martes, 19 de junio de 2012

ENSAYO SOBRE LA SOPA

La sopa es un alimento capaz de lo mejor y de lo peor.

Es un alimento de contrastes.

Para empezar,  el mundo se divide entre los que aman la sopa, el humo, la cuchara sopera y escaldarse la lengua hasta que te quedas sin papilas gustativas y los mafaldistas, entre los que obviamente me encuentro: odiamos la sopa.

El primer tema polémico es ¿la sopa es alimento o bebida? Sus defensores dirán que un alimento y añadirán algo como “contundente”. Dirán cosas como “nada como una buena sopa para reconfortar el cuerpo y el ánimo”. Los detractores decimos que es bebida caliente, vamos como un café con leche un chocolate o un Nesquick, lo que pasa es que con otro atrezzo,  plato sopero o cuenco en vez de en vaso y así parece más. Una sopa da calorcito (o te abrasas el esófago...depende) pero alimentar, alimentar...regular. Nadie se toma una sopa y dice: estoy llenísimo. Normalmente se pregunta ¿qué hay de segundo?  Hay sopas muy tramposas que han conseguido pasar a ser segundo plato ( el cocido de no se dónde) y parece que llena..pero en realidad solo rellena empapa en todo lo que te has atufado antes.  

Para dejar este tema zanjado: la sopa se traga sin masticar, se bebe. Es bebida, aunque le pongas cosas que floten para despistar. 

La sopa parece un alimento sencillo: un líquido coloreado con una enorme variación cromática, con tropezones de todo tipo flotando o hundiéndose. Repito, parece sencillo pero no lo es.  Una buena sopa requiere muchísimo trabajo y dedicación. Si se hace con desgana o malos ingredientes o prisas es  un alimento desagradecido  y reconroso y queda un aguachirri asquerosa.

La sopa es un alimento de amor supremo. Nadie te quiere más en el mundo que aquel que te prepara una  sopa, un caldito. Yo soy ejemplo de eso: odiadora de sopa profesional, hago calditos variados para laz princezaz…que yo jamás pruebo.

Pero en una nueva paradoja sopera, a pesar de ser un cumbre del amor supremo,  la sopa es un alimento muy poco romántico. Mejor dicho, nada romántico. No sirve para una primera cita, es un alimento traicionero: puedes salpicarte, puede quemar muchísimo y debatirte entre soplar para enfriarlo o removerlo sin fin mientras el otro se zampa su primer plato y te pregunta si es que no te gusta, puede ser que te confíes y sin querer sorbas, puedes salpicarte y mancharte en el trayecto del plato a la boca, tienes que abrir mucho la boca para meterte la cuchara o poner boquita de piñón para solo la puntita y plantea dudas cuando llegas al final: ¿Inclinas el plato para coger los últimos restos? Lo dicho, es un alimento traicionero para una primera cita. Eso por no hablar del tema…”Me meo. A ver como se lo digo”.

La sopa tampoco vale para cena romántica casi por los mismos motivos que no vale para una primera cita. Ni siquiera con la confianza de la pasión amorosa la sopa pega con las velas y esas cosas. Pero, sin embargo y como ya he dicho antes, la sopa es un alimento de cariño. Un amor consolidado y molón, de esos de llego a casa y lloro de agotamiento y el otro te hace mimos o te consuela…pide sopa (al que le gusta). Otros consideramos de mucho más amor una tortilla de patata, pero le reconozco el componente cariñoso a la sopa.

La sopa es un alimento que cambia según con quien se tome. Una sopa en familia o con amigotes suele ser un momento cálido, el amor y el buen rollo rodean a ese grupo de gente que levanta las cucharas al compás y sorbe con fruición. La sopa en soledad ,sin embargo, se parece mucho a la tortilla francesa es un  alimento de dar pena: qué solo estoy, nadie me quiere y aquí ando con mi cuenco de sopa lamentándome, voy a llorar y que mis lágrimas enfríen este brebaje.

La sopa en la infancia mola. No lo has pensado, pero sientes que tu madre te quiere si te hace sopa (yo no soy ejemplo de nada…mi madre me daba sopa y yo lloraba,  pero claro a Pobreshermanos y Molihermana les flipa) y además, no olvidemos un superhit de la comida infantil: la sopa de letras. Incluso los que odiamos la sopa hemos jugado a buscar las letras de nuestro nombre y ponerlas en el bordecito del plato…

Por todo esto, se podría pensar que la sopa es una buena opción. Da buen rollo, calienta, reúne a la familia y reconforta si no eres del sector mafaldesco del mundo.

Pero no, la sopa tiene un lado oscuro, muy oscuro. ¿Qué daban en los campos de concentración? Exacto. Sopa, en su peor acepción. Pasa de ser un alimento amoroso a ser el alimento del horror: un agüilla repugnante que deja las tripas rugiendo en el mejor de los casos y mataba en el peor.

La sopa es un alimento infinito en sus variedades pero no se puede organizar una comilona a base de sopas. Sería un follón de cucharas, soperas, platos hondos y además puestos a imaginarlo, sería más como una cata de vinos: mmm..le noto un sabor ligeramente a cebolla y sin embargo esta sabe más a cabeza de gambas. Imposible.

En la cumbre de la escala social de las sopas, hay una que se cree más, el top de la creación sopera y el colmo del refinamiento: el consomé.  No admite fideos ni letras..solo jamón del bueno y nada de atrezzo de baratillo. Se toma en unas tacitas absurdas que sólo se diferencian de las del café con leche en que tienen dos asas. El consomé es un cursi.
Ninguna sopa es igual a otra y por supuesto, la mejor es siempre la de tu madre, la de tu abuela o una que te comiste un día en no sé dónde. Se rodea de un halo de leyenda que resulta inalcanzable para cualquier otra sopa que pruebes.

Las sopas frias, no son sopas. Son otra cosa, con menos gracia, menos reconfortantes y nada de amor pero  a cambio no te echan humo en los ojos y no te escaldas al tomarlas. Definitivamente, son más de mi estilo.

30 comentarios:

Bettie-Page dijo...

sopa de cocido, sopa de cebolla, de ajo, de esparragos granainos, de tomate con albahaca,sopa matzoh en Nueva York...definitivamente soy sopera..lo cura todo¡¡¡

Bichejo dijo...

Me ENCANTA la sopa. Menos de pescado y/o marisco...los bichos que viven en el agua no deben comerse en agua.

Ana María dijo...

La sopa con amigos siempre me recuerda a estar en algún sitio haciendo mil de frío, entrar en un bar en tromba y que nos la ofrezcan "para entonarnos el cuerpo".

A mí la sopa ni fu ni fa, pero si la hay y me apetece, me la tomo con gusto.

Besos!

Anónimo dijo...

Me encanta la sopa. Y la tortilla francesa. Y cenar sopa de fideos y tortilla francesa es lo más.
Sarao

Chirly dijo...

Sopa de cocido ¡wow!, consomé, sopas de ajo con nas lascas de jamoncíto por encima y huevo escalfado (¡que soy de valladolid!), y la variente delas sopas: las cremas; de puerros con patata, de esparragos, de champiñón.

Nada como una sopita de fideos, lágrimas o estrellitas y una tortilla francesa de jamón con queso para irse a la camita... eso sí, todo esto contado en pleno junio como que da un poquito de pena... Este post leido a finales de octubre será otra cosa.

Oswaldo dijo...

¡La sopa es lo máximo!

La más inesperada que he comido: Sopa de peras.
La más difícil de adivinar: Una crema que hizo una vez mi suegra con pasticho "de ayer" remojado en leche. Quedó tan buena que después la repitió cada vez que se presentaban sobras adecuadas.

¡Una buena sopa de cebollas es majar de dioses!

Oswaldo dijo...

¡MANJAR! Hombre, ¡Manjar!

JP dijo...

Yo soy pro pero me encanta la bichiçoise, eso de que se tome fría como la venganza le da morbo, y yo es que siempre he sido de llevar la contraria, en plan "si pero...". Las sopas de la abuela era de las que le ponía tantas cosas al caldo que sus sopas eran en si mismas plato único aunque hubiese segundo, luego si no comías segundo te decía eso de "siesque no me comes naaa" para mas tarde decirte" que gordo estás". y tu pensando "me pregunto de quien sera la culpa......"

lolina57 dijo...

Definición perfecta. Llevo años queriendo explicarlo y no he sido capaz. La odio!

jota dijo...

Sopas todas incluso las frías como el gazpacho y el ajo blanco.
Pero la sopa patrón es la sopa castellana. No hay nada mejor para una noche de invierno...bueno..

Arila dijo...

Yo soy de tu club, nunca me ha gustado la sopa. La dejo para cuando sea abuela, de momento prefiero cosas contudentes. Las sopas frías rollo gazpacho si me gustan bastante, pero la típica sopa caliente de fídeos/letras... quita, quita!

Tita dijo...

JAAAAAAAA JAJAJAJAJJAJA ¡me encanta esto: "Si se hace con desgana o malos ingredientes o prisas es un alimento desagradecido y reconroso y queda un aguachirri asquerosa"

Me encanta la sopa. Cuando hago caldo en casa (y no les doy de brick, pero aún así se pirran) soy el sumum de la buena madre y esposa mantecosa.

El mayor fallo de la sopa para mí es que siempre me deja con ganas de más...pero si te pasas la sensación es horrible, para tener hambre a los 10 minutos.

¿Y las sopas de ajo? esas merecen mención aparte!

El niño desgraciaíto dijo...

Yo soy sopa lover, aunque con matices. No me gusta la sopa que está llena de cáscaras, conchas de almejas o cabezas de gambas.

Me encantan las sopas alemanas y esas sí que alimentan. Llevan bien de patata, trozos de salchicha, queso, cebolla... en fin, que son contundentes.

Ahora, la sopa, sopa es la sopa de cocido con fideo fino de la que podría estar comiendo platos y platos hasta que reventara.

Niágara dijo...

En lo que se refiere a sopas tradicionales soy de la familia de Mafalda. Si hablamos de sopas exóticas, sobre todo asiáticas, de esas con leche de coco y picante, me paso al bando de los fanáticos soperos. Puse una receta de esas por navidades para aprovechar restos de pavo (que también se puede hacer con pollo) y tuvo bastante éxito, aunque con el calor que hace dudo que a alguien le apetezca: http://anoldgrumpandabeautifulperson.blogspot.com.es/2011/12/sopa-de-pavo.html

Tita dijo...

ND: la sopa del cocido es la leche. Por mí sólo haría cocido por la sopa y los restos para cloquetillas!!!

Peter dijo...

Mafalda era catadora de sopas comparada conmigo

Anónimo dijo...

SOY SOPERAAAAAAAAA!!!!!!!!

Bln Lysh dijo...

La escudella i carn d'olla (La comida del día de navidad) és un manjar delicioso!!!!!!!!!!!!!

Hans dijo...

Yo muy a favor de las sopas de invierno (ah, el aprovechamiento de la chatarra de pollo asado con bien de verduritas y pasta) de las de verano: EL GAZPACHO. in gazpacho veritas.

Bettie-Page dijo...

Moli, por ahora vamos ganando el bando de los soperos jajajajaj

NáN dijo...

En principio, la sopa se llamaba "Esloquehay" o "Ymenosmal quencontré agua". Tras la Revolución Francesa, los niños, envalentonados, empezaron a negarse a tomarse un plato de Esloquehay. Los padres, contestaban: "O te comes eso o te doy un sopapo".

Los niños empezaron a llamar "sopapo" al plato de Esloquehay. Por necesidades de diferenciación entre el ataque a la integridad infantil interior y la bofetada marcando dedos en la mejilla, pasó a diferenciarse entre "sopa" (lo que se sorbe) y "sopapo" (lo que se recibe).

Roalberto José-Julián Gambrinus. Professor de Genealogías Auténticas de Palabros

Inmaculada dijo...

Yo soy muy de sopas, y me da una rabia enorme llevarle en eso la contraria a mi adorada Mafalda, pero es así. Además de gustarme la tortilla francesa... es que también me gusta el huevo cocido, y eso sí que es para escribir un artículo completo.
¿Qué le vamos a hacer? Nadie es perfecto.
Saludos.

Eu Bermejo dijo...

Tengo que publicar una receta de sopa, si o si, ya te avisaré...

Lola dijo...

¡¡QUIERO UNA SOPA!!

Me encantan, y la mejor sin duda la de cocido de mi madre.

¿cómo qué el consomé es absurdo? Ayyyy eso es porque no has probado el de Nochebuena de mi madre.

No estoy para de acuerdo Moly en nada Moly; además las sopas frías son una bebida asquerosa.

Bueno, pero el otro día me compré Maus, gracias a tí y a " el libro y yo", y me está encantando!!

Besos

Pedro dijo...

Si hubieses vivido en Alaska, con 40ºC bajo cero y te hubiesen dado una "Clam chowder soup", cambiarías tus sentimientos por la sopa...
La receta la puedes buscar en Google.
¡Viva la sopa y los bocatas de calamares!
¡Feliz Navidad y que la risa te acompañe!

Chirly dijo...

Estoy oyendo la "Moli-radio" y me entran varias moli-preguntas: ¿de donde ha salido esa sintonía? ¿tuviste algo que ver en su elección? ¿tien historia? y otra moli-pregunta que me corroe desde hace doscientosmil años: ¿Qué coño es la imagen de tu perfil? ¿de donde salió ese dibujo? ¿es un tapiz tribal de una tribu zulú? ¿es un TAG de tu cerebro? ¿de tu barriga? ¿es una pesadilla ilustrada? ¿qué coño es eso?

lakame dijo...

Escudella i carn d'olla... lo mejor, escudella barrejada, olla aranesa...
Pero esto son comidas de dia de fiesta.
Para el dia a dia, probad: caldo normal, en lugar de pasta de sopa normal, le poneis pasta de huevo, y luego cuando este hecha espolvoreais parmesano, bastante como 2 cucharadas soperas por plato!!! eso si que llena!!!

Alicia dijo...

Bueno, hoy no puedo evitar decir algo. La sopa es lo más, y una buena sopa de ajo, con su huevito escalfado y su trucha, es plato único y no hay hambre después. Y lo mejor para curar borracheras y/o resacas varias.

Alicia dijo...

La de cocido ya es otra cosa y esa sí que no llena. Es en la Maragatería donde se come la sopa al final. Y la historia te da la razón en el tema de que no es alimento. Se dice que en la época de guerra contra los franceses, los soldados empezaban el cocido al revés y dejaban la sopa para el final por si no les daba tiempo a acabar de comer.
Pero da igual, la sopa es un manjar.

molinos dijo...

Chirly,

Respondiendo a tus preguntas:

- La sintonia la eligieron los de la radio, no he tenido nada que ver y no hay ninguna historia detrás de lla.

- Lo de la imagen de avatar me parece fatal que no lo sepas porque pensé que eras un alumno aventajado en molinismo. Ya lo he contado. Es una imagen que ví en el techo de un pasadizo en Viena en el 2007, le hice una foto y la guarde. Fue antes de tener blog y cuando abri el blog se me ocurrió ponerla.