martes, 22 de noviembre de 2016

El escritor minúsculo

Escritor. El escritor - no lo llamaremos para no hacer  crecer su ego aún más - es escritor desde hace tiempo. Desde que alguien, un día, supongo que por quitárselo de encima por cansino, le dijo "hala, pues no lo haces mal" y se lo creyó. Al principio, sus novelitas parecían tener gracia o por lo menos no molestar, como las pipas. Sus artículos funcionaban, escribía historietas desde su chaleco de corresponsal contando lo que veía a través de sus gafitas de chico aplicado. La cosa (le) funcionó y el escritor se creció y se creció y se creció y con él su pequeño ego adquirió un tamaño completamente desmesurado, estratosférico.  

El escritor lejos de pensar que ese ego no era saludable para nadie más que para él lo agarró, con fuerza, decidido a no soltarlo, se hizo adicto a sí mismo y armado con su armadura de ego y con una completa y absurda confianza en que su opinión le importaba a alguien se lanzó a internet a predicar. Consiguió un corrillo de palmeros, de seguidores, a los que sus opiniones zafias, machistas, ridículas, pendencieras, altisonantes, prepotentes, displicentes, paternalistas, carentes del más mínimo ingenio y en muchos casos insultantes, les hacían mucha gracia.  

Desde entonces predica sobre todo siempre. Sabe de todo: sabe sobre madres, sobre padres, sobre mujeres, sobre política internacional, sobre lo que piensan las mujeres de 40 y los niños de 13, sobre lo que los hombres sufren, sobre moda, sobre política nacional, sobre el mercado laboral, sobre acoso, sobre literatura, sanidad, educación o incluso, alimentación infantil. ¿Sabe más que nadie? No, pero se lo cree. ¿Se informa antes de emitir vociferando sus opiniones? No. ¿Para qué? Él sabe de todo.  

El escritor tiene mala imagen entre mucha gente. Yo soy parte de esa gente que no solo tiene una mala imagen de él sino una opinión completamente formada y hostil sobre él. Él cree que se debe a que es muy gracioso, muy agudo, muy ingenioso, muy sarcástico y muy inteligente. Más que la media. Y no, yo tengo una mala imagen de él porque es despreciable. Más que la media. Cada día se empeña en airearlo con una dedicación que parece indicar que aparte de un ego desmesurado no tiene mucho más en su vida. 

La peor fama del escritor en el mundo de la gente normal e inteligente viene de la cosa machista y retrógada. No hay una sola frase que salga de sus dedos y de su boquita de buzón que no sea un alegato talibán en favor de lo que él considera las "buenas costumbres" que se han perdido o se están perdiendo o un ataque a las mujeres en general, así a cascoporro. 

Así que, debido a la mala fama que está cosechando y que a él le encanta porque tiene esa idea adolescente y boba de "si se meten conmigo es que les molo" ... el escritor se ha lanzado a escribir con un código que cree que le protege de los ataques y que es solo para iniciados. 

Ese código que cree que maneja con maestría es la ironía. Lo que no sabe, porque su ego no le deja verlo , es que su manejo de la misma está muy por debajo del que desarrollaría un chimpancé adulto durante un viaje con LSD.  

Lo que tampoco sabe es que lejos de verle como lo que él cree que es, un galán maduro, inteligente y atractivo, las mujeres le vemos como lo que es: un macarra patético. Un hombre minúsculo, despreciable y rancio. 

Le despreciamos mientras construimos una vida lo más alejada posible de tipos como él, mientras tenemos relaciones adultas, sensatas y normales con nuestras exparejas,  mientras nos preocupamos de nuestros hijos y su educación y rogamos para que ellos, nuestros hijos jamás se parezcan a un tipo como él y ellas, nuestras hijas jamás tengan que tratar con minúsculos como él.


La foto es de este tuitero. 

42 comentarios:

El Búho dijo...

En esto (también) coincidimos plenamente. Yo empecé a aborrecerle cuando era Tribulete de guerra y el principal mérito de sus crónicas es distribuir tacos de forma calculada para mantener la atención (creo) del españolito medio... De eso hace mucho. Y aunque ahora sea académico, mi opinión no ha cambiado un ápice y se encuentra excelentemente descrita en las líneas de tu post.

Besitos a las princesas.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo... lo encuentro cansino, arrogante y repelente. Soy incapaz de leer algo suyo... simplemente me aburre.

Anónimo dijo...

le tengo atravesado como persona y como escritor. No puedo con él.

Hele dijo...

suscribo todo, me encanta tu post y la cita...es maravillosa

Caelete dijo...

Por partes:
- Es escritor y me gusta como escribe. Tiene, como todos los escritores, novelas muy buenas, buenas, regulares, malas e infumables. Lógicamente, si te gusta, tiendes a ser condescendiente con las malas. Pero las tiene malas. Como todos.
- Hay que saber distinguir entre "persona" y "escritor". Muchos de sus artículos leídos desde un punto de vista de escritor y sin personalizar tienen sentido. Otros, realmente son abominables.
- Al igual que tú, Moli, tiene un blog o sitio en los que publica lo que le da la gana. Habrá a quien le guste y a quien no. Como todos. Cuenta con la ventaja o desventaja de que su sitio llega a muchísima gente, lo que da pie a muchas más opiniones. De las cuales, muchas son más radicales (pura estadística).
- Cometes el error de tacharlo de querer ser portavoz de un colectivo asumiendo un tema y un rol en ese tema y caes en el mismo en tus dos últimos párrafos erigiendote en portavoz de todas las mujeres. ¿Has pensado que algunas estarán de acuerdo con él?. Esas generalidades.

En resumen, es un escritor más, sobre un pedestal desde el que lanza sus mensajes. Tú eres libre de elegir aquellos que te gusten. ¿Acaso te gusta todo lo que yo escribo? Lo dudo. A mi, todo lo que escribes tú, no, ya lo sabes porque no es la primera vez que te lo digo.

A mi, como escritor me gusta; como articulista, creo que opina de muchos temas que ni le van ni le vienen y se los podría ahorrar mientras que es experto en otros que los trata perfectamente; como persona, no lo conozco.

Voy a por un paraguas, para todo lo que me va a caer por este comentario.

Sobrevolando los Cuarenta. dijo...

Lamento ser la nota discordante. Soy mujer y no le desprecio. Me gustaba mucho como corresponsal de guerra y como escritor, cierto es que sólo me leí Territorio Comanche. Ahora, en mi mesilla de noche, me espera su última novela por recomendación. Y la leeré encantada. Seguramente no estoy de acuerdo con todo lo que dice. Pero me pasa con mucha gente. Y entiendo, que a mucha gente le pasará lo mismo conmigo. Tampoco estoy de acuerdo con todo lo que dices pero me encanta leerte y desde luego, tampoco te desprecio. Pero, sí. Eres muy libre de decir lo que piensas que para eso es un blog personal. Gracias y abrazos.

Martus dijo...

Pues yo estoy bailando por la habitación celebrando el despelleje. Sisisisisisi... mi nivel de hostilización a él y a su ego también es de nivel superior.
¡¡Ole y ole y OLE!!
Marta.

Sandra dijo...

¿Me has leído el pensamiento?
He aplaudido mientras te leía.

Cristina Mato Fresan dijo...

Por curiosidad, ¿Tiene esta entrada algo que ver con uno de los últimos artículos de opinión del mínusculo escritor, publicado en EL SEMANAL bajo el título La Merienda del Niño? A mí me levantó más de una ampolla el fin de semana que lo leí.

Cómo cualquier fenómeno, crece y se mantiene porque lo dejamos crecer y mantenerse. Y como cualquier fenómeno siempre es más dañino el mundo seguidor que el personaje en sí. Lo que esas personas representan.


Anónimo dijo...

Alguien más arriba dice que hay que distinguir la persona del escritor. Yo diría que depende, según en qué casos. Hay escritores que, con independencia de los valores de su obra, su personalidad se impone por encima de cualquier otra consideración, y la mayoría de las veces para mal. A mí me ocurrió con Umbral y Cela de sus últimas épocas, de los que leí sus primeras obras obras, y al final, ya podían escribir maravillas, pero me negué a aumentar los derechos de autor de personas tan groseras y despreciativas hacia todo el mundo.
En cuanto al escritor aludido, no he leído ninguno de sus libros pues, al principio, no me interesaban las novelas de espadachines, y puede que me haya perdido algo bueno, no sé, pero también ha influido en mi desinterés, el rechazo que siento hacia personas con el talante de Pérez Reverte.
Lo deseable sería valorar la obra y no al autor, pero si el autor está permanentemente en las redes sociales y medios de comunicación y además es un provocador, es inevitable que se cree una opinión pública sobre su persona, más que sobre la obra, que es lo que, por otra parte, va buscando. Puede que sea una forma de vender más, de atraer a un público sin un criterio lector muy formado.

Oswaldo dijo...

Moli, querida, ¡que claro es lo mal que te cae el tipo!
¡Cuanta dureza!
Asustas.

La Marmota dijo...

Tiene el mismo problema que muchos otros famosos, ya sean escritores, actores o cantantes, que confunden su "arte", sea la que sea, y su condición de fama, con una puerta abierta a opinar de todo. Ser famoso y que tus palabras tengan cierta repercusión no te da derecho a opinar de todo, por que ser famoso no te hace experto de nada más que (a veces) lo que te ha dado fama.

Anónimo dijo...

Como novelista no me acaba de llegar, pero como articulista me gusta y mucho. Y en todo los años que le llevo leyendo, nunca he visto ningún "ataque a las mujeres en general, así a cascoporro". Atacar, suele atacar la estupidez y el papanatismo, sin distinción de sexos.

NáN dijo...

Empecé a odiarle con su novelita como corresponsal de guerra. Machacaba a la única corresponsala que había, a quien llamaba "la niña rodicio", cuyas crónicas me parecían estupendas, porque era mujer y le faltaban... ¿huevos?

Después, ya no pude leer nada de él.

Anónimo dijo...

Deberías hacértelo mirar...

1.- "alguien, un día, supongo que por quitárselo de encima por cansino, le dijo "hala, pues no lo haces mal" ....". Tú te lo dices a ti misma cuando te defines diciendo que has descubierto que no se te da tan mal.... ¿de qué exceso de ego hablamos?

2.- "...con su armadura de ego y con una completa y absurda confianza en que su opinión le importaba a alguien se lanzó a internet a predicar." Pero decir que alguien es un caradura por su forma de vida parasitaria o gorrona para tus ojos, sencilla para otros, es solo dar una opinión objetiva, no es predicar.

3.- "Consiguió un corrillo de palmeros, de seguidores, a los que sus opiniones zafias, machistas, ridículas, pendencieras, altisonantes, prepotentes, displicentes, paternalistas, carentes del más mínimo ingenio y en muchos casos insultantes, les hacían mucha gracia. " Resulta que tus opiniones sobre las pajaritas, por ejemplo, no son prepotentes, y si lo son, te lo perdonamos porque son ingeniosas, no?...

4.- "Desde entonces predica sobre todo siempre" .... tu especialización es innegable.

5.- "Él cree que se debe a que es muy gracioso, muy agudo, muy ingenioso, muy sarcástico y muy inteligente." Pero tú no, buena prueba de ello son los despellejes de los Oscars, donde apenas encontramos alardes de...

6.- "Ese código que cree que maneja con maestría es la ironía. Lo que no sabe, porque su ego no le deja verlo , es que su manejo de la misma está muy por debajo del que desarrollaría un chimpancé adulto durante un viaje con LSD.Lo que tampoco sabe es que lejos de verle como lo que él cree que es, un galán maduro, inteligente y atractivo, las mujeres le vemos como lo que es: un macarra patético. " Pero esto no es un alegato talibán, no recurre al recurso fácil del insulto para desmontar o desprestigiar un argumento. Ver punto 3 en el que criticas que sus opiniones son insultantes...

Deberías cuidar tus impulsos que dejan en evidencia que lo que criticamos de los demás es lo que en realidad no nos gusta de nosotros mismos.

Y que conste que este hombre ni me gusta ni me disgusta. Tiene de todo. Igual que tú. Sois muy parecidos.

Natalia dijo...

A mí se me atravesó cuando leí una entrevista que le hicieron en un suplemento de un dominical, en el que respondía a las preguntas de los lectores. Parece ser que le encanta navegar, y la pregunta de una señora (chica, mujer.. no sé la edad) fue:"¿Cómo se llama su velero?" Debió parecerle una grave intromisión en su privacidad o algo así, porque su despiadada (y publicada) respuesta fue: "¿Y a usted qué le importa"?...

Me pareció tan cruel, tan innecesario, tan humillante para esa señora, chica, mujer o lo que fuera, que no volví ni a mirar uno de sus libros ni a leer nada de lo que escribe.

Señor Escritor, NO es necesario hacer daño a nadie de esa manera. Hay mil formas respetuosas de contestar, y si no querías hacerlo, no haberte prestado a que te preguntaran. Pero no ofendas.

txipi dijo...

Hola,

Solamente unas líneas para darle un abrazo al anónimo de arriba que viene aquí con el consejómetro a tope, emulando a nuestro alatristemente conocido escritorcito.

Es la prueba del 9 del post :D



José Antonio Peñas dijo...

Al margen de su patetico cuñadismo de machito cutre ni siquiera es un buen novelista .Yo disfruté del husar y del maestro de esgrima. Entonces llegó el clubD y a la mitad del libro me di cuenta de que ya sabía cómo iba a terminar. Llegué al final por cabezoneria. Me dije, démosle el beneficio de la duda. Empecé la tabla de flandes y antes de llevar 100 paginas me dije, si esto acaba como me estoy imaginando, este libro va directo al contenedor. Y al contenedor fue.
Luego una amiga me regalo los dos primeros de alatriste y me dijo, me interesa mucho tu opinion. Es una buena amiga asi que me los lei y le resumí mi opinión en cuatro palabras: ESTO ES UN CAGARRO

desde entonces no he vuelto a perder mi tiempo con ese señor. Hay demasiadas cosas buenas por descubrir como para desperdiciar mi retina con sus brabuconadas

DRNTL dijo...

Moli, cómo te pasas con Paul Auster

belladona dijo...

lo peor no es unicamente eso, sino que desde los sillones de la Real Academia, se reparten el pastel entre una panda de amiguetes como si no existiese otra generación tras ellos que tiene muchas que cosas que contar.
sintiendose tan fantastico por qué destilar tanto veneno por los poros?

Anónimo dijo...

He leido sus articulos recopilados en cuatro libros de cabo a rabo y me parece brillante.
Soy mujer, madre que da bollicao a sus hijos (por si ha sido lo de la merienda del niño que comentan arriba) y jamás he percibido machismo alguno en sus articulos, repito he leido todos. Sus libros no me gustan nada he de decir.

Yo creo que te lo tienes que mirar esto... O le has leido poco o tienes algun complejo... no se de que, si eres muy completa tu....
O es algo personal... ¿?

Anónimo dijo...

Moli, moli, ¿no será algo de "envidilla" de lo buen articulista que es??? Fijate que yo a veces pienso al leerte que te sale su estilo irónico y fino. En fin, te doy un gran disgusto... pero tu ego es casi casi tan grande como el suyo.
Venga no sufras!

Otra P. dijo...

Es un pobre hombre enfadado que derrocha odio y tiene especial inquina a las mujeres. En Territorio Comanche cuenta como se va con otro reportero a tomarse unos whiskys a la habitación de otra reportera que dormía desnuda para "admirar" sus tetas y lo mejor es que lo cuenta creyéndose el más guay.
Yo hace muchos años que ya no leo nada de él porque sus opiniones en los artículos me parecen cuaternarias y los libros que he leído me parecen facilones y además se le escapan sus opiniones continuamente que es algo que no debe hacer un escritor cuando escribe ficción.
Muy acertada Moli.

HombreRevenido dijo...

Leí una novela de Pérez Reverte y me imagino que debí de tener mala suerte y elegí la peor. He leído algún artículo que no estaba mal, pero no podría citarlo.

Ha sido corresponsal de guerra y presentó Código 1, tendríamos que amarlo, joder. Pero es verdad que alguien la cagó y no hay nada peor que un brasas motivao. A lo mejor fue tuiter el que alimentó al troll que lleva dentro, o sus amiguetes del imserso literario, ¡o peor! ¡la radio!

Yo no leo ni escucho nada de lo que dice. Con ese sencillo cortafuegos he conseguido no tener una opinión hostil.

Anónimo dijo...

Te sigo desde hace tiempo, ver una entrada nueva en tu blog sinceramente me alegra el día y me ha sorprendido mucho tu post.

Después de decirte esto, lo siguiente que voy a decir presiento que te va a joder la mañana, o quizás el día entero, porque está claro que le tienes mucho paquete al escritor, pero también opino como el otro anónimo de más arriba, creo que os parecéis mucho... Sorry! Y los dos (casi siempre) me encantáis como escritores de artículos de opinión.

Del escritor no he leído ningún libro, el tuyo sí, lo compré para regalárselo a una amiga futura madre sin supoderes, y me lo leí yo entero antes de dárselo. (Esto espero que arregle un poco lo anterior)

¡Buen día Moli!

Anónimo dijo...

He leído bastantes de sus novelas y unas me gustan y otras no.
También suelo leer su página de El Semanal cuando la publican en Internet, y unas me gustan y otras no.
Por supuesto, no estoy de acuerdo con todas sus opiniones, pero me parece perfecto que pueda escribir lo que le apetece cuando le apetece, igual que haces tú.
No sé si se cree que es un galán, yo no le veo así, ni tampoco le desprecio.

Anónimo dijo...

Yo también creo que os parecéis un montón. Sorry...

Anónimo dijo...

A mi tampoco me hace ninguna gracia, es un bocachancla, . Uno de Albacete

Vicente Carrasco dijo...

Me cae bien, me gustan sus novelas, unas mas que otras, en la gran mayoría de sus artículos dice lo que la gente no quiere oir sobre el "buenismo" absurdo que nos invade, sobre los niños sobreprotegidos que la realidad se comerá con patatas en dos horas, esos niños odiosos que todo lo quieren ya y que tendrán unos jefes, que como ellos, también todo lo querrán ya, etc...
Curiosamente suele acertar mucho en sus predicciones políticas, esas que le piden como le piden a otros muchos que ni de lejos tienen su bagaje personal y cultural.
En resumen, no es ni mejor ni peor que pueda serlo cualquiera, incluidos tú, yo y el resto que ha escrito comentarios en tu blog, de los que por cierto no considero que sean unos palmeros, los que te alaban el disguto, ni unos capullos, los que te llevamos la contraria.

Javier de Gregorio dijo...

Hay algunos autores geniales que son unos auténticos hijos de puta (Louis-Ferdinad Celine, por ejemplo...) y eso no disminuye el valor de su obra.
A mí este tipo no me gusta, como los políticos. Como diría Baroja le considero un logrero.
Saludos,
JdG

Tocaweb dijo...

Lo han dicho ya por arriba, pero tu forma de escribir y expresarte me recuerda mucho a el. De hecho podrías serlo bajo seudónimo.

No te enfades mucho.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo, un escritor que escribe convencido de que sus lectores son tontos - lo constaté siendo jovencita leyendo un par de sus libros, tramposos a más no poder- no puede ser más que un enano mental. Algo que fui confirmando con el paso de los años contemplando como ejercía su podercillo de sátrapa mediático.

Y me da que ya le gustaría ser un Umbral por su sarcasmo o un Kapuscinski por su trayectoria (de vez en cuando éste también era pelín manipulador pero desde otra orilla, nada que ver) pero tendría que crecer y nanay.

Hay quien no merece la pena ni el tiempo invertido en escribir este comentario. Pues así.

Saludos.

Marga


Anónimo dijo...

Para los que dicen que Moli es igual que Reverte:
Como apunta el anterior comentario, Reverte trata de tontos a sus lectores e insulta a diestro y siniestro desde una supuesta superioridad intelectual y moral, y Moli no es faltona.
Se le reprocha a Moli un ego desmedido porque en algún sitio ha dicho, muy de pasada y sin compararse ni desmerecer a nadie, que escribe y no lo hace mal. Eso es tener conciencia de su valía personal y capacidad para reflexionar sobre su propia experiencia.
A lo mejor también hay envidia por parte de las personas inseguras hacia las personalidades más sólidas, pues en cuanto alguien se manifiesta con criterio sobre lo que sea, saltan en tromba con lo del ego, en nombre de un relativismo más que discutible, pues todas las opiniones no valen lo mismo.

Anónimo dijo...

Increíble la cantidad de comentarios despectivos. Si no te gusta, no lo leas...así de sencillo.

Elsa dijo...

La frase de hombre revenido "un brasas motivado" es magistral. A mí Reverte me da igual. Leí mucho suyo sin pasión y si me lo encuentro en el semanal suelo pensar: pobrecillo, tiene querías agotador no poder salirse del personaje. Pero Moli, coño, este despotrique en su contra me parece poco ingenioso y no sé hasta qué punto es necesario. Solo alimenta a sus huestes. Si te hubieras erigido en uno de sus personajes y te hubieras recorrido algunas novelas ridiculizándolo me hubiera gustado. Esto lo puedes contar en el bar. Que es la impresión que me da él cuando escribe. Pero él todo el rato, EH.

Gracias por el blog.

Isabel P. dijo...

Pues creo que ES DEMASIADO una critica muy dura y destructiva....a parte de eso mi opinion es parecida a la tuya .ME ENCANTARON ALGUNOS LIBROS SUYOS...ME ENGANCHO eL ASEDIO PORQUE YO SOY DE cADIZ Y ME PARECIO UN LIBRO FANTASTICO,TAMBIEN ME ENAMORE DE LA PIEL DE TAMBOR Y DE OTROS MUCHOS,,,,,,SIN EMBARGO CREO QUE ULTIMAMENTE ESTA FLOJEANDO Y
que deberia escribir menos.Pero eso no quita mi admiracxion por El.
Todos tenemos nuestro defectos solo que no somos escritores.
un saludo y un abrazo desde el sur. Isabel.

Anónimo dijo...

Cuanta bilis!!
Como te han dicho ya antes, deberias hacertelo mirar:
Un ataque frontal asi tal cual sin anestesia porque tu lo vales.Hostilizada ad hominen, en serio Moli? Me importa muy poco lo que tengas contra Arturo, pero hay que creerse que estas orgullosa de esto?

José A. García dijo...

Es una buena cita...

Saludos,

J.

Anónimo dijo...

No puedo por menos que recomendaros que leais este
http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/1059/mujeres-peligrosas/

Anónimo dijo...

Como ya te han dicho, los parecidos entre vosotros son bastante obvios. Tus posts "hostilizados" son igual de barra de bar que los suyos, aunque con menos gracia.

Tiene novelas que no están mal, como la Sombra del Águila, la Reina del Sur y alguna otra. En los artículos hay de todo. Él siempre ha dicho que en las columnas y en Twitter es más un personaje bronco y borde que su verdadero carácter. Si es así o no, no hay forma de saberlo a ciencia cierta. Que es machista es indudable, pero ambos habéis criticado y os habéis desmarcado de ciertos "feminismos", así que no sé en qué lugar te pone eso a ti.

En definitiva, es estupendo que no te guste, pero igual es por lo reflejadita que te ves ^^

Isabel F dijo...

Ay, mi Arturo, puesto a caer de un burro!! Pues a mí me encanta su falta de corrección políica y de pelos en la lengua a la hora de escribir artículos. No me resulta machista en absoluto. Es más, hay muchas entrevistas en las que habla de su admiración por la mujer, buscadlas. El artículo de "La merienda del niño" me pareció muy bueno, en contra de la corrección política y la tontería imperante (me quedé con ganas de saber de qué colegio hablaba..), y a favor de la igualdad en un tema, como los divorcios, en que las mujeres llevamos las de ganar casi siempre.
Es un articulista bronco y dado a la polémica, pero es un personaje tipo "enanito gruñón" que le sirve de catarsis, y lo entindo. Le salva de coger la escopeta y entrar en el Congreso, por ejemplo. A mí me vendría bien escribir una columna así algunos días....

Sus libros...pufff, hay de todo. Me ha hecho gracia quien dice que en "Territorio comanche" sólo hablaba de una mujer y mal; si la mujer era un callo no sé por qué tenía que hablar bien de ella. Yo no soporto la voz de la Rodicio, cada uno tiene sus tirrias, claro. En cambio, en entrevistas y artículos habla con admiracion de mujeres que conoció en la guerra, como Corinne Dufka o Aglae Massini. También Oriana Fallacci.
En fin, Moli, cada uno tiene sus bestias negras y no tiene que justificarlas. Yo solo quería defender a Arturo.
Saludos

María dijo...

Qué fuerte. Está claro que no te es indiferente. A mí tampoco, aparte de tres libros suyos que no terminé, lo leo todos los domingos en el ABC, y le agradezco los buenos momentos que me hace pasar. Es demoledor con muchísima gracia, y un hombre cultísimo.
Lo demás de él me importa poco.