jueves, 5 de noviembre de 2009

MI “NO VIDA AMOROSA” I : El principio

Teoría de la Gacela Thompson aplicada al ligue.

En la época de ligoteo, los tíos salen a la caza de las tías (gacelas Thompson). Primero se fijan en la más guapa, la Gacela jefe y obviamente no todos son capaces de cazar/ligar a la más estupenda. Una vez comprobado este hecho por activa y por pasiva, se busca otro objetivo, esto es: la gacela herida. Entre las tías, la herida es la que no liga nunca porque pasa totalmente desapercibida. Está tan agradecida cuando alguien se le acerca que el esfuerzo que hay que hacer para ligársela es prácticamente nulo”

Yo soy una gacela herida de mentira. NO ligaba nada, pero cuando algún incauto se me acercaba creyendo que sería un objetivo fácil yo abría la boquita y los ahuyentaba.
Éxito tras éxito, noche tras noche.

En los orígenes de este desastre podemos situar a “Costi”, ligue de campamento de verano que intentó darme un beso con lengua. Creo recordar que me resistí con fuerza. Supongo que esperaba algo más sugerente que un morreo en medio de la niebla en el Naranjo de Bulnes, supongo también que pensaba que podía desechar esa oportunidad porque tendría miles y por supuesto desconocía la teoría de la gacela Thompson. Creía en mi atractivo, en una palabra.

Bueno, pues allí estaba yo a mi tierna edad de 14 años, desechando oportunidades amorosas. Dejé al pobre “Costi” y me lancé a los brazos de P. que a lo mejor él no lo sabía, pero era gay. Aún así, cuando llegamos a Madrid y por supuesto juramos mantener el contacto desapareció de la faz de la tierra.

Los siguientes años mis padres me mandaron a Irlanda, país en el que debería haberme quedado a vivir porque mis éxitos amorosos fueron francamente impresionantes. Tres años, 4 ligues. Espectacular. Jamás he vuelto a tener ese porcentaje de éxito. Analizado años después, debía ser porque mi sarcasmo en inglés pierde mucha gracia. Estuvo bien, fue divertido y aprendí muchísimo sobre la técnica del beso adolescente de tornillo y el magreo sin control. Recuerdo vagamente a 3 irlandeses y muy intensamente a un francés increíblemente guapo con el que mis problemas de comunicación eran espectaculares porque él no hablaba inglés y yo no tenía ni idea de francés…pero lo menos importante era lo que hablábamos.

Durante 3 años mi vida amorosa era exitosa un mes al año y para mí era suficiente, ¡ menos da una piedra”!

La vuelta a mi rutina molinera, era francamente decepcionante porque el resto de mis amigos/as había sufrido una revolución hormonal en la que parecía que sus hormonas se habían puesto de acuerdo para gustarse y todos se emparejaban con todos. Un sin vivir de fulano sale con mengana, mengana se ha enrollado con zutano, zutana está con fulano. Y yo en medio, viéndolas pasar. La verdad es que estaba peor que pasar, era la confidente de todos los tíos que me molaban: “moli, me gusta mengana”, “moli ayer me enrolle con zutana pero a mí la que me gusta es la otra” y otras cosas peores como " tu es que eres tan maja" que quiere decir no me planteo enrrollarme contigo aunque fueras la única tía sobre la faz de la tierra. Por otro lado como mi vida amorosa era inexistente me compensaba viendo la de los demás. Por supuesto durante este tiempo, me molaron varios que no me hicieron ni el más mínimo caso, probablemente ni me vieron. Otros sin embargo se liaron con mis amigas.

Un buen día de fiestas en Los Molinos, bueno, una noche, acabé enrollándome con un tío conocido como “El Gato”. Fui gacela Thompson total. El tío en cuestión acababa de ser abandonado por una amiga mía y sufría muchísimo, escribía cartas para ella y todas esas cosas patéticas que se hacen con 18 años. Sufría mucho, pero el rollo es el rollo y las hormonas son las hormonas, así que allí estaba yo. El hombre necesitaba un hombro en el que llorar y alguien con quien enrollarse y empezamos lo que por aquel entonces se conocía por “salir”.

Salir, lo que se dice salir, salíamos poco, porque vivíamos a 3 trasbordos de autobuses, íbamos a distintos colegios y como mucho quedábamos un día a la semana.

Nuestra más exitosa cita fue en un concierto de Nacha Pop en Jácara. Recuerdo perfectamente que acudí a dicha cita acarreando mis libros de 2º de BUP, especialmente el de latín que estaba forrado con un ¡¡papel de corazones rosas!! ( quien era yo, madre mía). En fin, durante el concierto no nos separamos de la pared del fondo y creo que conseguí estar un par de horas sin respirar.

Para mi, todo parecía ir sobre ruedas después de ese maratón hormonal. Sin embargo no tenía ni idea de nada. La siguiente vez que me llamó, era para “hablar”. Ahora ya sé que eso siempre es malo, pero en aquel entonces no me lo pareció.
Allí que me fui, tan ufana con mis hombreras y mis vaqueros nevados, a la cafetería “Chiquito” de Madrid. Llegué y me soltaron el repertorio entero de clásicos: no eres tú, soy yo, te mereces a alguien mejor, no estoy preparado…blablablá. Salí llorando y pensando qué era superdesagraciada.
Lo que nunca pensé, es que 20 años después me descojonaría al contarlo en mi blog.

Y hasta aquí la primera parte de “mi no vida amorosa”. A lo mejor continúa.
Conocidos que me leeís de aquella época..dado que no tengo vergüenza, admito comentarios aclaratorios sobre ese momento tan patético de mi vida.

27 comentarios:

javi dijo...

Yo había escuchado la teoría, pero con el nombre de gacela coja que queda un poco más visual: esa pata tiesa, ese bicho arrastrandose con las restantes, el león que corre que se las pela... ñam.

Lástima que me la contaran cuando tenía 28 años cumplidos.

molinos dijo...

Javi..no vale comentar a mitad de texto. NO te ha dado tiempo a leerlo entero...

Vicent dijo...

Si Catilina levantara la cabeza...

Anónimo dijo...

Osea que eras tu la del fondo en el concierto de Jacará...yo estaba en todo el mogollón...claro que yo "solo" iba a escuchar música
Fdo: Jiom

molinos dijo...

Jiom...no me tires de la lengua que cuento lo de los petitsuise.

Esta noche nos vemos, no??..jajajaja

camaca dijo...

Hombreras y pantalones nevados...
¿y calentadores?

Anónimo dijo...

Yo con mi primer noviete de vera(el amor de mi vida, jajajajaja, lo creía firmemente)me besaba durante horaasssss, hasta que su primo (más listo que nosotros) nos dijo que teníamos que abrir la boca, pero se le olvidó el tema lengua, jajajajaja...lo mejor de todo es que abríamos la boca y los dos sentíamos una sensación casi mágicaen el estómago. Ahora me doy cuenta que era el calentón pero si que había algo de mágico.
Clara

Aspective dijo...

Que triste. Si yo a esa edad hubiese llevado tu promedio no me quejaría de nada. A mi no me "descubrieron" las tías hasta pasados los 30...

Aspective dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Marta González dijo...

Definitivamente, me gusta tu sinceridad y manera de expresarte.

:)

Xinax dijo...

yo incluso mencionaria el hecho de que más que una gacela de thomson o como sea, imaginarte con los pantalones nevados, las hombreras y esa voz tuya, tan, tan ....esto ... mmmm.... voy a san google a buscar un pajarraco que te defina.
Si eso te lo digo mañana...


Pd. Muy bueno , me desorino toda, contigo.

Laia... dijo...

En verdad creo que todas las vidas noamorosas de esa edad han sido igual de cutres.

Lo jodido no es que te descojones contandolo, es que realmente creias (vale, creiamos) que el mundo se acababa ahi... Aix, santa inocencia!

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

La teoría de la gacela es la teoría de la cuarta ¿no?, bueno, cualquier día la explico a ver si es lo mismo que ahora estoy muy liado

MissMurphy dijo...

Yo me pasé toda la adolescencia siendo la chica a la que pedían ayuda para ligarse a la tía buenorra, así que me suena familiar,jajaja! Luego en la universidad empecé a ligar más, pero como después de ese panorama adolescente estaba más perdida que un pulpo en un garaje, normalmente ni me enteraba de que me estaban entrando a menos que fueran muy a saco (en cuyo caso los ahuyentaba porque a mí me agobia mucho que me invadan mi espacio personal sin yo esperármelo).

La técnica de la gacela la conocía, pero el nombre no, qué cosas...(Por cierto, si con el sarcasmo en Gran Bretaña se liga voy haciendo las maletas a la de ya, que yo lo practico mucho pero mucho me temo que es como la 2, para inmensas minorías...

Elvira dijo...

Yo también ligaba mucho más con extranjeros que con españoles. Supongo que al hablar inglés o francés resultaba más dulce :-) Tener un "verbo potente" no molaba entre los chicos españoles, en cambio a los extranjeros les hacían mucha gracia mis comentarios. A los de aquí les gustaba más calladita, jaja!

Digas lo que digas, creo que ligaste bastante (a esas edades, un ligue o dos por año no está nada mal).

hitlodeo dijo...

Desde el punto de vista del león cazador, la caza comienza con el rugido en manada de: "muy mal se tiene que dar la noche", y acaba, en un 90% de los casos, en un pedo de colores.
A los catorce teniamos una pandilla, y ahora la recuerdo como Falcon Crest. Los cambios de pareja eran habituales. Había crisis, se rompía, se pasaba un mal trago, se salia con otra persona de la pandilla, y tras unos días todos tan amigos.
¡Qué tiempos!
Abrazos

molinos dijo...

A ver que no os enterais. NO me comí un colín...me molaban tios que pasaban millas de mi, y no uno, ni dos ni tres..un montón de ellos.

Vereis cuando cuente la segunda parte..claro, que esa va a ser muchísimo más corta.

Mad Hatter dijo...

Muy interesante Moli, yo siempre pensé que las tías lo tenían mucho más fácil para ligar que nosotros, pero veo que en todos sitios cuecen habas.
Oye y es cierto eso de que la que más liga es la amiga simpática, feucha pero resultona, que siempre acompaña a todos los pibones.
Muchas gracias por ayudarnos a entender los entresijos de la MUJER... esa gran desconocida.

Rocco Lampone dijo...

En los tios pasa parecido, por un lado los pibones que se tiran a todo lo que lleve faldas y respire, y los normalitos, que a veces consiguen premio.
Luego estamos los que llegamos tarde al reparto de caras, y que sujetamos los vasos en las fiestas.

Un beso y buen finde.

Hilario dijo...

El otro día ví este video que me aconsejaron y me partí de risa. Te envío la dirección. A ver si de esta forma nos comprendes más a los ingenieros.
http://www.youtube.com/watch?v=sk5GP_bY41I

javi dijo...

Tiempo más que suficiente para leerlo, releerlo y meditar que chorrada escribía como comentario...

¿Acaso leo demasiado rápido para usted, forastera? :)

molinos dijo...

Javi..lo que me preocupa es que pierdas el concepto.

Me alegra que todos lo encontréis tan educativo y que mi desastrosa vida amorosa sirva para algo.

JuanRa Diablo dijo...

"debía ser porque mi sarcasmo en inglés pierde mucha gracia." Jajajajajajaja.

No te cortes en contar estas cosas tan patéticas (y tan nostálgicas)que veo aquí un filón de muchas risas.

Adaldrida dijo...

A mí los que querían liarme eran raritos. O estaban borrachos. O yo no quería. Yo buscaba algo... y sigo buscándolo. Quince años después: nunca me han besado.

Efe Morningstar dijo...

Molinos, hala, ligabas una barbaridad, so quejica. Tío, soso y friki te habría querido yo ver.

Achab dijo...

No me puedo creer que esto no haya continuado. Quiero más, quieo drooooooga

M dijo...

Moli,
me haces reir tanto!
agradezco esa manera de ver la vida con humor, sin dramatizar, y a ver si la hago mía :-)