lunes, 7 de julio de 2014

Las revistas para hombres...¡huid insensatos!

ICON Hombres&Estilos. Voy a echarle un vistazo mientras sesteo, voy a ver si las revistas de tíos son tan horribles como las de tías. 

Matt Dillon en blanco y negro en la portada, la típica foto que dice “Eh, qué somos una revista con clase y estilo y mucha enjundia. Ni tenemos calendario ni somos Jara y Sedal" 

La cartita del director se titula “Lo feo y lo nuevo”, primeras risas. 

Ahora que nos creemos que lo sabemos todo porque no sabemos mantener una discusión sin googlear nuestros argumentos, es loable que queden creadores que, al menos una vez cada seis meses nos hagan replantearnos lo que nos gusta. Y que incluso nos haga cambiar de opinión.” 

Me descojono. Aparte de que la frase no tiene sentido de ningún tipo, resulta que esa supuesta sesuda reflexión se le ha ocurrido al director al ver “en un desfile una ristra de zapas bakalas grandes y rudas (...) y unas sandalias con refuerzos de plástico en los laterales”. 

Zapas bakalas grandes y rudas es un precioso eufemismo para no decir las zapatillas más horripilantes que has visto en tu vida, pero es que el argumento del director no hay que olvidar que es lo maravilloso que es que a alguien se le haya ocurrido hacer unas sandalias con refuerzos de plástico (¿serán unas cangrejeras de toda la vida?) para así replantearnos nuestra vida. 

Sigo avanzando  y en lo que podríamos llamar “next coming”, en el avance de lo que vas a encontrarte en la revista veo una foto de una tía colgando de una escalerilla en un escorzo tan natural como comerte las uñas de los pies subida en la encimera de la cocina.  El pie de foto dice “María León se tira a la piscina y moja un bello bikini de La Perla”. 

Mi mente sucia y calenturienta asocia el concepto revista de tíos con el concepto mojar y piensa que esta foto es un reclamo del tipo “somos una revista para leer pero también tenemos fotos de tías sexys por si te apetece hacer algo más que leer”.  Definitivamente ese es el truco, esa es la razón de no haber puesto sencillamente “María León se tira a la piscina llevando un bikini”...en el “MOJA” está el quid. 

“Odio ir de compras” es el siguiente articulito que me encuentro. Que a los hombres no les gusta ir de compras, que a las mujeres sí pero claro a la que escribe el artículo no, que hay mujeres a las que no les gusta, que hay hombres a los que sí, que los hombres compran online, que compran mucho...ZZZZ...me he dormido. 

“Falta mucho”, otro articulito con el siguiente subtítulo “La respuesta del arte a los tiempos de crisis es siempre hacerse largo y pesado”. Me parece una mamarrachez de idea pero como estoy con el ánimo tolerante y conciliador me pongo a leer para ver si me convence. Al terminar de leer ya no tengo ánimo tolerante ni conciliador. El artículo es una completa sandez donde el autor se queja de que el “arte es muy largo” y mezcla en su supuesta argumentacion a Murakami con El curioso caso de Benjamin Button, con Jonathan Franzen, Marina Abramovich, Ikea y la crisis del cine. Una estupidez como la copa de un pino. 

Uy, unas zapatillas horribles y muy horteras. Uy, no...una sección entera dedicada a zapatillas bastante horteras. Miro los textos que acompañan la foto y descubro que estas son las rudas zapatillas que van a hacer que me replantee mi existencia según el director y por las que tengo que dar  las gracias a no se quién. 

Con frecuencia, las cosas destinadas a ponerse de moda al principio provocan rechazo. A la italiana Prada le gusta llevar esta idea al extremo, y esta temporada su golpe de gracia es un calzado voluminoso, como un juguete retrofuturista. ¿No sabe si le gusta o no? Mírelas. Deje pasar un rato. Mírelas otra vez. Ya está”

Carcajadas. “Las cosas” ¿Quién ha redactado esto? “¿No sabe si le gusta o no?” Claro que lo sé, no me gustan nada. Y para terminar de decidirme busco el precio en el texto. ¡Oh sorpresa! Al contrario que en las revistas de tías, aquí no vienen los precios de “las cosas”. ¿Por qué? Se le pone el precio a las cosas de tías para que vean lo que cuestan sus caprichos y como conseguir el dinero pero en las de tíos no se pone porque se supone que ellos están por encima de esas fruslerías. Me indigno. 

Hago investigación y descubro que las zapatillas que cambiaran mi vida cuestan 420 euros, si necesitaba algún argumento más para que no me gustaran, ya lo tengo. 

Paso las páginas revisando los artículos con “cosas” de moda, ni un sólo precio. Ni el de jóvenes prepúberes vestidos de verde militar y poniendo caras de malotes en Londres pero a los que dan ganas de preguntarles "¿te has perdido bonito?" ni mi más favorito de toda la revista. Un reportaje con un modelo jovenzuelo que mi mente calenturienta interpreta como  “Tengo 18 años y me ha desvirgado una tía de 35 en la caseta de la playa de su residencia de los Hamptons y cuando me he despertado feliz como una perdiz y con ganas de repetir, me encuentro con que la tía se ha pirado con mis vaqueros y mi camiseta y sólo me puedo poner lo que encuentro en estas cajas que iban para el ropero de la Iglesia evangelista y por eso llevo un abrigo de seda y un traje de neopreno”.  

¿Consiguen estos reportajes que algún tío diga "Uy, me encanta este polito apretao que lleva el querubín del reportaje, voy a salir ahora mismo a comprármelo". Lo dudo mucho. Al menos los hombres que yo conozco. 

Publicidad, publicidad, publicidad, publicidad. 

Un reportaje sobre Noruega, esto me interesa. El titular me deja ojiplática “Donde reina la naturaleza, medra el hombre. Donde reina el hombre, lo natural es súbdito”. Entiendo que no lo titulen “Noruega ¡qué hermosa eres!” pero ¿Qué tal mencionar el país del que vas a hablar? Será que no tengo mente de tío y cualquier XY del planeta comprende que tras esas palabras va a leer un artículo sobre Noruega. Será eso. 

Leo con mucho interés, con muchísimo, y al acabar decido que me he hecho fan del autor del artículo. ¡Qué capacidad para no decir nada! ¡Que uso más estrafalario de los adjetivos! y sobre todo ¡Cuánto bien ha hecho por mi norueguismo! Con su texto es imposible que a nadie la apetezca poner un pie en Noruega... van a ser todos míos. 

No puedo dejar de compartir estos bellos retazos de lírica periodística al servicio del norueguismo. 

Se alzan frente a nosotros las babilónicas montañas de Esfjellet. Las niñas bonitas de Sognefjord, el fiordo más grande y hermoso de Noruega”

Dejando de lado que el adjetivo babilónico a Noruega le viene un pelín inadecuado, idolatremos a alguien que no tiene reparo en poner en la misma frase niñas bonitas y grande y hermoso. Hay que tener mucho valor. 

Una “sexagenaria y mística” le habla “seria como un infarto”. ¿Seria como un infarto? Empiezo a sospechar que el periodista no es español, ¿seria como un infarto? Un infarto es una cosa muy seria y una putada pero aplicarlo como metáfora de seriedad me parece cuando menos ¿Qué cojones quieres decir? 

Y luego está mi parte favorita, su fabulosa descripción del proceso de elaboración del salmón ahumado en una factoría. 

El proceso resulta hipnótico: cada pescado pasa por las manos de docenas de trabajadores que lo reciben en diferentes fases de una cadena de producción ya fallecido, lo descuartizan, lo cortan y lo guardan en frío”. 

“Ya fallecido”. Lloro de risa tan fuerte que las princesas vienen a ver que me pasa.  ¿No es enternecedor que el periodista nos explique que los salmones ya están muertos? Que aclaración tan oportuna, gracias a ella podemos dejar de imaginar  a "docenas de trabajadores" pasándose de mano en mano salmones vivos y coleando. 

Por fin llegamos a la entrevista de María León, en el titular se recalca que es “dueña de un trasero casi hipnótico”. La entrevista está bien si te interesa ella, claro. Lo que no entiendo es porqué para hablar de su carrera en el cine tiene que salir posando en ropa interior en poses supuestamente provocativas, (María cariño, te ha tenido que doler tumbarte con los escalones de metal clavándose en la espalda).  ¿Por qué? Se supone que lo que importa es lo que cuenta, ¿no? o ¿estoy suponiendo demasiado y resulta que lo que importa no es el texto sino las fotos? A ver si va a ser que el texto acompaña las fotos y no al revés como yo ilusamente había supuesto.  

¡Quim Gutierrez! Me gusta muchísimo este tío. ¿Por qué no me lo han anunciado en el “next coming”?  ¿Por qué en el titular no dice algo como "es dueño de un culo que apetece apretar" ? Y sobre todo ¿Por qué no sale “mojando” un precioso bañador? A mi me gusta Quim por lo que cuenta, que conste, por lo que no cuenta, por lo que dice y no dice, pero vamos...que estoy muy a favor de que reciba el mismo trato que María León. 

Llego al final cabreada por el maltrato a Quim y para rematar me encuentro con otro articulito absurdo sobre Felipe y una nueva cumbre de cursilismo periodístico. 

Felipe VI dejó bien claro en su proclamación que es un rey con familia. Un padre que acostará a sus hijas. Un hijo capaz de emocionar a su madre. Un marido que se deja acariciar por su mujer, “esa reina de clase media” que ha vivido más que él, tan acolchado entre algodones y pistas de esquí.”

Me quedo patidifusa pensando que esta prosa almibarada se considere adecuada para una revista para tíos, de hecho me fascina que se considere adecuada para cualquier cosa más allá de una redacción de 3º de primaria con el título "El príncipe y su princesa en un castillo rosa de cuento". 

Llego al final exhausta pero con la sabiduría que me da el haberme empollado la revista entera, me pongo en pie encima de la silla y grito a los cuatro vientos:  

¡Hombres del mundo, corred, huid antes de acabar embutidos en un neopreno y calzando unas zapas bakala mientras idolatráis a los diseñadores de moda que os hacen replantearos vuestra existencia! 

¡Seguid la luz!

PS: en la última página había un artículo de Eduardo Mendoza que molaba y que hacía reflexionar sobre el mundo bastante más que las zapatillas horrorosas que según el director de ICON cambiarán mi visión del mundo. 

27 comentarios:

TXABI dijo...

... HOMBRES !!!!

Ana María dijo...

Moli, al final es una revista de tías, pero con supuestos intereses masculinos. A los hombres no les vendes la moda en una revista, y al público que tal vez sí, no compran revistas de ese tipo. Si quieren viajar, buscan cosas por Internet o van a una agencia de viajes. Yo también me he preguntado mil veces qué necesidad hay de enseñar cacha si vienes a hablar de activismo político y de foquitas, y de tu próxima obra de teatro.

Ha llegado un momento en tu exposición que he cambiado los temas y estaba leyendo el despelleje de la revista Yo Dona, o similar, salvo que las de tíos no tienen un apartado de decoración... ¿O sí, y te lo has saltado? ;)

Buen lunes, un besote :*

Anónimo dijo...

¿En qué estará pensando Matt Dillon?
A mí me da mucho miedo!
Sonia.

Anónimo dijo...

Sí, y ahora a los hipster les ha dado por correr. Ayer iba yo tranquilamente con mi bici y casi me atropella uno que iba corriendo. No es broma.

Maite dijo...

¡Estoy por comprármela para hacer unas risas! Nah!… mil veces mejor tu despelleje, ¡no tiene desperdicio!
La indignación te sienta tan, pero tan bien. Ay… este post me ha salvado el lunes y la semana entera.

baronesa noseque dijo...

El problema es que ya nos has hablado del norueguismo en los tíos, por eso no van a ser todos para ti, yo me quedaré con algunos... a condición de que no estén "ya fallecidos"...
Un saludo,
La Baronesa Noséqué

Jatz Me dijo...

Me he quedado con las ganas de saber cómo son esas zapatillas de 420€, y hasta qué punto van a mejorar mi vida!!!!!
¿Quién es María León? ¿Y por qué moja los bikinis sin haber agua cerca?
¡¡Besos!! ( la revista gana mucho si la lees tú y la comentas así ;) )

Burbuja dijo...

Jajajajajaja mencanta!

HombreRevenido dijo...

Jajaja, a mí me alivia mucho que esperen a que fallezca el salmón antes de descuartizarlo. Y tal vez me sentiría mejor si le hicieran un pequeño velatorio con sus amigos salmones todavía vivos nadando en círculos.

Las revistas masculinas son terroríficas. Yo gané en un bar (como no) una suscripción de 6 meses a GQ y se ve que se colaron y nos la estuvieron mandando 2 años a nuestro piso de estudiantes en Zaragoza. Era tronchante. Moda absurda, consultorios chorras, chicas en bikini y supuesto lujo para el hombre de hoy. La anti-guía de la masculinidad.
A un hombre de verdad esas revistas sólo le sirven para una cosa: hacer fuego (bueno, si es adolescente a lo mejor le sirve para alguna otra cosa)

Oswaldo dijo...

Sucede que, exceptuando las tales fotos de María León mojando el bikini, todo lo que pones tiene un FUERTE tono gay.
No pretendo ser homofóbico, sólo creo que es un hecho que no hay forma "no gay" de hablar, por ejemplo, de "zapas bakalas grandes y rudas". Así cómo el uso exagerado del almíbar rosa en el tono de todas las frases que copias es algo, no sólo claramente no-masculino, sino que tampoco es femenino. Es simplemente gay.

palomamzs dijo...

La próxima vez que vaya a la pescadería voy a pedir un salmón fallecido o una merluza difunta, ya veré.

Blanco Humano dijo...

"Serio como un infarto" ni siquiera es una frase original, es de Heat. La dice Jon Voight a De Niro, hablando del personaje de Pachino:

"Tan divertido como un infarto ¿Tres matrimonios? ¿Crees que eso significa que le gusta estar en casa? Significa que es uno de esos que ronda toda la noche, entregado a su trabajo".

Por supuesto en ese contexto pega porque le da rollo negro.

Y puedes dar gracias que has cogido una revista con pretensiones (se nota por la portada en blanco y negro y el nombre pedante. Te recomiendo que cojas un GQ un FHM o algo así y ahí sí que vas a flipar. Canela fina.

Javier de Gregorio dijo...

¡Voy volando a comprarme la revista!
Saludos,
JdG

Anónimo dijo...

Lo que no entiendo es cómo había llegado esa revista a tus manos. Mejor no lo cuentes.
No estoy muy en el mundo de las publicaciones masculinas pero algo conozco y esa no me suena de nada. Es rarísima. El mundo de las revistas de tío es raro. O son muy elitistas y dirigidas a pastosos con poco gusto o son cachondas tipo FHM, hechas para que no te las tomes en serio.

Nisi dijo...

Creo que me la voy a comprar sólo para leer la historia de los salmones fallecidos. Pobres.

Anónimo dijo...

Es una revista para tías pero camuflada. Las revistas de tíos son de fútbol, de motos, de coches o de tías en bolas. That the way it is.

Ap.

Mafalda dijo...

Vas a acabar con mi vida profesional. Imposible disimular, si terminas llorando de la risa. Mis compañeros asustados porque no podía reproducir el texto entre hipos.
Grande.

Anónimo dijo...

Lo creas o no, en la peluquería de El Corte Inglés tienen la colección completa. El GQ, el FHM, el Spend In... Esta que comentas no la he visto nunca. En fin, soy un tío, me atrae la ropa (tengo mucha), los viajes, algunos deportes, las tías, los coches y las maquinitas de casi todo tipo. Y jamás compraría conscientemente (ni para un vuelo de 14 horas Heathrow-HK) algo semejante. Me indigno cada sábado ojeando el Yo Dona pensando por que toman a las mujeres por idiotas profundas, como para cabrearme con una de estas.
Tenía pensado pelar YoDona en mi blog. Tal vez lo haga definitivamente.

El Anónimo de la Lámpara

Anónimo dijo...

Lunes, viaje desde Mordor como tu, para llegar a la oficina. Y en la recepción la revista! Ojiplatica me quedo.. Matt Dillon, mi empotrador por excelencia, mi chico de carpeta de instituto año tras año. Corriendo a sentarme, que 50 años más bien llevados..
Ojeamos la revista. Los jóvenes imberbes, las fotos de María León, la sección moda. Ay Moli! Ni con un palo quería pasar las hojas no fuera a pegarse la soplapollez.
Y de repente tu entrada en el blog:.." Me ha desvirgado una tía de 35..." Jajajajaja!! Magistral!
He de confesar que he arrancado las fotos de Matt, no para la carpeta del instituto. Las he guardado en un cajón para babear de vez en cuando.
Por cierto, la revista se vende por 3€.

Inmaculada dijo...

Me parto contigo!! Es que no dejas títere con cabeza!! Me has alegrado nuevamente el día.
Saludos.

NáN dijo...

Lo mismo que me obligo a ver "Sálvame" (un ratito, una vez al año, porque tengo que entender a mis compatriotas, llevaba un tiempo pensando en la obligación de leer un ICON.

¡Me has salvado! GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

saraolenchero dijo...

Comprenderás porque al ver "Sálvame" tus compatriotas han votado a "Podemos"

Cabrónidas dijo...

"¡Huid, insensatos!" Y si encima lo dices como lo dijera Gandalf en "La Comunidad del anillo" para huir del ataque del Balrog...

NáN dijo...

Saralonchero: no solo mis compatriotas. Yo mismo.

Ajovin Puente Mateo dijo...

Efectivamente, publicidad, publicidad y muy poco comtenido realmente interesante. Gastar papel para poner anuncios

Inés dijo...

En realidad, "tan serio como un infarto", es una traducción literal de "as serious as a heart attack", típica expresión coloquial del inglés americano, para aclarar que no es broma lo que dices. Traducirlo literalmente al castellano dice bien poco de los redactores. No esperábamos nada mejor, claro. Es más importante elegir zapatillas retrofuturistas para este verano...

Iris van Kirsten dijo...

ojiplática me he quedado con tu descripción de la revista :-D.
Ya sabía que las revistas "femeninas" (o sea para descerebradas con chicle globo rosa en el balero) eran terribles pero nunca imaginé que una revista "masculina" fuese tan infumable.
Mi pésame por los árboles muertos para su producción :-(