viernes, 1 de enero de 2010

MI "NO VIDA AMOROSA" EN NOCHEVIEJA (III)


Ya comenté el año pasado que odio la Nochevieja, no me mola nada y me deprime. Creo que siempre ha sido así, pero probablemente este odio visceral al último día del año se haya visto incrementado por la inexistencia de posibilidades de ligue durante la mayor parte de las nocheviejas de mi vida.

Cuando en el horizonte de tu vida adolescente se perfilaba la posibilidad de "salir en nochevieja", como hermana mayor y experimento educacional de mis padres me enfrentaba a esta respuesta: ¿salir? ¿ a una fiesta? Ni hablar. El tema se cerraba a principios de diciembre y yo me pasaba el mes, escuchando planes de modelos, elecciones de fiesta y proyectos de ligue: me voy a enrollar con mengano, seguro que me pide salir..etc, etc. Una agonía de exclusión social, porque además sabía que esa marginación del grupo no acabaría el día 1, sino que se prolongaría durante semanas con él: tía, en nochevieja, mengano se enrollo con fulana y luego cuando ésta se fue se quiso morrear con zutana. Semanas sin conversación, sin nada que aportar: durísimo para un loro como yo.

Por fin, una nochevieja mis progenitores decidieron que ya era momento de dejarme salir, en Los Molinos por supuesto, a una fiesta en casa de F, en su sótano. Glamour a raudales. Nosotras con vestidito que habíamos estado pensando un mes y con el que por supuesto adquirías un tono morado precioso porque el sótano no tenía calefacción y la temperatura en Los Molinos podía ser directamente bajo cero. Ellos de traje que al final de la noche acabaría destrozado. En esa primera nochevieja memorable no recuerdo que hice yo, seguramente beber martini y pensar que nunca en mi vida ligaría. Eso sí, la noche estuvo emocionante...mi amiga A. ( si me lees reconoce que fue divertido), estaba tomando algún tipo de medicación y se atufó todos los martinis que no me bebí yo, así que empezó la noche en todo lo alto enrollándose con R. en el "cuarto del futbolín". Habladurías por toda la fiesta.....se están dando el palo.....se están morreando...seguro que le pide salir. Lo mejor era que no dejaban entrar a nadie más en ese cuarto y claro todo tipo de conjeturas empezaron a tomar cuerpo: se está dejando meter mano...que suerte tiene R. y demás chorradas.

Las conjeturas terminaron cuando R. salió y dijo: creo que vuestra amiga no se encuentra bien. 3 ó 4 amigas corrimos en tropel, no porque estuviéramos preocupadas por su salud, ¿ a quién le importa eso cuando hay un morreo que contar?, pero resultó que A. sí se encontraba mal, más que mal al borde del colapso. La suma de medicación, martini y babas no había sido muy satisfactoria y estaba echando la pota. Tras unos primeros momentos de duda, se decidió que dado que no había manera de parar aquello y estar con la fregona detrás suyo era un coñazo, lo mejor era colgarle una bolsa de supermercado de las orejas y dejarla apoyada contra una pared. Se estableció un turno para controlar que el contenido de la bolsa no desbordara la capacidad del continente.

Ya sé que pensareis que qué clase de gentuza éramos, pues que sepáis que ahora hacemos lo mismo: si te tajas no se le puede reventar el plan a los demás. En esa fiesta, A. tenía un hermano mayor,R; que debería haberse ocupado de ella, perooooo R. estaba en otra batalla igualmente divertida. R. salía con S, quien había decidido dejarle 3 ó 4 dias antes de la fiesta para salir con F., detalle que R. conoció en la fiesta y no le gustó. Asi que agarró un destornillador y persiguió a los enamorados por el jardín: os voy a matar. La verdad es que todavía me acuerdo y me río yo sola.

Por supuesto mis éxitos amorosos fueron cero en esa fiesta y en exactamente todas las nocheviejas desde entonces. Noches y noches vestida como para matarme, pasando un frío de mil pares de narices y viendo como el "fiche" que tuviera por esa época pasaba mil millas de mi: una sucesión de humillaciones absurdas que siempre terminaban con este pensamiento cuando me metía en la cama: el año que viene no salgo.

Hubo una que ligue, tuve un encontronazo con mi EX, que provocó que dejáramos de ser EX para volver a ser una bonita relación completamente autodestructiva para mi...una historia preciosa. En otra nochevieja, en la que estaba en un interruptus con mi EX, recuerdo intentar ligotear con uno que yo creía que estaba interesado en mi, y resultó que lo estaba pero no lo suficiente como: para hacerle esa putada a tu EX (que por supuesto estaba enrrollándose con otra) . La hermandad masculina siempre me ha fascinado.

Dejo esas anécdotas para otro día que ahora voy a ver el concierto de Año Nuevo.

20 comentarios:

Diva Gando dijo...

Me ha encantado lo de la bolsa en las orejas. Es cierto el que no sabe controlar o no controla no puede ir dando pol saco a los demás. Una vez me desperté en unas fiestas de mi pueblo con mi amiga al lado, los cordones atados entre nosotras y sendos neumáticos de coche en el cuello a modo de collar, ja,ja...

También están lo que les da "llorona" y son un auténtico peñazo. ¿Cómo lo resuleves entonces?

Er-Murazor dijo...

Pues ya has ligado más que yo en Nochevieja, no sé de qué te quejas. Lo de la bolsa en las orejas es una solución genial, ojalá se me hubiera ocurrido a mi en alguna ocasión.

RAGE dijo...

Es que los tíos tenemos un sentido de la lealtad muy alto! Ni las hermanas ni las Ex se tocan!! Aunque ahora que lo pienso, en mi grupo se han liado con todas las hermanas y ex que han podido... y eso no es de tíos... a ver si van a ser gays... XDDD

Efe Morningstar dijo...

La Hermandad Masculina se basa en un sólido principio: Puedes hacer LO QUE SEA por un colega SIEMPRE Y CUANDO la tía NO TE PONGA A MIL.

En ese caso, a tomar viento la hermandad. No hagas caso de NADIE que te diga que esto no es así.

¡Espero que tomes nota de esto! ¡No se enseña en los colegios...!(1) ¡Aprende!

Por cierto que jamás he salido a ninguna fiesta de Nochevieja. Ni ganas ni naranjas. Y, por supuesto, de ligar ni flowers. Ni siquiera recuerdo haber pasado alguna con alguna novia.

Tras unos años sin salir de casa pasé a salir de bares como cualquier otro finde... Y anoche probé con un nuevo concepto: La Timba de Póker.

Qué horror.

(1) A menos que te dé clase yo, por supuesto.

Anónimo dijo...

He muerto con lo de la bolsa. Espero que la muchacha no usara gafas. Y que le sujetarais la cabeza a la pared con un cinturon o similar.. Que imagen! juas!

Isabel

Laia... dijo...

Acabo de recordar la nochebuena que tenía que haber sido La Noche de Mi Vida. Si me animo os la cuento, aunque quizá es demasiado humillante. Se resume en que pensé que alguien estaba montando toda esa fiesta para mi, y al final resultó que la estaba montando para liarse con mi "mejor" amiga.

Desde entonces, he optado por no tener ningún tipo de espectativas en fin de año. Y siempre me lo acabo pasando genial!

Nasire dijo...

pues si que hubo acción en esa fiesta, la persecucion con destornillador mientras la pobre hermana con la bolsa en las orejas...no se me habia ocurrido ese sistema. Las fiestas que he ido me lo he pasado bastante bien, siempre acabo pasando mucho frio eso si...

molinos dijo...

Sabía que lo de la bolsa dejaría impacto.

Efe, sobre el tema de la hermandad de los tios..no me creo nada. Tengo cientos de ejemplos, sospecho que yo al susodicho le molaba pero no lo suficiente..o me vió muy desesperada. La verdad es que el muchacho da para un post...ya lo contaré. Y además no me vengas a estas alturas a enseñarme cosas de ligues...a buenas horas.

Nochevieja es un coñazo. Muchas expectativas, cero resultados.

vitalidad dijo...

Nochevieja sobre todo es que sale muy cara, a no ser que haya fiesta en alguna casa. Recuerdo salir e ir de bar en bar y en todos pedirnos dinero por entrar. Y pasar más frío que en el polo.

Ahora soy muy mayor, tanto que me quedo en casa bebiendo martini, pero sin tener que coger el coche después, que es lo que mola.

Ligar sí que se me ha dado muy bien, en nochevieja y en cualquier otra noche, por aquello de tener fama de facilona. Luego mis amigas las difíciles eran las que cardaban la lana claro. Yo, pobre infeliz, me conformaba con morreos.

La vida es así, nada es lo parece.

Laia... dijo...

Moli! El cerebro se encoge! http://www.elmundo.es/elmundosalud/documentos/2009/12/alcohol.html

Neo dijo...

En mi pueblo la nochevieja es especial; todo el mundo es alegre y simpático; por eso yo me lo paso pipa.
Ahora, a los que os deprime la nochevieja, tenéis suerte, es sólo una vez al año; el resto podéis ser felices, no? =)
bsos

estodevivir dijo...

Que tengas un Feliz Año Nuevo y todos tus sueños se realizen, cosa difícil, pero con desear no se pierde nada, en fin, te leo siempre aunque no comente mucho,saludos.

MissMurphy dijo...

Yo sólo he ligado en una Nochevieja (y sí, luego me pidió "de salir", en plan revival adolescente total con cuarto de siglo que teníamos), y la mayoría de nocheviejas han oscilado entre una noche como cualquier otra y un completo coñazo. Aunque ahora cada vez que una nochevieja resulte decepcionante me consolaré pensando que no acabé con una bolsa del super colgada de las orejas para vomitar, maaadre mía...

Efe Morningstar dijo...

Molinos, "le molabas pero no lo suficiente" es lo mismo que decir "no le ponías a mil", que hay que explicarlo todo.

Bueno, con todo, tus fines de año son mejores que los míos. Sigh.

Chirly dijo...

Cuando era chavalín los cotillones me daban repeluco del bueno. Cuando era joven, salía por ahí en nochevieja de copas un poco más arreglado de lo normal pero pagando el doble, bebiendo garrafón y soportando los codazos de miles de millones de gilipollas porque los cotillones me seguían dando repeluco del bueno. Ahora soy papi y tengo una familia, ya no tengo que enfrentarme a ese dilema. Hasta que mis niños no sean adolescentes no volveré a odiar la nochevieja y los cotillones. Entonces lo haré con redobladas energías. Lo sé.

TXABI dijo...

Feliz Año, "Molinos"...
Y lo de la "Old-night fever" se te va pasando con los años, tranquila.
(a menos que seas bilingüe, no "pillarás" nada en mi blog, pero me encanta poder leer el tuyo...).

molinos dijo...

Yo siempre he salido a fiestas en casas, eran divertidas pero vamos que a mi no me molan.

Y de ligar nada.

Txabi..adivina. Soy casi bilingue leyendo..debido a un curro que tuve..pero ya lo contaré. Ya he leído tus problemas con la carrera, los tiempos, el color de la camiseta y demás. Soy una cajita de sorpresas. :)

TXABI dijo...

Ya veo...

Anónimo dijo...

Hola Moli, es la primera vez que hago un comentario en tu blog pero con este tema si no hablo me muero.
Chicos y chicas os informo que a mi señor esposo le conocí una nochevieja de hace xxxx años(no vamos a entrar en detalles que no vienen al caso y sólo van a servir para avergonzar a alguien).
Después de salir de casa ya medio pedo le encontré en una cutrediscoteca de pueblo y fue como en las pelis si hubiera sido capaza de oir violines a través del chunta...chunta... que sonaba.

deRositas dijo...

Querida Moli

Que grandes verdades sobre la nochevieja. Yo me he llevado grandes disgustos, igual que tú, al comprobar que la noche en sí fué una MIERDA. Me encantaría vernos por un agujerito vestidas para la ocasión y archi ilusionadas...que penita. Actualmente a lo máximo que aspiro en esta velada es a cogerme una tajada de espanto aplaudiendo las actuaciones de mis sobrinos....

Feliz año guapa!!!!