sábado, 20 de diciembre de 2008

EL PLACER DE LA ESCRITURA

Me gusta escribir.

Me gusta escribir y no me refiero a este blog, que yo no considero escritura. Me refiero al acto físico de escribir a mano.

Me gusta coger mi pluma, abrir mi cuaderno y escribir. Me gusta ver como la tinta sale del plumín y según sea mi estado de ánimo mi letra va cambiando. No tengo una letra bonita, es una mezcla de caligrafía de niña de cole de monjas y prisa. Cuando escribo a mano siempre tengo prisa. Me da vergüenza y quiero terminar deprisa. Con el blog no me pasa, no es mi letra y no me reconozco, así que no me da vergüenza.


Tengo manías para escribir. Siempre con pluma. Ahora mismo tengo tres al uso. Una rottring pequeña, plateada, que llevo en el bolso en un estuche cilíndrico y que uso en el curro. En mi mesa de despacho tengo un cuaderno grande, tamaño folio y cuadriculado. A pesar de que para hacer mi trabajo podría hacerlo todo en el ordenador y no escribir nada, no me gusta. Además tengo memoria (para todo) fotográfica cuando escribo algo y es imposible que se me olvide donde lo he escrito. Si lo escribo está todo bajo control.

En casa tengo una pluma que me regaló G. y que utilizo con una tinta burdeos para escribir en el cuaderno de lecturas. Siempre con esa pluma y siempre con esa tinta. El cuaderno es rayado, tamaño cuartilla, con una solapa para guardar recortes.

Tengo otra pluma Montblanc preciosa que me regaló un amigo y que ahora está a la espera de que compre cartuchos. La llevo siempre encima.

No me gusta escribir ni en hojas sueltas, ni en tamaño folio, ni en hojas en blanco, prefiero rayado y si no puede ser cuadriculado. Si es en blanco me concentro en no torcerme y el resultado suele ser nefasto, renglones absurdos en un ángulo de inclinación rozando la verticalidad.

No me gustan los cuadernos que no se abren del todo.

El espacio físico para escribir me da igual. Puedo escribir en una mesa, tumbada en la cama, en mi sillón de leer o en un banco del parque, para eso no tengo manías.

Si alguien recibe una nota mía manuscrita que sepa, desde ahora mismo, que habré hecho 3 ó 4 versiones distintas de esa nota. El texto estará desde la primera prueba cristalino en mi mente, pero la forma me estresa, no habré compuesto la línea como quería, me horrorizará mi letra o me habré torcido como una niña de 6 años.

Me da vergüenza escribir a mano porque ves lo que sale de tus manos directamente. Y además cuando te relees, en el trazo, la presión y el espacio entre las letras ves reflejado tu estado de ánimo. Tengo un cuaderno de hace 10 años que es todo un espectáculo. Páginas y páginas de letra apiñada seguidas de dos párrafos de letra casi ilegible escritos de madrugada después de salir de copas. Me da vergüenza, pero al fín y al cabo esa soy yo..o por lo menos era.

Me encanta escribir cartas, ahora ya nadie escribe cartas pero yo tengo cientos de ellas guardadas. Lo malo de las cartas es que frente al mail tardan una eternidad en llegar..y en este caso mi ansiedad y compulsividad por la respuesta o no respuesta ganan a mi gusto estético por la carta manuscrita. Es cuestión de prioridades, pero cuando quiero escribir algo verdaderamente importante, siempre siempre lo escribo a mano.

Supongo entonces, que este blog no es importante, pero me lo paso en grande escribíendolo y por ahora no me da vergüenza.


10 comentarios:

delarica@unav.es dijo...

a mí tu blog sí me parece escritura, por supuesto que sí lo es

Martina dijo...

He llegado a tu blog de casualidad ¿como todos?...
y me gusta mucho como escribes. Me he reído con tus indignaciones y me he emocionado con el recuerdo de tu padre. Tengo en estudio la lista de libros

Anónimo dijo...

Me encanta este post.

A mi me gusta escribir con pluma. Solo utilizo una, mi Waterman azul. Y solo escribo con tinta azul. Florida Blue o Dark Blue, da igual. Pero siempre azul.

Escribo en un dietario MiquelRius, dia por página. Si un día estoy inspirada, escribo en ese día. Tengo uno por cada año, desde hace... muchos años. Nunca releo.

Tengo una letra bonita, pero cambiante. A veces es muy pequeña, otra más redondita. Siempre inclinada hacia la derecha.

Uno de mis miedos, es que escribir en pluma deje de ser un día posible. Que un día vayas a la papelería, pidas cartuchos de tinta, y te miren como si fueras un fosil. Yo por si acaso, voy haciendo acopio, porque es algo que no dejaré de hacer nunca. Escribir con pluma es algo más que escribir. Es dejar algo de ti en cada trazo.

Susu.

JuanRa Diablo dijo...

No vuelvas a decir que este blog no es importante. Ni a suponerlo siquiera!!
Es más, si se llegara a publicar como libro,aquí, el menda, sería el primero en comprarte.
He dicho.

Xinax dijo...

Disculpe, Sr. JuanRa-Diablo, pero en mi condición de presidenta de su club de fans...tendría ese privilegio. Eso o me cargo a la moli con mucha alevosía, premeditación y mala leche.
Para MOLI...menos mal de tu blog, que si no se me olvidaría lo que es la alegría de lo sencillo. Y ya paro del baboseo y tal.

Kuin dijo...

Yo tambien escribo con pluma (una Waterman, con tinta negra) pero no siempre ni exclusivamente.

Me gusta escribir y además tengo una letra bonita (cuando no escribo deprisa) pero no escribo ningun diario ni nada...lo he intentado un par de veces pero cuando releo me da mucha vergüenza así que lo abandoné hace años.

Me gustaría escribir pero no sé el que, así que simplemente me dedico a leer.

nanu dijo...

Escribo en pluma, cuando escribo, mejor cuando escribia. Siempre con tinta negra.

La de ahora es plateada de Muji, la compre en la tienda del MOMA de NY antes de que el invento llegara a Europa (ya sabes la expansion japonesa y tal).

Siempre en una libreta Moleskine, negra, hoja blanca, tamanyo pequenyo. Es igual si se abre a lo libro o no, basta que no sea cuadriculada.

Repito, cuando escribia...

Beso escribidor
Nanu

P.D: Esto de la tinta burdeos me ha gustado, lo mismo te copio la idea, aunque no para escribir en mi libreta.

CECILIARUIZ dijo...

jamas escribi con pluma, no es por economia, ni comodidad, nunca he tenido una, no se ni como se escribe con pluma, pero tal como describes como escribes con pluma, me encantaria tener esa sensacion de escribir con pluma, saludos

Ajovin Puente Mateo dijo...

Escribo con pluma, tinta burdeos, pero escribo poco a mano, muy poco aunque asuma que es una pena.
Mis notas no son para leer, es como una letra de loco, de histérico al que se le amontonan las ideas de forma más rápida que la velocidad de la mano.
Una lástima.

Marta dijo...

No Marta dixit
Me gusta este post. Te envidio. Nunca he podido escribir con pluma, lo ponía todo perdido. Cuando era más joven sí escribía pero cuando releía me parecía tan cursi que acabé tirándolo todo y dejando de escribir. Ahora sólo escribo notas, con mi espantosa letra de médico (es cierto lo que dicen de nosotros), tan, tan espantosa que a veces ni yo misma sé lo que he puesto