en bici , ¡va a ser guayyyy! Después iré a Londres y las voy a abrasar con "historias de Londes"!!

Feliz finde! Vaya rollo he metidooo

Pablo dijo...

Molan las bicis.
¡Moli, cuánto tiempo!.

Pablo dijo...

Molan las bicis.
¡Moli, cuánto tiempo!.

papacangrejo dijo...

Nosotros nos hemos comprado dos de paseo, asientos anchos y mullidos y manillares altos. Ahora, no nos esperéis para hacer descenso de montaña, ni subida, ni carretera... Vamos para dar un paseico con cangrejito.

Anniehall dijo...

Todos mis veranos infantiles y protoadolescentes sobre una bici en el pueblo: de la ermita a la plaza y de la plaza a la ermita. Y todo el año suspirando por ello. Que recuerdos

María_MC dijo...

Aunque abandonada, yo también tuve una etapa de mi vida en la que la presencia de la bici era constante.
Me acuerdo una vez que la vuelta España pasaba por Pontevedra, estába con mi padre viéndola por la tele y cuando vimos que se acercaba a casa de mi abuela, bajamos para verla pasar.

La película "Los bicivoladores" marcó un hito en mi vida y, como a edades tempranas, todos somos temerarios, me dediqué a hacer el idiota con ella: no me llegaba la carretera y la alameda, tenía que bajar las escaleras, hacer saltos en rampas, caballitos y demás estupideces de las que mis rodillas y codos tienen recuerdo en forma de bonitas cicatrices que asoman cuando pongo falda y manga corta. Una nunca piensa que en un futuro va a lucir pierna cuando es niña y le entusiasma una peli.

Ana dijo...

Mi preimera bici también era roja, con sus ruedines y la campanilla,jejeje

Y curioso, por que dicen que una vez que aprendes a andar en bici no olvidas, y ahora no tengo equilibrio y me duele el culo cuando monto (intento se entiende),jejeje

Elvira dijo...

"olvidé la bici tirada en medio de una calle… donde fue debidamente atropellada por el Land Rover del huevero" Jajajaja!

José Antonio Peñas dijo...

Si esas piernas de la foto son tuyas debo decir que mi opinión sobre el deporte acaba de cambiar radicalmente.

A la citela estan dijo...

Las bicicletas generan varios problemas... jo tambien la abandone y ahora cuando me monto... jue como me duele el culo!.
Es la primera vez que comento aqui, la verdad es que hasta el jueves pasado no habia encontrado el blog... la verdad me lo he repasado de arriba a abajo y en muchas de las cosas me siento hiperidentificado. Tienes un lector mas al que hacer disfrutar, enhorabuena.

NáN dijo...

Anda, Peña. Es verdad. No me había dado cuenta de que había unas piernas, porque quedé embobado con la solidez (y limpieza) de la bicicleta. Apuesto a que es inglesa (la bici). Feas construcciones, las inglesas, pero de una solidez y fiabilidad que las vuelve hermosas.

BLN dijo...

Yo me sentaba en el sillín el 23 de junio, en la Costa Brava y ya no me bajaba hasta el 15 de septiembre. Para mí bicicleta=verano. En Barcelona no teníamos, así que me evoca sol, playa, mar, calor, espardeñas, bermudas,polvo y hermanos. También las dejábamos siempre tiradas y nos pasábamos el día reparando pinchazos. La misma cámara te duraba todo el verano, pero acababa como un queso gruyere.

Por cierto tengo una cicatriz en la pierna de una caída de mi Orbea roja.

Oriana dijo...

jaja,muy oportuno el huevero. Mi trayectoria es muy irregular, me costo un webo aprender y siempre en bici prestada...ya ahora lo he retomado con una bici de montaña de pobrehermano, que me queda enorme; a ver si puedo mantenerme lejos de los hueveros jajaja...bss

Pikifiore dijo...

Yo era tal paquete montando en bici,que desistieron conmigo y en los campamentos me llevaban directamente en la furgo,jajaja.
PD:Tu pueblo me mata...aun tengo resaca dp de las dichosas fiestas

Euclides dijo...

Sobre la foto podría decir algo en la estela de José Antonio Peñas, pero como no podría competir, lo dejo. En lo de la bicicleta... te diré que es una relación la que tengo con ella mucho más larga que mi matrimonio, y si bien no puedo decir que le sea tan fiel como a mi mujer (a mi bicicleta la engaño con el coche muchas veces), nuestra unión sigue siendo sólida. En otras palabras mi bici y yo somos una pareja bastante bien avenida. La prefiero a la carrera, me cansa mucho menos y me lleva más lejos.

Anónimo dijo...

Moli, veo que has leído Ángulo de reposo, de Stegner. ¿Algún comment sobre el traductor...?

molinos dijo...

Diva..lo que necesitas se llama ahora "bici de paseo". Las que cogimos en Berlín eran así..las otras son para deportistas..que no es nuestro caso. Tu estas estupenda. :)

Speedy..yo ya nunca digo nunca. A los hechos me remito.

Niño..a mi me pasó eso este verano corriendo cerca de la casa de la playa..sin arcén. Decidí correr campo a través para no morir atropellada..el deporte no merece ese riesgo.

Gonzalo..¡¡si!! llevo todo el finde maquinando las frases que pondría..y además las iría cambiando rapidamente para que la gente dijera: ¿ es posible que ahí pusiera " te vas a zampar un atasco de 3 pares"? oh..me encantaría.

Doctora..además quitaría mucho stress y sería creativo. Justo lo que necesito.

Tochi..yo voy corriendo y ellas en bici.

Di..¿escatológica tú? pero tu no eras la densa de la blogosfera?

Speedy..Juanito el huevero de "La pequeña" que se llamaba su tienda. Los canelones son el último recurso del soborno..cuando ya has quemado todas tus naves...eso y caricias en la espalda.

NáN...exacto..todas esas gracietas..pero "nuestros padres"..eran de generaciones muy distintas. El mío era de la tuya más concretamente...no te veo yo diciendole esas cosas a Hijo....claro que yo tampoco se las digo a las princezaz..¿ somos de la misma generación?? abrazos viriles.

Nán bis. No recuerdo qué paso cuando vi que mi plan de vivir sola no iba a prosperar..supongo que volví a casa y fue el turno de molimadre para regañarme.

Anónimo..gracias por enseñarme la foto y no es mal plan para laz princezaz. Lo pensaré para el año que viene.

Lola...al final el atasco fue menos. Las bicis molan en plano..lo demás es sufrimiento absurdo. Que envidia Cambridge.

Pablo..un beso.

Papacangrejo..esa es la idea..bici de paseo y en llano.

Annie..exacto..del pueblo a casa, de casa a la piscina de mengano, al buzón, al pueblo..todo el día con la bici.

Maria MC..¿ Los bicivoladores?? jajajajajaja que mítica. Como los caraconos y mi novia es una extraterrestre...programación de autobús. El lémur se rompió una pierna por hacer el gañán con la bici..eso también me lo ha contado.

Ana, es verdad que no se olvida..al principio es un poco raro pero luego vas fenomenal aunque tendrás agujetas.

Elvira..me parece fatal que te rías a costa de mi "pavismo"..pero ya lo he dicho antes fue "juanito el huevero" que por otro lado también se cogió un cabreo de mil pares.

Peñas..esto va a quedar mal..pero mis piernas son mejores.

A la citela..bienvenido. Soy muy normal en eso me parezo a todo el mundo. :)

Nán..mis piernas no son inglesas..pero fiables si. Más abrazos viriles.

BLN..¡¡es verdad!..el kit de arreglar pinchazos que había que echar saliva...qué clásico.

Oriana..¿ bici de montaña? disfrazada de tortuga ninja? qué horror.

Piki...¿me viste? :)

Euclides..bienvenido de nuevo. Yo voy a ver si paso de la bici por ahora..creo que con correr y nadar tengo el cupo deportivo completo.

Anónimo..¿ eres tú el traductor? tenía varias cosas señaladas en el libro, algunos párrafos que me gustaron y algunas cosas que me chirriaron pero se lo dejé a molimadre y tendrás que esperar a que lo recupere para poder decirte algo. No lo recuerdo horrible...como otros muchos que he leído pero sí se que hubo cosas que me llamaron la atención pero lo mismo eran erratas..en unos días te digo algo. ¿ok?

Di Vagando dijo...

Ooops, llego un poco tarde, es q me estoy docuemntando pq tengo q escribir de bicis (se sabrá porqué).

Oye, q tiene q ver lo de Martes y Trece y su monja sin sillín en bici con la escatología? Hablamos del mismo sketch? (o como se escriba eso)

Y lo de densa no me lo dices tú a mí en la calle, forastera.

Anónimo dijo...

Visit www.theclothing.net to buy Coloriffics, Blankets, V Necks, Teddy, Tanks, Tony Bowls Evenings, Bootcut Jeans, Clutch, Leggings, Crewnecks, Duffle, Tony Bowls Paris, Sherrihill, Lingerie, Fashion Clothes, Home, Fashion Shoes on sale designed by Elan International, What Goes Around Comes Around, Prabal Gurung, Falling Whistles, By Malene Birger, Charlie My Love, Sergio Rossi - always on sale!

Paz dijo...

Ya sé que está fuera de tiempo el comentario, pero es que tengo que hablarte de Brianda, una Torrot granate, con ruedas grandes y sus platos y sus piñones, con la que viví unos veranos espectaculares entre los 11 y los 15 años. Seguimos juntas más tiempo, pero las burradas las hicimos entonces.
Ella se enamoró de una BH California azul y amarilla y yo del que la llevaba jejeje
Ahora no me atrevo a cogerla y la tengo encerrada en un trastero, lo que me da cargo de conciencia.
El nombre se lo puse cuando comprendí que era mucha más que una bici, era una Amiga.