lunes, 5 de noviembre de 2012

EL OTRO Y YO.




Hace un par de semanas terminé “Encuentros con el otro “de Kapuscinsky y llevo con unas cuantas ideas pululando por mi cabeza desde entonces diciendo “escribe, escribe, escribe”…y tengo que hacerlo o no saldrá otra cosa. 

Son dos  reflexiones de garrafón. Si alguien espera alta filosofía, éste no es el lugar, ni yo soy la persona adecuada. 

Los Otros que conoces. 

“Es cierto que el Otro a mí se me antoja diferente, pero igual de diferente me ve él y para él yo soy el Otro

En tu día a día estás tú y está el Otro. Ese Otro puede ser muy cercano, muy querido, muy conocido: tu pareja, tus hijos, tus padres, tus hermanos, tus más amigos, son Otros conocidos, pero siguen siendo distintos de ti, siguen siendo Otros.  

Los Otros (igual que tú mismo) tienen distintos comportamientos y actitudes dependiendo de de dónde están o con quien, así que aunque te sean cercanos y queridos, siempre podrás descubrir sus “otros yo” dependiendo de donde estén. Y ese cambio de actitud o de personalidad o más bien, esa manera diferente de comportarse provocará también un cambio en ti, en lo que muestres y en cómo te comportes. Ninguno de los dos, ni el Otro ni yo estamos mintiendo o fingiendo, pero diferentes circunstancias provocan distintas actitudes, sacan a la superficie distintos Yos. 

Esto pasa por ejemplo con tus Otros más queridos, tus hijos. Los conoces, sabes cómo son, qué hacen, qué dicen, que piensan, no te son extraños. Y sin embargo si los ves interactuar con sus amigos por ejemplo, te pueden resultar ajenos, sobresaltarte, sorprenderte y dejarte estupefacto, para bien y para mal. ¿Mi hijo ha dicho eso? ¿Ese es mi hijo? Sí, claro que sí,  pero es una parte de él que sólo sale (para bien y para mal) en ese entorno concreto. 

Más espectacular a mi modo de ver es el cambio que se provoca en ellos si tienes varios hijos. Tus hijos, como Otros, forman un todo y normalmente tratas con todos ellos a la vez o varios de ellos a la vez: los llevas al cole, comes, cenas, el baño, la excursión...etc. Es una interactuación en la que cada uno tiene su papel y actúa en el grupo familiar como sea…

..Y de repente un día por alguna circunstancia rara estás solo con uno de tus hijos. Es conocido, cercano, es la misma persona, el mismo Otro que era hasta hace 10 minutos que el resto de la familia salió por la puerta y sin embargo es Otro. Y lo que es más espectacular es que tú también eres Otro, el papel que tienes como madre/padre de 2, 3, 4 o 27 churumbeles es muy distinto del que tienes cuando sólo estás con uno de ellos. 
Ellos han cambiado y tú también y supongo que igual que tú te das cuenta de su cambio, ellos se dan cuenta del tuyo, así que supongo que no es un cambio en una sola dirección si no una interacción mutua que provoca que nos mostremos distintos.

Los Otros que no conoces

A raíz del Huracán Sandy y sus consecuencias en Haití, Cuba y Estados Unidos, he leído un montón de tweets e incluso he visto quejas a@eldiario.es que supongo que habrán sido a todos los medios, de gente que se quejaba de que la cobertura del huracán sólo había empezado a ser portada y a ser tratada como “noticia” cuando llegó a Estados Unidos a pesar de que antes había causado muertos en el Caribe. (después hubo muchos más muertos en la costa este americana, pero eso ya da igual) 

Lejos de mi intención defender a la prensa y el periodismo pero sinceramente es una queja que no tiene mucho sentido si te sientas a analizarla fríamente.  No digo que esté bien no informar de los muertos en Haití o Cuba y sí hacerlo sobre los desastres materiales en NY, una vida siembre valdrá más que mil oficinas inundadas o una ciudad sin luz, pero seamos sinceros: ¿Qué nos impresiona más 90 muertos en NY o 90 muertos en Filipinas? ¿Un huracán en Jamaica o una inundación en el levante español? ¿3000 muertos en las torres gemelas o 200 en Atocha? 

Todo debería importarnos exactamente lo mismo. Todo debería provocarnos el mismo horror y la misma tristeza y la misma empatía, pero no es así. Cerebralmente nos decimos a nosotros mismos que sí, que nos importan igual, que nos impresionan de la misma manera, que lo sentimos exactamente igual, pero no es verdad. 

Y no es verdad porque somos así. Porque lo que le pasa a alguien en Haití es espeluznante, espantoso y horrible y una putada increíble pero no consigues identificarte. Ves imágenes de chabolas, de calles con barro, de gente desnuda por la calle y sientes pena, tristeza y horror...pero no consigues identificarte con ellos desde tu casa con adsl, tu ciudad a salvo de huracanes, tu coche aparcado en el garaje y luz y agua corriente como derechos adquiridos al nacer. 

Sin embargo, si ves una ciudad como NY que se parece tanto a la tuya (salvando las distancias), dónde no hay luz, no hay gasolina, una ciudad como Atlantic City que parecía tan a salvo (igual que la tuya) arrasada por el agua y la arena, lo sientes más cercano. Los ves como menos “otros” y más cercanos a ti. 

Pensándolo fríamente, es absurdo. Esa gente no tiene nada en común contigo, son tan “Otros” como los de Haití, Filipinas o el pueblo bereber...pero sin embargo emocionalmente,  te resultan menos ajenos y por eso te impresiona más. 

Sinceramente creo que es una actitud natural. No tengo ni idea, pero supongo que a un elefante le influye algo la muerte de otro elefante y le deja indiferente la de un chimpancé. Ya sé que no es exactamente lo mismo, elefante y chimpancé son diferentes especies  y los hombres somos todos una,  pero lo que nos diferencia de los animales: la cultura, el lenguaje, la memoria,  nos hace diferentes, nos hace “otros” para los demás. 

“Todos esos desconocidos que nos encontramos en nuestros periplos parecen llevar en su interior a dos personas; se trata de una dualidad que a menudo resulta difícil de discernir. Una es un ser como nosotros con sus alegrías y sus tristezas, con días buenos y malo, que pasa frío y calor, hambre y sed y tiene también el segundo ser que se solapa y entrelaza con el primero y que es portador de unos rasgos raciales determinados, de una cultura, unas creencias y una ideología. Ninguno de estos seres se manifiesta en estado puro, por separado; los dos conviven y se influyen mutuamente” 

Creo que esta cita de Kapuscinsky lo explica mejor que yo. Ves los muertos de Haití, o de la Conchinchina y emocionalmente los percibes como Otros completamente ajenos. La identificación como “otros” iguales que tú, que los haga dejar de ser “otros” y los acerque más a ti, hay que hacerla cerebralmente y  de manera consciente y voluntaria.  Y esto ha sido así siempre, no es un mal actual provocado por los medios de comunicación, lo que ocurre ahora es que somos más conscientes de esa presencia de “otros” iguales a nosotros y de cómo a pesar de saberlos iguales los percibimos como Otros,  porque la extensión de los medios de comunicación y de las facilidades para el viaje han hecho que esos “Otros” estén más presentes. Ahora más que nunca sabemos que todos somos iguales y sin embargo no somos capaces de percibirlo emocionalmente así.

Termino con otra cita. 

“Participar en el mundo multicultural exige madurez y fuerte sentido de identidad”

En fin, Kapuscisnky es un Otro que se explica mucho mejor que yo. Obviamente, ni los medios de comunicación ni la mayoría de la gente tiene esa madurez ni ese fuerte sentido de identidad, pero esto lo dejo para otro post.

11 comentarios:

Qterror dijo...

Buen articulo :)

Niágara dijo...

Es curioso que para un médico parte de esos "otros" son los pacientes. Se sitúan en un nivel intermedio entre los otros que conoces y los que no. Según les tratas te involucras también emocionalmente aunque, al mismo tiempo, procuras mantenerte ajeno a su vida íntima, como mecanismo de defensa para no sufrir cuando las cosas no van bien. Pese a ello, es inevitable el sentir una cierta congoja cuando eso sucede.

Ana María dijo...

Para poder empatizar necesitas verte reflejado en alguien similar a ti, de ahí que haya tenido más cobertura, en mi opinión, Sandy en los EUA que en Haití. También tenía interés por el carácter político de estos momentos en el calendario electoral americano, y eso sí que tiene un peso muy específico a nivel global, por mucho que nos joda reconocerlo.

Kapuscisnky es un crá, y tú, Otra ;)

:*

desmadreando dijo...

En esta ocasión tendré que decir que no estoy de acuerdo...
No creo que se deba a la poca identificación y a otredad la poca cobertura de Sandy en el caribe.

Cuando sucedió el terremoto en Haiti no se necesito que hubiese otro en NY para que toda la humanidad se conmoviera y se sintiera identificado con la desgracia. Y aquí no importan las chabolas ni el estatus ni el estilo de vida.

Los medios de comunicación son medios y al fin y al cabo "negocios". Eso lo olvidamos.

Un besote desmadroso

molinos dijo...

Desmadreando la poca cobertura se debe a que los medios son negocios y dan la información que creen que vende más..y lo que vende más es aquello a lo que te sientes más cercano, en este caso NY.

Cuando ocurrió el terremoto de Haiti la cobertura fue total y completa..proque no habia habido un terromoto igual, en pongamos por caso..Londres, Paris o Atenas...o para los chinos en Pekin.

Y por supuesto es la misma desgracia y el mismo horror en un caso que en otro..pero es lo que intento explicar, es un pensamiento cerebral..no un sentimiento espontáneo.

Oswaldo dijo...

El estado de Florida ha sido atacado por decenas de huracanes desde que yo tengo conciencia.(Y mucho antes, por supuesto) Aquí en Venezuela se intenta dar la misma fuerza noticiosa a tales ataques que al mismo huracán pasando previamente por Cuba.
Bueno, el resultado es que se parece pero es distinto.
Si ves una casa de madera Mayamera rota, pues queda totalmente destrozada y convertida en palitos de fósforos y te impresiona. Y ves los yates sobre el asfalto a tres cuadras de la orilla. Y ves cinco mercedes benz nadando en un charco de agua de lluvia formado en un estacionamiento y eso también te impresiona.
Sucede que las fotos que ves son de los destrozos materiales, los muertos NO los ves ni en Cuba ni en Miami.
Si ves las fotos de la habana después de un huracán, no tienes manera de saber si los destrozos son recientes o son producto de largos años de imposibilidad de mantenimiento (Cosa que sabes muy probable por haberlo visto antes) y entonces la foto no te impresiona.
Cuatro llantas viejas flotando en un hueco en el asfalto de la calle tampoco tienen la misma fuerza visual que los cinco mercedes.
Así como una vaca flaca no es un yate.

Esa es una, la otra es que NY es NY y nunca habíamos visto ESTO.
Irene fue fuerte apenas el año pasado, pero como medida del impacto de Sandy, está el hecho de que la última vez que la bolsa de NY cerró dos días seguidos por causa del clima fue ¡hace 124 años, en 1888!
Respecto al tema "otros", mi abuelo nació en Cuba cuando todavía "era España" y mi madre también nació allí aunque luego creció aquí. A pesar de tan fácil cercanía de natalicios, idioma y hasta distancia física, Cuba puede estar, para mí, mucho más llena de "otros" que Miami o NY. Además, tengo cuatro sobrinos en Florida y tres en NY. En Cuba nada.
Disculpa lo largo. El tema me toca teclas personales.

Tita dijo...

¿Recuerdas cuando Lomana dijo que ella era más desgraciada que un pobre, porque ella no podía comprarse por la crisis un bolso de 3000 euros, y un pobre ya era pobre?

Pues este post me ha parecido un poco así, y no me identifico con lo que he leído.

Porque sólo percibo en los medios de comunicación el factor NOVEDAD, ciudades estadounidenses arrasada como en cualquier película apocalíptica de las que nos gustan, pero de verdad.

No me han producido horror las imágenes. Si te digo la verdad me he asombrado siguiéndolo muy poco, porque no me preocupan, viven en la primera potencia del mundo, tienen las indemnizaciones y el techo y cama seca asegurada.

Haití no, Cuba tampoco, y esa gente sí que me persigue por la noche, cuando me meto en la cama caliente y sólo veo las estrellas si corro la cortina, o siento el frío sólo si abro la ventana.

No soy mejor persona que nadie tampoco ¿eh?

Besos

Silvia dijo...

También tiene algo que ver que en NY hay muuuucha gente con buenas cámaras de fotos y de video y con acceso a internet. Y muchas de las oficinas de los periódicos que se leen y de los canales de noticias que se ven están allí. En Cuba y Haití la gente no tiene tiempo de ponerse a sacar fotos, y si las sacan, probablemente no tuvieran conexión a internet por culpa del huracán. Yo estoy en EEUU, y aquí sí se oyó que había un huracán muy fuerte en el caribe bastante antes de que se empezaran a preocupar por esta zona.

Las fotos de NY impresionan mucho, cierto, parece de película. Pero yo estoy con Tita, sé que tienen recursos de sobra para superarlo, por mucha inundación que haya, hay dinero para repararlo. Pero en el Caribe bastante tienen con no pasar demasiada hambre, como encima para ponerse a arreglar los destrozos.

Puede que las imágenes no impacten tanto, pero a mi me remueven más la conciencia.

------
http://catuxa20.wordpress.com

Anónimo dijo...

Te escribe una admiradora desde NY
No sigo la cobertura que se ha dado al huracán, pero si se lo que nos ha ocurrido aquí en una ciudad como NY. Es increíble que hayamos estado tan cerca de un desastre natural en el que mucha gente que ha perdido sus casas o han muerto, pero en el que además en una ciudad como Manhattan miles de personas nos hemos pasado días sin luz, agua, calefaccion, moviles, sin internet!. Íbamos al trabajo sabiendo que no te habías podido duchar, con la misma ropa del dia anterior, llevando a los niños al despacho porque los colegios han estado cinco días cerrados, los que conducen sin poder usar el coche porque no habia gasolina y sin saber cuanto iba a durar. Esta claro que las tragedias en Haití o Cuba no son comparables, pero ver una ciudad asi muerta a oscuras impresiona. Ha habido dos zonas, una en la que no había pasado nada, y a partir de la 26th hacia el sur la oscuridad absoluta.

Lo mejor, el cariño que recibes, como te acercas a algunas personas que te ofrecen ayuda y como te anima cuando recibes un mensaje y sientes cuando se acuerdan de ti.

Agradezco infinito a mi colega que nos ha acogido cinco días en su casa.

Charlotte

molinos dijo...

Vamos a ver...que o no me he explicado bien o me habéis leido en diagonal.

Primero, este post no va de si los medios lo hacen bien o no. No es el tema, los medios de comunicación españoles son en general muy malos, pero no es el tema, eso es para otro post y otro día.

Segundo.

Tita, la comparación con Carmen Lomana está completamente fuera de lugar y no tiene nada que ver tampoco con el tema.

Por si no ha quedado bastante claro y cristalino, para mi..es exactamente igual alguien que muere en Haiti que en NY. Si me siento a pensarlo friamente ambas cosas me conmueven, por supuesto. Y tiene que ser así.

Y Tita, cuando tu aplicas el criterio de " los americanos porque no me preocupan, viven en la primera potencia del mundo, tienen las indemnizaciones y el techo y cama seca asegurada" lo que estás haciendo es anteponer lo que Kapuscinsky llama " rasgos raciales determinados, la cultura, las creencias y una ideologia" de esos individuos frente a lo que tienen exactamente igual que tú y que es que han perdido sus casas y están durmiendo a la intemperie con sus hijos. ¿ Cómo te sentirías tu? Exactamente igual se sienten ellos como individos, como humanos exactamente igual que tú.


Lo que quiero decir es que en nuestra percepción del Otro hay una parte emocional inconsciente y otra parte cerebral que es consciente. Y que es inevitable.

Biónica dijo...

Otro para la saca! Y eso que con el nombre de Kapuscynski me echaba un poco para atrás (yo que leí Noches blancas de Dostoievski no sé ni cómo xD), pero me ha motivado un montón el tema. Cuando lo lea tendré opinión para comentar ;-)