jueves, 29 de abril de 2010

I ME MINE (III): MIEDO

Todos nuestros miedos son recuerdos de otros miedos, así que lo primero que pensé fue, una vez más, “aquí está”.

El proyecto Lázaro. Aleksandar Hemon


Las cosas que más miedo dan son las que ya conoces. Esas son las que acojonan de verdad.


Las que no conoces crees que te darán miedo, pero es algo abstracto que no acojona tanto. Todos tenemos miedo de la enfermedad, de la muerte, de que a alguien cercano le pase algo malo, de que haya una guerra..esas cosas..pero hasta que no te pasa no sabes lo que es el miedo de verdad.


Una vez que has sentido miedo de verdad, entonces sabes lo que es el miedo con mayúsculas. MIEDO que te paraliza, que te deja con un agujero en el estómago, que te hace temblar las piernas y querer meterte en la cama y taparte hasta que se te pase, dormir hasta que ya no lo sientas. MIEDO IRRACIONAL y que te desborda. MIEDO que no puedes dejar de sentir aunque lo intentes. MIEDO que te sobresalta cuando crees que lo tienes controlado, que te hace abrir la boca para dejar salir lo que llevas dentro e intentar respirar.

Me dan miedo muchas cosas. En realidad voy todo el puto día acojonada por el mundo pero como soy un fraude y además la gente no quiere saberlo pues doy el pego totalmente. Cuando más piensas más miedo tienes. Si fuera un cubo no tendría miedo.


Lo que más miedo me da soy yo misma. Sé perfectamente cómo soy y me doy pánico la mayor parte del tiempo.


Me da miedo lo impulsiva que soy.

Me doy miedo cuando me dejo llevar por mis impulsos.

Me doy más miedo cuando los controlo. Si me los guardo es peor.

Me doy miedo lo independiente que soy.

Me doy miedo cuando sé que estoy mejor sola que con nadie.

Me doy miedo cuando sé lo que tengo que hacer y sé que no lo haré.

Me doy miedo cuando sé lo que no tengo que hacer y sé que lo haré.

Me doy miedo cuando me hundo porqué se que no pararé hasta tocar fondo.

Me doy miedo porque soy perfectamente consciente de lo que soy capaz.

Me doy miedo porque sé de lo que no soy capaz.

Me doy miedo porque no quiero que nadie se me acerque demasiado.

Me doy miedo porque sé que los que me rodean no saben el peligro con patas que soy.

Me doy miedo porque en algún momento acabaran por descubrirlo.

Me dan miedo estos posts.
Definitivamente tengo que dejar de salir entre semana.

24 comentarios:

Teresa, la de la ventana dijo...

Me lo he preguntado más de una vez, porque no es la primera que lo dices. Si realmente eres un fraude ¿por qué nos lo cuentas aquí? ¿No te da miedo?

Yo no creo que seas ningún fraude, pero me tranquiliza bastante comprobar que también tienes miedos, e incluso que me libro de algunos de los tuyos...

Eres humana, Molinos. Eso no es malo, al contrario. Une mucho.

Ah, creo que soy primer.

Princesa dijo...

Pues yo no conocí el verdadero miedo hasta que fuí madre, desde entonces el miedo empezó a formar parte de mi vida, al principio era horrible, ahora lo voy controlando, pero sólo pensar que a mi niño le pueda pasar algo ya me produce un agujero en el estómago horrible. Lo demás lo llevo bastante bien.

Teresa, la de la ventana dijo...

Por cierto, bonita foto.

JuanRa Diablo dijo...

Te he dicho muchas veces que me das un poco de miedo, pero no pensaba que te dieras también miedo a tí misma.
Aparentas mucha fortaleza, pero todos tenemos nuestros puntos débiles, eso está claro.

(Se nota que la primavera te joroba enórmemente. Esto en otoño, bajo la lluvia o pisando hojas secas, no lo dirías.
Fuera miedos y grita conmigo: Puta primavera, voy a por ti!!!)

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Creo que se podría resumir en algo así como "me da miedo mi tremendamente rica vida interior"
¿no?

javi dijo...

Jo, estas guapa hasta vestida de perriflautica.

molinos dijo...

Javi te nombro lector del mes...

Una mamá (contra) corriente dijo...

Creo que las que aparentamos mucha fortaleza luego somos las que tenemos mayores miedos.

Aunque a mi personalmente lo que más miedo me da es la incertidumbre. El saber que va a pasar algo (malo) pero no saber cómo ni cuándo ni dónde ni de qué magnitud.

De todas formas, creo que el mayor de todos los miedos se empieza a sentir cuando una es madre. Es una cosa acojonante.

Rafa Morán dijo...

Oye, oye, para el carro que para pesimistas y desengañados ya está mi blog. No me hagas la competencia, molinos...que me dejas sin clientela

BLN dijo...

Tener miedo no es malo, Moli, hay que tenerlo para no ser una máquina. Sin el miedo no estaríamos en este mundo. Hace tiempo que nos habríamos extinguido.

Biónica dijo...

Qué foto más bella. Te queda bien todo, el paisaje, la niña...

Y no me parece que haya miedo ahí. No hay que dejar que nos desborde. O recitar la letanía contra el miedo de las Bene Gesserit estas:

No conocerás el miedo.
El miedo mata la mente.
El miedo es la pequeña muerte que conduce a la destrucción total.
Afrontaré mi miedo.
Permitiré que pase sobre mí y a través de mí.
Y cuando haya pasado girare mi ojo interior para escrutar su camino.
Allá donde haya pasado el miedo ya no habrá nada.
Solo estare yo.

Inés dijo...

Me siento muy identificada con lo que dices. Tanto, tanto, que al leerlo sentía como si hubieses entrado en mi cerebro y supieras todos mis secretos.

No sé qué más decir. Porque las palabras de ánimo sé por experiencia que no sirven para (casi) nada. Besos, Moli.

Anónimo dijo...

Yo también me doy el mismo miedo de mí. Pero la parte buena (si es que la hay) es saberlo.
Bluemoon

Anniehall dijo...

Lo chungo no es tener miedo, lo chungo es que el miedo te paralice y creo que a ti no te paraliza nada.

A mi me da más miedo lo que le pueda pasar a los otros y no poder controlarlo. Lo mío no, si así soy, apechuguemos, qué le vamos a hacer.

Anónimo dijo...

Venga, Moli ánimo, tu puedes con todo eso y con mucho más. De vez en cuando es bueno acojonarse para resurgir de nuestras cenizas. A mi me encanta comerme la cabeza, pero como dice mi Atlético "pensar es malo". Debe ser la primavera. Por cierto, me encanta tu blog. Lo descubrí, por casualidad esta semans, y ya me lo he leido casi enterito. Deberías editarlo. Un saludo. MALVANTESA.

Sara dijo...

Todos tenemos miedo...pero seguro que los puedes superar ;)

Anónimo dijo...

Por cierto, como te veo muy del estilo- en la foto al menos- te diré que el próximo sábado hay mercadillo de las Dalias (el de Ibiza) en el Palacio de Deportes, por si te apuntas. Creo que podemos hacernos con buenos equipitos veraniegos. Besos,
Marta

Anónimo dijo...

Venga, Moli, anímate. Si miedos tenemos todos, pero lo mejor es no pensar, cuantas menos vueltas a las cosas mejor. Por cierto, me encanta tu blog. Lo descubrí esta semana por casualidad, y a fecha de hoy, me lo he leído casi todo. Empecé por el año 2008 y me queda poco para ponerme al día. Un saludo.
MALVANTAESA

Aldeano de palo dijo...

Me siento completamente identificado contigo. El miedo ha sido el sentimiento que ha dominado mi vida hasta hace pocos años y ahora aún tiene mucha importancia en mis decisiones. También como tú me veo mucho peor que lo que dicen los que tengo a mi alrededor. Admiro a esas personas tan seguras de si mismas y tan indulgentes con si mismas, creo que están más cercanas de la felicidad que yo.

Me encantan los sabores agridulces, sobre todo en los post y en eso eres una maestra.

P.D. Por cierto lo que más miedo me da es morir por falta de riego al sufrir una erección...

Maria dijo...

no te conozco Moli, pero ya será menos... aquí das una imagen encantadora!!!

como empecé a leer -y me enganché- tu blog por las historias de tus princezaz (que me recuerdan a las historias de la mía y mi niño), para mí eres sobre todo una (estupenda) madre,así que... menos miedos, y que tengas un gran día el domingo!!!

Euclides dijo...

Moli:
Todos esos miedos los tenemos en más o menos medida todos. Algunos días son más patentes que otros, pero están siempre, como lo están las ilusiones, las esperanzas, los sueños. Una mala resaca no es motivo para pensar que todos esos miedos te vayan a destruir por que supuestamente los descubran a tu alrededor. Piensa que a tu alrededor la gente tendrá esos miedos y otros peores.....y lleva la vida igual, con más o menos dignidad, pero con normalidad.

coro dijo...

Moli: de 10, a mi me daría miedo escribirlo todo tan clarito. La foto no puede reflejar mejor el contenido.

Lola Pérez dijo...

Muchos de tus miedos los comparto. Pero me ha dado envidia ese miedo que tienes a ser tan independiente, creo que eso es una virtud, es la única manera de ser muy feliz, o por lo menos eso creo yo.

Yorch dijo...

¿Como sobrellevas eso de estar mejor sola que con nadie, ser demasiado independiente y estar casada?

A mi también me pasa y a mi novia le sienta fatal...