domingo, 7 de diciembre de 2008

BERLIN

Berlín fue nuestro destino en octubre de 2006. No me atría especialmente. No es que no quisiera ir, pero no tenía muchas expectativas. Como casi siempre, cuando menos te lo esperas, surge el flechazo.

Me enamoré de Berlín.

Es sin duda mi ciudad europea favorita. Si, si, París...ohh ..yo en París tengo la misma sensación que si entro en una tienda de lujo de la calle Serrano, todo es precioso, elegante, estiloso..pero no tiene nada que ver conmigo. Luego está Londres, con su niebla, sus costumbres, los pubs..pero tampoco es para mi. Praga es increíble pero tiene el síndrome del "parque temático"..convertirse en una ciudad para turistas.

Berlín es otra cosa. Me encontré con una ciudad desconocida, su historia, sus monumentos, sus habitantes, su idioma. Todo me era ajeno y sin embargo me sentía en casa. Me impresionó pasear por una ciudad donde la II Guerra Mundial está presente en cada calle y en cada esquina.

El Telón de acero, el Muro. Desde España parecía casi historia antigua, alli era vida diaría, las calles divididas hasta hace nada, los vecinos separados, el Museo del Muro donde se cuentan las historias de todos los que quisieron escapar y los que lo consiguieron. Potsdamer Platz...debajo está el bunker de Hitler, está ahí, pero no se puede visitar. El Reichstag, totalmente reconstruído y aún así con aroma a guerra y destrucción. La Puerta de Brandenburgo, impresionante, durante años en tierra de nadie entre las dos Alemanias. El Memorial del Holocausto, sencillo y conmovedor. Unter den Liden...palacetes, la universidad, las embajadas....al final la Isla de Los Museos. Berlín del Este, a pesar de los años desde la caída, la división es todavía visible.

Es una ciudada accesible, cercana, cómoda y agradable. Era totalmente desconocida y a partir del flechazo me he dedicado a conocerla. Este post gafapasta de hoy viene a cuento porque he leído en el periódico que en Alemanía se ha estrenado " Anonyma. Una mujer en Berlín", basada en el libro "Una mujer en Berlín". Son los diarios de una mujer desde el 20 de abril hasta el 22 de junio e 1945, es decir desde que los rusos comenzaron a entrar en Berlin hasta que llegaron los americanos. Es un libro estremecedor. El instinto de supervivencia es más fuerte que todo lo demás. Me impresiono como en cuestión de días se puede pasar de vivir en la civilización más sofisticada a prácticamente pasar a ser bestias preocupadas por comer y no morir.

Para terminar este post culturetas dejo una lista de libros, pelis o documentales sobre Berlín, Alemania o la II Guerra Mundial.

- Stalingrado de Anthony Beevor.
- Berlín, la caída 1945 también de Beevor.
- Vida y destino de Vassili Grossman.
- Sin destino de Imre Kertész
- Una princesa en Berlín de Arthur Solmssen. Sobre el periodo entreguerras que llevó a los nazis al poder.
- Historias de Berlín de Christopher Isherwood.
- Hermanos de sangre. Estupenda serie de la cadena HBO. Se puede comprar o si sois mañosos está disponible por internet.
- " Un mundo en guerra". Serie documental de 28 episodios sobre la II Guerra Mundial. Es de la BBC y se hizo en los años 60. Participa mucha gente que vivió la guerra contando sus experiencias. Impresionante.

Seguro que hay muchísimos más, pero si no los he leído/ visto, no puedo recomendarlos.

La foto está sacada del archivo fotográfico de la revista Life, 10 millones de fotografías accesibles.

13 comentarios:

silvia dijo...

Moli, a mi, que soy mayor, lo que realmente me impresionó de Berlín (en cuanto a historia) fue ir en metro por estaciones cerradas desde el fin de la segunda guerra mundial. Y estaban tal cual...

Claro que cuando yo fui el muro aún estaba en pie (por dos años más), por lo que si que viví la separación de la ciudad y lo muy especial que esto le hacia.

Ahora no sé si quiero volver: los amores a veces no pueden reeditarse.

Anónimo dijo...

Ya sabes que era mi destino de viaje-novios para este otoño pero al final no hemos podido ir. Tengo unas ganas locas de conocer Berlín porque todo el mundo habla maravillas de esa ciudad.

MALVALOCA

Anónimo dijo...

Mi hermano vivió unos años en Berlin, primero para hacer un Erasmus, luego para licenciarse tb por la Hohschule der Künste... Recuerdo la primera vez que fuí a verle. Vivía cerca de la estación de Rosa Luxemburg, en el Berlin Oriental. La sensación era que de cada portalón de su barrio, podía salir un espía. Luego, si te fijabas bien, podías ver rastro de metralla en todas las fachadas. Pero su barrio, por degradado, era el de los jóvenes. Los alquileres eran bajos a cambio que tu adecentaras los pisos. Y recuerdo mezclados esos dos Berlines, el de los espías y la gestapo, y lo de los jovenes llenos de libertad, sueños e ideas descabelladas. Fué el año 98.

Susu.

Kuin dijo...

A mi tambien me gustó Berlín, de hecho pensé (cuando tenía novio alemán) que era una de las ciudades alemanas donde me gustaría vivir. Me pasó como a Susu, se mezclaba el Berlín histórico con el Berlín moderno según por el sitio donde me movía. En fin, en Marzo regreso a Berlín, 10 años después...estoy deseándolo.

Mar dijo...

Me quedé con las ganas de ir a Berlín, cuando el día que volviste, para sorpresa mía, me dijiste que Berlín era un poco como yo. No estoy segura de querer saber que querías decir con eso :), pero la curiosidad me mata. Quiero ir a Berlín. A ver si allí me encuentro, juas juas juas

Martina dijo...

Te agrego uno más a la lista
"Historia de un alemán" de Sebastián Haffner

Gww dijo...

Coincido contigo en que Berlín es una ciudad que, pese a la mala fama que ponemos siempre a los alemanes, me resultó muy acogedora y manejable. Plagada de Historia, de Cultura, de Arte (aunque con un gran poso de odio, destrucción y tragedia) se abre a un futuro como ninguna otra ciudad que haya conocido.

Y, por cierto, extraordinaria seleccíón de enlaces.

Un abrazo.

fab - golem dijo...

Hola. Llego a esta página siguiendo a Gww, y tus comentarios sobre Berlín. A mí me pasó algo parecido. Es una de las ciudades más impresionantes que he conocido, y por donde pasas sientes el peso de la historia, tanto para lo malo (el nazismo, la división,..), como para lo bueno (los museos, la música, la cultura en general). He vuelto varias veces por trabajo, y he llevado también a mi familia para que descubriera la ciudad, porque además, me parece una experiencia enormemente formativa. Visitar la zona de la Gestapo, el monumento al Holocausto, el Museo Judío, pasear la línea del Muro,..., son sensaciones que hay que experimentar. Tengo ya algún amigo berlinés, y siempre que voy, la ciudad me deja un buen sabor de boca.



Un saludo

Anónimo dijo...

La verdad es que no sé si ves los comentarios de post anteriores- me imagino que no- pero por si alguien entra. Estuve este fin de semana en berlin y coincido con todos en que es fascinante y el peso de la Historia te arrastra. Como dato curioso, a través de Lonely Planet encontramos una galeria de arte donde dan cenas "artísticas", nos hizo gracia, reservamos y resultó ser una cena de 12 platos en la Galería a puerta cerrada con artistas alemanes todo muy interesante y ¡¡¡a 35EUROS!. Nos miraron alucinados diciendo que eran reuniones muy de berlineses (casi secretas) y no se creyeron que venían en una guía de lo más mundial.. Pero muy recomendable.
Bluemoon

molinos dijo...

Blue..veo todos los comments...¿ Has estado en Berlin?? Que suerte...a mi me encantó..me fascinó y estoy deseando volver.

Gracias por el comment!!!

Mamá Española en Alemania dijo...

Ains, qué recuerdos... snif snif... Yo estudié ahí 4 años (ahí conocí a mi teutón y tuvimos a nuestro primer retoño)... Y ahora en el mierdapueblo lo echo de menos que no veas.

molinos dijo...

Mamá..a mi me flipa Berlin. Volví este verano..hay como 3 posts mios sobre la ciudad en el mes de julio..por si te interesan..se llaman " impresiones berlinesas útiles e inutiles". Es una ciudad increible.

Hans dijo...

Yo estuve antes de la caída el muro; estuve inmediatamente después, y estuve hace un par de años. La ciudad es la fue, era, es (y será) la bomba por todos los conceptos. A mi Santa no le gusta demasiado, aunque en la ultima visita se reconcilio un poco. A mi me apasiona. Os imagináis que hubiese sido de Paris, Londres y Berlín respectivamente si no hubiese habido guerra?
Me ha hecho gracia ver que tambien a tí te interesa e asunto 2ww. A mi me apasiona: recién llego de las playas del desembarco...