jueves, 6 de junio de 2013

CON TELE Y CON CRITERIO.







A continuación la periodista de Abc presenta a varias familias que por una razón o por otra en su día decidieron no tener televisión y viven sin ella.

Hemos pasado muchas horas juntos físicamente, pero pasando canales con el mando, por lo que no hablábamos, y ni siquiera nos divertía lo que veíamos”

«Ha sido una liberación total. Ya no pasamos las horas muertas cambiando canales o con discusiones porque uno quiere ver un canal y otros uno diferente. Además —prosigue— el contenido no es nada adecuado para niños y lo que es interesante lo ponen muy tarde».

Nos sentimos con plena libertad porque no dependemos de horarios para ver uno u otro programa».

«Cuando alguno se ha quejado de que sus amigos de clase sí la ven, yo les contesto que sin tele en casa tienen más tiempo para hacer otras cosas y yo para dedicarme a ellos, en vez de estar sentada mirando una pantalla. La tele atonta. Ellos saben que son diferentes, pero para bien. Conocen lo que es vivir sin televisión y se dan cuenta de que no es ningún trauma»

Esta madre ( de 10 hijos) también dice que sus hijos están felices cual perdices “ pero también se pelean más que si estuvieran medio hipnotizados ante la tele»

Después viene por supuesto el siempre presente y nunca suficientemente manoseado recurso de hablar de “estudios que advierten” de todas las cosas malignas que la televisión puede provocar en nuestros hijos: desarrollo de enfermedades cardiacas, obesidad, problemas a la hora de relacionarse con otras personas, no diferenciar entre la ficción y la realidad... por no hablar del aislamiento, falta de sueño o malos resultados escolares.

Después aparecen las opiniones entrecomilladas de varios expertos, psicólogos clínicos, profesores universitarios que opinan que la tele es horrorosa pero que lo suyo es saber manejarla y uno que por lo menos dice algo inteligente y con sentido común.

«Con el uso de la televisión ocurre como con el de un cuchillo:sirve para preparar el bocadillo, pelar la manzana… y para matar. Son los padres, sobre todo, los que deben manejarlo y enseñar a manejarlo. Eliminar los cuchillos de casa, ¿a qué dieta nos condenaría?».

El símil no es el mejor pero está al nivel del resto del artículo.

Finalmente y en un recuadro, vienen unas cuantas indicaciones sobre el uso correcto que se debe hacer de la televisión. ¡Bien!

Me hostilizo. Mogollón.

Todo el artículo (exceptuando el final) es un despropósito.

Empezando por el titular que es sensacionalista, obvio y una completa perogrullada. “Vivir sin televisión es posible” , pues claro que es posible. De hecho hay millones de personas en el mundo que viven sin televisión y no les pasa absolutamente nada. También es posible vivir sin coche, sin teléfono y sin nevera y tampoco pasa nada.  

La elección de las familias entrevistadas pues es de traca también. Vaya por delante que cada uno puede hacer lo que le de la gana en su casa faltaría más...pero de verdad que preferiría opiniones más del tipo “ No tenemos tele porque no nos apetece” a frases como “ “Ya no pasamos las horas muertas cambiando canales o con discusiones porque uno quiere ver un canal y otros uno diferente” o “ tienen más tiempo para hacer otras cosas y yo para dedicarme a ellos, en vez de estar sentada mirando una pantalla. La tele atonta”

Vamos a ver. Si estas familias teniendo televisión vivían así, entiendo que ya no la tengan...en serio. Era,  obviamente, un instrumento demasiado poderoso para ellos, algo demasiado complejo que les superaba y que estaba tomando el poder de sus mentes y de sus casas.  Si lo llego a saber antes, hubiera ido yo a sacarla de sus salones para que así recuperaran algo de control sobre sus frágiles vidas.

Cuanto más lo leo más me preocupan. Por lo que parece,  cuando tenían televisión eran unos peleles sin control sobre su ocio, sobre su tiempo, sin criterio para saber cuando utilizar la televisión y completamente adictos a ella. Cuando han conseguido dejar de tener televisión se han pasado al otro extremo...y están una especie de nirvana sectario que les hace considerarse “diferentes para bien”.

Sin comentarios.

Vamos a ver. Esto no es tan complicado. ¿Estamos tontos o qué?

Se puede vivir sin televisión tan ricamente...pero ¿no es mucho más inteligente aprender a utilizarla y enseñar a nuestros hijos a usarla?

Tener televisión en casa no da cáncer. NI mata. Ni te convierte en un asesino en serie, un sádico sexual o un pederasta.
Ver la televisión con criterio, eligiendo los contenidos y el tiempo que le dedicas no te convierte en satán.
Ver la televisión no impide la comunicación familiar.
Ver la televisión con tus hijos ni les atonta a ellos ni a ti te hace un mal padre. De hecho, hay muchas cosas espectaculares en el mundo que puedes descubrirles a tus hijos en la televisión disfrutando de ese momento con ellos.
Ver la televisión no significa que no leas y que tus hijos no lean.  

Y por supuesto que tus hijos vean la tele no quiere decir que no se peleen.

Me encantaría que de vez en cuando alguien escribiera un artículo medianamente inteligente en el que en vez de demonizar el medio de comunicación y convertir a los que han optado por no tener televisión en una especie de Robinson Crusoe que ha encontrado el sentido de la vida mientras que los que tenemos televisión parecemos imbéciles atontolinaos, sin valores y con familias que no se comunican, mostrara como la televisión tiene un montón de cosas buenas y un montón de cosas malas.

Me encantaría un artículo de familias normales, de padres normales  como los hay a millones,  que tienen televisión en casa ( y aquí incluyo ordenador dónde ver formatos televisivos a la hora que quieras y escogidos), comparten la experiencia de ver la televisión con sus hijos y enseñan a sus churumbeles a tener criterio. Gente que ve una película con sus hijos y luego “se comunican” comentándola y respondiendo las preguntas, gente que descarga documentales que vió en su dia para compartirlos con sus hijos, gente que se emociona viendo un partido de fútbol con sus hijos en la tele, gente que aprecia un buen anuncio de televisión de uno que es una basura, gente que sabe valorar un buen trabajo televisivo de la televisión basura, gente que sabe apreciar una serie de televisión como una obra maestra, gente que se emociona al ver los Juegos Olímpicos que se celebran al otro lado del mundo y que se ríe con una buena comedia. 

Gente que sabe cuando encender la televisión y cuando apagarla.

Gente que sabe usar la televisión y sabe enseñar a usarla.

De verdad que yo creo que no es tan difícil.

Sobre este tema ya escribí aquí por si alguno le interesa. "De tele"

34 comentarios:

Pilar / todomundopeques dijo...

Muy de acuerdo hermosa... y es un tema sobre el que también me animé a escribir y más teniendo peques en casa...

http://todomundopeques.blogspot.com.es/2013/01/tanto-como-apagarla.html

Juliet dijo...

Mientras leía este post, recordaba el antiguo, que luego has linkado. Gente que dice "yo no miro la tele" y luego se decarga las series por internet... andaaaa q....

En fin. 100% de acuerdo contigo. Hay que tener un punto medio, criterio, y saber utilizar la tele! Igual que es de lógica que tu hijo no se pase las 24 horas del día leyendo un libro, porque tiene que relacionarse con los demás... es de cajón.

Había una niña en mi clase que no tenía tele. Lo decía con orgullo, con superioridad! Ok, no sabía quién era la Pantoja, pero tampoco quién era el presidente del gobierno. No se enteraba de nada!

Abusar, como de cualquier cosa, es malo. Pero en un punto adecuado... (como dicen en el APM) la televisión es cultura.

Carioca dijo...

No tener tele no significa vivir al margen del mundo, tengo unos amigos que o se han puesto un a tele en casa (aunque el motivo es más que pasaban de instalarse una antena, osea vagancia) pero si que tienen adsl, con lo que estan totalmente informados y lo que es mejor eligen si o si lo que sus hijos quieren que vean, tienen un proyector en el salon conectado a un ordenador y ven la pantalla del ordenador a tamaño cine, es supercomodo.
Porque si, suena muy bien eso de que tenemos que enseñar a tener criterio a nuestros hijos a la hora de elegir programacion de tv, pero (y hablo por mi propia experiencia) a veces usamos la tele como "aparca niños" o ni siquiera nos damos cuenta de que esta encendida y que estan viendo.
Existen (y sobre todo en la época en la que estamos) otros medios de comunicación para estar informados (periodicos, radio...), y la verdad es que la programacion actual es muy muy repetitiva. Por eso creo que la opción adsl elijo lo que quiero es el futuro, bueno en realidad eso es lo que llaman SMARTV, no?
Tampoco creo que la gente que no tenga tele se considere tocada por el dedo de Dios...
Cada cual hace sus propias elecciones.

Anónimo dijo...

Mi hija y varios otros niños de su clase prefieren a menudo ver los programas industriales del discovery channel (así se hace, como lo hacen, etc.) antes que los dibujos animados.

Empiezo a tener confianza en las proximas generaciones

Anónimo dijo...

Te han tocado la fibra, eh! nena....

Biónica dijo...

Esos padres seguro que enchufaban a sus niños a la tele en cuanto se dieron cuenta del "mágico" efecto hipnotizador. A mí la aseveración "la tele atonta" me dan ganas de contestársela personalmente.
Cada uno debería vivir sus opciones sin necesidad de sentar cátedra de manera tan absurda.

Anónimo dijo...

Pues no lo entiendo, yo no tengo ANTENA, pero nunca podría decir que no tengo tele, al contrario. Tengo un ordenador de sobremesa, un portatil una tablet y tres pantallas por casa, cada una en su habitacion donde conecto discos duros y veo todas las series que se me ocurren y mas. Es mas, diría que para no tener antena, soy de las personas que mas tiempo pasa viendo la "tele" que conozco.
Eso si, aunque no vea los telediarios o el salvame o los trampolines del glamour, me entero de todo. Que una cosa es no tener tele y otra no tener interes por el mundo.

SuperWoman dijo...

No tener television (yo no la tengo) no significa no ver producto televisivo. Significa sencillamente que yo decido que se pone en el proyector de mi casa, no tengo que ir informandome de cadena a cadena cuando pasan lo que quiero ver, aguantar los cambios de programacion, los quinientos minutos de anuncios, el que no te den la opcion de la version original... Que el que haya escrito el articulo se haya ido a lo sensacionalista y haya concebido un bodrio no significa que el tema no este cargado de ventajas (poca, poca gente conozco que de verdad use la tele con criterio y mira que conozco a bastante gente). Yo lo tengo claro: mientras no vuelva aparezca la television a la carta de verdad (es decir, ver lo que quiera, en el momento en que me apetezca y sin anuncios) el aparato de television me sobra. Estamos en la sociedad de la informacion y puedo obtener en una descarga todo lo que me interese ver... y muchos contenidos interesantes no estan sujetos a copyright.
Un supersaludo

Michelle Grey dijo...

Por supuesto, pero si se escribiera un artículo "normal", no llamaría la atención al populacho. Molan los extremos, ¡¡las familias "locas" que viven sin televisión!! Eso llama más. Es casi lo mismo que la tele, que tienen más audiencia los programas que hacen/dicen barbaridades sinsentido y se pasan el día criticando, lloriqueando y buscando los extremos.
En mi casa tenemos 4 televisiones. Todos podemos disponer de ellas cuando queramos. La mía no pasa más de 30 minutos encendida a la semana. Peleamos y discutimos caaaaaada día, es más, a veces suele estar la tele del salón encendida con las noticias de fondo y nosotros BLAAAABLABLA!!!! Discutiendo (hablando, en nuestro idioma xD).
En general nos gustan los programas de comedia y... poco más. Alguna película findesemanera cada mes, posiblemente.
El uso de la televisión depende del raciocinio de cada uno, y a partir de ahí se transmite a los descendientes... sea cual sea este raciocinio. Allá cada uno.

Anónimo dijo...

Cuando yo era pequeña miraba la tele después del cole: los dibujos animados, las series permitidas... Había lo del rombo y los dos rombos y entonces me mandaban a dormir o me sugerían que me fuera a hacer otra cosa. Creo que salí medianamente normal.
Aún ahora se pueden ver algunos buenos programas en la televisión. No he visto jamás a mis hijos ver programas basura ni les he oído comentarlos o repetir los gestos, palabrejas o frases de moda que se supone que hacen gracia y que se gestan en muchos de esos programas. Hemos intentado enseñarles, más que nada con el ejemplo, que hay mucha mierda en la tele y que hay que evitarla. Nada más.
Rosulae

Ana María dijo...

Jo, anónimo de las 16:28, es que esos programas son chulísimos, yo que soy muy antitele me embobo viéndolos ^_^

Con esto pasa lo de siempre, lo de los extremos. Yo casi no veo tele física, pero por el ordenador he visto series a montones, con lo que también consumo tele, pero selecciono lo que veo. Sí que flipo con la gente que tiene todo el tiempo la tele puesta, todo el día, desde que desayunan, con cualquier cosa. Aborrezco esa actitud. Selecciona qué quieres ver y cómo quieres hacerlo. Con los niños, claro, pasa lo mismo. Los sientan frente a la tele (lo he visto mil veces con mis sobrinas) y las horas muertas viendo dibujos. Y así no, oiga.

En el otro extremo de la balanza, tengo una amiga que no vio en su infancia NADA de tele, y hay conversaciones enteras que se pierde a cuento de unos padres modernos que decidieron que los niños no podían ver ni dibujos.

Un clásico del refranero español: ni tanto ni tan calvo. Ahora, que haya periódicos que dediquen un reportaje, o un lo-que-sea a esto... Señores, a ver si somos serios, que hay mil cosas más importantes y acuciantes que interesan más que la tele en casa. Que todavía no ha llegado el verano para hacer este tipo de periodismo, vaya...

:*

Alber dijo...

Lo has clavado. Justo unos minutos antes lo estaba leyendo y comentando en FB...de todas formas, ya veo cual es el percal de las familias protagonistas de la noticia, todos cortados por el mismo patrón: la tele la maneja Satanás, movido por ciertos hilos progresistas que las familias cristianas no pueden consentir. Muy buen post, enhorabuena!! Lo comparto!!

Anónimo dijo...

Pues a mí que me parece super sano ver "Quien quiere casarse con mi hijo" o "Gran Hermano"... No entiendo como se puede ir todo el día de culturetas...que si sólo unos reportajes super serios y didácticos, que está bien pero vamos, un poco de gracia al asunto, ¿no?
Anónima Marta

Gordi dijo...

El artículo es tremendo pero, vaya, en la línea.

Me gusta cuando dices lo de que si vivían así cuando la tenían es normal que estén mejor sin. Pienso en cómo veíamos la tele en casa de mis padres, y cómo la vemos aún cuando nos juntamos, y no me reconozco en absoluto en este tipo de familias (y no es que seamos un ejemplo de nada).

No me extrañaría que esas familias disfuncionales que han tenido que "renunciar" a la tele por esas razones tan idiotas lleguen a tener que renunciar al váter porque se pasa dentro mucho tiempo solo, entretenido depilándose las cejas, sin comunicarse con el resto.

Bichejo dijo...

A mí me gusta la tele, veo bastante, algunas cosas pedorras. He visto mucha tele toda la vida...y he leído mucho, jugado mucho y pasado mucho tiempo de calidad en familia viendo pelis de vaqueros, de Bud Spencer y Terence Hill y cualquier cosa que pusieran los sábados después de comer.

A los padres/adultos en general (que somos los que tenemos que poner criterio) se nos olvida que la tele se puede simplemente apagar de vez en cuando en lugar de desterrarla para siempre. A veces tenemos mucha exageración y mucha pose...y mucha tontuna.

Anónimo dijo...

Ya son ganas de hacer grupos enfrentados de todo, ¿no? Como si no existieran millones de opciones intermedias, como las que los comentaristas han aportado. ¿No se fomenta eso un poco? ¿El enemistismo y o estás conmigo o contra mí? Yo no tengo tele porque no la hay en mi piso de alquiler y además tengo ordenador, a veces me da "miedo" decirlo por si parece que con eso estoy haciendo alarde de algo... (?).

Di Vagando dijo...

MO, tienes "issues" con la tele... por qué cabrearse por esta gente, q según has analizado, son simplemente un rollo de iluminados q se quitaron la tele y vieron el camino?

No te afectan en absoluto...no te entiendo.

di



Kermita dijo...

Cuando nos casamos teníamos tele pero sin antena. Luego cuando llegó el primer churumbel conectamos al cable y ahora grabamos lo que queremos ver y casi nunca vemos nada en directo. Ah, y la tele está en la salita, por lo que sólo se enciende cuando queremos ver algo. Me molesta cuando vamos de visita a casa de alguien y está encendida todo el rato e interrumpe la conversación. Totalmente de acuerdo, es una herramienta y hay que saber usar el botón de off.

Efe Morningstar dijo...

El artículo de ABC es una basura absurda repleta de lugares comunes, consejos de chichinabo y paternalismo rancio.

Que todas las familias de ejemplo sean numerosas es el chiste final. Si el resultado de no tener tele es ser una plaga, prefiero la tele.

Anónimo dijo...

Me encanta la tele, consumo mucha tele, y trabajo en la tele. Conocí a mi marido en la tele, y mi hijo casi nace en una sala de edición. Cuando estoy sola en casa me gusta tenerla encendida, porque me hace compañía. No concibo la vida sin ella y no me creo a la gente que dice que no la ve. De hecho trabajo para que la gente la vea, necesito que la vea porque vivo de ello, y gracias a dios hay mucha gente que consume televisión con tranquilidad, sin más pretensión que entretenerse. Así que tranquilos todos, la tele no es excluyente de nada, ni te hace peor persona, te impide tener amigos o leer, y tengo que decirlo: es absolutamente falso que si ves la tele una vez pasada la media noche te vuelvas hombre lobo o asesino en serie.

el chico de la consuelo dijo...

Ansioso estoy de que vuelva (o se meta desdes los USA) tu seguidor de más tiempo y ahora rey del pollo frito...y te cuente a que edad metieron la tele en su casa!!!
jajajaja!!

Para mi era como incomprensible cuando iba a su casa... volvia y se lo contaba a la Consuelo.

Yo soy un adicto!!!
Ma gutao este post.

Principito dijo...

Yo tengo tele (hace años vivimos 5 años sin tele y no nos pasó nada), tengo lavadora y tengo una batidora.
Uitlizo la lavadora cuando quiero lavar la ropa, la batidora cuando quiero hacer mayonesa o un puré, y la tele cuando quiero entretenimiento.

La cuestión es que hay muchas más maneras de entretenerse, de pasar el rato, como leer, pintar, hacer fotos, charlar, jugar con plastilina, hacer un sudoku, un crucigrama, ver álbumes de fotos, hacer álbumes de fotos, PERO.... LA TELE ES LA SOLUCIÓN FÁCIL Y RÁPIDA. Superrápida. Por eso entiendo a esas familias que han "optado" por vivir sin tele: eliminas la tentación porque no sabes no sucumbir a ella. Y entiendo a Moli en el espíritu de su post.

Lo que no entiendo es que todo eso te "hostilice" tanto.

Anónimo dijo...

Pues yo creo que la televisión no es que sea la solución fácil y rápida como dice Principito. La cuestión es mucho más profunda y que quizás estas criaturas que están descubriendo las ventajas de las clases medias donde los horizontes del ocio se diversifican (ya sabéis aquello de que quien no está acostumbrado a bragas las costuras les hacen "pupita") no entienden que hay personas que si no fuera por la televisión se morirían de asco. Hay mucha gente sola, sin recursos y quizá hasta sin posibilidad de salir de casa tanto como quisieran y posiblemente la televisión sea su única forma de matar el tiempo, aunque tengan cuchillos en casa.

Que sí, que sí, que vosotros diréis que hay cosas muy baratitas, que se puede ir uno a la biblioteca y sacar libros y no cuesta nada. Pero acabo de ver a una mujer hecha y derecha doctora en medicina pedirle a su enfermero que le ponga la contraseña porque no sabe entrar a un programa informático. Y total no creo que tenga más de diez años que yo. Esto sólo quiere decir que las cosas que nosotros hacemos a diario y que son tan simples como pueda ser encender un televisor, a otras personas se les hace un mundo y quizás no tengan un asalariado que les guíe en el meollo.

A mi personalmente esta gente tan cool, no es que me hostilice, es que me parecen unos incultos de traca, unos insensibles al por mayor y unos gilipollas en definitva que le aprientan las costuras justo en la ingle.

Amaranta.

Anónimo dijo...

Y además hay algo más que no me entra en la cabeza, esa manía de querer demostrar que nuestro ocio responde a "nuestra inteligencia". Eso demuestra un complejo de "no te menees". El ocio es una forma de relajarse, de evadirse, de ausentarse, de disfrutar, de "no hacer absolutamente nada". Fijaos si llega a ser importante el hecho de "no hacer nada" que ahí está la meditación que se basa en ejercitar tu mente para que "no piense"...el colmo de no hacer nada.

Tanto dirigir el ocio es estresante. Dejar a la gente que se relaje sin presiones.

Amaranta.

RS dijo...

La tele tiene el mismo peligro que el ordenador, la tablet, el móvil, etc. Igual no ves la tele, pero no levantas la cabeza del móvil ni cuando comes con gente en una misma mesa. Que yo de esos conozco unos cuantos.

Yo he visto mucha tele; ahora no porque con la enana apenas me queda tiempo y prefiero destinarlo a leer.

Eso sí, reconozco que podría vivir sin tele, podría vivir sin ordenador, por supuesto sin móvil, no tengo tablet, pero no podría vivir sin radio. Cuando no la oigo, siento que me falta algo.

Saramaga dijo...

¡Cuanta tontería hay por el mundo!

Y cuanto tonto que va de guay por la vida..

Lo peor es que les hagan un reportaje. ¡Será que no hay temas!

HombreRevenido dijo...

Me imagino a esa familia de diez hijos y una tele que les hipnotiza y les tiene pegados a la pantalla. Menuda bendición. Joder, qué insoportable sería imaginarlos a su aire, moviéndose y haciendo ruido todo el rato.

No tener tele está bien para curarse de la adicción a la tele. Como es bueno no tener whisky en casa de un ex-alcohólico. Pero en otros casos... se apaga y se deja la botella cerrada. ¿Qué mal puede hacer la tele por sí misma?

Eso sí, si la tele se enciende sola hay que llamar rápidamente a los Cazafantasmas.

NáN dijo...

El verdadero Satanás, el más malo (porque el rabo lo tiene por delante y sabe lo que se pierde), son los medios de comunicación de masas, que son propiedad de bancos y grandes grupos financieros, así que lo que cuentan de política y economía es mentira), y en las otras cosas solo hablan de tendencias y de estilismo.

Así, les salimos tan gilipollas que "nos dejamos hacer".

De vez en cuando, un artículo interesante y el resto: "Diez alimentos que mantienen el deseo en la pareja", "La tele es mala", "Científicos descubren que los que se alimentan de lo que cogen en la basura tienen una dieta más variada".

En la tele, y consideremos "la tele" como aquellos programas hechos para ella, no como un magnífico reproductor de las pelis, documentales y cosas que sí nos interesan (por ejemplo, ¿merece la la pena vivir sin haber visto Muchachada Nui?: aquí cada uno puede sustituir eso por su frikada preferida) y podemos ver cuando nos pete, imagino que pasará lo mismo.

Pero no lo sé, porque he decidido que no tengo tiempo para verla. Y no hablo de ello, a no ser que me divierta viendo a Molinos tan cabreada por una estupidez de artículo.

marieta dijo...

¡Estupendo post!
La televisión no es más que un electrodoméstico, tan bueno o tan malo como puede ser un teléfono, un microondas o una tablet. No debe ser bueno tener a tus 10 niños todo el día viéndola para que no molesten o estar luchando toda la numerosa familia por el mando. Tampoco debe ser bueno el abuso de, por ejemplo, la batidora y nadie escribe artículos en los diarios sobre los pobres niños alienados comiendo todo el día malignos purés.
Ver la tele en familia puede ser muy didáctico si mientras o después de ver un programa se comenta en familia y cada uno expresa su opinión y se conversa acerca de lo visto. Como ya han dicho muchos comentaristas, por la tele también emiten documentales, series de calidad muy por encima de muchas películas, etc.
Se publican muchos libros bastante flojos y tontorrones, pero nadie demoniza los libros ni les acusa de alienar a los 10 hijos de la familia cuyos padres se deshicieron de la tele. Tendría su gracia que para pasar el rato que otras familias utilizan en ver televisión leyeran 50 Sombras de Grey.

Oswaldo dijo...

A cualquier pareja que tenga 10 (¡¡¡ 10 !!!) niñejos, yo le recomendaría que se compre una tele para que se distraiga de una forma distinta de la actual...

Anónimo dijo...

¿!0 hijos y sin tele? Ahora entiendo lo de los 10 hijos...

Anónimo dijo...

Algunas veces he entrado en tu blog para leerte pero cada vez que lo hago (que son pocas) se me quitan las ganas de volver a entrar. Siempre estás atacando a los que no piensan como tú; hablas de que ellos demonizan la tele y eres tú la que los demonizas a ellos, faltas al respeto en cada uno de tus comentarios. A mí me encanta leer las opiniones de la gente que no piensa como yo, pero las que hablan desde el respeto (!!). Me encantaría haber leído tu opinión sobre este artículo publicado por ABC sin tener que leer comentarios ofensivos y prepotentes como los tuyos. Iba a comentar el post pero sinceramente es lo menos importante ahora mismo. Si no fueras tan mal educada te seguiría pero me resulta imposible porque no aguanto las faltas de respeto y la soberbia. Un saldo

Anónimo dijo...

Efectivamente, "un saldo" me ha parecido este último comentario.

Me da siempre mucha risa, pero mucha mucha, la gente que cuando se indigna porque algo no le gusta echa mano del concepto "respeto": que si no se me respeta, que si háblame con respeto, que si sólo te escucharé si me lo dices con respeto, que si me faltas al respeto, etc. etc. Qué aburrimiento de argumento, por favor.

María Luisa dijo...

Mis primos han vivido casi 20 años de sus vidas sin tele y no les ha pasado nada. Eso sí, con ordenador y un pedazo de proyector, que se montan unos cines en su casa que ya quisieran muchos. Nosotros nos planteamos esa opción, porque ni mi marido ni yo somos de ver la tele, preferimos descargarnos la serie/película de turno y verla cuando queramos, sin anuncios ni horarios. AL final nos pudo el bolsillo y acabamos comprando una tele, pero como tú dices, la clave está en saber usarla. Está claro que si la tele/móvil/ordenador/llámale X te distancia de tu entorno, quizás el problema es tuyo, no del aparato.