martes, 4 de marzo de 2014

Libros encadenados.- Febrero


Los libros eligen el momento en que los lees de alguna manera mágica y extraña. De una manera incomprensible y cósmica. Cada día estoy más convencida de esto...de hecho, estoy ya completamente convencida. 

¿Por qué de todos los libros que tengo en el montón de la mesilla elegí justo Tierras de sangre: Europa entre Hitler y Stalin de Timothy Snider? 

Porque él me eligió a mí. 

Me he pasado 22 días de febrero inmersa en el horror de las Tierras de Sangre. La vida y los acontecimientos que ocurrieron en los territorios de Polonia, Ucrania y Bielorrusia entre la I Guerra Mundial y la muerte de Stalin. Allí murieron, mejor dicho fueron asesinadas, 14 millones de personas entre 1930 y 1945. 

Snyder explica pormenorizadamente desde las hambrunas provocadas por Stalin en Ucrania hasta las deportaciones de pueblos enteros como los tártaros finalizada la II Guerra Mundial. El canibalismo en Ucrania, las matanzas de judíos en Polonia, los campos de exterminio de Treblinka y Sobibor localizados al este de la línea Molotov- Ribbentrop y todos los sufrimientos de la población civil en esas zonas que se vio sometida en muchos casos a tres ocupaciones por parte de potencias extranjeras. 

El libro es tan espeluznante y la inmensidad del horror tan tremenda que según vas leyendo te das cuenta con espanto que ya no te estás impresionando tanto como al principio, la acumulación de maldad es tal que ya no eres capaz de asimilarla, te das cuenta de que te has ido anestesiando y te quedas en shock. 

Como siempre que leo sobre la II Guerra Mundial, me asaltan un montón de preguntas y reflexiones, hechas desde la comodidad y la seguridad (aparentes) en la que vivo. Snyder lo explica muy bien. 


"Las ideologías también tienen a los que las rechazan. La ideología, cuando el tiempo o el partidismo la despojan de sus conexiones políticas y económicas, se convierte en una forma de explicación moralizante del asesinato de masas, que sirve para separar cómodamente a las personas que las explican de las personas que matan. Es cómodo ver al perpetrador como alguien que tiene una idea equivocada y que es diferente por esa razón. Es tranquilizador ignorar la importancia de la economía y las complicaciones de la política, factores que podrían compartir los perpetradores históricos y los que más tarde contemplan sus acciones. Es mucho más atractivo, al menos en Occidente en nuestros días, identificarse con las víctimas que entender el entorno histórico que éstas compartieron con los perpetradores y los testigos mudos en las Tierras de Sangre. La identificación con las víctimas afirma una separación radical del perpetrador. El guardia de Treblinka que pone en marcha la máquina o el oficial del NKVD que apreita el gatillo no soy yo, es el que mata a alguien como yo. Pero no está claro si esta identificación con las víctimas ofrece demasiado conocimiento o si esta clase de alienación con respecto a los asesinos es una pose ética. No es nada seguro que reducir la historia a juegos de moralidad nos convierta en seres morales. 


Por desgracia, declararse víctima no garantiza que las elecciones éticas sean sólidas. A lo largo de sus carreras, Stalin y Hitler se proclamaron víctimas."

Y es cierto, todos al leer sobre la Guerra Mundial nos vemos como las víctimas, nos pensamos como los prisioneros de guerra, como los muertos en las ciudades...jamás pensamos en nosotros mismos como los soldados asesinando civiles por órdenes de nuestros mandos, como los vigilantes de los campos de concentración o como los mudos testigos de los horrores que pasaban cerca de las ciudades. Es la postura cómoda, la posición moral que nos pone por encima de los "malos". 

"Las víctimas era personas; una auténtica identificación con ellas implica comprender sus vidas en lugar de sus muertes. Por definición, las víctimas están muertas y no pueden defenderse del uso que se haga de sus muertes. Es fácil usar la muerte de las víctimas para santificar políticas o identidades. Es menos atractivo, pero moralmente más urgente, entender las acciones de los perpetradores. Después de todo, el peligro moral no es que uno pueda convertirse en víctima sino en perpetrador en testigo mudo. Resulta tentador decir que un asesino nazi está más allá del ámbito de lo comprensible.(...) Los que llamaban a otros subhumanos eran ellos mismos subhumanos. Pero negarle a un ser humano su carácter de tal hace imposible la ética. Ceder a esa tentación, considerar que otros son inhumanos, es dar un paso hacia la postura nazi, no alejarse de ella. Considerar incomprensibles a otras personas es abandonar la búsqueda de la comprensión, y por tanto, renunciar a la historia". 

Tierras de sangre es un libro muy recomendable para conocer la II Guerra Mundial, la historia de Europa y comprender mucho de lo que está pasando ahora mismo en Ucrania. Snyder es especialista en Ucrania y su serie de artículos en The New York Review of Books son fundamentales para entender la situación. 

Confieso que tras esta lectura, me quedé desfondada...y pensé en leer algo más light. Ja. 

Serie de Juan Solo  de Bess & Jodorowsky. El año pasado por mi cumpleaños me regalaron el primer tomo. Este año me cayeron los otros 3...y devoré los 4 del tirón en una tarde de sábado vagueando en el sofá. La historia de Juan Solo es todo menos light. Es violenta, muy violenta. Hay violencia en los dibujos y en la historia. En los personajes y en los sentimientos. Lees y estás incómodo, pero tienes que seguir con una especie de fascinación por saber a dónde te va a llevar esa espiral de violencia y horror. El final (que no voy a destripar por si algún valiente lo lee) es la vuelta de tuerca final, un poco forzada...pero no había otra manera de terminarlo. Le estuve dando vueltas a toda la historia varios días...todavía hoy sigo con ella en la cabeza.

Némesis de Philip Roth, ha terminado el mes de febrero y ha sido el libro con el que he empezado mi nuevo cuaderno de lecturas.

Hay gente que odia a Roth, gente que no lo entiende, gente que opina que es retorcido, lidibinoso y desagradable. A mí me flipa. Leer a Roth es volver a casa y eso que sus libros nunca son acogedores ni amigables...

En Némesis estamos otra vez en Nueva Jersey, otra vez estamos en la II Guerra Mundial y otra vez hay niños sobre los que se cierne una desgracia que les marcará toda la vida: la polio. Roth siempre construye sus personajes con minuciosidad, les da un pasado, un peso, una historia. Roth te presenta al personaje, hace que le comprendas, que empatices y que sientas que se encamina hacia algún tipo de accidente trágico del que no va a poder escapar. El personaje no lo sabe, pero tú si...y no quieres saberlo, no quieres que pase...pero no puedes hacer nada.

"El Sr. Cantor vio el ataúd dentro del vehículo. Era imposible creer que Alan yaciera dentro de aquella caja de pino sencilla y de color claro por el mero hecho de haber contrído una enfermedad de verano. La caja de la que no puedes escaparte. La caja en la que un niño de doce años tenía doce años para siempre. Los demás vivimos y envejecemos cada día, pero él sigue teniendo doce años. Transcurren millones de años, y él sigue teniendo doce".

Eso es la muerte.

Es un libro que deberían leer todos los antivacunas del planeta.

Ha sido un mes de lecturas muy chungas...las que me han elegido.

37 comentarios:

Bichejo dijo...

Pues fenomenal, que por un mes tus lecturas no me llamen tiene ventajas, bastante tengo que casi no tengo ni tiempo para mis libros mierder.

Albert dijo...

Ufff. El pasaje de Roth te deja destrozado. Es un escritor al que le debo 2ª oportunidad. Me gustó mucho "La conjura contra américa", pero me atasqué con "Pastoral americana" hace unos 8 años. Desde entonces no me he decidido a volver. Tierras de sangre es tremendo. Tenía una cierta idea (más de las matanzas nazis que de las soviéticas) pero la profusión de números te deja, como bien dices, en schock. A parte de Ucrania, ahora de plena actualidad, me sobrecogió especialmente la suerte de Polonia.

Anna JR dijo...

Qué ganas tenía de tus libros este mes... Tierras de sangre está en casa de mis padres. Mi padre también es un loco de la IIGM. Lo que pasa es que yo llevo años alejada de la no ficción.

Joder... 'No es nada seguro que reducir la historia a juegos de moralidad nos convierta en seres morales.' Y 'Ceder a esa tentación, considerar que otros son inhumanos, es dar un paso hacia la postura nazi, no alejarse de ella. Considerar incomprensibles a otras personas es abandonar la búsqueda de la comprensión, y por tanto, renunciar a la historia'. Mis notas de tus notas. Y pensar que podía haber sido sólo cuestión de azar. De haber nacido en un sitio o en otro.

A mi me gusta mucho Roth. Por culpa de mi padre al que por cierto, este fin de semana le robé 'Deudas y dolores'. Para cuando termine 'Canadá'. Hace mogollón de años, me leí seguidas todas las novelas de John Irving y luego hice prácticamente lo mismo con Roth. Me da por ahí por culpa del TOC con la novela americana. Lo comentamos en Pisando Charcos... eso es un riesgo. Porque algunas me gustaron muuuucho (Pastoral Americana, Me casé con un comunista, Cuando ella era buena, La gran novela americana...) y otras menos. 'Némesis' me encantó. 'La conjura contra América' me gustó pero me dejó un poco plof.

¿Has leído algo de Saul Bellow? ¿Y de Jonathan Lethem?

'Canadá' me está gustando mucho aunque me ha costado cogerme un poco. La sinopsis de la contraportada estaba tan guay que no veía el momento de que se llevaran a los padres. Spoilers!!!

Besos

Anónimo dijo...

Roth y yo somos incompatibles. Le he dado unas cuantas oportunidades y no pienso darle más. He leído Zuckerman encadenado, Pastoral Americana, Me casé con un comunista y Elegía que me gustó pero igual fué que son apenas ciento y pico páginas. Escribe muy bien pero es muy cansino.
Este mes no te compro. ;)
Saludos.

Ap.

Anna JR dijo...

Ah. Y ya sabía yo que me dejaba algo... sobre los antivacunas... imposible, aunque leyeran a Roth (http://www.slate.com/blogs/xx_factor/2014/03/03/effective_messages_in_vaccine_promotion_when_it_comes_to_anti_vaxxers_there.html) Ellos son así.

molinos dijo...

Bich, mientras escribía la entrada pensé en ti, en que ibas a estar tan contenta pensando que ninguno era para ti. Prepárate para el mes que viene.

Albert. A mi Roth me gusta mucho, escribe siempre el mismo libro como Auster, como Oz, como Updike, como Ford...pero a mi me gusta. Algunos me gustan más que otros, pero me gusta, es un poco volver a casa. Némesis te gustará, dale una oportunidad.

Sobre Tierras de Sangre, yo sabía sobre la suerte de Polonia y sobre lo de UCrania porque en su día lei y comente "A puerta cerrada" de Laurence Rees sobre las negociaciones entre Stalin y occidente y era tremendo. Te lo recomiendo si no lo has leído.

Anna, el de Tierras de Sangre está muy bien pero a lo mejor no es tu mejor momento para leerlo. Dejalo en stand by. Eso sí, las reflexiones de Snyder son muy buenas y además te las pone delante de la cara, esa idea de que todos nos vemos víctimas porque claro, asi no somos los malos.

he leído a Below, leí Herzog (está comentado en el blog en alguna parte) y creo que otro más. Es complicado pero me gustó bastante. A lethem no lo he leído. Canada me gustó pero menos que la trilogía de Bascombe, que empieza con El periodista deportivo. ¿Los has leído?

Ap. Lástima lo de tu no idilio con Roth...¿Cuál me compraste el mes pasado? :)

Anna, lo de los antivacunas ya se que es imposible...pero les mandaría una plaga de polio a ellos, no a sus hijos qu eno tienen la culpa.

mamá Curra dijo...

¡Pero que cañera eres! Date un respiro, ¡valiente! Digo valiente por Jodorwsky. ¡Menudo pirao! No tengo sensibilidad para entenderlo, o cerebro, o lo que sea. La cosa es que no hay manera… Te envidio.
Gracias.

Anónimo dijo...

Ha pasado un mes? En algun sitio explicas como lo haces? Yo todavia voy por la primera parte de Verdes valles colinas rojas, que me llamó la atención porque siendo de Getxo de toda la vida jamás habia oido hablar de ese escritor. Quizas me está costando porque me trae recuerdos, pero este ritmo es infernal! XD

Anna JR dijo...

Con la trilogía de Richard Ford hice lo mismo... uno detrás de otro... Y... ¿algún libro de risas? XD

molinos dijo...

Mamá Curra, me los regalaron. Tenía curiosidad, me han gustado...Jodorwsky tiene sus cosas pero estos comics me habn gustado.

Anónimo, ha pasado un mes sí. Lo mejor es que el dia 20 de febrero pensé que no iba a poder hacer los libros encadenados porque estaba en medio de las Tierras de Sangre, pero luego se me dio bien. Sobre la trilogía de Pinilla, hoy justo he publicado en www.unadocenade.com una docena de razones para leer a Pinilla. A mi me encanta..la trilogia y otros suyos, ahora mismo estoy leyendo "El cementerio vacio". Tengo que ir a Getxo a conocerlo.

Anna JR..¿qué tal Bryson? Las aventuras del chico centella...te vas a reir y te va a gustar mucho.

Anónimo dijo...

Si yo hubiera vivido en la Alemania de los 30s, ¿cuál habría sido mi posición? ¿Me hubiera convertido en oficial de las SS ? (Tengo pinta de ello), ¿habría estado con los escasos conspiradores nobles y militares prusianos a lo Von Stauffenberg en el complot de junio del 44? ¿Habría permanecido en Alemania como Wilhelm Fürtwangler, o me habría pirado como Thomas Mann? Desde mi perspectiva actual de 2014 todo está muy claro, pero sabemos que gente inteligente (supuestamente) como Von Karajan, Böhm, Heidegger... Se subsumieron por diversos motivos en la vorágine nacional-socialista. Había que estar allí y entonces para saberlo, no vale con pensar aquí y ahora que el nazismo era una aberración. Al fin y al cabo, nadie se explica como el país de Bach, Schiller, Hegel, Schubert, Mann, Schopennhauer, Kant, Leibniz... Y también el de Mozart o Wittgenstein, cayeron en ello. Pero cayeron.

El Anónimo de la Lámpara

PD: de Bellow leí Carpe Diem. Me pareció extraordinaria la traslación a la crisis actual escrita hace 40 años. Ese ex ejecutivo y universitario (con lo que conlleva en EEUU donde no todo el mundo va a la Universidad) mendigando al padre rico (que no le ayuda, muy anglosajón) y agarrandose a la cotización del pollo en Chicago para sacar unos dólares... Muy de ahora mismo.

DQ dijo...

Apuntadas las 12 razones para leer a Pinilla. Sí, tienes que visitar Getxo, lo recuerdo como lo cuenta él, aunque ya no es lo mismo. Hay sitios que no deberían evolucionar, que estaban mejor como eran antes. Por eso me cuesta tanto leer el libro.

Christopher Moore me encanta y Dooglas Adams. Sin noticias de Gurb (E. Mendoza) es unas risas también. :)

Anónimo dijo...

¿¿¿Has visto como Libros encadenados es necesario????

Buenos lectores y mejores comentaristas...

...impactante temática Tierras de Sangre...

Eso sí, a mi Roth me gusta aunque alguno se me atragantó.

Anónima Marta

NáN dijo...

"Tierras de sangre", ni de coña. Sé ya mucho del golpe de Estado militar del 36 y de la IIGM. Más información sería redundante y... me entristezco demasiado leyendo esos libros.

Jodorowsky, ¡ay!, mi retoño me obligó a leer El Incal, dibujado por Moebius, y le he leído algunas entrevistas. Tiene un algo de "pirao" que me aleja.

Pero Roth es otra cosa, te enseña tanto a ponerte en los zapatos de los otros que me cuesta entender que lectores potentes lo rechacen. Pero Némesis, ya ves, no lo había leído. Habrá que arreglarlo.

Posdata: no me extraña que, como decía el primer autor, los malvados actúen sin conocimiento real de aquello por lo que actúan.

Actualmente, con respecto a Ucrania, sospechosamente, los Media Mainstream silencian el hecho de que los dos grupos políticos que han dirigido los enfrentamientos. ¿Os ha llegado la noticia de que el líder de Sboboda, Tyahnybok , lleva años hablando de la mafia judeo-rusa?
His party was registered in 1995 and initially used a swastika-style "wolfsangel" rune as its logo. It restricted membership to ethnic Ukrainians. Until 2004 it had a paramilitary wing called Patriots of Ukraine, and though it ended its link to the group in 2005, the two continue to be closely associated and to participate in protests together.

El problema es que esto se oculta y, con ello, juzgamos mal la situación: hemos de elegir entre Putin y la extrema derecha de origen nazi. Pero, al menos, sepámoslo.

Saramaga dijo...

Tal y como los pintas, creo que esos libros no me han elegido a mí..
Necesito, como Alaska, comedias entretenidas. Estoy con "el invierno del mundo" de Follet, q es entretenimiento sin más, con un poco de historia por ahí.. jajaja. Es lo máximo de ganas de Guerra que tengo. Y con otro de resolver crímenes. Muy de best sellers estoy.
A Roth quiero probarlo.

molinos dijo...

Anónimo de la lámpara, welcome back. Esa reflexión me la he hecho yo cada vez que leo algo de la II Guerra Mundial y llevo 6 años enfrascada en ese mundo....no tengo ni idea de dónde estaría yo. Cuando leí "Una mujer en Berlín" también comentado en el blog, supe que yo podría ser esa mujer perfectamente, en cuestión de semanas podría hacer todo lo que hace ella, todo lo que tiene que hacer para sobrevivir...y de ahí hasta donde fuera. No he leido Carpe Diem de Bellow, de hecho tengo a Bellow abandonado...no me da para todo, pero va a ser un gran año de lectura y procuraré retomarlo.

DQ, ¿eres el anónimo de antes? Yo no conozco Getxo, me flipa el País Vasco, de hecho me encantaría vivir allí y no lo descarto...Y bueno, Pinilla me gusta muchísimo. He leído a Moore, solo uno, lo encontré divertido sin más. Sin noticias de Gurb grandisimo libro y muchas risas.

Marta!!! Se que es necesario y aunque no lo fuera, lo escribiría igual...me encanta hacerlo y además es de los pocos posts en que contesto comentarios. Te tiene que gustar Roth...es imposible que no te guste.

NáN, Némesis te va a molar...es Roth puro...te lleva de la manita a la catástrofe a dónde no quieres ir pero sabes que vas. Ya sabes como es.

Saramaga, prueba con Némesis de Roth y para leer cosas entretenidas y que te relajen prueba a Nancy Mitford.

gracias a todos.

Bichejo dijo...

No debería ni suscribirme a los comentarios, ahora me has recordado a Nancy Mitford, que está en la pila infinita de molilibros.

Dani Torregrosa dijo...

Brutal lo de Roth... me has dejado con ganas de leer más.

Besos

Anónimo dijo...

Rees la segundac persona que oigo recomendar nemesis. A Roth ya loo he leido. Camera.

Sul.

Marta dijo...

No Marta dixit:

"Escapar de Sobibor"

Ana María dijo...

Jo... A ver, que con 18 comentarios está casi todo dicho.

Lo que dices al principio de que los libros te eligen, no puedo estar más de acuerdo contigo. Yo con el Kindle picoteo, pero como uno de los que tengo por ahí en cola hace mil me guiñe un ojo... Plas, caigo.

No he leído nada de Roth, lo tengo pendiente. A Jodorowsky lo he debido leer en plan "consulta del dentista". Me parece un chalao, pero recuerdo haberme reído con determinadas reflexiones suyas que en el fondo llevaban mucha razón. Pinilla lo leeré este verano, con calma y apetencia.

Y como te he dicho hoy por tuiter, se me está haciendo mucha bola el último de Los Reyes Malditos, y no sé si dejarlo a la mitad y recogerlo en otro momento, o qué.

Apuf, tuve que leer a Nemirovsky entre medias, porque había ratos... muy largos.

Un beso gordo :*

Anónimo dijo...

Molinos, el mes pasado no me acuerdo pero gracias a tus encadenados he leído (comprado) a gente como Siri Hustvedt, a Mr. Bryson, a Enric González, al inglés de la vida en sordina....unos cuantos. Llegué aquí hace mucho, creo que a un post sobre Carson Mccullers, y fué buscando blogs de libros. Para mí los encadenados son lo mejor del blog y tu criterio lector un must. Pero no siempre coincidimos. Como esta vez acerca de Roth. Es cierto lo que dices. Siempre escribe la misma novela. Quizá por ello me gustó Elegía. Entonces, aunque hace mucho que la leí, me pareció diferente del resto. Mi escritor americano preferido (vivo) es Cormac MacCarthy. El mas grande con diferencia (mi personalisima y subjetivisima opinión) David Foster Wallace. Pero lo explicas muy bien. Si los libros nos elijen, entonces también sus autores, en cierto modo, lo hacen. ;)
Saludos,

Ap.

molinos dijo...

Bich, la Mitford te va a flipar...es lectura fácil y amena, sus novelas te las ventilas en una tarde.

Hombre Dani, tú por aquí. Tienes una lista de recomendaciones mías tan larga como tu brazo...Por cierto, retoma a Kapuscinsky y lee El imperio para saber qué pasa en Crimea.

Sul, será que lees a gente con criterio.

No Marta, lo apunto...aunque tengo todavia otro de la II Guerra Mundial pendiente que me trajeron los reyes. Tengo que dosificarlos porque son libros que me dejan muy tocada.

Ana María, he visto el tuit pero tarde. Leí los Reyes Malditos hace mil años pero si te está haciendo bola elúltimo déjalo aparte...no vayas a empañar el buen rato que has pasado con ellos. Pinilla te va a encantar...

Ap, gracias por confiar en mi criterio lector. No sé si es un must pero es el mío. El post de Carson Mccullers es de hace muchísimo, del primer año de blog por lo menos...sí que llevas tiempo por aquí. A mi me gusta mucho McCarthy y a DFW lo estoy descubriendo, tengo uno suyo en la pila de pendientes que me recomendó Nan y tengo muchas ganas...a ver cuando me llama.

gracias otra vez

Anónimo dijo...

Casualmente el que suscribe es vasco. Vivía en Donostia en los 70s, cuando comenzó (a verse en la calle, realmente siempre estuvo ahí) la movida separatista. Yo era pequeño, pero recuerdo la politización de todo, también de los niños que íbamos a colegio privado (de cuando los colegios privados eran privados, no concertados). Comparado con la Alemania de los 30s, veo mucho paralelismo con esa época. Me he preguntado muchas veces si de haber seguido ahí yo hoy sería un nacionalista o separatista convencido, en vez del EX-votante del PP que soy ahora.

El entorno en el que vives (mi familia inmediata no es precisamente nacionalista, por eso nos fuimos. Pero parte de mi familia más amplia sería considerada como patricios del PNV y más, por ambas partes) te condiciona. El colegio por ejemplo, la educación que recibes fuera de casa, el ambiente... Puedo imaginarme a mi mismo en una ojeada a una vida ucrónica como nacionalista vasco radical, como puedo imaginarme como nazi convencido en la Alemania hitleriana si se hubieran dado los condicionamientos adecuados.

O justo al revés. Porque obviamente no disculpo a los alemanes o a los que apoyan a ETA, no quiero decir que ambos casos se deban sólo a factores exógenos: en ambos casos, nazi y etarra, ellos conocen o deberían conocer la diferencia entre el bien y el mal, y tomar partido por el mal no puede disculparse con el entorno. Quiero pensar que yo lo distinguiría, pero no puedo estar seguro al 100%

Y ello no me deja precisamente tranquilo: al final, si soy un tipo moderadamente normal podría llegar a concluir que se lo debo al lugar y el momento en el que vivo, no a que yo estoy por encima de nazis y etarras.

Afortunadamente, la ucronía no pasa de ser un juego y la vida real me ha llevado a donde estoy. Pero siempre dudando de lo que haría en otros momentos, lugares y circunstancias. Que putada.

El Anónimo de la Lámpara

Laura von Atomarporkulen dijo...

Completamente fuera de libros, pero siguiendo el hilo de pensar en otras perspectivas: Moli, recomiendan por ahí "Unsere Väter, unsere Mütter" (literalmente "nuestros padres, nuestras madres") sobre el nazismo en Alemania contado desde el lado de los nazis, justamente. No la he visto pero tiene buena pinta, y parece interesante eso mismo de no verlo desde el punto de vista de las víctimas. ¿La has visto? ¿Descerebrados, alguien la ha visto y tiene recomendación (tanto de verla como de correr en dirección contraria)

Ego Augusto dixit dijo...

Yo la he visto, supongo que como otros muchos. Me parece una "miniserie" extraordinaria porque lo contempla desde el lado alemán. Y precisamente ves cómo cambian las personas según el entorno en el que se desenvuelven, como dice el anonimo de la lámpara. Y dentro del mismo entorno hostil del frente ruso, dos hermanos que al principio no pueden ser más diferentes, cambian totalmente para alejarse de nuevo, pero por el lado contrario. Ninguno de ellos en realidad es nazi, más bien son alemanes y son patriotas, hacen lo que creen que deben hacer, aunque sea equivocado. Lo mismo cabe decir de la hermana de los dos, de la amiga artista, o del amigo judío (que tal vez el el que menos cambia, se limita a sobrevivir). Y no te doy más spoilers: vela ya mismo.

Tita dijo...

A por Roth. Espero que me esté eligiendo.

Últimamente necesito un libro que me elija, de verdad.

Albert dijo...

A Laura von Atomarporkulen: Unsere Väter, unsere Mütter es muy recomendable. Creo que tiene algunos problemas de verosimilitud, y me molestó que pusieran en la cuenta de los polacos más antisemitismo (que lo había) que el que muestran en los propios alemanes; por lo demás, la historia te engancha, y está casi todo lo que (al menos yo) conozco del frente oriental.

molinos dijo...

Anónimo de la Lámpara, eso es justo lo que dice Snyder. Que creernos que simplemente porqué sabemos lo que está bien y mal "estamos a salvo" es una reducción absurda. "Es tranquilizador ignorar la importancia de la economía y las complicaciones de la política, factores que podrían compartir los perpetradores históricos y los que más tarde contemplan sus acciones." pero todo tiene que ver. Nunca sabes como vas a reaccionar a algo hasta que estás inmerso en esa situación.

Laura, he visto referencias a la serie pero no la he visto todavía. La buscaré y comentaré.

Ego, la veré. Snyder cuenta el caso de varios hermanos en Polonia que o bien fueron unos de un bando y otros de otro, a veces la misma persona pasó de estar con los soviéticos, a estar con los nazis y vuelta al comunismo. A muchos no les funcionó y acabaron asesinados por uno de los bandos. La veré.

Tita, prueba con Némesis de Roth.

Elena Rius dijo...

Yo también he visto esa serie alemana (que en español se llama "Hijos del Tercer Reich", lo digo por si alguien la encuentra por ahí con este título). Muy recomendable para fans de la IIGM, va bien ver cómo fueron las cosas desde el otro lado de vez en cuando.
Sobre Roth, con él me pasa una cosa un poco rara: como dice Moli, siempre escribe el mismo libro, y siento intensamente que su mundo no es el mío, demasiado imbuido de una mirada masculina y judía. Sin embargo, cada vez que leo algo suyo caigo deslumbrada por lo bien que escribe, su manera magistral de combinar los elementos narrativos, los personajes... O sea, que al final me rindo ante uno de los grandes. Y lo recomiendo también calurosamente.

lo+ dijo...

esta vez estoy con Bich mas que con Moli...no me seducen nada estas temáticas y este ir a sufrir un rato de lectura.
Soy superficial, inconsistente, y ligera de cascos. Es verdad, con Las Hermanas Mitford lo pasé muy bién, y auténticas carcajadas leyendo me he tirado con "el bastardo recalcitrante" de Tom Sharpe que le prefiero a los de Wilt por ejemplo, y con Mendoza también me rio mucho pero no especialmente con Gurb.
Muchas gracias, de nuevo, y para que no me preguntes, tengo a Pinilla pendiente gracias a ti y me he leído un montón por el mismo motivo, pero este mes mejor me dedico a los que tengo pendientes.

Katia dijo...

Hola Moli!

No te había comentado nunca aunque llevo tiempo leyéndote, enhorabuena! Pero es que ese Némesis me ha obligado, creo que voy a copiar el "el libro que deberían leer todos los antivacunas del mundo" en la portada para no olvidarlo. ¿Cómo puede haber gente a la que no le guste Roth? Para mi es mucho más incomprensible que que un funcionario de provincias se convierta en un asesino de masas nazi.
Un abrazo!

molinos dijo...

Elena, creo que eso es lo que hace de Roth un grande, puedes no tener nada que ver con su mundo ni con su visión...pero escribe tan bien, cuenta las historias de una manera tan personal, te mete tanto sin que te des cuenta...mejor dicho, te mete aunque no quieras, aunque no te guste la visión y te sea completamente ajena, que creo que es un autor que hay que leer. Con la serie ya me he puesto...ya os contaré.

Lo+ Reconozco que este mes, ha sido un mes duro de lecturas...muy personales. A ver que tal Pinilla, ya me contarás.

Katia, lo de los antivacunas es de una ignorancia y una estupidez tan increíbles que no se puede entender.

Riojanita dijo...

Tierra de sangre??? imposible leerlo, ya que desde mi maternidad tengo mucha flojera para leer/ver/oir este tipo de cosas y lo paso fatal...blanda que es una!!!

A mis 40 tacos he leido el primer libro de Roth y acabo de decidir que me los quiero leer todos,
gracias Molinos!

Oswaldo dijo...

Moli ¡Qué duros, durísimos libros te eligen!

Why, why, why?

Lo+, ¿Ligera de cascos...? No suena nada mal!

Antónimo dijo...

Muy interesante y creo que acertada la reflexión de Snyder.

Es lógico e incluso diría natural, que tanto individual como colectivamente nos identifiquemos con aquellos que son fácilmente reconocibles como víctimas.

Pero es una identificación, a menudo, marcada por un instinto básico y tendente al reduccionismo.

Una identificación con un escaso nivel de compromiso, que evita entrar en la complejidad y da la espalda a la posibilidad de que, en nuestro interior, habite un ser capaz de ejecutar o ser cómplice de las mayores atrocidades sometido a determinadas circunstancias.

molinos dijo...

Ya he visto la serie de "Hijos del III Reich". Me ha gustado bastante sobre todo por ver la II Guerra Mundial desde el otro lado, algo que creo que se ha hecho poco. Ahora mismo sólo recuerdo "Stalingrado" la película alemana sobre el tema y "El hundimiento".

Recomendable. Gracias.