viernes, 25 de noviembre de 2011

GAÑANES, HARRISON FORD Y UNA CANCIÓN SEXY

Estar enamorado mola mucho. Eso no lo discute nadie.

Uno se puede enamorar por cualquier cosa, por atracción física, por atracción intelectual, por amistad llevada a más, por desesperación.

Y por supuesto uno puede creer que está enamorado y no estarlo. No se dará cuenta hasta que se enamore de verdad, pero eso es otra historia.

Uno se puede desenamorar por mil motivos también. Entre ellos está que el otro sea un gañán. Antes de que nadie me salte al cuello para llamarme intelectualoide sobrada o listilla de los cojones o soberbia culturetas o cualquier otra lindeza por el estilo, diré que el nivel de gañaneria a soportar depende de cada uno. O dicho más sencillo, hay un gañán para cada gañana..lo importante es que sean del mismo nivel.

Seamos sinceros, las mariposas, y la atracción física brutal y absoluta que descarta cualquier posibilidad de hablar de nada cuando se consigue recuperar la respiración, tiene una vida limitada. No solo eso, las mariposas y el sexo estupendo es muchísimo mejor si además tienes conversación a poder ser que no tenga nada que ver con supermercados, niños, familias políticas, averias del coche, reformas del hogar y extractos bancarios. Que si, que también hay tiempo para hablar de eso…pero no mola.

A lo que voy. Mola estar con alguien con quien compartas intereses intelectuales o si no los compartes de inicio que ambos sean capaces de transmitirle ese interés al otro.

Esta canción va de eso.

Sam Cooke se ha enamorado de una tia lista. Y ella de él, obviamente. Todo es estupendo y maravilloso y dan palmas con las orejas. Sam, a pesar de estar contento, no las tiene todas consigo y empieza con las típicas inseguridades que nos meten a todos en bucles absurdos de pensamientos laterales muy destructivos. ¿ Y si me deja porque no se nada de historia? ¿ Y si me deja porque no sé que es un acelerador de partículas? ¿ Y si me deja porque no conozco a los grupos de música que le molan a ella? ¿Y si piensa que soy tonto y prefiere a uno con gafas de pasta? Ese tipo de cosas tan chulas.

Sam, que es un tio centrado. Se pone a pensar, lo importante es la actitud. No sé mucho de historia, ni de biología, ni de ciencias y ni siquiera me acuerdo del francés que aprendí en su momento ( lo del francés hay que solucionarlo..rapidamente..por lo menos el nivel básico…)

Don't know much about history
Don't know much biology
Don't know much about a science book
Don't know much about the French I took

But I do know that I love you
And I know that if you love me too
What a wonderful world this would be

Sam ha debido ir a un coach porque enfrenta su parte intelectual, sus conocimientos a lo que siente. Algo asi como conocimientos versus sentimientos. Y dice, no tengo ni idea de nada pero sé que te quiero, y sé que si tú me quieres este mundo podría ser maravilloso.

Don't know much about geography

Don't know much trigonomitry
Don't know much about algebra
Don't know what a slide rule is for

Sam va cogiendo confianza después de esa gran frase, pero sigue en bucle y continua haciendo listas de todo lo que no sabe. No se mucho de geografía, no se de trigonometría, no sé de álgebra y tampoco sé para que sirve una regla de no se qué….(Me parto…excepto por la geografía, siempre que no sea de África…soy una gañana al nivel de Sam).

But I do know one and one is two
And if this one could be with you
What a wonderful world this would be

Vuelve al mismo recurso y decide que esta manera de hundir su autoestima no va a ser beneficiosa para su ego y se pone a pensar en cosas que si sabe. Y resulta que sabe que uno más uno son dos y que si ese uno es contigo …este mundo podría ser maravilloso.

Sam aparte de recuperar su ego, está reconduciendo la conversación a su parte fuerte..la cama..porque lo de uno más uno es dos..en fin..blanco y en botella.

Sam se está viniendo arriba..el tema cama le ha subido los ánimos. Y empieza a pensar que él no aspira a ser un estudiante de primer nivel, pero lo intenta porque a lo mejor si lo consigue podrá ganar tu amor.

Now I don't claim, to be an A-student

But I'm trying to be
For maybe by being an A-student, baby
I could win your love for me

Campeón, campeón, campeón.

Que sabia combinación de temas. Primero saca a relucir sus capacidades amatorias y luego recurre al amor…para conseguirte. “ Hare lo que sea para conseguir tu amor, incluso estudiar”…vamos..una promesa de amor como una casa

Algo así como si yo me empezara a interesar por la física o el submarinismo…seguro que era amor verdadero

History…Biology….

Science book….
French I took… Yeah:


But I do know one and one is two
And if this one could be with you …
What a wonderful world this would be.

Sam ya la tiene en el bote. A ella le tiemblan las rodillas y ya no puede ni hablar, él se va acercando y va cogiendo libros y tirándolos por encima del hombro: Historia fuera, Biología fuera...el libro de ciencias a tomar por saco...el frances..él francés SI....y claro acaban rodando encima de los libros, hablando francés y sumando uno más uno.


Hay mil versiones de esta canción..pero esta es la mejor..sale Harrison y consigue bailar con una tia con cofia y que salten chispas…Y esa voz....


16 comentarios:

Niamh dijo...

Vaya análisis completo, me acuerdo que nos la ponian en las clases de inglés del cole para los listening a ver que pillábamos, desde luego que no llegabamos a ese nivel de profundidad jeje

Carmen dijo...

Puf, Harrison. El otro día vi una peliculita de programas de TV que se llama "Morning Glory", donde está ya talludito y se me siguen yendo los ojos (el jovenzuelo tampoco estaba mal, to be honest).

Anniehall dijo...

Antes de que le salieran bultos en la cara!! No me acordaba de esto.

También hay una horrorosa versión en español que por desgracia no consigo sacarme de la cabeza ¿por quéeeeee?

Bichejo dijo...

Cuqui, ni me nombres la canción en español, que se me pega.

La canción es re-bonita...se la puedes sugerir al enamorado para que se la grabe a ELLA en una cinta!! Ayer hablé con ELLA y nos partíamos con la historia...

Hans dijo...

Sam Cooke. El puto mejor cantante de soul de la Historia. Qué grande. Qué temazo. Y qué razón tienes en el análisis del tema, jurljurl. Una de las cosas mejores del soul sesentero (de Sam Cooke, pero también de los trios de negritas: pensemos en 'will you still love me tomorrow') previo a los coñazos funkiosos es el ingenio a la hora de hacer menciones sutiles a las excelencias del sexo... Pero sin necesidad de evidencias. Aparte de las sensacionales voces.

Elena Rius dijo...

Wow! Vaya gañán está hecho Harrison aquí. No sé si historia o biología, pero lo que es química, hay un montón entre ellos dos.

Carlos dijo...

Es verdad, esa es la mejor versión

Rísquez dijo...

La canción es cojonuda, pero es que el bueno de Harrison la hace inolvidable...Soy muy poco objetivo cuando se trata de Indy y de Han.

Anónimo dijo...

Querida Moli,
Esta serie peculiar de comentarios de texto sobre letras de canciones es fascinante. En mi entorno te dirían que "te corre mucho la cabeza", que yo considero que es un piropo, otros no; eso sí, con el tiempo se necesita medicación, pero es una enfermedad creativa.

Me resulta gracioso porque yo llegué a tu blog buscando una canción, jódete con google.

Anónimo habitual.

Peter dijo...

Harrison para mí terminó cuando se vino por Barcelona acompañando a su churri (muy chuchurri) que rodaba allí, y se dedicó a visitar obras como un vulgar pensionista (Vale, las obras se supone que son el monumento más importante de Barcelona, pero obra sal fin y al cabo)

NáN dijo...

¡Ay, si los dioses fueran piadosos, en lugar de piojosos que juegan (mal y con desgana) partidas de rol con nosotros, Harrison Ford debería haber muerto después de rodar esa película.

Y hasta yo mismo habría cambiado de orientación sexual y me habría imaginado todas las noches que soy una rubia amish paleta a la que Harrison mira así.


Pra mí, una de las escenas más eróticas de la Historia del Cine.

Visterilla dijo...

Wow... Sam Cooke (!!qué recuerdo de un magnifico viaje a Santander!!), Harrison-HanSolo-Indi-Ford (grande, grande... casi casi como Gerard para mi generación)y "la escena" de Unico Testigo, por dior!! ¿Cómo lo haces para contar cosas que me agitan tanto? No se por qué cuando te leo encuentro tanto lugar común... Gracias. Salud y paz mental.
Visterilla

sasha dijo...

¡MI PELI, MI ESCENA, MI CANCIÓN, MI HARRISON!

Qué bueno todo, está en mi iPod y me da alegría.

Gracias por recordar que esto es más que patrimonio de la Unesco y que no hay nada más bonito en la vida que el minuto que precede a un primer beso... aunque no se dé...


No me he muerto ni he desertado, es que estoy currando en sábado por la tarde en vez de ver viejas pelis. O incluso nuevas.

Estás entre mis mejores despistes, vagueos y momentos de procrastinación.

Besos, Malena

La Jodida dijo...

¡¡Ayyyyyyyy, Omááá, qué ricooo!!

Este HOMBRE, este pedazo de macho, es mi perdición (y qué requeteguapo está aquí).

Y sigo pensando que es uno de los actores de Hollywood que mejor está llevando el paso del tiempo. Ahora, con más de 60, me sigue pareciendo la mar de atractivo.

Mmmmmmmmm

Ana María dijo...

Jajajaja, cómo echaba yo de menos estos posts!!

^_^ besitos :***

Alberto Secades dijo...

Mucho se habla de la canción: es, por supuesto, de Sam Cooke (él la compuso, junto a Lou Adler y Herb Alpert) y la interpretó antes que nadie.

Pero algunas cosas se entremezclan cuando se habla de ella. Hay quienes la confunden con "What a wonderful world", escrita por Bob Thiele y George David Weiss, e interpretada en primer lugar por Louis Arsmtrong (pese a que se le había ofrecido antes a Tony Bennett, que la rechazó). Luego la cantaron muchos, se convertiría en un "standard".

En cuanto a la inclusión en la película de Peter Weir: no es la versión de Sam Cooke, pese a que se le parezca mucho. Una escucha somera permite reconocer el sonido, porque suena "muy" parecido, pero, si se presta verdadera atención, uno se da cuenta que no es Sam Cooke, la verdadera versión.

No se sé si se debió a un asunto de derechos de autor, no sé si se trata de Greg Chapman (como se especula en ciertos círculos), no sé el motivo último.

Pero sí sé de su trascendencia: en la escena, Ford, tan joven y apuesto, baila y acaramela a McGillis, tan bella e ingenua. La seduce y hace que se le muevan los entresijos de sus entretelas; pero el muro no cae, la seducción no se consuma.

Es una tesis sostenida por algunos iniciados en las artes amatorias del que sería considerado "The biggest Cooke in town": si hubiera sonado Sam, Kelly habría cedido y Harrison hubiera consumado. Es seguro que la película hubiera sido diferente: Weir, astuto y taimado, quiso que se fueran cada uno por su lado y la única forma de conseguirlo era eliminando a Sam del vértice del triángulo. Está bien que así sea.

Alguien tenía que decirlo.