martes, 23 de diciembre de 2008

LOS CUTRES

No puedo con los cutres. Me revientan.

Los cutres son ratas con excusa.

Si eres un rata y un avaro aprende de Mr. Scrooge y llévalo con orgullo. Proclama a los cuatro vientos que eres un rata ,un agarrado y un avaro, con dos cojones. Tú dinero es tuyo y no te lo quieres gastar, prefieres tenerlo guardadito para ser el más rico del cementerio, pues me parece muy bien. Ya sé con quien me las gasto.

Los cutres son otra cosa. Los cutres son ratas camufladas. Son gente que no reconoce que es avara, me ponen de los nervios. Cualquier gasto supone un trauma, “ mi dinero..mi tesoro”.Todo les parece caro y excesivo, sobre todo si es para los demás.

En Navidad los cutres salen de sus escondites para desarrollar todas sus artimañas de cutrerio y avaricia dignificadas.

Comienzan con las cenas de navidad, los cutres son los máximos defensores de fijar un menú en los ágapes. Quieren saber lo que se van a gastar pero la razón fundamental es que les repatea pensar que alguien vaya a pedir solomillo y ellos pollo y haya que pagar a escote. Los cutres no disfrutan de la comida, están mirando a ver si el de al lado come más entrantes o bebe demasiado ( porque la bebida no está incluida en el menú).

Los cutres profesionales son esos que en una cena multitudinaria cuando llega la hora de pagar y se dice “ tocamos a 32”, no pagan..pero como nadie se ha fijado, cuando falta dinero, dicen “ yo he puesto”. Y no es broma, conozco a varios que lo han hecho. Claro que el último que lo intentó conmigo….todavía se está arrepintiendo.

Los cutres consideran que las propinas aunque sean de 50 céntimos son excesivas.

Los cutres son los que en una cena, cuando te levantas de la mesa, se llevan la botella de vino con el culín que ha quedado porque “ para eso la hemos pagado”.

Los cutres son felices con el amigo invisible, y si hay un tope de dinero mejor. Ellos buscarán lo más barato que encuentren para regalar..pero por supuesto esperan que el que les regala a ellos se gaste hasta el último céntimo del presupuesto asignado. Un cutre además es rata con su tiempo también, así que si el amigo invisible es familiar, es capaz de llamar y decirle: he pensado que te doy el dinero y te lo compras tú.

Los cutres cuando van a las máquinas de café y preguntan con la boca muy pequeña: ¿queréis algo?...si te dignas a contestar que una botella de agua…vienen y te dicen..” vale, dame los 35 céntimos”. A mi me dan ganas de coger la botella y echársela por la cabeza…¡ qué 35 céntimos más bien gastados serían!.

Los cutres vienen a tu casa y siempre siempre tienen que hacer una llamada. Los cutres son los que te llaman al móvil y cuelgan para que les llames tú o peor cuando descuelgas te dicen: “ llámeme tú”.

Los cutres son además muy envidiosos. Les jode que tú hagas cosas, que vivas bien. Y no es que ellos no se lo puedan permitir, es que sólo piensan en las cosas por lo que cuestan o dejan de costar.

Los cutres siempre están pendientes de lo que hacen los demás, lo que gastan, lo que compran, lo que regalan. Son gente que se pega por algo si es gratis, aunque sea un mechero de un sindicato…si es gratis tienen que cogerlo y no porque lo quieran sino porque los demás lo han cogido….

Los cutres me dan pena. Son tristes con avaricia.

5 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Mi madre se creía que se decía "putre", de putrefactos. A lo mejor a los que se pasan de cutres ya deberíamos llamarles "putres" ;)

Kuin dijo...

Cuanta verdad…comparto tu sentimiento ante semejantes especímenes cutriles. Sacan lo peor de mi, no puedo evitarlo y me ponen de muy mala leche…y encima cuando el cutre está en tu familia y no puedes abrir boca a riesgo de una hecatombe navideña.

Lo mejor de todo…es que ellos hacen como si nada…de verdad ¿no se dan cuenta de lo cutres que llegan a ser? Si se viesen con mis ojos, …que triste.

Un beso!!!

Anónimo dijo...

Adopto a partir de ahora la palabra putre(factos). Porque lo son de espíritu.

Yo tuve un ex, putre como pocos. Era pijo de intenciones, pero no de cartera. Quería unos calcetines Furest, pero le dolian los 30 euros que valían, y así con todo. A ver, putre, se consecuente, o eres pijo y te da igual, o lleva lo del mercadillo con dignidad. Ni hace falta añadir que era el de los de pedirse entrecot, y el de n repartir las gambas, "porque los otros no lo harían". Un momento estelar de este individuo: fuí a Berlin y le regalé 2 jarras de cerveza. Lo primero que me dijo, cuando se las dí, fué: las has robado? Si imbécil, y me ha pillado la Gestapo por ti, me he pasado media semana en Spandau y por fin me han deportado con las putas jarras para ti. Oms. Abajo los putres.

Susu.

Marta Pilar dijo...

Yo he tenido una fase así, y me avergüenzo, porque no disfrutas de la vida y la vida no es eso.
Un saludo,
MP

CECILIARUIZ dijo...

yo siempre digo tal como vino el dinero el dinero se va, y si dando eres feliz pues da, pero deja de amargar a los demas, con tus conceptos de hay que ahorrar, vive el momento y ya esta