lunes, 22 de diciembre de 2008

MATERNITY (IX): El baño…ese dulce momento..o no.

Bañar a los niños es una pesadilla

El baño está al final de la jornada, marca el sprint final de tu día maternal, estás agotado y vislumbras la meta, pero como en todas las buenas carreras el final es lo más duro y de fuerzas andas justo justo y de paciencia ni te cuento.

Cuando el bebé es recién nacido, el baño supone un stress y además por increíble que parezca se necesitan al menos 2 adultos al borde del ataque de nervios para bañar una cosa de 3 kilos en una bañerita con un fondo de agua. Que uno solo le bañe no se contempla, es más la sola sugerencia de esa posibilidad provoca cara de pánico y algo del tipo:

- PERO CÓMO VOY A BAÑARLE YO SOLA?? ¿ESTÁS TONTO? ES IMPOSIBLE.

La infraestructura necesaria para tan sencilla operación involucra tal cantidad de elementos: toalla, esponja natural, jabón especial, termómetro, agua a la debida temperatura, pañal, body, crema, limpia oídos, limpia mocos, tijeras para las uñas…que la preparación lleva ya media hora larga.

El bebé además suele ser cabrón y así como en todo el día no se mueve..le sumerjes en el agua y empieza a berrear, dar cabezazos, patalear, cerrar los puños…en fin..que acabas empapado, con una contractura muscular y gritándote como verduleras cosas como: ALCÁNZAME LA TOALLA., ASÍ NO, QUE LE VAS SA HACER DAÑO, EL AGUA ESTÁ DEMASIADO CALIENTE, PUES HAZLO TÚ.

Cuando ya son más mayores, a partir de los 2 años, te relajas y piensas que ya está todo hecho. JA. Ahora resulta que o no se quieren meter en la bañera o no hay manera de sacarlos.

Por supuesto que además has caído en la trampa de los anuncios y crees que ya con 3 ó 4 años los metes en la bañera y puedes desentenderte 3 minutos, lo justo para ir a buscar el pijama y las zapatillas. En mi caso, las dejo dentro, el agua a la temperatura adecuada, los juguetes y les digo:

- Ahora mismo vuelvo.

Me miran con cara angelical y me voy confiada.

Cuando vuelvo, aquello es un aquapark con actuación incluida. Mi hija C. decide siempre que el agua está mucho mejor en el suelo del baño y saliendo hacia el pasillo que dentro de la bañera y además se cree Esther Williams. Ya me la he encontrado 2 veces subida al mueble del lavabo para hacer un doble mortal carpado y zambullirse en la bañera.

Me cabreo como una bestia y decido terminar con la diversión. Las fregoteo, les lavo el pelo inmune a sus gritos de “mamaaa, me pica” y las saco de la bañera. Y entonces empieza otra etapa, perseguirlas para ponerles el pijama, la bata, las zapatillas y peinarlas, a ser posible antes de que se me haga de día. ( estoy pensando que en esos momentos la banda sonora de mi vida debería ser la sintonía de Benny Hill).

Cuando termino estoy sudando, empapada, con el pelo revuelto y afónica de gritar.

Exhausta las miro para disfrutar de mis hijas limpias y descubro que C. se acaba de tirar la sopa de la cena por encima.

¿A qué edad se duchan solos?

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Me reconforto contigo cuando te leo Y compruebo que no soy la única mala madre desnaturalizada a la que no le gustó dar el pecho a su hijo y tampoco le gusta el momento del baño. Bueno...hay otras muchas cosas que no me gustan pero me las callaré. Sabes que hay padres y madres que dicen que son momentos únicos e irrepetibles..?????
MALVALOCA

JuanRa Diablo dijo...

Mi series favoritas son: Las chicas de oro, Siete vidas y Maternity, dirigida por una tal Molinos.
La banda sonora de tu vida esa de Benny Hill, no? :D (Me parto)
Mi hijo hace la ballena, coge agua con la boca y luego la expulsa con una puntería desastrosa.

Silvia dijo...

Al ser dos juntas, pues no lo sé, pero con ocho años ya pueden bañarse solos (al menos el mio si que comenzó a esa edad).

El problema entonces es que tienes que seguir controlando. En mi caso en tres campos: que se lave bien (sobretodo las orejas), que no acabe con el agua limpia disponible en el pueblo (porque le encanta quedarse debajo de la ducha hasta que entro en el baño gritando), y que se seque bien....

Eso sí, había conseguido que se fuera a dormir a las 10 o 10'30 de la noche y ahora, con 10 años, no hay manera....

Xinax dijo...

Adevertencia futura: Cuando tengan 15 y les preocupe tantísimo su apariencia, sus períodos de estancia en el baño superarán con creces las peores de las experiencias de cuando eran bebes, el uso y abuso del agua, y de luz y de tiempo... la mía parece que va a trasladarse a residir definitivamente a esa estancia de la casa. Además de tenerla llena de potingues, cremas antiacné, líquidos de lentillas, jabones de azufre , pinturitas de guerra, que no le dejo casi usar, y demás zarandajas...añaden un elemento completamente indispensable para la higiene: SU MÓVIL Y LA MÚSICA que meten dentro, a un volumén con más decibelios de los que se pueden soportar en período de guerra. Estoy deseando que te crezcan las prinZezas...dará mucho de si en tus post. Te lo juro.

Kuin dijo...

Moli,seré breve, citando una gran frase de nuestra querida Susu (amb el teu permís, Susu): tus post de maternity son un gran anticonceptivo.

Gracias por ayudar a que mi "llamada de la selva maternal" se esté retrasando, jijijij

Yo aun me ducho con el móvil y la música dentro...otra regresión??? jijiji

anicabonica dijo...

Este es el tercer post que leo de MATERNITY y creo que ya soy adicta.Tendrìas que ver y oir lo a gustìsimo que me rìo.Como mi hermano me he partido con lo de la banda sonora de Benny Hill.
Odio el momento secador,para que mis hijas se queden quietecitas y no tenga que ir yo con el apartado detra`s como si las fuera a atracar corriendo por toda la casa (mi secador tiene un cable larquisimo que da mucho de sì) tengo que cantar canciones con ellas a la vez que les seco el pelo,y como lo hago delante del espejo el contraste es bastante costernador ,porque tendrìas que verme el careto mientras canto el abuelito dime tù.

CECILIARUIZ dijo...

empece hace poco a leer tu blog, me estoy volviendo adicta, jaja, me encanta como describes ese momento tan maternal,yo aun no soy madre, tengo 30, me muero por vivir esos momentos, aunque luego me arrepiente de haberlo deseado tanto. saludos

Anónimo dijo...

Me ha sorprendido ver a Calvin y su madre. En mi ambiente no los conoce nadie.