miércoles, 9 de mayo de 2012

UNA DOCENA DE COSAS QUE SABES Y NO DEBES OLVIDAR A LA HORA DE BEBER PASADOS LOS 35


Si alguien empieza a leer buscando un consejo como “No beber” que deje de leer. Aquí no lo va a encontrar.

Con 35 palos o más, todos llevamos bebiendo una considerable cantidad de años, acumulamos litronas, copas, chupitos, bebidas horrorosas, borracheras memorables y borracheras para el olvido. Creemos que lo sabemos todo sobre el mundo de las copas.

Y lo sabemos. Claro que lo sabemos, años de estudio de campo nos hacen a (casi) todos bebedores a nivel experto. ¿Cuál es el problema? Que a mayor conocimiento, menos tiempo para practicar. Menos ocasiones para salir de copas. El resultado de esa falta de práctica es que se te olvidan los conocimientos, y corres el riesgo de destrozar una de esas pocas ocasiones en las que puedes darte al alcohol por un olvido imperdonable, por no haber repasado los apuntes.

¿Qué es lo que no se te puede olvidar? ¿Qué debes grabarte a fuego en la mente… perdón, en una lista en el evernote?

1. No mezclar
Cuando eras joven e inconsciente mezclabas sin conocimiento. Luego adquiriste el conocimiento supremo y dejaste de hacerlo. El problema es que ahora quedas y la ansiedad te puede. Sin darte cuenta, bebes cañas antes de cenar, bebes vino con la cena, un chupito de hierbas, brindas con champán y luego copas. Error.

2. La compañía
En tu juventud lo importante era la bebida, la compañía daba igual o no era lo prioritario. Cualquier compañía era susceptible de mejorar con las copas adecuadas. Ahora no. Ya sabes que una mala compañía puede arruinarte unas cañas, un buen vino o unas copas. Elige con quien bebes.

 3. Cuidadín con las ocasiones especiales
Bodas, bautizos y comuniones. Bebida a mansalva, gente que hace mucho tiempo que no ves, sensación de “coño… cuánto tiempo hacía que no nos veíamos”, y acabas potando delante de tu madre o de tu tía. Una regresión a la adolescencia completamente innecesaria.

4. El móvil
Con un nivel de alcohol en sangre el móvil es una fuente inagotable de problemas y preocupaciones. Se te puede caer al váter cuando te estés tambaleando intentando acertar en la taza, se te puede olvidar en el taxi al pagar, puedes dejártelo en un bar y lo que es peor… puedes tuitear y mandar mails completamente inapropiados, inadecuados e improcedentes… que verás al día siguiente.

5. Valorar la sinceridad
Estas de copas, ya tendrás ocasión de hablar en serio. Con alcohol en sangre no es el momento de sentirte llamado por el camino de la sinceridad absoluta y confesarle a tu compañero de copas cosas que no necesita saber y lo que es peor… no quiere saber. Algo como… ¿sabes un secreto? Me mola tu chica. Además, al día siguiente, toda la noche será un agujero oscuro… menos esa frase que aparecerá en letras doradas flotando sobre tu cama.

6. Si es posible, organiza tu resaca
Crees que sí, crees que no vas camino del viejunismo, crees que tienes aguante, pero no es verdad. Los tiempos en que con resaca te levantabas y te ibas a jugar un partidillo y luego de aperitivo, han muerto. Organiza tu tiempo para poder ser una ameba al día siguiente de las copas.

7. Los compromisos laborales
A ver, esto no lo traes aprendido de serie. Cuando eras jovenzuelo no había comidas ni fiestas de empresa. Es fácil que tras un momento de tensión en una ocasión de copas laboral te relajes y acabes bebiendo como si estuvieras de botellón. Mala idea. En el curro eres abstemio. Totalmente abstemio y nunca has bebido ni te ha gustado.

8. Gente sobria que no se siente discriminada y por tanto recuerda
Cuando éramos (más) jóvenes el abstemio o abstemios eran un grupo que se sentía discriminado, así que no osaban a la mañana siguiente de una gran borrachera a recordarte todo lo que habías hecho. Con 40, el abstemio se ha hecho fuerte y suele ser muy cabrón, recuerda todo y lo que es peor… te lo restriega. Huye.

 9. Euros, euros, euros
En medio de los vapores alcohólicos que nos hacen ver la vida de color de rosa y nos hacen retroceder a memorables ocasiones alegría y alboroto, es muy normal que se nos olvide la moneda única y paguemos alegremente… para al día siguiente decir: ¿Qué me gaste 100 euros en copas? Y llorar amargamente.

10. El bus
En un bus a las 5 de la mañana, hay muchas posibilidades de con toda la borrachera encontrarse pensando cosas de abuelo cebolleta, mirar a los jovenzuelos que van a tu lado y pensar “Yo no era así”. A casa hay que volver en taxi como los ricos o andando dando tumbos y sin zapatos, como los valientes. (Inspirado en @mediotic

11. En parejaEn caso de salir en pareja, es mejor volver a casa en pareja. Parece que tu pareja está receptiva, que tenéis una relación adulta y comprensiva. “Yo me voy, tú quédate si quieres” significa lo mismito que cuando tu madre te decía “Haz lo que quieras”… es decir… ”te vas a cagar”.

12. ”No me apetece nada. Voy, saludo, me tomo una copa y vuelvo pronto”
Después de tantos años hay que saber que esa frase significa: “Voy, me mato a copas, vuelvo sin móvil, sin abrigo, sin las llaves y mañana quiero morirme de la resaca”.


Con todos estos datos frescos en la memoria. Coged la agenda, elegid una fecha, marcadla en rojo y salid a mataros a copas. Sin mezclar, sin móvil, con la gente adecuada y volviendo a casa a cuatro patas si hace falta…En breve os apetecerá solo pacharán con la partida de dominó y será el fin.

Publicado originalmente en unadocenade

30 comentarios:

Cigarra dijo...

¡jajajajajajajaaaaaa!

m dijo...

Primer????
Yupi.
Cuanta sabiduría en estos doce consejos!!!

XEIA2410 dijo...

Ainsss......, las ocasiones especiales!!!! Cuánta razón llevas!!!!

Anniehall dijo...

De obligada lectura, lo que yo decía.

A ver si me lo tatúo en algún sitio.

Mar dijo...

no mezclar, no mezclar, no mezclar...lo tendré en cuenta para la próxima..a ver cómo llevo lo de gin-tonics antes de la cena, gin-tonics cenando, gin-tonics con el cafe...puf! me veo con el mismo resultado..durmiendo en casa de mis amigos y despertándome a las 9 de la mañana temblando y vomitando hasta llegar a mi casa!!! que malas que son las reuniones!!! jajja

Mar dijo...

no mezclar, no mezclar, no mezclar...lo tendré en cuenta para la próxima..a ver cómo llevo lo de gin-tonics antes de la cena, gin-tonics cenando, gin-tonics con el cafe...puf! me veo con el mismo resultado..durmiendo en casa de mis amigos y despertándome a las 9 de la mañana temblando y vomitando hasta llegar a mi casa!!! que malas que son las reuniones!!! jajja

Anónimo dijo...

Querida Moli.
Cuánta sabiduría y cuántas "tajás" destilan tus consejos.
Me parece muy bien. Se escribe mucho mejor desde la propia experiencia.
Besos y abrazos.

MALVALOCA.

Moneypenny dijo...

Te ha faltado en la lista el número 13: La exaltación de la amistad...."Si do te guero musssho...hip,dabes gue eres mi mejorrrrr amigo?? me acuerdo...un día......buaahhh!".
Además cuando llegues a los 40 y si eres como dios manda seguiras bebiendo....te lo aseguro!
Muy buenos consejos.
Un saludo.

NIKITA dijo...

Qué sabios consejos!!! Todavía no he llegado a los 35... pero voy de camino! Lo del móvil, jamás aprenderé a no usarlo (y arrepentirme al día siguiente) cuando voy con un melocotón considerable! No mezclar también se me resiste, porque como dices, entre la cañita precena, el vino, el chupito con los postres... las copas... tequila?? alguien ha dicho tequila?? y luego... sólo lagunas! qué hice de 4 a 7?? Cómo llegué a mi casa?? ummmm

este post es de lectura obligatoria!

Anónimo dijo...

Eres sabia Molinos, muy sabia

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

13.- No busques sluciones a tus problemas bajo los efectos del alcohol. Tus problemas ahora son más graves que un suspenso o que fulanita no te quiere...

sin más palabras dijo...

Siguiendo la estela del Sr. Viveiro

14.- Mantente alejado de la que toma notas para luego contarlo en su blog, ahí lo dejo….

Yo y mis mini yos dijo...

Esto ya me pasaba a mi a los treinta... Que mal voy!

Oswaldo dijo...

¡Es claro que LA EXPERIENCIA es la mejor maestra! Casi puedo ver la estela de frascos de todas las formas, tamaños y colores que has dejado en el camino. Conozco tal estela; tengo la mía propia, que probablemente sea más larga que la tuya simplemente porque soy más viejo.
Por cierto, ahora de viejo, mis resacas han mejorado notablemente. No sé si es que mi hígado se ha recrecido con la práctica o si me ha mejorado el bolsillo y con él la calidad de la bebida, pero todos los sábados (al menos) doy gracias a Dios por ser bueno conmigo.
Estoy convencido que a TODOS los sobrios "de vocación" les sucede que le tienen PÁNICO a su propia sinceridad inducida por el alcohol. No vaya a ser que se les escape algo "inadecuado".
Desconfío altamente de los sobrios. Prácticamente no tengo amigos con tal defecto. Si mis amigos se "vuelven" sobrios crónicos, los abandono. (Aunque ellos crean que me han abandonado a mí...)

Aunque es evidente que tú lo sabes, ya que motiva el post, quiero recalcar que el principal problema de esta magnífica lista, es que el alcohol es tan generador de amnesia que hasta a mis sesenta años puede hacerme olvidar cualquiera de estos ítems en el momento menos pensado.
¡Salud(os)!

NáN dijo...

Tu docenita de hoy tiene 10 consejos de experta de alto nivel, un error monumental y una supersabiduría que para sí la hubiera querido el Señor Tao.

Error monumental. En una pareja de dos, uno se está amuermando y/o cayendo de sueño. La Palabra Clave de la Felicidad es la separación momentánea. Si soy yo el que se viene abajo, nada me puede hacer más feliz que dejarla a ella (tras comprobar que tiene las llaves y dinero), volver a casa y dormir rápido porque cuando vuelva roncará, dará manotazos, se levantará a potar, se traerá una manzanilla a la mesita de noche, se dormirá, dará un manotazo y la taza de manzanilla, sin beber, caerá sobre la cama. Si la que se amuerma es ella, nada me puede hacer más feliz que se lleve su cara de palo ante las tonterías que estoy haciendo. Auss, Bruja, Auss. Para una vez en la vida que me estoy divirtiendo.

Supersabiduría. El consejo 12 funciona como un conjuro, sea ella la que se va o sea yo, resulta ser la mejor fiesta del año. No sé porqué, pero es así. Te puede ir mal una fiesta a la que vas animado, pero NUNCA JAMÁS te sale mal una a la que vas pensando sinceramente esa frase. Tanto es así que, cuando la dice ella, me acuesto directamente en la cama del estudio, porque como estoy sobrio y no matáo, puedo tomar precauciones racionales.

Oswaldo dijo...

NáN, en el "12", Moli y tú llevan perfecta razón. En el "11" la razón la lleva Moli.
Hace unos años mi esposa me dejó, complaciente y comprensivamente, en una pequeña reunión familiar (De SU familia, la de ELLA) y se fue a casa con los niños. Mi grave error: darle mis llaves porque ella se había dejado las suyas. Una hora después, tuve que despertar a mi querida suegra para que me abriera la puerta de la casa porque mi mujer se negó rotundamente a dar ninguna señal de vida. Así que mucho, mucho cuidadito con el "Haz lo que quieras, cariño..."

HombreRevenido dijo...

Grandioso derroche de sabiduría.
Se nota que el tema lo controlas.

No puedo más que aplaudir con elegancia.

Anónimo dijo...

Genial!. Con respecto al #5, recuerdo un viejo post tuyo en el que aconsejabas no confesar cosas tipo: "tengo pelos en los pezones"... jajaja, muero de risa.
A.

ro dijo...

Me lo apunto para cuando pueda encontrar un día para salir y para beber. Voy directa al viejunismo, y tengo que programarlo todo. ¡Horror!

Salamandra dijo...

Mira que me sabe mal darle la razón a alguien, yo, que soy la quintaesencia de llevar la contraria ... pero tía: cuánnnnta razón.

Añadiría otra, y es que el alcohol desata demoños y despierta lubricidades. Sin comentarios.

PD: Despertarse con un desconocido al lado es, si más no, inquietante. Ahí lo dejo.

Malva dijo...

Pues yo, cerca de los 42, olvidé recordar, en mi comida de empresa navideña un nr 13: "Recuerda si has tomado medicamentos incompatibles con el alcohol, aunque lo hicieras varias horas antes de beber" Siempre quedan apostillas...Pasé dos meses escuchando cada vez que iba al baño"Si tardas más de cinco minutos en salir del baño...entraremos a por ti!!!!" Mis super compis me recogieron literalmente del suelo, mientras repetía que estaba perfectamente (aunque no podía sostener la vertical...) Y fueron solo 2 copas.Dos no de frase hecha, no,dos de una y una, solo dos. Mezcladas con un protector gástrico y Tilenol, así de inofensivo...el efecto antabus, se llama.
La peor borrachera de mi vida, y sin haber bebido apenas.Eso si, al día siguiente no tenía nada de resaca (solo hubiera faltado!). Nunca lo sabe uno todo, por más que practique...

Amanita Faloides dijo...

Ejem: "“Voy, me mato a copas, vuelvo sin móvil, sin abrigo, sin las llaves y mañana quiero morirme de la resaca”... Y si el alcohol te deja un agujero negro de olvido es posible que tengas una amiga con las neuronas mejor dotadas o menos alcoholizadas que te cuente lo que TODOS LOS DEMAS recuerdan. The Horror, The Pain

Hans dijo...

Corolario: qué malo es beber. Subcorolario: y qué sensacional.

Hans dijo...

Dubby :-)

JuanRa Diablo dijo...

Manual para grabar a fuego, sí señora.

Me he visto muy reflejado en los puntos 5 y 9. El alcohol te vuelve cariñosamente sincero y te hace decir cosas que jamás dirías estando seco.

Y luego eso de "Tranquilos, pago yo" y te da igual todo. Hasta que se te pasa y ya no te da igual, claro.

Marlén dijo...

JAJAJAJAJAJ.diooos!!son todas verdades como templos.

Perri (meison) dijo...

¡¡buenísimo, ciertísimo!! Me encanta!!

rocio dijo...

Jajaja muy bueno, lo del movil doy fe, después de las primeras copas ya no lo saco más del bolso pq me da por escribir cosas de las q me arrepiento al dia siguiente.
Besos

NáN dijo...

Oswaldo, perdona el retraso pero no había vuelto a pasar por aquí. Te recuerdo que escribí "nada me puede hacer más feliz que dejarla a ella (tras comprobar que tiene las llaves y dinero),". No comprobar eso es "hacer el pringao".

Me gustó tanto tu fondo y tu forma, que hice lo que no suelo hacer (porque ya he acumulado 40 blogs de visita obligada y necesito 4 días para "hacer la ronda"). No puedo añadir más. Cliqué en tu nick para conocer tu blog y ¡ay", tienes nick pero no tienes blog.

Un abrazo

Malena dijo...

Genial y sabia como siempre. Respecto al móvil una amiga cree que deberían apagarse automáticamente en caso de borrachera y permitir solo llamadas de emergencia