viernes, 19 de diciembre de 2008

MATERNITY (VIII): Regresiones

Cuando tienes hijos te haces mayor, se supone que eres adulto y eres responsable. Es mucho suponer pero en fín..es más o menos así. Lo bueno es que a la vez que te haces una persona mayor vuelves a hacer cosas de cuando eras pequeño.

Primero de todo los horarios, nada de vivir en un desenfreno de horas..en que todo da igual..no, no..te levantas a las 8 y a las 10 y media estás que te caes de sueño.

Te levantas por la mañana el sábado y en vez de sentarte a tomarte el café tranquilamente mientras te lees la prensa, enciendes la tele y ves “Pocoyó”. No es un mal cambio advierto, en vez de cabrearte con la chusma que forman los políticos y los periodistas, te echas unas risas con el niño de azul y sus amigos. ¡¡Me pido Pato!!.

Recuperas buenos hábitos alimenticios. De “joven pareja”, la hora de la comida comprendía una franja horaria bastante amplia que iba desde las 2 hasta las 5. El momento de sentarse a la mesa dependía de a la hora que te hubieras levantado, el desayuno que te hubieras metido entre pecho y espalda y si había planes por la tarde. Ahora no, ahora se come entre 2 y 3 de la tarde como mucho…o te comen por los pies los churumbeles.

Si tienes mala suerte, puedes con 37 pasar la varicela, el sarampión, unas anginas de caballo o la tosferina. Si, si, es una putada..pero puede pasar.

Después de comer ya no te sientas a leer la prensa (que no has podido leer en el desayuno), te sientas en el sofá y recuperas pelis de tu infancia: Mary Poppins, La Bruja Novata, Los Robinsones de los Mares del Sur, Chitty Chitty Bang Bang…y os digo que hay algunas geniales.

Recuperas series de dibujos de cuando eras cani y le ves nuevos significados: Heidi, que es insoportable y te das cuenta de que el abuelo en su juventud había sido malísimo y purga sus culpas soportando esa niña tan cargante. Vicky el Vikingo…pero ahora ya sabes que se ponía en la nariz cuando hacía el gesto ese en el que se le ocurrían todas las buenas ideas, Willy Fog que es un carajippi con pasta…en fin…que te lo pasas en grande.

Vuelves a fijarte en los anuncios de juguetes. Desde que tenías 14 años no les habías prestado atención, pero ahora con 35 necesitas verlos porque ¿como coño vas a saber si no que es el “happy hospital de los micropuppets de Mattel”? o ¿ el coche de cars que con mando que se convierte en grua de los micromachines??

Por otro lado si tienes suerte, puedes jugar con juguetes que a ti nunca te regalaron. Por ejemplo, yo me pasé años pidiendo la Peluquería de Play Doll..y nunca me la trajeron…pero ahora M. la tiene y me fascina meter la plastilina, darle a la palanca y que le salgan los pelos azules al muñeco. Un trauma menos que acumulo.

Cuando tienes más de 30 hay cosas que en teoría es mejor no comer y en la práctica engordan que te cagas, pero misteriosamente con menos de 10 esas cosas son saludables. Tu nevera vuelve a estar llena de embutido y en la despensa hay galletas y lo que es mejor de todo…NOCILLA!!!!!... ¿Cómo no caer en la tentación de un sándwich de nocilla??...joder..si con 5 años les sienta bien, a mi, muy mal no me va a sentar. Las patatas fritas vuelven a ser un acompañamiento genial del pollo…¡¡fuera la ensalada!!!!.

Todo esto se me ha ocurrido hoy, porque ayer en un ataque de ansiedad me comí un padrastro, y me duele el dedo muchísimo. He ido al armario de las medicinas para ponerme algo…y ¡¡LLEVO UNA TIRITA ROJA DE DUMBO!!!!... mi madre jamás compró esas tiritas…y yo por fin.con 35 llevo una tirita de Disney!!!!!...

¿No son geniales las regresiones??.

8 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Molinos, he rogado a mi hermana que te lea. Se llama Ana, tiene dos hijas, le encanta la Nocilla (bueno, ahora no la toma porque desde el primer embarazo se hizo diabética) y yo creo que se va a sentir tan idetificada al leerte que lo va a pasar genial con tu blog.

Ainhoa dijo...

Me encantan tus escritos Maternityyyyyyy...Qué bien que lo cuentas todo, Rubi, te leo y es como si lo hubiera escrito yo misma, claro que tu lo haces divertido y sarcástico y ácido...y tan y tant bien que me apetece mandárselo a todos mis amgos con hijos para que lo lean! Ah...y me pido también a Pato, y un sandwich de dos pisos de Nocilla a rebosar, y la Bruja novata...jajajaja...
Mil besos

molinos dijo...

Queridos fieles lectores, podéis hacerme la publicidad que queráis..pero a mi madre no, que no lo entendería.

Gracias a los dos.

Princess Valium dijo...

y otra cosaaaa...¿pq ya no nos tienes enlazados?

Kuin dijo...

Jajaja casi has estado a punto de convencerme...jijiji pero me quedo en la regresión a los 16-18 en la que vivo desde hace un tiempo.

Pero tengo que admitir que lo que més envidio es poder tener nocilla en la despensa.

Un beso!!!

Mariachu dijo...

hola, he descubierto tu blog por casualidd hace poco tiempo y me he propuesto ser de las descerebradas que lo lea todo desde el principio, ojalá te hubiera encontrado antes, ¡Cuantas risas me estoy echando!

CECILIARUIZ dijo...

jaja me encantaa, creo que deseo de ser ya madre solo por jugar con ella a las barbies o a playmobil,aunque aun tendra que pasar varios añitos, jaja saludos

Anónimo dijo...

Acabo de conocer tu blog y ya no puedo dejar de leerte. Y como buena adicta a tus entradas que me he hecho, he decidido empezar por el principio y cada vez me gustas más, vaya risas me estoy echando, mi marido me mira y me pregunta q que me pasa, jaja.

Clau.