martes, 3 de junio de 2014

Lecturas encadenadas. Mayo (I parte)


Si tenéis curiosidad por saber cómo he pasado el mes, imaginadme con una manta de cuadros cubriéndome las rodillas y un libro en las manos. Boca arriba, de un lado, de otro, dormitando a ratos y completamente insomne cuando se supone que debería dormir. Esa he sido yo todo el mes de mayo y por eso tengo que dividir las lecturas encadenadas del mes en dos posts, porque por mis manos han pasado 9 libros. 

Al lío. 

 Todo cuanto amé de Siri Hustvedt. Empecé el mes con una relectura. Recuerdo cuando compré este libro un frío día de invierno de 2004 con M en el cochecito. Lo compré porque había leído sobre él en un foro. No fue una recomendación entusiasta, sólo una frase de alguien "Dejad de leer a Auster y leed a su mujer". Lo compré siguiendo esa escueta recomendación, lo leí y me fascinó. Me fascinó tanto que fui a que me lo firmará Siri.  10 años después ha vuelto a llamarme y lo he releído porque a pesar de saber que en su día me había encantado, no conseguía recordar por qué me había gustado tantísimo. 

Lo releí en cinco días y no sé si me ha gustado o no. Creo que en estos diez años que han pasado me he hecho "mejor" lectora o mejor dicho, leo de otra manera, leo mejor. Se que en esta relectura, he visto cosas que no percibí en el 2004, algunas por mi experiencia vital y otras por la cantidad de lecturas que he hecho desde entonces. Por ejemplo, en esta lectura me he dado cuenta de que hay muchos detalles en esta novela que son en parte autobiográficos, o mejor dicho, Siri introduce en la trama aspectos de su vida: la boda en medio de una tormenta, el pasado noruego de la familia de una de las protagonistas, la pasión por el baseball de otro... y lo sé porque son detalles que Auster cuenta en su Diario de Invierno.

Probablemente mi experiencia escritora (en el 2004 ni escribía ni tenía la más mínima intención de hacerlo) también haya influido en mi percepción actual del libro. 

Es una historia sobre parejas, amistades, arte, paternidad. Es angustiosa y duele (tengo pendiente hablar de los libros que duelen). Transmite la horrible sensación de que a pesar de lo queramos creer (y la autoayuda nos incite a ello) se puede vivir toda la vida siendo intensa y profundamente infeliz y siendo consciente de ello. Es una idea aterradora.   

Todo cuanto amé es una buena novela que creo que hay que es mejor leer con 40 años que con 30. 

"Bill, al igual que todo el mundo, reescribió su vida. Los recuerdos de las personas mayores son distintos de los de los jóvenes. Lo que a los cuarenta años nos parece vital bien puede haber perdido su importancia a los setenta. Al fin y al cabo, nos inventamos historias a partir del fugaz material sensorial que nos bombardea a cada instante, que no es sino una serie fragmentada de imágenes, conversaciones, aromas y contactos de personas y cosas. La mayor parte de esta información la eliminamos para así vivir en algo parecido al orden, y seguimos barajando una y otra vez nuestros recuerdos hasta que morimos."

"Siempre piensas que si de verdad quieres a tu hijo estas cosas no pueden pasar - dijo- y elevó los ojos hacia mi con expresión feroz.- ¿Cómo ha podido pasar?"


La higuera de Ramiro Pinilla.  Vuelta a Getxo, vuelta a Don Manuel y doña Mercedes. En este caso la historia va sobre vencedores y vencidos de la Guerra Civil y como ganar una guerra puede no significar ganar una vida. Es la historia de una venganza muda o más bien la historia de cómo vivir una vida aplastado por la culpabilidad, paladeándola porque no se puede dejar atrás. Me gusta Pinilla, es como volver a casa. Abro el libro y estoy en Getxo, casi oigo el mar, siento la lluvia, veo el verde de los montes y saludo a los personajes como viejos conocidos. 

Por supuesto y lo repito una vez más, hay que empezar por la trilogía para descubrirlo como se debe. 

Los cañones de agosto: Treinta y un días de 1914 que cambiaron la faz del mundo de Barbara W. Tuchman. Regalo de un descerebrado por mi cumpleaños. Mil gracias Javi. 

Nada mejor para combinar con mi mantita de cuadros y mi convalecencia que un libro sobre los comienzos de la I Guerra Mundial. No hay nada más decadente que esos meses de 1914 previos a la invasión de Bélgica por parte de Alemania que destruyó completamente toda Europa, sus estructuras sociales, políticas, económicas y que obligó a los europeos a reinventarse desde cero, a vivir con la idea de que todo lo que habían conocido hasta entonces desaparecería para siempre. 

Es un libro super exhaustivo sobre los meses precedentes al estallido de la guerra y sobre las campañas, movimientos de tropas y batallas que se llevaron a cabo en el primer mes de la guerra, agosto de 1914. La autora, Barbara W. Tuchman ganó el Premio Pulitzer con este libro. Fue uno de los primeros trabajos sobre ese conflicto y la señora Tuchman realizó un trabajo de documentación y estudio absolutamente apabullante... a veces demasiado apabullante porque tu cabeza ya no es capaz de asimilar más nombres de diplomáticos, más batallas, más generales y más telegramas que van y vienen entre absolutos incompetentes aferrados a la idea de que "la guerra sólo duraría unos meses". 

La conclusión al terminar el libro y dejar a los dos frentes enfangados en el barro, es que fue una guerra que comenzó por la ambición política de Alemania por un lado y la falta de pensamiento realista y crítico por parte de las potencias aliadas. Todos pensaban que sería una guerra de batallas corta y acabaron llevando a Europa a un conflicto terrible del que nadie salió ganador y que volvió a reactivarse casi por las mismas causas 20 años después. 


Diario de una dama de provincias de E.M. Delafield.  Novelita que responde perfectamente al término "novelita". Es el diario de una señora británica en 1947, el antecedente de Bridget Jones en el que la preocupación por el peso y el trabajo están sustituidos por la preocupación por las finanzas familiares, la corrección en las relaciones sociales y los problemas con el servicio doméstico. 

Completamente intrascendente y carente de interés. He leído reseñas por ahí que hablan de su "delicioso humor" pero debe ser que a mi el humor "delicioso" no me hace gracia. Para leer con completo encefalograma plano. 

Cómo hablar de los libros que no se han leído de Pierre Bayard. Este libro llevaba en mi lista de pendientes desde que leí una crítica bastante entusiasta de ND, cómo él no suele entusiasmarse con casi nada me picó la curiosidad. Lamentablemente no comporta el entusiasmo para nada. Me ha parecido bastante pedante y soporífero. Detecto un peculiar estilo de escritura entre los autores franceses que en muchos casos me resulta afectado y poco cercano y que en el caso de no engancharme por el fondo de la historia hace que me distancia muchísimo del libro. 

Bayard es profesor de literatura y francés. Una combinación explosiva. Defiende la actitud de hablar sobre libros que no se han leído y reconocer abiertamente cuando no se han leído. Partiendo de la base de que yo no tengo ningún problema en decir que no he leído algo o en despellejar un libro cuando me ha parecido espantoso, no entiendo los remilgos. 

A pesar de que no me ha gustado y no es un libro que recomiende, tiene algunas reflexiones bastante interesantes y que sí comparto. 

"Tener, si no las mismas lecturas, al menos lecturas comunes con el otro - lo cual quiere decir, de hecho, las mismas no-lecturas - es una de las condiciones de una buena alianza amorosa. De ahí la necesidad, desde el comienzo de la relación, de mostrarse a la altura de las expectativas del ser amado haciéndole sentir la proximidad de nuestras bibliotecas interiores."


Y hasta aquí la mitad de mi mes lector... la semana que viene la segunda parte. Y leed a Siri. 


24 comentarios:

Ana María dijo...

Jolín, te has zumbado nueve libros como una reina! Yo tengo a medias dos, y ando peleando con ellos!

Espera: he leído convalecencia? Estás bien?

:*

sasadogar dijo...

Jolín, Moli, mi lista de libros pendientes aumenta con tus encadenados, siempre hay uno o dos que digo" debo leer".

Desgraciadamente llevo una temporada de "lectura con encefalograma plano"- me ha encantado esta etiqueta tuya para este modo, que desgraciadamente yo llevo practicando como un año ya....(como pasa el tiempo)- pero creo sinceramente que podre alternar lecturas de eset cariz y alguna de tus propuestas.Voy a investigar sobre Ramiro Pinilla, tiene muy buena pinta.
Por cierto la revista que mencionas la leo en digital y me encanta, también ha sido un descubrimiento relativamente reciente.
Un besín desde Valencia

nurananu dijo...

Gracias por compartir esas reseñas.
Creo que habría sido "justicia kármica" decir que no te hizo falta completar el libro del pedante profesor francés para determinar que es una cagada... de alguna manera darías validez a su título.
:-)

Molina de Tirso dijo...

Sí. Aprendemos a leer leyendo y a escribiendo como a cualquier otra cosa. No es más fácil leer o escribir que, por ejemplo, hacer una tortilla de patatas o cambiar la rueda de un coche, y todo el mundo sabe que estas habilidades uno las adquiere con la práctica. En cambio el aprendizaje de lectura y escritura (desde un punto de vista artístico, se entiende) parece que son automáticos.

De los libros que hablas, solo he leído La higuera y te alabo el gusto. Además, tenía noticias del que explica cómo hablar de lo que no se ha leído y me parece una boutade más de su autor.

Saludos

Anónimo dijo...

"Todo cuanto amé" ya lo he leido gracias a uno de tus posts ;)y me he acordado de él leyéndote en "Ser hijo en los libros" Y enseguidita voy con un ensayo suyo "La mujer temblorosa ..."
Pinilla lo reservo para el verano, como hay que empezar por la trilogía ...
Gracias otra vez por tus reseñas. Nati

Anna JR dijo...

Conclusión: sí que lees mejor. Porque sí. Porque releí un 'libros encadenados' sobre John Fante de hace un millón de años y ahora escribes muy bien porque lees muy bien. No es que hace un millón de años escribieras mal. Tú me entiendes.

Lo que escribes sobre el libro de Siri me recuerda a Años Luz de Salter, también plagadito de citas que hacen daño.

Yo también estoy en modo manta pero he perdido transitoriamente la capacidad de concentración extrema de la que hacía gala para leer. Abro un libro y me acuerdo de una cosa para un post. Voy a apuntarla y caigo en que no he enviado el trabajo del puñetero curso de CM, enciendo el ordenador para mandarlo y resulta que abdica el rey y me engancho a twitter, informativos, wasaps... Fatal.

El de Siri lo tengo casa de mi padre, pero cuando acabe con un Faulkner que estoy releyendo empiezo con Bryson. A ver si me despejo.

NáN dijo...

Claro que cada vez leemos mejor, pero si desde bien jóvenes hemos elegido los libros por su posición de novedad o de revelación dentro de la historia de la literatura, o por consejo de personas muy fiables, digamos que 8 de cada 10 libros que releo me gustan más que la primera vez: mi mejora como lector me permite ver un montón de cosas positivas que no había captado la primera.

He recordado ese libro de Siri, que leí por ti, y el recuerdo ha sido muy agradable (hay que leer a Siri).

Anna J.R., ¿qué Fualkner estás leyendo?

Anónimo dijo...

Conocí a Siri por ti y me encantó. "Verano sin hombres". Ahora tengo pendiente "Todo cuanto amé". En cuanto tenga un rato me pondré con él.
Pinilla acabaré leyéndolo por tu insistencia pero la verdad es q me da un poco de pereza. El primero de la trilogía lo llegue a tener en las manos pero fue ver el plano con sitios conocidos y nombres imaginarios y el arbol genealógico y volver a dejarlo en su sitio. Todavía creo q no le ha llegado su momento -)
Por cierto, geniales los relatos de Salter. El último brutal!

Hermano E dijo...

No sabía que habías estado enferma. Supongo que ya estarás recuperada.

Hablando de libros de la I Guerra Mundial. ¿Has leído Sonambulos de
Christopher Clark? Me han dicho que está muy bien.

Anónimo dijo...

Hay que leer a Siri Hustvedt, pero si te gusta escribiendo ficción, escribiendo "no ficción" es alucinante. En serio. En Enero leí su último libro en Anagrama, una colección de ensayos y lo flipas. I mean it.

Ap.

El niño desgraciaíto dijo...

Ya siento que te haya gustado tan poco. A mí me fascinó, pero está claro que para gustos, colores.

Saramaga dijo...

Apuntamos a Siri pues! Ni idea de que la mujer de Auster fuese esceitora.

Di Vagando dijo...

Leí "Lo que amé" por recoemdnación tuya. Una de las cosas buenas de escribir un blog es poder ir hacia atrás y leer tu propia crónica, pq desde luego no recordaba el libro con el detalle de mi divague. Que cuelgo al final pq no tengo ganas de resumir. Pero decir una cosa importante para futuros lectores: las primeras 130 páginas me parecieron un rollo, un bestseller... de esas de subrayar poco y cabrearse bastante. Luego, parece q lees otro libro. Sorprendente. Pero hay q perseverar.

Ahí va, y por si no lo has leído: no cuento nada de la trama, solo menciono el "gran tema" (Hamlet- la duda, Otelo-los celos, Macbeth-la ambición, q nos decíane en el cole, ese rollo).

http://www.divagandodivagando.blogspot.co.uk/2011/09/lo-que-no-ame-de-lo-que-ame-de-siri.html

muxus

di

Carmen J. dijo...

Yo voy a esperar tu segundo post, a ver si me convences... XDD

HombreRevenido dijo...

Interesantísimo el de la I Guerra Mundial. Me lo apunto.

Me los apunto todos en mi libreta. Unos a favor y otros en contra.
(Mentira, no los apunto, con poner el link en un word es suficiente)

Bichejo dijo...

Siri es un sí pero no. Tiene pinta de intensa y ahora mismo no puedo con intensidades.

La dama de provincias me gustó. Me reí, más de ella que con ella (con Bridget es al revés) y leeré la segunda parte en cuanto libere un poco la balda.

¿Convalecencia?

Anónimo dijo...

A ver,yo me leí por casualidad uno titulado Diario de un ama de casa desquiciada cuya portada y contenido son casi idénticos a este que citas,pero el mío es de Sue Kaufman,
escritora estadounidense y de 1967.
También para leerlo sin ninguna neurona,pero no está mal.
Sonia.

Caelete dijo...

¿Siri?
¿la del iPhone?
¿escribe?

No me la imaginaba, la verdad.

XD

PD: Típico comentario chorra para que veas que te leo y no te quejes en TW

molinos dijo...

Ana María, la semana que viene contaré uno que tiene que leer, bueno tú y todos.

Sasa, buena elección Pinilla para el verano y no hay que leer la trilogía del tirón. Primero un tomo, descansa unos meses y luego el siguiente, otros meses y luego el tercero. El primero es el más "dificil" pero una vez que entras en su mundo es maravilloso.

Nurananu, lo terminé leyendo el diagonal...ya había aprendido todo lo que necesitaba para entonces.

Molina de Tirso, sí creo que aprender a leer o a escribir es exactamente así pero cuando leí "Todo cuanto ame" en el 2004 no lo pensé y ni siquiera escribía ni tenia planes para ello. Si te gusto La higuera hay que leer la trilogía para conocer todo el universo de Getxo.

Nati, ya me dirás que tal Pinilla. De Siri Todo cuanto amé es el mejor con diferencia, los demás que le he leído ni de lejos me han gustado tanto.

Anna JR, Bryson te despejará y Siri te gustará seguro. Ya lo verás

NáN me acuerdo de lo que te gustó Sirí y yo releyendo también descubro cosas que no había visto la primera vez o quizás si las vi pero no las recuerdo.

Anónimo si te ha gustado "Un verano sin hombres" te va a flipar "Todo cuanto amé" porque es un millón de veces mejor. Bien lo de los relatos de Slater, el último es espectacular...hay que releerlo nada más terminar para verlo de otra manera y apreciar la maestria.

Hermano E, no , no he leído ese....ya me dirás.

Ap. Ya he leído varios suyos de no ficción, ensayos sobre arte. Algunos me gustaron muchos y otros regular...ya dije que me parece que a veces se pasa de intensa. Los que son muy buenos son sus dos primeros libros antes de publicar Todo cuanto amé.

ND, saqué muchas citas, algunas ideas y conceptos me molaron pero creo que no da para un libro. Una conferencia hubiera sido más que suficiente.

Saramaga, si lees El Diario de Invierno de Auster verás como trabajan juntos, se conocieron y su vida como escritores. ya me dirás si te gusta.

Di, recordaba perfectamente tu divague y que al principio no te había gustado pero luego si. Para mi ha sido casi como leer un libro nuevo...recordaba la trama pero mil detalles no los recordaba o creo que no los vi cuando tenia 30 años.

Carmen J, en el segundo post hay uno que teneis que leer todos.

Hombrerevenido, el de la IGM es superexhaustivo...a ratos demasiado pero si quieres coger un tablero y jugar a las batallas, al risk, es tu libro.

Bichejo ¿te reiste en serio? Siri te gustará pero no es para el verano, que te veo.

Sonia, es algo parecido pero anterior. Yo también he leído ese de Kaufman pero en ese habia amargura y humor negro. El de la dama de provincias es como ver Dowtown Abbey.

Caelete, tururú

Anna JR dijo...

NáN, "La paga de los soldados". Cuando murió García Márquez leí que fue muy fan de Faulkner, Hemingway y Steinbeck y lo cogí de una estantería de mi padre que a su vez está releyendo "Absalón, Absalón".

A. Sandler dijo...

Molinos,
Gracias por tus recomendaciones! Las seguiré como de costumbre. Ya que estamos, recomiendo "Entre tonos de gris" (Ruta Sepetys).
Feliz juernes!

Bea Mendes dijo...

Me suelen gustar libros que tratan guerras pasadas, sin embargo, este me parece DEMASIADO. Como dices, demasiado exhaustivo, demasiados datos (Los cañones de agosto).
De "Diario de una dama de provincias" no me esperaba menos. He leído reseñas muy entusiastas, pero algo me olía mal, no porque creyera que fuera mala, sino porque estaba segura de que no me iba a gustar. Y, con lo que cuentas, lo estoy aún más.

Lorena Bernardos dijo...

Hola,
Yo también leí What I loved de Siri hace poco. La primera parte del libro me flipó, tiene lo sesudo que falta a veces a Auster, y a veces me perdía con tanta pintura porque soy bastante poco cultureta, pero estaba emocionada con los personajes. La segunda parte la tenía que leer estando sola porque como lloraba desconsoladamente, montaba unos shows en tranvía que daba miedo. Y la tercera...chico, a mi me sobra.

Yo estoy que no quepo en mi con Jenny Offill, más concretamente con Dept. of Speculation,lo mejor que he leído este año. Leí Last Things y, siendo bueno también, no me encantó tanto.
No sé si tú lees estos libros en inglés, ni si las traducciones son buenas. Yo los leo en inglispitinglis. Ojalá que leas a Offill y me digas qué te parece.
Me he leído también este año algunas novela gráficas, destacaría Cancer Vixen de Marisa Acocella. Ya me dirás qué te parece si te la lees.
Ahora estoy leyendo Freedom de Franzen, y voy a rachas...
Un saludo, ojalá que fuéramos colegas para hablar de libros...en mi casa nadie me hace ni caso. Que dos de los habitantes tengan 6 y 2 años no ayuda.

molinos dijo...

Hola Lorena,

Apunto tus recomendaciones. Sí que leo en inglés...así que no hay problema. Podemos hablar de libros lo que quieras. :) Gracias por el comentario.