viernes, 28 de febrero de 2014

Mis 8 derechos del lector de blogs.


Mis 8 derechos como lectora de blogs. A mí me valen.

1.- Derecho a dejar de leer un post.
Nada más empezar, a la mitad, casi al final o tras haber leído sólo el título. También tienes derecho a leerlo hasta aprendértelo de memoria, volver a releerlo y guardarlo en favoritos.Tienes derecho a enlazarlo si es que tu tienes un blog y a escribir sobre ello.  Puedes leer todos los posts del blog o sólo algunos.Tienes derecho a decirle al bloguero "esto no es lo que dijiste hace 500 posts"...

2.- Derecho a sentir lo que te apetezca tras haber leído un post (aunque lo hayas dejado a la mitad).
Tienes derecho a reírte, llorar, emocionarte, pensar, agradecer, ofenderte y por supuesto cabrearte muchísimo. Y lo que sientas es solo tuyo y particular y no tiene porqué coincidir con lo que ha pretendido el autor o con lo que sientan los demás lectores. Tienes derecho a sentir lo que quieras. 

3.- Tienes derecho a hacer tu interpretación de lo escrito.
Puedes pensar lo que quieras de lo que has leído. Puedes atenerte a lo que hay escrito o sumarle tu experiencia, tu conocimiento, tu intuición, tu empatía con el bloguero o tu antipatía. Puedes interpretar lo que quieras...sabiendo por supuesto que esa interpretación es tuya y particular, es tu artefacto mental. Y puedes acertar o estar terriblemente equivocado.

4.- Tienes derecho a que no te aburran en un blog.
No tienes tiempo para perder y lees un blog porque te apetece, tienes curiosidad, quieres aprender o cualquier otro motivo. Tienes derecho a no aburrirte leyendo....y si te aburres tienes derecho a irte y no volver más.

5.- Tienes derecho a exigir corrección linguística, ortográfica y de redacción.
Obviamente no esperas que todo el mundo sea Lázaro Carreter pero el texto tiene que ser comprensible, no agredir gramaticalmente y no ser un desastre ortográfico. Por muy buena que sea la idea, el pensamiento, la reflexión o los conocimientos que el bloguero quiera transmitir, el trabajo de hacerlo comprensible y transmitible es suyo, no del lector.

6.- Tienes derecho a comentar o no hacerlo.
Puedes comentar cuando quieras y lo que quieras.  O puedes no comentar nunca. Puedes ser complaciente, agradecido o educamente hostil. Puedes dedicarte a corregir todo lo que te parece que está mal. Puedes mostrar que no estás de acuerdo y puedes aplaudir con las orejas. Puedes ser muy crítico. Puedes ser breve y conciso o prolijo y disperso. Puedes comentar todos los días o sólo de vez en cuando. Puedes comentar las veces que quieras un post. Puedes comenzar conversaciones con otros comentaristas. Puedes editar y borrar tus comentarios. Puedes estar satisfecho con tus comentarios o arrepentirte. Puedes escribir un comentario y borrarlo. Puedes pedirle al bloguero que lo borre si tú no puedes hacerlo directamente. 

7.- Tienes derecho a que el bloguero lea tu comentario.
Tú has leído (o no) y comentado, tienes derecho a que el bloguero lea tu comentario, aunque no conteste.  Y si hay moderación de comentarios, tienes derecho a que el comentario aparezca en un periodo de tiempo razonable porque el comentario es tu aportación al blog y ES IMPORTANTE.  Y 3 días después no es un periodo de tiempo razonable. 

8.- Tienes derecho a sentir un raro vínculo hacia el bloguero.
No es un amigo, no es un conocido, no le has visto nunca....pero puedes odiarle o tenerle simpatía. Puede sacarte de quicio. Puede hacerte aprender, puede hacerte sentir agradecimiento, pena, empatía, amor, odio, asco o lo que sea y pensar. ¿Por qué me afecta lo que alguien escriba? Y no lo sabrás, pero tienes derecho a sentir lo que sea. Tienes derecho a establecer vínculos con otros lectores incluso aunque odies al bloguero. Tienes derecho a odiar un blog y dedicarte a desprestigiarlo. O puedes incluso desarrollar una especie de adicción...y tienes derecho a desengancharte cuando quieras.


Esta noche me acordé de estos dos posts, los 7 pecados del bloguero y los 8 pecados del lector de blogs.


18 comentarios:

TXABI dijo...

.. COMPENSADO !

Anónimo dijo...

Moli soy moliadicta.Pero los efectos secundarios no son perniciosos,sino lo contrario.Me animan,me enternecen,siento que pensamos igual unas veces,me parto contigo;o sea que me encantas.Voy a seguirte leyendo cuando quiera, por supuesto, y a comentar cuando me pase por las narices.Un abrazo chavalica.Sonia.

La Buhonera dijo...

Muy equilibrado con el otro... ¿te vas a animar con los deberes de ambos?

HombreRevenido dijo...

¿Puedo comentar lo que quiera? Ajá, pues entonces voy a comentar lo que yo quiera.
Que es precisamente este.

Te ha faltado el punto 9: tienes derecho a enviarle un cheque o dinero en efectivo a ese bloguero (simio tal vez) que lo merezca.

Antónimo dijo...

Como lector de blogs, ejerzo todos los derechos que planteas menos el de “dedicarte a desprestigiarlo”, que comentas en el punto 8.
Si lo odio, sencillamente no entro y, si entro asiduamente, es porque conecto de alguna forma y he establecido, aunque sea de manera unilateral, un fuerte vínculo emocional.

Alberto Secades dijo...

Alguien tenía que decirlo.

Alberto Secades dijo...

...y me alegro que hayas sido tú, Molinos.

¿Resulta inquietante cuando la gente aprecia una evolución en tu estilo, nota tu estado anímico?

¿Has hecho pruebas para ver qué ocurre si publicas en orden diferente al de escritura?

(((conozco a alguien que está montando un club de moloneras)))

Anna JR dijo...

Correcto.
Yo te pedí hace tiempo recomendaciones para comentar. En un post antiguo que no es ninguno de los que enlazas. Pero la verdad es que de los derechos del lector se pueden deducir sus obligaciones. Es de sentido común.

Anónimo dijo...

Moli muy buenos los derechos de la parte contratante de la primera parte...pero estoy totalmente de acuerdo con lo que dijo Antónimo: si no me gusta, no empatizo con el bloguero de turno o por lo que sea no me gusta el blog, el contenido o el bloguero, tengo derecho a no leerlo...pero no a desprestigiarlo...totalmente distinto si un bloguero ve que le plagian...ahí sí que el afectado/plagiado tiene derecho a desprestigiar.
Por otro lado...puff, menos mal que tu nos aderezas con tu presencia cada poco...no ejerzas tu derecho a no publicar a diario o casi...
Saludos y un abrazo gordo...sin que se derrame el gin tonic.

mariajesusparadela dijo...

Lo de prólijo me ha dejado atónita, mólinos.

Cabrónidas dijo...

los lectores/as de mi blog, tienen derecho a insultarme a mí y entre ellos tantas veces como quieran. Y también tienen derecho a soltar las frustraciones y mierdas que crean necesarias. De hecho tienen derecho a todo salvo en una cosa: que jamás me digan cómo y qué debo escribir.

¡Buen fin de semana, Molinos!

Lulux dijo...

No me molestan las faltas ortográficas.

Carmen J. dijo...

Está muy bien. A mí en el punto 1 me salen 3 derechos, o sea, un total de diez.

Oye, ¿y los deberes? ¿No hay?

Anónimo dijo...

Ejerzo mi derecho a no comentar... Pero te mando un saludo!
Enja.

NáN dijo...

El punto 6 me parece esencial. Tienes derecho a discutir, suavemente o a cara de perro. Y, sobre todo, en mi opinión, lo que da riqueza a un blog es que se creen conversaciones entre los comentaristas.

laedaddelkojak de andres herrero dijo...

Conforme con los derechos y ahora falta las obligaciones

Enol dijo...

En el número 7 ¿Tres días no es razonable? ¿Y dos semanas? ¿Cuanto es lo razonable?¿Un día?¿Siete horas? No, no creo que el que te atiendan con más premura signifique que den mayor o menor valor a tu comentario.

Oswaldo dijo...

Aunque en este caso hay una diferencia importante (Lector de blogs) con el anterior (Escritor de blogs) ya que uno , éste, tiene que ver con exigencias a lo que haga OTRA PERSONA (El Autor), y el otro tenía que ver con lo que haga UNO MISMO consigo mismo.

SIEMPRE puede suscribirse lo dicho (por mí mismo) en el anterior:

TIENES DERECHO A HACER LO QUE TE DE LA GANA CUANDO TE DE LA GANA.

Lo que no aclaré antes y que la circunstancias de este otro blog más lo ameritan, es que "Los demás" tienen el derecho a reaccionar cómo les dé la gana, cuándo les dé la gana, ad infinitum.

Lo que es igual no es trampa...