miércoles, 30 de junio de 2021

Lecturas encadenadas. Junio

Hay posibilidades de que este post sea el más corto dentro de la sección lecturas encadenadas porque junio ha sido un mes muy intenso para muchas cosas que me han tenido apartada de la lectura y, sobre todo, me han hecho caer como una piedra al acostarme. Estar ocupadísima y dormir bien son dos actividades que van mal con la lectura. 

Al lío. 

El mes empezó con ganas pero se desinfló en la página doscientos cincuenta. El mundo después del cumpleaños de Lionel Shriver fue una adquisición en la Cuesta Moyano porque no había leído nada de esta autora y me apetecía (ya sé que el que hay que leer es Tenemos que hablar de Kevin, lo tengo en mi lista). Veo en mis notas que me tomó solo ocho días leerlo pero se me hicieron largos. La novela parte de una idea que si bien no es original puede tener su gracia pero a partir de la página doscientos cincuenta se acaba la gracia. Irina vive con Lawrence, son pareja desde hace más de diez años y llevan una vida monótona pero cómoda y confortable. Un buen día, en una cena con el exmarido de una examiga, siente una pequeña atracción y, a partir de ahí, Shriver bifurca la narración en dos direcciones paralelas. Una en la que Irina es infiel y otra en la que no.  Cada uno de estos universos paralelos está contado con una minuciosidad que si bien, como he dicho antes, al principio interesa porque cualquier detalle puede cambiar una percepción, una sensación, una palabra, según avanza resulta repetitiva y cansina. 

¿Es una mala novela? No. ¿la recomiendo? Pues tampoco a no ser que la saques de la biblioteca, te la encuentres en una librería de viejo y quieras echar un ratillo. Pero vamos que es prescindible completamente.  

Londres de Julio Camba, me llamó la atención el Día del libro en la Librería La Lumbre. Nunca había leído a Cambra y esta recopilación de los artículos que escribió en 1910 cuando llegó a la capital británica como corresponsal del diario El Mundo (otro Mundo, no el de ahora). Las crónicas que se recogen aquí son todas muy parecidas y al leerse todas seguidas dan la sensación de que Camba se repite. Se parecen también mucho a lo que ahora mismo podrían escribir Tallón, Jabois, Manuel de Lorenzo o cualquier otro articulista gallego. Camba también lo era y supongo que eso marca algo. Tiene el mismo tono, la misma ironía, la misma capacidad para de lo más trivial escribir quinientas palabras. 

Obviamente eran otros tiempos para el periodismo porque, ahora mismo, dudo mucho que ningún periódico mandara a alguien a Londres, con todos los gastos pegados, a escribir sobre la niebla, el roastbeef, las mujeres ingleses, el peligro de ser inglés o cualquier otra cosa. Esto es lo que hace Camba, pasear, encontrarse con gente, charlar con sus compañeros de pensión y contar todo lo que le parece chocante sobre todo comparándolo con lo español y lo francés porque también había estado de corresponsal en París. 

"Un español se tumba en un sofá y sueña. En cambio, cuando un inglés se tiende en la misma forma, deja de existir. Un inglés tendido es como un mueble volcado." 

"Todas las cosas inglesas están perfectamente rematadas; pero ninguna lo está tanto como el inglés mismo. Un inglés es un inglés y no podrá ser otra cosa. Aunque viva medio siglo en el extranjero, seguirá siendo inglés. Si tiene hijos fuera de Inglaterra, estos hijos serán tan ingleses como él. Si estos hijos tiene a su vez otros hijos, también saldrán ingleses. El ingles un producto admirablemente irreductible". 

A Camba le chocan las comidas (no descarto que en algún momento aparezca una pintada, un grafiti romano o una anotación en un incunable que diga "Como en España no se come en ningún sitio"), la niebla espesa que cubre la ciudad y que, en cierta manera, es la ciudad, el carácter inglés siempre orgulloso de ser todo lo británico que se pueda, su moral, su racismo, las mujeres independientes que trabajan, van con pantalones y no tienen intención de casarse, etc. 

A partir de esa extrañeza inglesa, Camba (nos) retrata muy bien. No hemos cambiando en ciento diez años. 

"Cada español, como el marqués de Bradomin, ha divido a España en dos grandes bandos: uno, él y el otro, todos los demás". 

"Todos los españoles son políticos y es probablemente, la causa de que España esté tan mal gobernada". 

Mi última lectura del mes ha sido Los días perfectos de Jacobo Bergareche y, curiosamente, en este encadenamiento de lecturas, también va de infidelidades. Luis, periodista, conoce a Camila, arqutecta, en un congreso en Austin y tiene uno de esos affaires que son perfectos precisamente porque son affaires. No destripo nada porque esto se cuenta en la contraportada. 

Bergareche traza un acertado  retrato de una infidelidad que es como todas las demás: preciosa y única vista desde dentro y corriente y moliente vista desde fuera. Bergareche retrata bien no solo la infidelidad sino el inicio de cualquier enamoramiento, ese momento en el que no hay nada más que la otra persona, en que cada actividad parece única y especial, en que crees que nadie ha amado como os amáis vosotros, que no se te olvidará nunca y que durará siempre porque harás todo lo posible y lo imposible para que sea siempre así, porque es imposible que no sea así. Todos hemos estado ahí. Incluso William Faulkner que tiene una presencia importante en la trama y que no voy a destripar. 

La novela se estructura también, de una manera parecida a la de Shiver en dos partes. En la primera parte la carta de Luis a Camila: "Verte se queda corto. Te tuve, me tuviste. Nos tuvimos". La segunda parte que para mí desmerece la primera parte tanto en la forma como en el fondo es la carta de Luis a Paula, su mujer: "Me aburro. me aburres. Nos aburrimos. Probablemente no sea más que eso, aburrimiento. Tedio. Ni más ni menos que la mayoría de las parejas que conocemos." 

Es una novelita correcta, entretenida y con algunas cosas muy buenas. 

Y ya está. No hay más. No me ha dado tiempo. Ayer saqué seis libros de la biblioteca que planeo leer en el próximo mes. Con la espereza de conseguirlo y un bizcocho, hasta los encadenados de julio. 


9 comentarios:

el chico de la consuelo dijo...

Pues eso, tenemos que hablar de kevin.
La peli tambien.
Bss

Di Vagando dijo...

Por una vez q estoy de acuerdo con mi covestústico Txelos voy a comentar! Es por lo de Kevin, q no solo está muy bien escrito, es q su capacidad de observación es otro nivel: un psiquiatra infantil q trabaje con esos casos no lo habría hecho mejor.

Por lo visto Shriver es una tía rarísima (conozco a alguien q su amiga la conoce), vive aquí y pese a ser americana, es brexitera, solo come una comida al día para experimentar la "delayed gratification", ahora acaba de escribir un libro sobre la muerte. Aquí va el artículo del otro día del ES:

https://www.standard.co.uk/culture/books/lionel-shriver-woke-new-book-should-we-stay-or-should-we-go-b940790.html

Hugs

di

El niño desgraciaíto dijo...

Camba es fantástico. A mí me encanta. Ahora, coincido contigo que estas recopilaciones temáticas hacen que se repitan cosas.

molinos dijo...

Madre mía, estamos como en los viejos tiempos. Todos comentaristas con nombre y cara. Niño desgraciaíto, ¡qué ilusión! Sí, Camba es estupendo, se lo he recomendado a Di para que vea como se veía Londres hace 100 años por un español.

De Shiver ya sé que tengo que leer lo de Kevin, a ver si ete verano lo soluciono. Leí este perfil suyo en el New Yorker y flipé con ella porque es tirando a rarita.

https://www.newyorker.com/magazine/2020/06/01/lionel-shriver-is-looking-for-trouble

Hermano E. dijo...

El de Kevin lo empecé a leer pero no me enganchaba y lo deje a medias. El otro día vi que echaban la peli en una plataforma y tampoco me entusiasmó, aunque he de reconocer que los actores lo hacían genial: no podían ser mas odiosos.

Anónimo dijo...

Ya que lo citas... "Tenemos que hablar de Kevin" me encantó. Me costó al principio... y es que a mí el género epistolar no me entusiasma. Pero como tenía ganas de leerlo porque quería ver la película después, me lo leí. Me enganchó poco a poco y me gustó muchísimo. Y me dio que pensar. La película no es fácil de ver porque no es cine del convencional, pero el actor que hace de Kevin resulta lo bastante inquietante.

sonia dijo...

El primero de los libros que recomiendas me ha recordado a la película Melinda y Melinda en la que a partir de una anécdota, dos amigos se inventan dos historias paralelas: una trágica,la otra cómica.A su vez, basada en otra peli.

Elena Rius dijo...

Me resistí en su momento a leer "Tenemos que hablar de Kevin" porque el tema me espantaba bastante. Pero, a la vista de que tanta gente lo recomienda, creo que debería darle una oportunidad. Y más si es epistolar. ¡Me gustan las novelas epistolares!

Marina dijo...

Oh, pues a mí me encantó El mundo después del cumpleaños. También hay que tener en cuenta que fue EL libro que leí mientras opositaba. Llegó un punto en que no quería empezarme nada nuevo para no distraerme, así que releía trozos de El mundo... porque me gustaba estar ahí, con los personajes.

Me enamoré de Ramsey Acton hasta las trancas y me encantó la sutileza de los cambios en ambos mundos y la contundencia del mensaje final. Hasta empecé a comper palomitas con parmesano y ajo porque Irina lo hacía. De Shriver me ha gustado todo lo que he leído salvo el último, el de los Mandible, que lo dejé a medias. El de Kevin es, en efecto, brillante, pero el del cumpleaños siempre tendrá un lugar especial en mi corazón.