domingo, 23 de junio de 2013

UNA DOCENA DE RAZONES PARA SEGUIR ESCRIBIENDO A MANO



Móviles, tabletas, ordenadores. Evernote, whatasp, google docs, notas de audio, grabadores de voz. Vivimos inmersos en todo un mundo de posibilidades para grabar los pensamientos al minuto, para registrarlos casi en el mismo momento en que surgen en nuestra cabeza y no olvidarlos.

Cada vez se escribe más pero se escribe “peor”. Estamos perdiendo una habilidad adquirida por los humanos hace miles de años, una habilidad que era sinónimo de cultura, de conocimiento y de sabiduría y que además por un lado permitía comunicarse con otras personas al compartir un lenguaje, una gramática y unos signos (distintos en cada idioma) y a la vez era intensamente personal porque cada uno tenía su propia caligrafía y estilo de letra.

Ahora mismo, cada vez hay menos gente que acarree un cuaderno para escribir sus impresiones a mano, que lleve un boli o una pluma favorita para anotar sus pensamientos o que escriba un diario que no sea un blog. La escritura a mano está desapareciendo y a mi modo de ver es una gran pérdida.

Escribir a mano es una experiencia increíblemente satisfactoria, muy muy personal y que tiene un montón de beneficios.

1. Todos podemos escribir a mano.
Los que trabajamos con ordenadores, escribimos informes, blogs, nos comunicamos por correo electrónico y estamos todo el día conectados,  creemos que el manejo de un procesador de textos es una habilidad tan común y extendida como comer con cubiertos...y no es para nada así. Hay muchísima gente a la que la sola idea de enfrentarse a un ordenador y empezar a escribir le provoca sudores fríos y siente una terrible desconfianza hacia esas letras que salen en la pantalla y que asocian a “escritura seria”, a informes oficiales, a cartas del banco. Escribir en un ordenador siempre parece tener una connotación de seriedad que no tiene porqué tener la escritura con un papel y un boli.

Frente a la extrañeza o distancia que puede suponer un dispositivo electrónico a la hora de escribir, un papel y un lápiz siempre son “casa”, siempre son cercanos, conocidos y accesibles. Todos sabemos escribir a mano, todos aprendimos en el colegio y enfrentados a la necesidad de dejar por escrito una idea, una nota, una petición o la lista de la compra, todos sabemos hacerlo.

2.Ayuda a ordenar ideas.
Escribir, ya sea en un ordenador o a mano,  siempre ayuda a fijar las ideas, a recordar cosas y a expresar pensamientos que pululan por nuestra cabeza sin una forma definida.  Escribirlos a mano nos los hace reconocibles, las ideas que plasmamos en una pantalla dejan en cierta manera de ser “nuestras” para pasar a ser reconocibles o asumibles por cualquier lector. Escribirlas a mano las hace más nuestras, más reconocibles para nosotros mismos y además el solo acto de escribir a mano, de dejar fluir la letra hace que el hilo del pensamiento sea continuo y no a “trompicones” como cuando se escribe en una pantalla. Cuando se escribe a mano no se para, un pensamiento hila con otro en una especie de retroalimentación, la letra que va fluyendo inspira la siguiente palabra y la siguiente frase. En el ordenador uno escribe, para...piensa..escribe. Es un proceso distinto.

3. Crea adicción.
La primera vez que uno coge un cuaderno y lo mete en el bolso, la mochila o la chaqueta para ir a algún sitio y de repente se encuentra escribiendo en un autobús, en un parque, esperando a alguien,  se sorprende. Uno piensa ¿Qué hago escribiendo esto aquí? No es importante...pero luego poco a poco, se siente cojo si sale de casa sin un cuaderno, la sola idea de pensar que se nos ocurra una idea y no tener donde anotarla provoca vértigo. Sí, siempre queda la opción de la nota en el móvil, pero una vez que te has acostumbrado a escribirlo en un cuaderno, la nota en el evernote o la grabación de audio no te satisface para nada, es meramente un recordatorio que ni siquiera sabes si te servirá de algo después, cuando quieras desarrollarla.

4. No te mientes
Escribir a mano es siempre más sincero y auténtico que en una pantalla. Un ordenador, un móvil o una tableta siempre tienen un componente “público”, mientras que tu cuaderno y tu bolígrafo crean una atmósfera más personal, más de estar “en casa”. Es tu cuaderno y en principio nadie va a leer lo que tú has escrito así que uno miente menos, elabora menos, no se disfraza y según va cogiendo soltura se deja ir mientras escribe descubriendo pensamientos, sentimientos e ideas que ni siquiera sabía que tenía. Al principio cuesta releer ese ejercicio de sinceridad y apertura total a uno mismo, pero con el tiempo se disfruta y se aprende mucho.

No me estoy refiriendo exclusivamente a ideas personales que puedan ser más íntimas, también ocurre esta sensación cuando se escribe sobre trabajo, sobre ideas para proyectos o lo que sea.

5. Tachar y recuperar
Al escribir en una pantalla, las ideas que no nos gustan, las frases que no nos satisfacen, las expresiones que parecen no encajar desaparecen cuando le damos a “borrar”, se esfuman. Escribiendo a mano, esas malas ideas o cosas que en un determinado momento no nos gustan no desaparecen al tacharlas o al desecharlas al pasar el resto de las ideas a otro documento. Permanecen escritas, puede que para no ser usadas jamás o puede que para esperar el momento en que el al releerlas sean capaces de inspirarte otra línea de pensamiento, otra reflexión que esta vez si te parezca pertinente, interesante o incluso para generar otra serie de ideas valiosas.

6.Reconocerse
Todos tenemos una caligrafía característica con la que nos sentimos más o menos cómodos porque nos ha acompañado desde que aprendimos a escribir en el colegio y todos somos capaces de reconocer nuestras anotaciones en un cuaderno, una hoja o un post it.

No solo reconocemos la letra, sino que somos capaces de reconocer nuestro estado de ánimo en esos trazos. Abres un cuaderno y sabes si lo que estás leyendo lo escribiste con prisa, con pena, con alegría, si estabas deseando terminarlo, si lo escribiste  porque necesitabas sacar todo eso de dentro o si disfrutaste poniéndolo por escrito. Te lees y por cómo es el trazo, por cómo está de apretada la letra, si te cuesta más o menos leerte, te reconoces a ti mismo en un determinado momento de tu pasado escribiendo eso.

La escritura en pantalla no puede reflejar nada de eso.

Un texto manuscrito tiene personalidad por el fondo y por la forma, proporciona información por lo que cuenta  y por cómo está contado. Un texto en un ordenador no tiene personalidad más allá de su contenido, son todos iguales, no hay  nada más allá de su  contenido, la forma no importa.

7. Escribir a mano es más eficaz para fijar la memoria.
Escribir en una pantalla siempre es igual, además ahora mismo con todas las posibilidades de guardar documentos en la nube, un mismo documento puedes abrirlo en tu casa, en el despacho, en un hotel, en un viaje de trabajo y escribir en él. Escribir a mano sin embargo tiene un componente físico que ayuda a fijar los recuerdos. Recuerdas el banco donde te sentaste con el cuaderno a escribir mientras esperabas a algo, la cama de hotel donde te tumbaste a escribir sobre un día en una nueva ciudad, porque escribir a mano tiene un componente sensorial que cambia según el emplazamiento...

Los documentos en pantalla son todos iguales. Cuando escribes a mano, añades un referente “espacial”, eres capaz de recordar si lo que escribiste lo hiciste en la página de la derecha o de la izquierda, si estaba al principio o al final de la hoja, si empezabas un párrafo o no...

8.Uso de papelería: cuadernos, bolis, plumas, lápices, etc.
El placer de buscar un cuaderno exactamente cómo quieres: rayado, blanco, con cuadrícula, con espiral, encuadernado, de un determinado color, con una ilustración de tu película favorita, con una frase que te inspire...El placer de la primera hoja de ese cuaderno. El placer de terminar un cuaderno y repasar todas esas hojas llenas de escritura, ordenada a veces, caótica otras, anotaciones que ni siquiera recuerdas que eran, nombres, teléfonos...una especie de repaso rápido a esa etapa de tu vida en la que ese cuaderno te ha acompañado.

Escribir con pluma cambiando las tintas, escribir con lápices hasta que se gastan completamente, descubrir bolígrafos nuevos, experimentar con el modo en que cambia la letra según con qué escribas....

9. Anotar a mano como paso previo a pasarlo al ordenador.
Hacer un esquema, hacer una lista, anotar los cuatro o cinco pensamientos que surgen antes de enfrentarse a escribir cualquier tipo de documento en un ordenador ayuda después a redactar ese trabajo sobre una base previa, las anotaciones a mano como un armazón sobre el que montar la construcción definitiva.  Ayuda a no abrir el documento en el ordenador y decir ¿Y ahora de qué escribo?, sirve de “cimientos” a lo que se quiere decir después.

10.Las cartas.
El email, los mensajes, el wasap tienen un millón de ventajas aunque nos han hecho increíblemente impacientes, pero es indudable que la inmediatez de recibir la información, las noticias o lo que sea es una mejora notable en la comunicación.

Sin embargo nada de eso tiene el encanto de una carta manuscrita, de una nota. Recibir una carta manuscrita o escribirla,  provoca sensaciones y sentimientos completamente diferentes, escribir una carta a mano requiere un tono y un ritmo que no se parecen en nada a un mail.

Ni que decir tiene que una carta manuscrita siempre es distinta mientras que un email de trabajo, de un amigo o de tu banco, tienen todos el mismo aspecto.

11.Escribir por escribir.
Con una anotación en el evernote, una grabación de audio, un recordatorio en el ordenador siempre se tiene una intención, un propósito. La mayoría de las veces no va más allá de “no olvidarlo” para luego hacer algo con ello: un informe, un post, un tweet jocoso, la compra al volver a casa. La escritura a mano puede tener ese propósito, llamémoslo práctico pero puede hacerse sin ninguna intención más allá de dejar fluir los pensamientos y escribir lo que va surgiendo esperando qué se nos ocurra algo mientras escribimos o sin esperar nada y encontrándolo por sorpresa al final de una frase.

12.  Los textos manuscritos se pueden quemar.

“Eliminar”, “borrar”, “enviar a la papelera”, “vaciar papelera”.

Eliminar, borrar o suprimir no tienen ni de lejos el mismo encanto que quemar tus escritos.

¿Está seguro de que desea vaciar la papelera/eliminar/borrar? Esta acción no podrá deshacerse”

Una vez que tiras la cerilla o echas los papeles  a la chimenea, no hay vuelta atrás. Más drástico pero mucho más contundente.

Las pantallas, internet, las redes sociales, poder compartir nuestras ideas y nuestros pensamientos al instante, dejarlos registrados sin miedo a que se nos olviden y poder retomarlos desde cualquier lugar del planeta con red es sin duda una gran ventaja, de eso no hay duda.  Pero escribir a mano, abrir un cuaderno y, gracias al movimiento inconsciente de nuestros dedos llevando a cabo gestos que aprendimos casi sin darnos cuenta, ver nuestros pensamientos plasmados en un papel en un hilo invisible que conecta nuestro cerebro con la tinta que se fija en el papel es una experiencia que no debemos perder.

Publicado primero en unadocenade.

28 comentarios:

Michelle Grey dijo...

Me molesta un poco que ahora esté tan directamente relacionado el ordenador (o cualquier dispositivo) con las redes sociales. Creo que el problema son estas. Yo tengo ordenador desde hace más de 10 años, hasta cuando no podíamos usar internet o se pagaba por minutos, y escribía muchísimo en él, simplemente para plasmar mis ideas, desahogarme... tengo tantísimos textos... y es una herramienta cómoda como ninguna. Escribes rápido, no se cansa la mano, y puedes reordenar las ideas a tu parecer, modificar... eso ya está en ti, si quieres dejarlo tal cual o no. Es una herramienta igual de sincera, mis documentos se guardarán y nadie los verá. A mí me va genial, vaya. No voy a ponerme a escribir páginas y páginas a mano... me muero. Eso sí, para notas y recordatorios efímeros, me gusta que sea en cosas tangibles. Angenda, posit. No apunto nada en el móvil ni ordenador, porque probablemente no lo mire y se me olvide, y no me voy a poner alarma para ello xD
En fin, ahora existe una relación amor-odio con este mundo tan internetizado, pero yo no tengo ninguna red social, ninguna, ni whatsap, nada, cero... y utilizo el ordenador igual o más. Pero lo dedico a otras cosas que no sean compartir palabras mal escritas ni chismorrear. En cuanto a optar por escribir a mano o a ordenador, me decanto siempre por lo más práctico, útil. Por el material, a mí me ha hecho un gran favor... porque tengo de papeeeeles, bolis, lápices... para aburrirse. Hace unos años he dejado de acumularlos y me siento mejor, es muy desordenado. El "ordenador" es un espacio enorme que no ocupa.

molinos dijo...

Michelle, yo no tengo una relación de amor odio con el ordenador...como comprenderás llevo 1222 posts escritos en este blog y obviamente lo he hecho en un ordenador...pero a la vez escribo todos los días a mano, en un cuaderno, con pluma y me encanta.

La escritura en teclado tiene muchas cosas buenas, muchísimas y ahorra espacio y lo tienes accesible, pero hay cosas que tiene la escritura a mano que no puede sustituir. pasa lo mismo que con el libro electrónico y el libro impreso...pero se pueden compaginar ambas cosas.

Marigem Saldelapuro dijo...

Hola, acabo de descubrirte y me has enganchado. Yo también creo que aunuqe el ordenador es una herramienta maraillosa que nos simplifica muchas cosas escribir a mano es algoque jamás debería perderse. Y para acabar te diré que el post del parqeue me ha encantado, reflejamis tardes de hace unos años, viendo como misniños crecían y on ellos la vida alrededor y las parejas que iban a jurarse amor eterno(vale igual exagero un poco), pue esas parejas fueron evolucionando. Un besito.

Diva Gando dijo...

Una pluma no deja de ser la extensión de la mano y por ende la de nuestro corazón, que bombea "sangre" cuando escribimos. Mucho más poético. mucho más íntimo. Por eso y por todo lo que has comentado tu: a mano

Caelete dijo...

Voy a repetirme como el ajo: Eres una romántica, se nota con la razón 12.

Anónimo dijo...

Me enamoras con tu escritura, y soy mujer, espero que no te moleste jeje

Anónimo dijo...

..sigo con la lectura que aún voy por el punto 6, soy lenta porque me gusta saborear con detenimiento lo que me resulta delicioso, y este texto tuyo lo es mmmm..rikoriko

Michelle Grey dijo...

Jaja no lo dije por ti lo de la relación amor-odio, dije que existe esa relación en el mundo internetizado de ahora... porque está muy globalizado, nos une a todos, permite que estemos siempre comunicados desde cualquier parte del planeta; pero a la vez es contraproducente (o, más bien, muchas personas le dan mal uso). Como tu dices, escribir a mano o a ordenador, leer un libro de papel o electrónico, tener amistades online o reales... efectivamente, no es a cara o cruz, hay que compaginar.
Y también lo decía porque apenas nadie ya valora un dispositivo móvil si no es por las redes sociales.... cuando era pequeña, exploraba el ordenador a fondo, internet también, hacía centenas de cosas interesantísimas y me informaba de absolutamente todo. Ahora veo a mis hermanos y no salen de facebook, instagram, twitter... no saben utilizar el word correctamente, no saben bajarse programas, eliminar virus... Sólo están en él para charlotear virtualmente y hacer trabajos del colegio. No conocen más, no saben lo grande que es y la de cosas que pueden hacer. Por eso, existe un conflicto entre la visión exterior que tiene internet (red social) y sus posibilidades reales.

Lou dijo...

En mi caso, es algo extraño: no puedo estudiar nada que no esté escrito a mano por mí. La materia recogida en libros u otro material impreso tengo que leermela, subrayarla y resumirmela en unos apuntes manuscritos. Me es más fácil aprenderme lo que sea de esa forma. Curioso, ¿no?

visitante4576 dijo...

Mi problems es que necesito un cuadernillo rubio. Mi letra es ilegible. Como tome apuntes "en sucio" y no los pase en menos de una semana, acabo perdiedo la mitad de lo que escribí porque ni yo misma lo entiendo, jajajajaja.
Pero me encantan las libretas para tomar impresiones. Y escribir a mano.
COomo anécdota, una vez me preguntaron "¿a ver si eres zurda y no lo sabes?" =S

Ronronia Adramelek dijo...

A mano cuando te apetezca y a través del teclado cuando se te antoje. Con pluma, lápiz o boli, con los dos índices, diez dedos o dos pulgares, según te de.

Lo verdaderamente genial de la tecnología -y el fabricar papel también es una tecnología- es que no hay que elegir.

Lo puedes tener todo, no es necesario tomar partido. ¿Acaso no es eso un lujo?

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bichejo dijo...

Toda la vida he estudiado escribiendo, esquemas, resúmenes, resumen del resumen...me gusta escribir a mano.

Y lo he retomado gracias al cuaderno de apuntar las cosas que me gustan de los libros, aunque no lo hago tan a menudo como me gustaría, pero algo es algo. Al final es el único uso que le doy a la pluma, que es la misma que usaba en el colegio.

Bichejo dijo...

Y seguimiento...

Mara dijo...

Yo también prefiero a mano.... Es más personal y sincero....

el chico de la consuelo dijo...

Igual que Bich,
toda la vida he estudiado
escribiendo en los margenes
en esquemas numerados en 3,5,7 puntos
(vale soy un neurótico).
Pero ahora no sé porque
los post solo me sale escribirlos en el ordenata.
La poesía sin embargo sieeeempre a mano.

Creo que también en esto somos gentes de habitos y las musas se van acostumbrando a venir a cada uno según la forma de escribir que más frecuenta.

Ps-1-. ¿este post no lo habias escrito ya hace tiempo o me lo ha parecido? me sonaba de haberlo leido.

Ps-. ¿Por que de un timepo a esta parte la tipografia de la letra de tus post se ve tan chapucil?

Eloise Liyu dijo...

No dejo la costumbre y el placer de escribir a mano por nada. Tengo una lucha interna y externa contra la tecnología, pese a las cosas buenas que tiene, y tengo un blog porque se que es la forma actual más fácil de llegar a los demás. Pero mi libreta, mi boli, mi lápiz, mi libro en papel... nunca faltan en mi bolso. Y tengo una caja enorme llena de papeles de todo tipo para hacer cosas con ellas, y de libretas escritas, y textos mecanografiados con una olivetti, y de notas, y servilletas escritas... y de todo lo que el papel atrapa, porque nadie como él lo puede hacer

sem dijo...

Me ha encantado esta entrada. UN saludo,

Patricia Puertas dijo...

Me ha encantado, sobre todo la parte de las cartas. Siempre que he estado lejos, escribia cartas a mi gente. Normalmente la escribia durante varios dias, mi estado de animo, pensamientos...un tocho, vamos. Todavia guardo las que recibia y las releo de vez en cuando. En cambio los emails de la misma epoca, no. Ganas rapidez, pero creo que se pierde calidez.

sin más palabras dijo...

Muy interesante...
Tras leer esto me he dado cuenta que en el curro, hago muchas cosas que no hago en mi vida privada y se traduce en escribir a mano.
Tengo un cuaderno cutre y guarrero en el que escribo a mano, ideas, cifras, nombres, números de teléfono, pequeñas pinceladas de reuniones, escritos en horizontal, en diagonal, al margen, subrayados, encuadrados, siempre a mano y siempre a lápiz, lápices que gasto hasta el final y los desecho cuando ya es prácticamente imposible sujetarlos de tan pequeños que son.
Escribo en ese cuaderno desde la primera a la última página, por los dos lados y los guardo en un cajón, mi cuaderno va conmigo a reuniones, no llevo nunca el portátil (como hacen otros), yo llevo mi cuaderno cutre y mi lápiz.
Creo que voy a empezar a hacer eso mismo en una libreta chulísima que estoy reservando para mis "cositas" personales.

Lhotse dijo...

Hola Moli, descubrí tu blog hace poco y me siento muy identificada contigo :)

Yo escribo también mucho a ordenador, pero cuando tengo que hacer listas trascendentales, o planificaciones serias, o palabras sentidas lo hago en papel. Lo mismo me pasa con leer, no es lo mismo leer en una pantalla, que leer del papel, pasar las páginas, sentir al tacto cómo dejas atrás una historia o una etapa. El olor, el tacto... todo esto se pierde en el ordenador.

No sé, escribir a papel te compromete más contigo misma. No me preguntes por qué, pero tachar con el boli: huevos, papel higiénico y pan de la lista suena como más contundente que ponerle un check en el movil. Como si al móvil pudieras engañarle y al papel no ;)

Un beso

RS dijo...

Yo también he escrito mucho, además soy de esas que aprietan tanto al escribir que casi traspaso el papel y tengo un callo majete en el dedo corazón de la mano derecha. Aunque es verdad que ya no escribo como antes; a cambio tecleo con rabia en el ordenador. A lo que no me he podido acostumbrar aún es a leer libros en el ebook. No quiero ni verlo. Aunque lo mismo dije cuando salieron las cámaras de fotos digitales (never never never) y luego caí como todos. Pero me gusta el tacto del libro en papel.

Alber dijo...

En plena era digital donde el correo electrónico ya estaba totalmente integrado en nuestra sociedad, me acostumbré a escribirme cartas manuscritas con una buena amiga de la universidad que había dejado la carrera y había vuelto a su ciudad natal, dejándome bastante fastidiado por haber "perdido" a una gran amiga. Las cartas nos mantuvieron unidos durante cinco años en los que no nos vimos, apenas cruzamos media docena de correos electrónicos y una llamada telefónica para felicitarnos el cumpleaños. Esas cartas escritas de puño y letra mantuvieron viva una amistad que ninguno de los dos queríamos que fuera solo una amistad, porque sabíamos que tenía que ser algo más. Esas cartas han hecho que Ester y yo llevemos ya juntos casi ocho años, con la misma ilusión del primer día. Y me encanta volver a leer sus cartas, desdoblarlas y ver su preciosa letra, legible, redondeada, preciosa...a mi ahora se me está olvidando escribir, me cuesta mucho mover el bolo o el lápiz, hago una letra fea de cojones,..tendré que empezar a escribir de nuevo!!

Hele dijo...

Coincido con Lou, si no es mi letra no puedo estudiar!

y aún mando cartas manuscritas. Sobre todo en verano

Diario sóo he esrito una vz, cuando estuve viviendo en Túnez, sentía tantas cosas que necesitaba ponerlas en orden

Y no te imaginas como mola leerlo de vez en cuando, me corrobora que, por buena memoria que tengas, s olvidan muchas cosas.

Javier Melendez Martin dijo...

"No te mientes" es la razón más poderosa de todas.

Anónimo dijo...

yo lo que hago es copiar relatos cortos o poemas por el simple placer de escribir,nada mas,todos los dias un rato,hasta que me se me duerme un poco la mano.Tengo intencion de escribir un libro,a largo plazo,todo a mano.

Anónimo dijo...

Tu entrada me ha hecho salir de dudas (te he encontrado buscando en google "escribir a mano o ordenador"). Te guardo.

Considero el ordenador una herramienta crucial y decisiva en el cambio y rumbo que lleva la humanidad. Es así. El mundo tal y como lo conocemos, no podría existir sin los ordenadores. Todo lo demás, televisiones, emisoras de rádio, móviles, internet, tablets, consolas, medios de comunicación, empresas, goviernos, dependen actualmente de los ordenadores/servidores. Pero, no deja que todo lo que está en el mundo virtual, deja de ser seguro (a no ser que esté cifrado, pero ése es otro tema). Me refiero a que los datos se pueden perder, y no nos damos cuenta de lo peligroso que es eso. Puede ocurrir en cualquier momento. Depender de la nube o tan solo utilizarla para almacenar nuestros datos para mí es un grave error (en cuanto a privacidad, desde el momento que se sube algo a internet, pierdes el control de ello).
Escribo esto a raíz de haber perdido unas anotaciones en el móvil que debía transcribir al ordenador (tengo mínimo dos copias de seguridad de todo, excepto de lo que he perdido). El papel y una buena tinta, a no ser que sea destruído, va a perdurar toda la vida (bien conservado). El mundo electrónico es desechable y tiene fecha de caducidad. Actualmente es más seguro conservar datos en un cd/dvd que en un disco duro o un pendrive (puede que un SSD sea una buena opcion también). Pero aún así su fiabilidad no es la misma que un documento físico.

Tus razones me han cautivado. Escribir a mano tiene una profunda personalidad que jamás conseguirá el mundo virtual (al menos tal y como lo conocemos). Entonces, ¿para qué debería servir un ordenador (tal y como lo veo ahora)? Para hacer todo aquello que no se puede hacer sin él. Programar, editar fotografías, editar vídeo, hacer producciones musicales, grandes cálculos, utilizar internet, etc.

Sea como sea, ya sea por mi paranoia o por la realidad tal y como es, un cuaderno con tus escritos más importantes, es mucho más seguro en cuanto a conservación y privacidad que en formato digital (lo que pueda tener valor potencial en el ordenador lo cifro). En mi caso, primero será escribir a mano, y luego transcribir y editar a ordenador, como complemento. Pero el original siempre a mano, por su valor y tangibilidad.

Un saludo.

molinos dijo...

Anónimo, además de todas las razones que das tú, más las que yo di en su día, escribir a mano es una actividad muchísimo más placentera y relajante que escribir en un ordenador. Yo lo sigo haciendo y el pensamiento no fluye igual en el ordenador que por escrito, es completamente distinto.

gracias por comentar