lunes, 13 de diciembre de 2010

RÚSTICOMAN Y EL INCREIBLE CASO DE LA DOCUMENTACIÓN PERDIDA

Lunes por la mañana. Llego al curro y pingggg...me salta un correo de rústicoman. ¡Qué sorpresa!

¿Quieres que te cuente el despropósito de este fin de semana?

O rústicoman me conoce muy poco o es un as creando expectación. Decido ser clara en mi interés..a veces, rústicoman no capta mis sutileza.

¡¡¡POR SUPUESTO!!!!!

Me sumerjo en mi fantabuloso trabajo de los libros de colores y al cabo de dos horas y media…PING!!!!...el despropósito estaba vivito y coleando en mi bandeja de entrada.

Rústicoman y el increíble caso de la documentación perdida. Las aportaciones en rojo son mis notas aclaratorias.

Sábado 11, un fin de semana más o menos, según se mire ( a los superhérores les da igual que sea noviembre, que diciembre, que enero..ellos están a lo que importa y no a lo que nos preocupa a la plebe: que si es fiesta, que si tengo niños, que si viene mi madre a comer...nada de eso importa en rusticolandia)

Me dispongo a ojear jabalíes en la sierra de Ávila, soy uno más de los perros, como habitualmente...

Bonito día, aire sur, toda la nieve de los días atrás en forma de agua que recorre violentamente los arroyos. Este año las truchas van a tener que ir a buscar sus alevines a Lisboa. (Las truchas pueden ir a Lisboa si quieren pero a rusticoman no lo sacas de Castilla y León ni por esas...si acaso cuando yo le doy la brasa hasta el infinito consiente en bajar a Madrid o en años impares que acaben en 9 viajar al extranjero)

En pleno monte, con zonas de escobas que hay que pasar a gatas, a veces arrastras y con los consecuentes arañazos, caídas y demás miserias humanas (creo que esto me gusta por puro masoquismo de lo mal que se pasa), discurre un día más sin pena ni gloria con buena paliza de bajar y subir laderas. Una vez recogimos, nos fuimos a comer a eso de las 5 de la tarde. Cuando me disponía a marcharme a casa me miré con cara de asombro o tonto asombrado (tonto asombrado le pega más a un superhéroe, es la típica cara de Clark Kent, me gusta como insulto " tonta asombrada"..decidio, lo adopto) el bolsillo de la camisa, efectivamente, estaba lleno de palos y líquenes y sin TODA mi documentación de caza (permisos, licencias, guías seguros, hasta los papeles de trufa (esta es la perra sin personalidad...).

Corrí al coche con la esperanza de encontrar todo en entre el revoltijo de ropa del rustimóvil, pero nada, la ineptitud de llevar en el bolsillo de la camisa toda la documentación me pasó factura. Rápidamente puse en marcha las tres neuronas que aún conservo y me puse a hacer memoria de la trayectoria que había seguido por toda la sierra, unos 6 ó 7 kilómetros a rastras, agachado cayéndome entre las matas, las fuentes y regatos donde bebí agua con y como los perros, el jabalí que arrastré a trompicones hasta la vereda, la piedra donde me até las bota, etc., para al día siguiente, con luz, hipotecar mi domingo con trufa con la excusa de jugar a los detectives. Evidentemente todos los jubilados del pueblo que se encontraban concentrados masivamente en el bar participaron en la estrategia de rescate, yo creo que con cierta sorna, ("ata un nudo en el pañuelo"," hazle una promesa a San Antonio y luego le das un donativo cuando encuentres la cartera"," encomiéndate a San Cucufato... "etc.), eso sí, no tuve en cuenta los consejos del que me daría cuenta a la postre que era el más sabio, que resultó ser lo más parecido al tonto del pueblo, "ahórrate subir, es imposible que encuentres nada en ese monte de lo espeso que está)... en fin (los viejos molan muchísimo, yo les hubiera hecho caso después de llorar, por supuesto)

Moraleja, domingo 12

A las 9 de la mañana de encuentro en el lugar de autos (a 150 km de casa) ( no hay distancia para rusticoman y su rustimovil) y ale, a desandar todo el maldito recorrido de matas, matas y más matas, todos los sitios donde abrevé y vuelta a seguir todo el barrancazo de broza y maleza por donde saqué el difunto jabalí, con escobas de tres metros que no ves ni el cielo. Al final, después de tres horas, NADA de nada, desesperante, imposible ver ni la huella de mi bota de lo sucio que estaba el monte, eso sí, los sitios donde bebí y las piedras en que me senté las encontré todas.

Al poco de salir de la infame ladera del barranco, ya casi arriba, me dispongo a llamar por teléfono a mi hermano, que se encontraba en la cuerda de la sierra (traducción, a 400 m de desnivel por encima de mí, a unos dos ó tres kms), cuando ¡oh sorpresa!! el teléfono móvil , con cara de incredulidad me fui registrando todos los bolsillos sin llegar a creer que semejante desgracia sólo podía pasarme a mí, me acordé de San Antonio (ni un duro va a cobrar), del p.. Nudo del pañuelo, de San Cucufato y su madre, eso sí, el único culpable yo, por pringado.

Vuelta para abajo de la ladera. Sólo tenía en el bolsillo una bolsa (¿Una bolsa? ¿De qué? ¿Para qué? ¿Cómo había llegado allí? ¿Habría sido el jabalí? ) y el dichoso pañuelo ( No es tierno...es un superhéroe de los de toda la vida...lleva un pañuelo de verdad!!!) con el nudo de las narices. Me recorrí las escobas desandando por aproximación los sitios donde creí haber estado una hora antes, y marqué toda la ladera con trozos de bolsa haciendo eses o zetas, (versión contaminante de pulgarcito, pero a la fuerza ahorcan). La ladera quedó como un árbol de navidad. (Jajajajajajajajaja…aquí casi me ahogo...rústicoman atando trozos de bolsa a la vegetación mientras busca el teléfono que ha perdido buscando la documentación que ha perdido…jajajajajaj y seguro que pensando...cuando le cuente esto a moli se va a descojonar hasta el infinito)

Una vez terminé con el último trozo de bolsa me subí por enésima vez la sierra arriba hasta que localicé a las dos horas a mi hermano, le conté lo sucedido. Efectivamente, como era de esperar, y con cara de incredulidad, no se ofreció a colaborar con semejante desastre (yo creo que le di pena por mi palidez, mi cara sudada y porque me daban vueltas las órbitas de los ojos como una tragaperras, a cuenta de la paliza que llevaba encima), me dejó su teléfono y vueelta al maldito barranco. (Los hermanos son chusma, rusticoman debería leerme más y lo habría aprendido ya) A las 4 de la tarde, por fin lo oí sonar y poco a poco hasta que lo encontré. Tenía casi veinte llamadas perdidas, de mí a mí, curioso. Un maravilloso domingo de campo que terminó con mi recogida en el río con el coche, sin comer y a las 5 de la tarde una vez más, pues no tenía más ganas, ni fuerzas para volver a subir otra vez la sierra.

Ahora sólo falta la fase tres, la definitiva. Ir al cuartel de la guardia civil a denunciar con cara de póker que me han robado todos y cada uno de los 15 papeles que tenía en la cartera para poder pedir duplicado, pues si alego extravío me sancionan con 300 euros, así que ya tengo la coartada: mañana a las 7 de la tarde me van a robar la cartera perdida en Ávila, pero en plena Gran Vía de Logroño (a 450 km del lugar del crimen), y el miércoles tengo que ir al cuartel de la policía nacional a denunciar el hecho, para poder renovar los papeles antes del próximo fin de semana, pues a día de hoy tengo menos papeles que una liebre .

Así que de momento estoy de lunes, en este paraíso riojano, satisfecho con mis pacíficos paseos por la naturaleza, en plena fase de descompresión y dándole golpes secos a las teclas del ordenador con mis artejos manuales tipo chistorra, haciendo que trabajo como buen autónomo,

Esta anécdota se resume en 4 palabras: CA-LA-MI-DAD, que exactamente era lo que me decía mi padre cuando era pequeño y aún me sigue diciendo, y con qué razón.

RECETA FINAL: domingo hipotecado sin ver a trufa ni atender a los perros, ni cazar ni ver a la familia ¿?, registro y repertorio de blasfemias agotado, probables 300 euros de sanción por torpe, dos días de trámites de renovación de papeles y una mañana de denuncia falsa en el cuartelillo sin saber mentir, 300 kilómetros de propina de coche , palizón, y lo que es peor, otros 400 a Logroño, llegando a las 12:30 de la noche más la consabida pérdida de credibilidad sobre mi persona ante los más allegados, aunque siendo franco, me preocupa que ninguno de los que me conoce bien se sorprendiera del asunto cuando se lo conté..

Un beso Moli, y si quieres que guarde algún objeto o documento de valor, cuenta conmigo.



Sin comentarios... ¿podría tener un amigo más absurdo?
Lo dudo.

Después de esto..le he creado una etiqueta...

33 comentarios:

Anusky66 dijo...

Moli menudo filón tienes con rusticoman y sus "aventuras".
Ya tiene hasta etiqueta propia ¡vaya honor!!

Efe Morningstar dijo...

Espera, espera, ¿iba arrastrando un jabalí durante cuántos kilómetros? ¿Perdió la cartera y volvió a recorrerse todo el monte para buscarla? O sea, o sea...

Pero qué grande el tío. Si no le sale novia en el blog después de esto... Claro que sabiendo la publicidad que haces por ahí de tus amiguetes, en fin, qué perraca eres.

Efe Morningstar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cattz dijo...

Rusticomán tendría que hacer 100 más de estas para pillar a mi padre. Su última ocurrencia ha sido pasarse 6 meses reclamando que le den su dinero de la devolución de hacienda... cuando se había olvidado de entregar la devolución. Como pronto le devuelven en febrero y le cascan 75 euros de multa.

Biónica dijo...

LOL, Rústicoman xDDDDD.

Me ha hecho gracia lo de CALAMIDAD xD. ME lo imagino perfectamente a su padre, jajaja

Diva Gando dijo...

I love rústicoman...

Lola dijo...

ohh qué mono! pobrecito.

Pero a ver si lo va a leer un poli de Logroño..que tu blog es muy famoso y puede que además de todo esto,le caiga una bronca por mentirosillo..

(Yo antes no era así de neurótica, me lo han pegado)

Petulandcia dijo...

Qué desastre de muchacho. Y victima del corrector del Word, ha escrito "arrastras"¡¡¡mis ojos!!!

Cleo dijo...

Madre mía...adoro a rusticoman...eso si un desastre como la copa de un pino...espero que solucione los papeleos pronto...

Moli me encantan sus historias...me declaro fan de rusticoman..

Mil besos guapa

Maria dijo...

Rústicoman tiene su punto encantador.

Amanita Faloides dijo...

Desde luego es cierto que ha venido para quedarse. Y con estos planteamientos, no merece menos que una etiqueta propia.

José Antonio Peñas dijo...

Para los ignaros, la invocación a San Cucufato es como sigue: se le ata un cordelillo al santo y se recita...

San Cucufat, San Cucufato, los cojones yo te ato, y si no aparece lo perdido, no te los desato.

Yo creía que era una broma pero indagué y en efecto, la invocación es real, originaria de Catalunya, donde le llaman San Cucufat. Ahora, llamarlo "invocación" o "encomienda" me parece muy eufemístico¡Es un chantaje en toda regla! Supongo que lo siguiente será dejarle al pobre santo una cabeza cortada de caballo en la cama, para que se entere de que vamos en serio.

NáN dijo...

Este hombre es un portento.

Una fuerza de la naturaleza en colisión con el mundo burocratizado.

Anónimo dijo...

A mí mi padre también me decía ¡SSSSSSSSerás calamidad!!! y hacía mil años que no lo oía.

Anniehall dijo...

Tremendo.

La imagen me encanta.

Anónimo dijo...

A mi padre me lo sigue diciendo a mis 36 años, y eso que hay cosas que no le cuento para no oirlo.

papacangrejo dijo...

Menudas pierrnas se te deben haber puesto.

Lo que diga el espantapájaros dijo...

Eh, eh, no te metas con rusticoman! Él no es absurdo... es un superhéroe!! La gente genial como él suele ser despistada (por ejemplo, Einstein... o yo). Pobre, cómo le entiendo! Bru-tal.

Peter dijo...

Para mí que lleva un bolsillo interior en su chaqueta con el fondo roto y ahí están los papeles. Aparecerán.

Balda dijo...

Jajaja, pobre todo el día recorriendo el monte...con lo poco que le gusta...
Eso sí, yo me uno al club de fans de rusticoman!!!!

Luisa dijo...

Coincido con Lola... das demasiada información para hablar de una denuncia falsa en Logroño, donde sólo hay una Oficina de Denuncias del CNP.

Sorry, pero hoy el post me ha aburrido! Con lo que tú me gustas!

Anónimo dijo...

Aysss, un hombre capaz de restregarse contra el monte bajo por unos papeles, me lo imagino contra mi cuerpo suave y... Aysss

Tarada Mojigata

Anónimo dijo...

No, no es una calamidad....es un máquina!!!
fdo: Jiom

Babunita dijo...

Ohhh ¡Qué suerte! Dos días seguidos arrastrándose por el monte bajo.

Tototo dijo...

Moli.. me reitero.. rusti es adorable y achuchable... tan tiernooooo (excepto por la caza)...puedo pedirmelo para Reyes?

Aliena dijo...

Rusti, queremos más posts tuyos ;)

Pikifiore dijo...

No me extraña que le hayas creado una etiqueta.creo que hasta podriamos crearle un comic como buen super heroe.Me ha encantado lo de la cara de tonto sorprendido,jaajaja!Madre mia,pobre rusticoman...ahi solito,dando vueltas por el monte...

JuanRa Diablo dijo...

¿Absurdo? ¿Absurdo un tío que con un sobreesfuerzo bestial va marcando la ladera con trozos de bolsa en una "versión contaminante de Pulgarcito"?

¡¡RUSTICOMAN ES GRANDE!! XD

Por favor, comunícale que ha de dar más protagonismo a esa perra sin personalidad. Tenemos que lanzarla al estrellato blogueril!

molinos dijo...

Descerebrados todos...os informo que Rusticoman os lee. Pasa por aqui y mira los comentarios..asi que le podeis decir lo que queraís que lo lee.

Be dijo...

Muy grande, jeje.

¡Tiene que ser todo un honor que creen una etiqueta solito para ti!

Aliena dijo...

Ya sólo le falta comentar de vez en cuando: anímate Rusti XD

Un besito especial para ti ;)

Sheldon dijo...

Lo que me parece mas sorprendente (y meritorio) es que consiguiera encontrar el móvil. Yo en su lugar habria perdido los papeles, el móvil y seguramente también las llaves del rustimóvil, pero no habría sido capaz de encontrar el móvil ni de coña.

Illa dijo...

Me encanta que ya tenga etiqueta propia!!