domingo, 30 de marzo de 2014

Pobrehermano Mayor cumple 40.


Mi primer hermano. El primer hijo varón. El segundo. El cuarto nieto. Bronco. El último que  quedaría en la avioneta. Pobrehermano Mayor. El padrino de C. Chuparse el dedo pulgar viendo la tele mientras te acariciabas la pequeña protuberancia que tienes en un lado del cuello. El color azul. El último en enterarse de que papá había muerto. Tu Simca 1200. 

Pelo negro, aunque ya te queda poco. Barba larga, muy larga y blanca. No sé si pareces un Ayatollah, Papa Pitufo o si te da un punto de norueguismo que yo no soy capaz de percibir. Ya no te chupas el dedo, (ni literal ni figuradamente) pero te acaricias la barba compulsivamente, tan compulsivamente que no te das cuenta... y confieso que me pone un poco nerviosa, me distraigo pensando que pareces un sabio, que eres más sabio que yo. Esa sensación se me pasa cuando sacas del bolsillo de tu pantalón el peine rosa de Mi pequeño Pony que le has robado a C y con el que te flipa peinarte la barba... eso no parece muy sabio, si acaso muy de hypster. 

Te ries poco y cuando lo haces tienes dos risas. ¿A que no lo sabías? Una grande de carcajadas cuando algo te hace gracia... y otra pequeña en la que haces jijijiji y los ojos se te achinan; ésta risa no puedes pararla, cuando te da ese ataque de risa sencillamente te encoges y te ríes y te ríes y te ríes hasta que se te agota la risa y vuelves a ponerte muy serio. La última vez fue el año pasado, nos dió a los cuatro mientras mamá contaba muy seria una historia absurda, la del huevo que hablaba por el móvil. ¿Te acuerdas?

Seguro que no. Eres Dori, la memoria de pez. Estoy pensando que posiblemente eres tanabsolutamente maniático con tus rutinas porque si no las tuvieras olvidarías todo. No te acuerdas de la gente que conoces, de los cumpleaños, de los libros que has leído ni de las películas que has visto... nuestros recuerdos compartidos de infancia siempre te hacen dudar ¿En serio? preguntas muchas veces. 

Eres paciente o lo pareces. Puede que sencillamente pases y por eso nos aguantes a todos mucho hasta que no puedes más y estallas en un grito “Joder, que he dicho que no” o “Joder...así no hay quien duerma” y entonces te pones muy serio y mueves las manos por delante del cuerpo. Hubo un tiempo en que me daba un poco de miedo verte así. Ahora, lo confieso, me hace gracia. Te pones muy nervioso cuando la gente se alarga contando las cosas, no soportas la cháchara "Pero ¿quieres contar de una puta vez qué paso y dejarte de chorradas?"

Arrastras los pies por el pasillo, te flipa pasearte en calzoncillos. Un café y dos sobaos Martínez para desayunar. Un rato después otro café. El vaso de agua lleno en la mesita si te echas la siesta en el sofá o en tu cuarto si te vas a la cama. Es manía, no te bebes nunca el agua...los vasos se vacían porque se evapora. Lo he comprobado. 

El deporte. El absurdo y el de equipo. Eras bueno al fútbol, muy bueno de hecho. ¿Por qué dejaste de jugar? No es por la edad, ni por las lesiones. Ahora haces cosas peores, partidos de padel nevando o a 2 bajo cero, carreras absurdas de 45 km, marathones alpinos de 60, viajes en bicicleta por Cuba a 40 grados a la sombra...la lógica de tus aficiones deportivas, si es que tiene alguna, queda fuera de mi alcance. 

Eres mañoso, habilidoso y muy artista. Arreglas cosas, cuidas el jardín, te encargas del huerto, construyes muebles...Te veo y pienso  que si hubiera un holocausto nuclear estaría a salvo contigo. Se que lo único que me pedirías a cambio sería que te hiciera cosquillas en la espalda. Antes, hace unos años, me hubieras pedido también que cocinara, pero de un tiempo a esta parte te apañas bastante bien y tu tortilla de patata es sencillamente espectacular. 

Eres ermitaño. Creo que eres la persona con la que más tiempo he pasado en silencio. Horas en la misma habitación sin dirigirnos la palabra. Fines de semana enteros intercambiando apenas unas pocas palabras. Paseos con los perros en los que lo único que hemos dicho han sido “putos perros” o gritado sus nombres.  No es un silencio incómodo, ni extraño, ni raro. Es tu silencio acogedor. ¿Sabes como eres? Como una chimenea, eso es. Te pega tanto. 

Hueles a leña, a campo, a sudor de deporte, a jersey viejo. A ti. 

Eres encantador. Me fascina verte en una reunión social. No doy crédito cuando me has acompañado a algún sitio en el que no conoces a nadie y de repente eres el tío más encantador de la sala, repartiendo sonrisas, palabras y riendo. Te veo, te escucho y me pareces un desconocido...un desconocido encantador y sociable. Muchísimo más que yo... pero yo tengo más pelo. Ja.  

Eres divertido, muy divertido sin ser gracioso. Estas muy serio y de repente empiezas a contar una anécdota y sencillamente me troncho de la risa...y además me vuelvo a reir cuando me acuerdo días o semanas después. “ Moli, me he apuntado a Pilates. Soy el único tío...lo primero que tuve que preguntar el primer día fue ¿alinear la pelvis? exactamente ¿donde tengo yo eso?” o “¿Te he contado la historia de la cabo Coral de la guardia civil en Huesca? Estaba tremenda.”

Eres la calma y la imperturbabilidad. Se que las cosas te afectan, siento que te preocupas, siento que me (nos) quieres pero no se te nota. No sé cómo lo haces, pero lo haces. No pareces estar cerca pero sin embargo lo estás. Seguro que no te acuerdas, pero yo si, hace casi 9 años, llegue a casa de Los Molinos y estabas sentado en un bordillo del jardín, me senté a tu lado, apoyé la cabeza en el hombro y lloré. No dijiste nada, no hiciste nada. No hizo falta. Lo último que me has dicho que me ha conmovido ha sido  “Bien, entonces me voy a ahorrar la charla que te tenía preparada”.  Esa frase idiota y que para nadie tiene sentido, me hace llorar al escribirla. 

Hoy cumples 40 años. 

Hace 411 días, los cumplí yo. Llamaste al timbre de casa, abrí la puerta y allí estabas, con un collar con 40 castañas que habías hecho para mí. 

Yo no sé ensartar castañas, sólo se escribir. 

Este es mi caminito de chuches para ti. 



Dices que "no tienes planeado vivir mucho tiempo"...pero ojalá compartamos otros 40 años, tenemos mucha suerte... bueno, yo más. Tú tienes que aguantarme.

Feliz cumpleaños.



26 comentarios:

TXABI dijo...

Felicidades al nuevo "cuatrero" !!

Hans dijo...

Claro que tiene sentido. Bss, Moli.

Hermano E dijo...

¡Felicidades!

NáN dijo...

Felicidades atleta ermitaño. Te queda mucho todavía. Pero devuélvele el peine rosa a C. ¡Hombre, ya!

Aitana dijo...

Jolín, no conozco a tu hermano de nada...pero casi, casi me haces llorar.
Qué bonito lo que has escrito :)
Muchas felicidades a tu hermano, seguro que también tiene mucha suerte de tenerte.
(Me ha encantado lo del peine rosa jajajajaja)

Anónimo dijo...

¡Qué bonito Moli!
Tu hermano mola bastante.Que disfrutéis su cumpleaños como se merece.Sonia.

Ana María dijo...

Jo, qué pedazo de caminito de chuches más increíble :)

Un besazo grande para la Molicasa, que celebra hoy un gran día. Y un beso especial para tu hermano, que parece un tío fabuloso.

:*

ELISA dijo...

Felicidades!

:-D

Tus ojos y boca sonríen, Moli. A Pobrehermanomayor sólo su boca. Sus ojos permanecen alertas, quizás no se fía y presiente alguna celebración sorpresa. O trastada :-DD

Anónimo dijo...

Muchas felicidades a los dos!!! A él por su cumpleaños ( feliz, cumpleaños feliz, te deseamos todos, cumpleaños feliz, biennnnnn) y a tí por saber contarlo tan bien, y por saber mirar. Besos guapa y buen domingo!!
Enja.

Nisi dijo...

Qué bonito regalo, ¡felicidades al cumpleañero!

Alber dijo...

Vaya hermano más guay, y suertudo por tener a una "molihermana" que le escribe este texto tan genial! Eres única describiendo a la gente!! Felicidades B!!

Sobrevolando los 40 dijo...

Precioso regalo. Muchas felicidades para él y para tí que se cumpla tu deseo de otros 40 años más juntos. Besos.

El niño desgraciaíto dijo...

Pues muchas felicidades!

Entrando en Bucle dijo...

Precioso que una hermana hable así de tí. La complicidad con los hermanos es de lo más bonito de esta vida!

Felicidades!

cris dijo...

Pero qué bonitoooo

Bichejo dijo...

Muy chulo el post. Felicidades con retraso y muy muy fan del peine de barba

Oswaldo dijo...

Qué fácil parece sentir afecto por un individuo descrito de esta manera.

Felicidades a ambos. A ti por tenerlo a él. A él por tenerte a ti y, por supuesto, por su cumpleaños. ¡Felices cuarenta!

Oswaldo dijo...

No lo dije antes pero, ¡Buena foto!
Las dos, pero especialmente la del molihermano volador.
!Excelentemente logrado el efecto!

HombreRevenido dijo...

Olé, qué bonito homenaje.
Esto también te habrá costado un buen rato, y ninguna castaña ha salido herida.

Anónimo dijo...

Felicidades PobreHermano!. Bienvenido a la cuarentena. Moli, sois clavaditos!!, prueba a dejarte barba jajjaa

Rita dijo...

Ole ole y ole por este pedazo de homenaje. Qué bonito post y qué bien escrito. Seguro que a tu hermano le sacas alguna lagrimita. Felicidades!

azucarilla azucarada dijo...

que preciosidad de post me encantaria tener una hermana como tu :D ( aplausos varios )
Un besin de tu nueva seguidora =)

Anónimo dijo...

tu hermano es un tipo generoso porque el muchacho para sus 40 aparenta algunos más. Ese pelillo quasianasagasti ?????, vaya hermana inmisericorde: coño, díselo y déjate de barbas. Que se rape.

lo de correr y tal, bueno; habría que ver los cronos.

Riojanita dijo...

Moli, me encantaría conocer a tu hermano!
No lo conozco de nada pero ya sé que me gusta....

sasadogar dijo...

Entrañable como siempre!! felicidades a Pobrehermanomayor,
un besazo

Cosmina dijo...

Precioso tu regalo, la manera de decirle: todo esto eres tú para mi. Que manera tan bonita de cuidar a tu gente.
Lo que más me ha sorprendido ha sido lo de descubrir que no soy la unica que le encantan y sabe saborear los silencios en este mundo de parlachines. Más deliciosa que una buena conversación es el silencio compartido, señal de conocerle tanto al que te acompaña, casi más que a ti mismo.
Me he incorporado tarde a tu vida bloguera, a tus posts, por esto los leo tan tarde. Para mi es como leer un buen libro con la promesa de que no se acaba nunca ya que se esta escribiendo.