domingo, 17 de enero de 2010

MEREZCO UN MONUMENTO.- Final.

Ayer estuve en el infierno.

Sábado por la tarde en un centro comercial de la periferia de Madrid en rebajas con 31 niños y sus padres.

El tema cumpleaños empezaba temprano, así que a las 4 de la tarde, salí de casa con las princezaz y una amiga de M. Primer obstáculo, coloca 3 sillas en la parte de atrás de mi coche. Se me había olvidado porqué no tenemos más hijos. Sencillamente no caben, a no ser que saques la escuadra, el cartabón, consigas que se sienten, levantes a pulso la silla del medio, cruces un cinturón, levantes la otra silla, se sienten sin abrigos y si lo consigues que no respiren hasta llegar a destino.

Como había un trecho de coche, más o menos 40 minutos, me dio tiempo a pasar por varios estados mentales:

-Mentalización: Moli, va a ser espantoso pero piensa que lo haces por M. A ti y al ingeniero no os importa caer en el ostracismo social en el colegio y que la gente pase de vosotros olímpicamente, no os importa estar en la lista negra, pero M. no lo soportaría, así que lo haces por ella y por lo bien que se lo va a pasar.
- Rencor: las 4 de la tarde y en un atasco en la carretera de Extremadura, y el ingeniero en el sofá...con su libro, su tele y toda la tarde. Yo creo que el dedo ya ni le dolía, el año que viene...ya verá el año que viene. Y además claro, al cumple no, pero a la Nasa conduciendo seguro que va el lunes aunque se le gangrene el dedo.
- Aburrimiento supremo: " mama jugamos al veo veo"...ODIO EL VEO VEO en el coche. Siempre es lo mismo:
- empieza por c.
- Carretera
- Empieza por v
- ¿ está dentro o fuera del coche?
- Dentro
- Volante.
Hasta que le toca a C. que no sabe leer.
- Empieza por u.
- ¿ por u? ¿seguro?

- Que ziiii. Por u.
- urraca, uña, ultimo, urdir, ( por supuesto el requisito de que sea algo que ves a C. se la sopla)
- noooooo..he dicho por uuuuuu.
- Vale, nos rendimos.
-umozquito.

Por fin, llego al parking del infierno. Es enoorrme y desconocido y por supuesto la mente pensante creadora de tamaño engendro, pensó que para qué señalar las zonas del parking que quedan más cerca de tu destino, mejor dejar a tu libre albedrío dónde aparcar y con un poco de suerte tienes que andar un kilómetro con 3 niñas de menos de 6 años gritando y corriendo.

Comienzo a pensar que aquello va a ser muchísimo peor de lo que creía porque el parking está llenísimo: ¿ porqué a la gente le gusta huir de su sofá a la hora de la siesta? No lo entiendo.

Llegamos a la zona de nieve. Fabuloso. 31 niños de 6 años a los que hay que conseguir contar, colocar en fila y vestir de nieve: pantalón, chaqueta, botas y casco. Niños atacados, padres nerviosos, se piden voluntarios para entrar con los niños a la nieve:

- Perdona..¿ tú eres?
- La madre de M. Me llamo moli.
- Ah..no te conocía. ( MI técnica durante 3 años ha sido fabulosa) - Ya..bueno..
- ¿ Tú puedes entrar con ellos?
- No, es que tengo que ir a comprar el regalo de M. que en teoría le hacen sus compañeros.
- ¿ Y tu marido?
- Es que se ha roto un dedo del pié (
me doy cuenta de lo patético de mi historia y de la cara de incredulidad con que me mira). No tengo.


Decido hacerme la madre soltera, o divorciada o lo que sea que crean. Así, si algún día me ven con el ingeniero elucubrarán en plan: tiene un amante.

Cuando los 31 niños han entrado en la nieve acompañados de 3 padres que no se han roto dedos del pié para no ir, salgo a la carrera para comprar el regalo. ¡¡ DIOS MIO!! Hordas de gente, familias enteras, adolescentes granujientos, vejetes en pandilla, niños gritones, gente discutiendo..todos metidos en ese gran centro comercial, donde el ruido es infernal.

No hay dolor. Tengo una misión que cumplir y puedo con ello.

Empiezo a andar buscando una juguetería, es una ciudad en miniatura, seguro que hay alguna: farmacia, tienda de bolsos, tienda de deporte, joyería, tienda de lencería, videojuegos, zapatería, tienda de mascotas, de decoración, tienda de fotografía, cosas de boda, ropa, ropa, ropa, otra farmacia, un herbolario...descubro que la mente pensante que organizó el parking también decidió la colocación de los locales. No hay organización, ni orden, ni un puto plano. El tiempo se me agota, me duelen los pies, hace un calor infernal y me doy cuenta de que el ostracismo social para M. no habría sido tan malo como quedarse huérfana cuando me pierda en un pasillo de estos y muera de inanición y sed.

Por fin, veo una juguetería, entro y ¿ Qué ha pasado? No hay juguetes.

- Señora, se ha terminado la campaña de Navidad.
- ¿ Y QUÉ?
- ¿Que quería? a lo mejor queda algo en el almacén o sino coja algo de carnaval.

Rebuscando en estanterías encuentro algo medianamente adecuado. Otros 10 minutos para envolver una caja cuadrada y salgo disparada para recoger a los niños en la nieve.

No hay dolor, no hay dolor. La merienda y a casa. ¡ Que ilusa!

Descubro que el Sr. McDonald tiene un concepto del espacio muy curioso. En lo que mide la mitad del salón de mi casa ha dispuesto una mesa para 31 niños. Exacto. No caben. Literalmente se suben por las paredes.

El Sr. McDonald tiene un concepto de la eficacia muy curioso. Tiene como encargada del restaurante a la tía más inepta del planeta y que nunca ha tenido trato con niños, ya que decide que en vez de traer un Happy Meal estandar para todos, va a preguntar a cada uno de los 31 qué quiere comer, que quiere beber y qué quiere de postre.

El Sr. McDonald tiene un concepto del tiempo curioso. Tardar 30 minutos en traer la comida, sin bebida, a los niños le parece correcto. Por supuesto la encargada opina que podíamos hacer algo para que los niños no se colgaran de la lámpara. Le contesto que sí, amordazarlos o drogarlos pero que lamentablemente está penado por la ley.
Las madres organizadoras intentamos mantener un mínimo de control de la situación. Yo además controlo, mis 4 abrigos, 3 jerseys, mi bolso, los regalos de M y sus medicinas.

" Cariño, ¿qué tal todo? ¿preparo algo de cena?".- sms del ingeniero.
" De cena?..una tortilla de myolastan para mi".
" Seguro que no es para tanto".
" El año que viene me lo cuentas"

A las 9 de la noche salgo del infierno jurando no caer jamás en esta trampa mortal.
Megatasco.
No hay aparcamiento en casa.

Abro la puerta de casa con C. roncando en mis brazos y M. atacada porque tiene hambre, sueño y quiere abrir sus regalos.

Habéis tardado muchísimo. Me he aburrido un montón

Merezco un monumento.

22 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaja, qué huevos el ingeniero "me he aburrido muchísimo", ¿quién se cree eso? te debe una bien gorda...
Tilsa

RAGE dijo...

No tengo hijos, pero cuido a mis sobrino diariamente y por lo general mi táctica en esas situaciones es soltarlos como si fuesen una plaga de langostas para que arrasen con el lugar. Total, lo que piensen de mi el resto de los padres me la pela, no los voy a volver a ver... XDDD
Además está táctica tiene la doble ventaja de que su madre no me vuelve a pedir que los lleve a ninguno de esos saraos XDDDDDDDDDDDDD

Er-Murazor dijo...

Vaya, y yo que estuve ayer todo el día en casa leyendo y viendo series, sin salir...

En ocasiones como esta, mi ostracismo social hasta me gusta y todo, fíjate...

clara dijo...

Un monumento bien grande,pero yo de ti me vengaba del ingeniero eso no se lo perdonaba, el año que viene le mandas a el solo

TXABI dijo...

¡¡¡ Mátalo!!! (directamente)

peibol dijo...

¡Me he hartado de reír con lo del mosquito! XD

BLN dijo...

Moli ánimo, yo también llevaba a los míos a estos sitios y no veía el final del túnel. Ahora tienen 15 y 11 años, se van a una disco de tarde ellos solitos (bueno, el de quince, claro) y vuelven a eso de las 10 de la noche.

Ya sé que os faltan unos añitos, pero enseguida pasan!

shopgirl dijo...

Desde luego que sí. Y desde luego no tenían muchas luces en el McDonalds para andar organizando cumpleaños así. Los niños son muy impacientes, ya podían haber preguntado qué querían comer antes de la nieve y cuando volvieran tenerlo todo preparado.
Otra cosa que no entiendo es que M no abriese su regalo en el mismo McDonalds, aplicando de nuevo lo de que los niños no tienen paciencia, como tampoco entiendo lo de que se supone que el regalo que tú fuiste a comprar lo hacían todos los niños. No se, es que a mí me gusta que si hago un regalo, sea algo que me haya gustado para esa persona. El hecho de que los niños (o sus madres) se atribuyan el haberle hecho un regalo a un niño que cumple años cuando ni lo han elegido... me parece tan poco personal...
Donde se ponga un cumpleaños en el que el cumpleañero es el protagonista y no comparta SU dia con otros tantos...

Anónimo dijo...

Deberias empezar a jugar al Tetris. Asi podrias tener otra prinzeza que encaje en tu coche, para nuestro deleite y solaz.

Efe Morningstar dijo...

Yo de mayor quiero ser como el Ingeniero.

Y tus prinzezaz, ya has leído mi blog, aprovecha ahora que son controlables. Jijiji.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Fractura de costilla flotante o vértigo por tubaritis. Son iseas que te doy, indetectables sin rayos y con tratamiento como el del dedo del Ingeniero.
Asi que ya sabes: prepara tu venganza

Anusky66 dijo...

jajajaja me has recordado viejos tiempos ,los cumples son una "tortura social" , que alegría que mis "fieras" ya son adolescentes y se acabaron los cumples en Mac Donals, eso si ahora los celebran en casa de su papa ( la venganza se sirve fría jejejeje) .

Cristina dijo...

Míralo por el lado bueno: al menos en el centro comercial ese no les ha dado por homenajear a la película del mismo nombre y no hacen a todos los clientes ir en patines. Podía haber sido peor incluso de lo que fue, fíjate.

hitlodeo dijo...

Moli, has negado al ingeniero una vez, como San Pedro con Jesús.
Pobre ingeniero, lesionado, aburrido toda la tarde del domingo sólo en casa, mientras tú te lo pasabas de miedo en un Centro Comercial.

molinos dijo...

He releído el post y me he quedado a años luz de conseguir transmitir el verdadero nivel de horror que fue.

Zor..yo sueño con tu ostracismo social.

Los que tenéis hijos mayores, gracias por los ánimos.

Recuerdo que el que eligió celebrar el cumple en manada con los de la clase fue el ingeniero, yo estaba dispuesta a invitar a 6 o 7 a mi casa.

Shopgirl. Voy a tratar de explicar en qué consisten estos cumpleaños multitudinarios. Se trata de juntar varios cumples, y que vaya toda la clase para evitar discriminaciones. A mi no me mola, tu cumple es tuyo y compartirlo lo jode, pero si tienes 6 años y toda tu clase va a un sitio y tú no..no lo entiendes.
Cada padre paga la invitación de su hijo. Y cada padre del homenajeado, le compra un regalo y se lo dá al niño diciendo que es de sus amigos.
Y no me he explicado bien. M. abrió sus regalos, vío lo que eran, pero como comprenderás no le dejé sacar todas las piezas del lego en medio del Mcdonalds.

Es un horror.

Efe, yo también quiero ser el ingeniero. Y sobre lo de tu blog, no pienso dejar que su profesor les pille las conversaciones :P

Cristina..¡¡ dios mio!! lo de los patines no se me había ocurrido. Efectivamente podía haber sido peor.

HIt..no me tires de la lengua...

Anónimo dijo...

Moli, creo que esta es la primera vez que me tienes de tu parte totalmente. Tu ingeniero, como todos los hombres en este tipo de celebraciones, no ha rozado al aprobado. Mal, muy mal.
Lo de la tortilla de myolastán y el umozquito me ha encantado.
Monumento para Moli, ya.

MALVALOCA.

María_MC dijo...

Definitivamente, mereces un monumento como la copa de un pino. Se que a ti no te hizo ni p. gracia en el momento, pero la verdad que me reí mucho leyendolo.
Piensa que el año que viene tú libras de todo esto, o no que el cuerpo humano tiene muchos huesos que pueden romperse con una oportuna caída.

Sara dijo...

Como escarpias se me ponen los pelos solo de imaginar lo que debió de ser aquello¡¡¡ uuuurror¡¡¡

El otro dedo le rompia yo, lo ha hecho con premeditación y alevosia, ya puedes ir maquinando algo.

Sra.Potts dijo...

Dios, me he puesto a hiperventilar sólo de imaginar la situación, que agobio!

Anónimo dijo...

Cierto es que nos asustamos mucho cuando el ingeniero se dio el lechon con la pared con el que se rompió el dedo, no llegó a esa pelota llena de veneno.
Le costó Dios y ayuda moverse, es todo un valiente.

Fdo:Anonimo

Aspective dijo...

No os entiendo.

Pobre ingeniero. Le dejan en casa tirado y solo, perdiéndose la celebración del cumpleaños de su hija mientras el resto de la familia se va de cachondeo, fiesta, cumpleaños y regalos por ahí.
Sus hijas seguro que ni se acordaron de él, metido en casa, lesionado y con dolores. Y Moli, seguro que tampoco ligando con los demás padres.
Y al volver, les dice que les ha echado de menos, a su manera, y encima le critican.

Pobre ingeniero. Es un incomprendido.

C.E.T.I.N.A. dijo...

Tengo una amiga que se libró de todos esos rollos de una manera radical: "Lo siento pero fuera de horas de clase mi hija es mía y de mi marido y no la queremos compartir con nadie". Quizás su hija no sea la más popular del cole, pero así es la vida y no está de más que los niños aprendan como funciona el mundo de bien pequeñitos.