miércoles, 15 de julio de 2020

En mantenimiento

«Te tocaron las vacas flacas», me dice un amigo. 

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez, once, doce, trece, catorce, quince. Quince días sin escribir. Los primeros siete tenía excusa, una excusa endeble como las que suele dar los políticos para no hacerse responsables de absolutamente nada de lo que son responsables cuando algo, o todo, va mal. La excusa era que estaba de viaje, de mini vacaciones en Ibiza. En el fondo yo sabía que eso no era verdad, podía no tener tiempo para escribir pero, en otras vacaciones, en otros momentos, hubiera tenido un montón de ideas sobre las que escribir aunque no tuviera tiempo de hacerlo hasta volver a casa. En esos siete días, nada. Y luego otros ocho días y más nada. No es que no le de vueltas. Rebusco en mi cabeza alguna idea que me inspire. ¿Ibiza y sus bosques de pinos? ¿El ferry y la gente y sus mascarillas? ¿El curioso hecho de que los adolescentes a pesar de venir de una infancia con querencia veraniega mayoritariamente acuática se transforman todos en gatos que huyen del agua cuando llegan a los quince? ¿La asquerosa superioridad moral que sientes, sin querer, cuando te levantas a las seis de la mañana y a las seis y media estás en carretera para ir a trabajar? ¿Delibes? ¿Los podcasts? Esto no que ayer me dijeron "llevabas un rato sin hablar de podcasts y ya me estaba preocupando". ¿De mi montaña de libros pendientes esperando a que lleguen mis largas vacaciones? ¿De cómo ahora, que son mayores,  echo de menos a mis hijas mucho más que cuando eran pequeñas? ¿Sobre como ellas sólo fingen, y bastante mal por cierto, que me echan de menos? ¿Sobre porque tengo la sensación de que este verano está siendo, sin duda, el más largo de mi vida? ¿Sobre cómo la convivencia de diez personas en una casa, siete de ellas compartiendo baño, es un ejercicio acrobático digno de estar en el Circo del Sol? ¿Sobre mi malsana tendencia a pensar en negocios que, lamentablemente, no sobrevivirán al coronavirus y mis patéticos intentos de pensar en uno a prueba de pandemias, interesante, reconfortante y con sentido? 

Nah. Nada de eso me inspira ni da para más que tres o cuatro líneas. No es que piense que a nadie más le va a interesar, es que ni siquiera a mí me interesa darle más carrete. El otro día, ordenando unas cajas, encontré un cuaderno, de mi época de la depresión, con notas y reflexiones para posts que escribí en su día. Mi letra apretada llenando páginas y los márgenes y tachando y añadiendo. Me descubro sesuda, capaz de atar ideas, montando párrafos y construyendo argumentos. Me veo incapaz de hacer eso ahora mismo. Quizás gasté toda esa capacidad intelectual en aquellos días, quizás fue un efecto secundario de la medicación. Quizás es solo que me han tocado las vacas flacas. 

Este post debería haber llevado una advertencia al comienzo: «No leer, se están realizando tareas de mantenimiento en la inspiración literaria. Esperamos restablecer el servicio de manera adecuada lo antes posible.» 

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá en mis buenos días yo tuviera tu inspiración de vacas flacas, este post no me ha parecido poco inspirado, sino lo contrario.

Eva

Tita dijo...

Lo de los negocios imaginarios yo creo que puede tener filón para escribir, muero de curiosidad.

Anónimo dijo...

Es lo que tiene hablar siempre del ombligo. Uno termina hastiándose.

Concha Aparicio dijo...

La tolerancia con los momentos débiles es un bien que conviene cultivar. Tus lectores sabemos esperar.

Vyp dijo...

Yo quiero un post sobre música, de las canciones del verano. A mí La Macarena, Un pasito palante, María, Sopa de Caracol, Sonia y Selena, La Bomba y más actuales las de Enrique Iglesias y sobretodo La Bicicleta... Me traen mogollón de recuerdos.
Tata_Keli

jota dijo...

Y es que como dijo el poeta : estamos tocando el fondo... Y añado yo y si no en breve lo tocaremos.

Natalia dijo...

Jajaja.... Qué insistencia la del anónimo, qué cansino o cansina.... Debe estar entrando todos los días a ver si escribes y puede meterse contigo... Hoy se ha debido poner super contento...

Feliz verano, Molly!!

Eva Mª. Serra dijo...

Tú eres genial!!

Anónimo dijo...

He tenido muchas rachas así, de hecho siempre me han sorprendido tus retahílas hilo (en el buen sentido de la expresión) que nunca cesaban.
Déjate llevar y disfruta del pensar sin anotar.
Palabras más, palabras menos cantaban los Rodríguez. Tocan palabras menos.
Ea pues ya está.
Marga

Anónimo dijo...

No, Natalia, entro solo de cuando en cuando para sentirme mejor. Cuando uno ve una chicuela (cincuentona casi) que se siente reina por un día y una legión de marujas con neurona y media que aplauden a una tipa que se repite más que el ajo, me siento mucho mejor con mi vida.

Anónimo dijo...

Uf y espera, corazón, que todas entremos en la fase menopáusica al compás. Tu elitismo testicular no dará crédito. Oye, todo sea por tu disfrute, qué narices.
Marga

Ses dijo...

Pues lo de baño para siete es un gran título para una entrada, ahí lo dejo.

Natalia dijo...

Anónimo, si para sentirte mejor con tu vida necesitas entrar en un blog que no te interesa,a criticar lo, háztelo mirar, corazón!!
Me encanta ser catalogada como "Maruja con neurona y media", jajajaja!!
Feliz domingo para todos!!

molinos dijo...

Anónimo frustradito, eres imbécil.

A todos los demás, muchísimas gracias por vuestros comentarios. :)