martes, 18 de agosto de 2015

Cosas que (me) dan miedo


Brujuleando he conocido a a Michelle Poler y su video  100 days with out fear. Michelle se ha pasado la vida acojonada por todo. Es una absoluta milindris a la que le da pánico todo y además confunde el miedo con la vergüenza, el asco y un montón de cosas más. 

A pesar de no compartir con Michelle casi ningún miedo (va por el 87) y distinguir las cosas que me dan pánico y las que me dan vergüenza, la buena de Michelle me ha inspirado para hacer una lista de mis miedos más idiotas. 

Me diferencio de Michelle en que no tengo ninguna intención de superar esos miedos. Ella es tan pipiola y tan milindris que sospecho que detrás de esta iniciativa hay años de terapia para intentar que salga de su campana de cristal y pueda enfrentarse al mundo cuando sus padres dejen de cuidarla. 

Cosas que (me) dan miedo...y tranquilos que no llego a cien. 

Inciso.- Obviamente lo que más miedo me da es que mis hijas sufran o que les pase algo, seguido de la enfermedad y muerte de mi familia y amigos...pero este post no va de eso. He dicho miedos tontos.- Fin del inciso. 

Me dan pánico los gatos. Mi terror hacia los mininos ha ido creciendo con el tiempo. Debería ser al revés, te haces mayor y, se supone, capaz de ser objetiva y pragmática y ver que es una chorrada de miedo. Pues me hago mayor y cada vez soy más objetiva y pragmática y los gatos cada vez me dan más miedo. Ya no soporto ni verlos en fotografías. He desarrollado tanto pavor que cuando alguien me dice que tiene gato me encuentro pensando ¿qué tipo de tara tiene esta persona para que le guste un animal tan terrorífico? Prefiero un ligue con serpiente que con gato...tal cual lo digo. (Para cuando sea vieja revieja, si llego a eso, me tendré que comprar un canario que píe cuando me muera... paso de gatos que me devoren)

Bucear. Lo he contado mil veces. Ni me planteo bucear en plan embutida en neoprenos pero es que ni siquiera me gusta usar gafas de bucear en el mar. No quiero saber lo que hay debajo. No me dan miedo las medusas, las algas, los peces o lo que sea... sencillamente no quiero verlo. Me da pánico la sensación de inmensidad que sientes al mirar con gafas de bucear. Además no le encuentro la gracia a respirar por la boca con un trozo de plástico en la boca. 

Saltar. No me refiero a saltar metafóricamente, a cambiar de vida, tomar una decisión o correr un riesgo. Me refiero a saltar,a pegar un brinco. Este es un miedo adquirido, supongo que debe ser por hacerme mayor. Me da miedo saltar y hacerme daño. Sé que no tengo porqué hacerme daño pero no salto por si acaso. Es curioso porque en el resto de mi vida... los por si acaso me sirven para hacer cosas. 

El espacio. El universo. La inmensidad del cosmos. No quiero ser astronauta ni saber qué todo está lejísimos y que somos motas infímas y que cuando me muera ya no habrá nada más. Si lo pienso, ya lo he comentado también, me entra vértigo cósmico y muchísimo miedo. 

Los limpia piscinas. Las arañas, mantis religiosas, avispas, abejas y todo ese tipo de bichos no me da miedo. Me dan asco y procuro no acercarme, básicamente porque además pueden picarme. Mi terror hacia los limpiapiscinas es completamente irracional. Son unos bichos asquerosos  pero no hacen nada. Un limpia piscinas te roza y no te enteras... pero si en una piscina veo uno, no me meto. Además, me intrigan. ¿De dónde salen? Sospecho que son familia de los piojos porque hay las mismas teorías idiotas sobre su origen "Les gustan las piscinas (pelos) muy limpias", "estan en piscinas (pelos) sucias" y nadie tiene ni idea. ¿De dónde sale el primer limpia piscinas? y ¿Dónde tienen los ojos? Es un bicho que me perturba y me da muchísimo miedo.  

Echar gasolina y al ir a pagar no llevar cartera. Todas las veces que echo gasolina ( y son muchísimas) al encaminarme a la caja y meter la mano en el bolso se me acelera el corazón y en 3 segundos veo mi futuro proyectándose sobre la fachada. No tengo la cartera, me la he dejado en casa, revuelvo el bolso, lo vuelco, sonrío al dependiente que me mira con cara de hastío, compruebo que efectivamente no llevo cartera, ni dinero ni nada, sonrío y balbuceo "no se va a creer lo que me pasa", llamo a alguien para que venga a ayudarme, ese alguien se caga en mi y mi despiste y tarda lustros en venir y mientras tanto yo vivo en la gasolinera que por supuesto siempre está en un páramo espanto tipo París Texas. Llevo una bata rosa y un pañuelo en la cabeza y por alguna misteriosa razón fumo. 

Luego siempre encuentro la cartera (soy asquerosamente ordenada) pero el subidón de adrenalina me dura unos 5 km.

Las escaleras. Este es un miedo adquirido. Me he caído tantas veces y me he dado tantas leches que ahora si hace falta empujo ancianitas para agarrarme del pasamanos y, por lo menos, si me caigo podré minimizar la leche y no destrozarme el culo o morir como Angela Channing. Asociado un poco a esto va el escurrirme en la ducha...aunque esto no me ha pasado nunca. A ver, me he escurrido haciendo cosas que no se deben hacer en la ducha pero eso es otra historia y ahí no me da miedo. Es más miedo a escurrirme, romperme algo y tener que esperar horas hasta que alguien venga a sacarme y entonces me visualizo en bolas, con el pelo pegado....en fin, algo como lo de la gasolinera. 

En cualquier caso sé por experiencia que las cosas que más daño pueden hacerte son las que no te dan miedo. ¿Mi consejo? Desconfiad siempre. 

20 comentarios:

ISA CRES dijo...

Yo también he visto la lista de la chica esta, y he hecho una lista de las cosas que me dan miedo. E igual que tú, opino que es una pánfila y que debería vivir fuera de su minúsculo círculo de seguridad.
Por otra parte ha hecho algo que yo quiero hacer y no me atrevo, por miedo. Dejar mi trabajo.
Otra cosa que me da miedo son las pelis de miedo, tipo "El exorcista".
Del mundo animal me dan asco los reptiles en general, y pánico las serpientes.
Las alturas, desde que subí a la Torre Eiffel cuando tenía 12 años.



Salamandra Cinco dijo...

Joer, que alguien diga que un gato es un animal terrorífico es que no tiene ni repajolera idea de lo que un gato puede darte.

Pilar dijo...

Me da miedo volar, por encima de todas las cosas. Odio los aviones y por suerte o por desgracia no tengo que volar mucho pero cuando lo he hecho he perdido peso de la tensión y el pánico que me invade. ¿Cómo o puede la gente dormir tan tranquila? Yo he sido incapaz de dormir en vuelos transoceanicos, o he tenido los típicos microsueños despertando a la más mínima turbulencia. Sudores fríos me produce volar.Solución:drogas. Cuando viajas con niños no siempre es una opción. Otros miedos, el fuego , sufrir quemaduras, morir quemada. Ese enlaza con los aviones. No se si son miedos tontos pero son los que hay. Ah, me encantan los gatos😉

Portorosa dijo...

Lo mejor es lo de la bata rosa, el pañuelo (¿rulos no?) y el cigarro. De acabada de peli.

Hola, Moli.
Un beso.

Coccinellidae. dijo...

Mmm lo del limpia piscinas no sé si te refieres a las notonectidas o al típico zapatero de agua...pero las notonectidas no es por nada pero al parecer pican, y duele. Te quería informar porque por tu culpa ahora les voy a tener miedo también :-P

Lo de la gasolinera me ha pasado pero por suerte me han fiado ja! Es que el orden no es una de mis cualidades...

Anónimo dijo...

A un amigo le da miedo la cortina de la bañera cuando está corrida, ¡no puede estar en un baño con cortina corrida! xD A mí, que me he criado en una casa con 5 hermanos, ahora que vivo sola me dan miedo todos esos ruiditos raros que hace un piso vacío en un edificio en el que solo vivimos 3 personas (y 1 nunca está).

Si combinas el silencio de estar sola y no tener tele, los ruiditos que te decía y la oscuridad (porque solo necesito encender la luz de la habitación en la que estoy en cada momento)... pues ya te imaginas.

Marta M. dijo...

Hola: coincido en varios de tus miedos 'tontos' como el de echar gasolina y pensar que no llevo la cartera y verme atrapada en la gasolinera sin poder arrancar el coche... No le temo a los gatos pero tengo pavor a los perros... a todo tipo de perros... cuando veo alguno sin el dueño cerca empiezo a sudar y temblar. Creo que tiene que ver porque me mordieron 5 perros y no les hice nada... En fin, lo mejor de todo es la frase del final:las cosas que más daño nos hacen son las que no nos dan miedo. Seguimos en contacto

Raquel dijo...

Yo también tengo miedo al espacio y vértigo cósmico. Solo viendo imágenes por satélite me da canguelo.

Anónimo dijo...

Deberías vencer el miedo a los gatos...Como ha dicho antes, son animalicos que no son malvados por naturaleza...Llegar a casa y que mi gato se frote contra mis piernas es de lo mejor del día....

Sólo es una opinión, claro está!

Crónicas de una Española en Viena dijo...

Hola, con lo de los gatos te entiendo. Mi abuela tenía un gato cuando yo era chiquitilla y aún me recuerdo encima de una silla y el bicho arañándome porque tenía celos. Yo desconfío de ellos, pánico, pánico no.
Me has descubierto un bicho nuevo, el limpiapiscinas, ¿Qué leche es eso?
Un abrazo

MC dijo...

A mi me aterra que me persigan subiendo por una escalera, aunque sea jugando. De hecho solo me ha pasado haciendo el chorra, pero me da pavor!!! Si es bajando, no pasa nada..

Los gatos me dan mucho miedo pero mucho mas los pájaros.

Voz en off dijo...

Yo creo que con la edad los miedos y las neuras se incrementan. Por lo menos a mí me pasa...Besos Moli!!

Pep dijo...

A mi la Michelle Poler me parece una aspirante a neuras à la Woody Allen, parafernalia y preparación de las escenas incluidas, pero con buen tipo.

Empatizo con todos tus miedos, tontos pero miedos, excepto con el de los gatos.

Yo a los gatos les tengo manía. Cada vez que veo uno pienso en hamburguesas para perros.

Di Vagando dijo...

De los miedos que describes, algunos pueden ser fobias (tal vez lo de lso gatos?) y otros simplemente situaciones desagradables q te causan ansiedad (no es agradable estar sin pasta cuando ya has echado gasolina o te has ocmido la cena, pongamos.. no es como comprando q puedes dejar el bolso de Mulberry si no te llega).

La REAL THING de los miedos son las fobias, por supuesto. Irracionales (aunque suelen tener como objeto cosas no muy agradables), el verte expuesto a tu objeto fóbico es lo peor q te puede pasar, y lo sabía muy bien Orwell cuando exponen a Winston a su fobia: ratones. Por supuesto no hablaré de mi fobia personal, pq no quiero q, en el futuro, en una de mis Di-ana Jones aventuras, los malos la conozcan y me expongan. Por cierto, alguien se acuerda cual era la fobia de lovely Indiana? :)

muxus

di

Oswaldo dijo...

A estas alturas de la vida hay miedos que no tengo. Ni tendré. Por ejemplo, no le tengo miedo a bucear en el fondo del mar y eso. Es simple. ¡NO BUCEO!

No tengo miedo de que un micro asteroide atraviese mi nave espacial a miles de kilómetros por hora, perforándola limpiamente de lado a lado y por tanto haciendo que se escape mi vida por el agujerito, porque ¡NO TENGO UNA NAVE ESPACIAL!

Sin embargo, hay cosas de susto que sí hago. Ni modo. Vuelo. Me gusta viajar. Lo hago lamentabilísimamente poco y ahora, con el gobierno incompetente que le ha caído a mi país, más difícil. Pero ese es otro tema, el asunto es que para viajar, a una velocidad decente, hay que volar… y sí, adquirí miedo a los aviones después que salté varias veces de ellos con paracaídas. Al parar el paracaidismo, me quedó el miedillo. No se trata de un pavor paralizante, pero está muy lejos de ser placentero.

NO tengo miedo a los gatos. Hasta me caen bien. Me gusta su desfachatada auto confianza que no le pide permiso de nada a nadie. Son como una especie de rebeldes que se dan el lujo despectivo de ni siquiera hacerte la concesión de ser auténticamente rebeldes. Como digo, hasta me caen bien.
Los perros, por otra parte, coincidiendo con Marta M., no me inspiran la menor confianza. Me han mordido. Y después de tener moto desde los diez años de edad, son demasiados los que me han perseguido. El miedo aquí es llegar a una esquina, tener que parar y que el demonio con dientes que me persigue pueda alcanzarme y masticarme.
Una vez, andando en moto, me mordió uno, y en una carrera de pánico total lo arrastré, sin lograr que me soltara, a lo largo de unos ochenta metros antes de finalmente lograrlo. Los defensores de los perros me han mirado con malos ojos cuando he contado esta historia pero siempre he logrado convencerlos que era asunto de defensa propia, ya que el que tenía varios dientes encajados contra el cuerpo era yo. Gracias a Dios, sólo mordió de lleno el borde de mi zapato y el pie apenas lo pellizcó. Claro, en la esquina pararía, me soltaría y entonces sí me mordería bien… Menos mal que me soltó un poco antes…!

Tu reacción a las gasolineras se me hace tan parecida a aquella publicidad que decía “soñé que iba por la calle sin llevar puesto más nada que mi brasiere Maidenform”. Te digo… aquella mujer, a pesar que lo que narraba era de susto, parecía, en mi mente que es así y tiene esas ideas, que disfrutaba (mucho) el asunto de andar exhibiéndose medio desnuda por el mundo. Cómo mínimo, con “la excitación del susto”, que no siempre es mala cosa. Tal vez tu solución no sea evitar el páramo de Texas de lleno, sino diseñar hermosamente la bata rosa, combinar el pañuelo en la cabeza y disfrutar el cigarrillo y el gozo excitante de cualquier cosa tan rara que haga que el subidón de adrenalina se convierta en placentero.

Bichejo dijo...

Cucas y demás insectos. Bichos que reptan y bichos que vuelan no me hacen muy feliz en general. Pero las cucas son rápidas, las cabronas.

Las puertas abiertas de los armarios por la noche, que igual viene el lobo y me come, es un miedo absurdo, pero no apago la luz si hay un armario abierto.

Cuando buceo pensar que se me va a enganchar la alianza en algún sitio y moriré a lo Maggie Gioberti.

Las pelis de demonios, salvo El exorcista.

desmadreando dijo...

Contestaré este post con un post te lo prometo...por ahora lo de la cartera ¡me pasa! y me pasa con el móvil peroooooo ya puedo decir que tuve que dejar MI MOVIL en la gasolinera porque no llevaba cartera ¡la había sacado mi hija! y me morí de vergüenza...

Mi gran miedo es PERDERME...por eso odio conducir porque puedo coger la calle que no es y terminar perdida....

MIEDOS TONTOS...

un besote desmadroso

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sonia dijo...

Joder,creo que ayer vi un limpiapiscinas de esos...A mí me gustan las pelis de terror,pero luego salgo superrallada,así que ahora si estoy sola no me atrevo ni con los capítulos de mentes criminales.Yo adoro a los animalicos tipo sangre caliente,o sea,perros,gatos,pájaros.Los insectos,procuro no matarlos,a no ser que sean cucarachas que me dan mucho asco.Y vale,creo.

Perri M. dijo...

A mi también me da mucho miedo el espacio, por las mismitas razones que a tí. A mi pareja, al revés, a él le flipa y anoche mismo se quedó dormido viendo un capítulo de la serie Cosmos, que hablaba del Sol y acojonada me tenía, hasta que desenchufé del tiron el ordenador y ¡la mierda tanto cosmos!
La prehistoria, con toda la evolución humana a su cargo también me da canguelo.