martes, 15 de noviembre de 2011

ENSAYO SOBRE LA TORTILLA

Tortilla francesa.

Pena infinita. Un plato de loza blanca o de duralex transparente con una tortilla de un color amarillo desvaído. Tristeza absoluta. Ganas de llorar. Comida de hospital, comida de estar solo en una habitación con una camita de 80 con barrotes blancos y una ventana pequeña que de a un patio donde estén las máquinas del aire acondicionado. Una tortilla francesa es comida de supervivencia. Es una madre que está hasta los cojones de los niños y de pensar en qué darles de comer y recurre a lo más socorrido: de cenar tortilla francesa. Es un plato de segunda categoría, nadie piensa en tomar tortilla francesa a la hora de comer, ¿por qué? Porque es triste. Solo comes tortilla francesa si estas malo de la tripa, para probar si tu estómago tolera algo. Es una buena táctica, si tu estómago tolera esa cosa tan triste y tan insípida entonces es que te estás curando. Si comes tortilla te espera una tarde de soledad de la mala y de pena, de darle al mando de la tele y no encontrar nada, de leer un libro que no te gusta, de estudiar una asignatura que te hace bostezar y a la que te has presentado 4 veces, de una visita de compromiso. Una tarde deprimente que no arreglaras hasta que tomes un alimento alegre, el que sea: nocilla, chorizo, bizcocho, tostada, chocolate…cosas que hacen sonreír.

Una tortilla francesa jamás hace sonreír. Nadie hace una cena o un evento gastronómico en torno a la tortilla francesa, "vente a cenar a casa que tengo tortilla francesa”. Eso no es una invitación, es darle a alguien una excusa para salir corriendo. No se puede hacer una excursión gastronómica a probar tortilla francesa, nadie hace comilonas en torno a ella. Comes tortilla francesa y nunca dices “Estoy llenísimo", es tan triste que ni siquiera alimenta.

Una tortilla francesa es un plato de batalla, de triste. Visualizas una tortilla francesa y el que se la está comiendo es un triste. No provoca una sonrisa, no hace reír, ni siquiera estimula a tus jugos gástricos. Es comida de solterón con esquijama beige. Es comida de señora mayor con gatos. Si eres un soltero divertido y molón y tienes huevos en casa, te haces un huevo frito pero jamás una tortilla. El huevo frito mueve a la risa, al gamberreo, a mojar pan, por Dios, una tortilla francesa desaprovecha lo mejor del huevo: la yema. Hace que el bonito amarillo anaranjado de la yema se convierta en un amarillo desvaído, muy poco atractivo, que no pega con nada. La tortilla francesa es un plato de ruptura, de autocompasión, nadie organiza una cena de amor en torno a una tortilla francesa. Es mucho más romántico sentarse  en pareja a hartarse de comer queso. La tortilla francesa es para cuando estas sintiéndote tan piltrafilla humana que hasta le estás cogiendo el gusto y dices, "y encima ceno tortilla", te parece que si te haces un huevo frito serás menos desgraciado, soltarás alguna sonrisa y traicionarás la autocompasión tan molona en la que estás nadando.

La tortilla francesa sabe que es triste. Mi teoría es que en un principio se llamaba solo tortilla, pero vio que así pasaba desapercibida y como es una snob dijo “me voy a poner algo molón, algo chic, ya lo tengo: tortilla francesa”. Mal. Lo francés suele caer mal.  Si no eres un queso o un champagne el adjetivo francés no mueve a la simpatía o el interés, asi que asociarlo a tortilla casi empeoró la sensación.

La tortilla francesa sabe de su carencia de atractivo. Bueno, más que pensar que es poco atractiva que sería un pensamiento humilde y ella no tiene de eso, piensa que es el público el que no sabe apreciarla. Tiene envidia de la tortilla de patata que es popular, dicharachera, molona y que hace feliz, pero es demasiado perezosa para convertirse en una de esas…así que se disfraza, se camufla. “No soy una tortilla francesa...tengo atún, tengo queso…tengo jamón”. Ja. Sigues siendo un fraude y tampoco apeteces,  aunque es verdad que acompañada de algo ya no mueves tanto a la pena absoluta.

Una tortilla francesa da frió. Sugiere una cocina blanca, pequeña, con poco espacio y desangelada. La tortilla francesa pega con el medio limón, el yogur caducado y la tónica a medias de una nevera vacía. La tortilla de patata sin embargo da calor, sugiere espacio para cocinar, tiempo en la cocina, calorcito. Es acogedora, sabes que después de comerla te sentirás mejor, serás mejor persona. La tortilla francesa sin embargo es distante y nada reconfortante, sabes que después de comerla seguirás teniendo hambre y lo que es peor habrás desaprovechado un huevo.

A veces como tortilla francesa. Siempre en domingo. Sólo si he comprado un buen pan, con el pan tostado, empapado de tomate y con jamón del bueno. Sólo entonces y después de haber tenido el bocadillo envuelto en papel de aluminio un ratito, tolero la tortilla francesa. Con este método, la tortilla ha sudado, se le han bajado los humos, se ha vuelto comida de batalla, no la veo mientras me la como y  por lo menos provoca una sonrisa y llena. " ¡Qué buen bocata me he comido! "

Proximamente:  ensayo sobre la manzana. 

58 comentarios:

en TXABI dijo...

Qué huevos !

Inés dijo...

He de decir que a mí me gusta mucho con atún en escabeche. Pero es cierto que sola es más bien triste.

¿Y sabes qué? Pensaba que esto iba a desembocar en un final tipo:

"Pero en casa, M., es feliz con su tortilla francesa."

Vamos, que desde empezar a leer no he podido parar de pensar en M. y San Huevo Frito. Y, de hecho, cada vez que casco un huevo en mi cocina, pienso en ella.

Anónimo dijo...

jajjajaja!
Me mondo...

Tengo que decir que la tortilla francesa es uno de mis platos preferidos. Cada vez que mi costillo me pregunta que quiero cenar (Cocina el) yo digo TORTILLA FRANCESA!!! y me mira y suspira... es que es una pasion. Es mas, me gusta mas si no lleva cosas. Sola, sola... Jo, me has dado un mono que te pasas...

Bolboreta dijo...

¿En serio Moli? ¿De verdad has escrito un ensayo sobre la tortilla? Y no sabes lo peor, que me enganché y lo leí del tirón, sonriendo, imaginándote comiendo tortilla fracesa...

El niño desgraciaíto dijo...

La tortilla francesa con queso, jamón y cebolla fue uno de los grandes descubrimientos en el buffet del hotel de Berlín. Riquísima!!

He de decir que a mí la tortilla francesa nunca me ha gustado, por otra parte...

Ana María dijo...

A mí me gusta como a ti, con el pan tierno, un tomate refregado por la miga, y una loncha de jamón bueno :)

Entonces sí que mola :D

Besos!!

Princess Valium dijo...

Pues con ajitos y un poco de queso está tremenda...A mi me la piden mucho ;)
Yo tengo un trauma con las tortillas a la francesa. No me gustan demasiado, pero lo más friki es que me recuerdan a las pelis de Drácula de Bela Lugosi. Una imagen de esas de la infancia: yo cagada viendo a ese hombre levantar su capa mientras ceno una tortilla a la francesa.

ZaXX dijo...

Realmente el nombre de tortilla francesa viene de cuando en 1810 España estaba bajo el poder de Napoleón (que quería llegar a Portugal, que iba de paso y no pensaba quedarse decía el señorito Bonaparte...).

Había regiones de España que se vieron privadas de alimentos esenciales en la cultura española de la época, como la patata.
Así que a la hora de hacer una tortilla de patatas, no siempre se podía y se tenía que hacer sólo con huevos.
Con mucha guasa por la situación (al mal tiempo buena cara y tal...) llamaron a esa tortilla de patata sin patata "tortilla francesa", en honor a los invitados forzosos de los que disfrutaba España.

http://es.wikipedia.org/wiki/Tortilla_francesa

¿Realidad o leyenda urbana?

Sobre la tortilla francesa... con queso, mayonesa y pan crujiente está que quita el sentido... (será por la obstrucción arterial... xD)

Saludos Moli!

Anniehall dijo...

Pero el pan envuelto se queda chiclosoooo...

A J le encanta de quesito, ayer era su cumple y cenó eso tan contento. Sí, yo soy una de esas madres...

Ah! y en NY vaya tortillas para desayunar, con jamón , con verduritas, con queso...

BLN dijo...

Me encanta la tortilla francesa, es uno de mis platos preferidos. Cuando los huevos son de gallinas felices que tienen sabor a huevo, es uno de los manjares más delicados.

para mí la comida aburrida es la judía verde con patata hervida o la acelga, sin nada, sólo hervida y que cae en el plato "chof" con toda su contundencia.

Aldeano de palo dijo...

"Lo francés suele caer mal…a no ser que seas un queso o un champagne...el adjetivo francés no mueve a la simpatía o el interés..."

Sin embargo el sustantivo te suele dejar una sonrisa en la boca.

Anónimo dijo...

Para primer ensayo culinario, te voy a poner un 7- ¡increíble el verbo que tienes! Espero mucho más de tí con el ensayo sobre la Manzana...
Anónima Marta

eu dijo...

jajajaja...

... deberíamos hacer una encuesta a ver cuantos blog de cocina han publicado "Tortilla Francesa"

te retuiteo ya mismo

XAquí dijo...

A que te gusta, pues dos tazas, y de postre manzana. A mi me encanta.

Anónimo dijo...

Ni tu hilarante post, buenísimo, buenísimo, ha conseguido quitarme un poco la afición. Mira que estoy de acuerdo contigo veces y me callo. Pero hoy discrepo desde lo más profundo y te lo digo. Puñetera que es una.

Me chifla la tortilla francesa.

Sorprendenos con la manzana.

Molas mil, Moli.

Hans dijo...

Bueno... yo es que me la hago con jamón picadito y queso, y un golpe de orégano, y la cosa está de lo más rico...

Hans dijo...

.

molinos dijo...

A ver..panda de descerebrados.

Cuando hay que echarle cositas para que sea apetitosa..es porque sola da pena....

...al final todos tristes, con gatos y platos de loza blanca..de los gordos.

XAquí dijo...

Pero detesto los garbanzos. ¿Tortilla de garbanzos?. Qué espasmo conceptual.

Peque dijo...

tortilla francesa solo de huevo, con el huevo poco hecho y en bocata, calentita, está buenísima, no para todos los días, pero a mí así me gusta mucho.

Burbuja dijo...

Yo cene anoche tortilla francesa de dos huevos, solita, sin acompañamientos... y me supo a gloria XD

Heunice dijo...

Totalmente de acuerdo. Una tortilla francesa es un huevo desaprovechao, no hay más.

Sólo se puede comer cuando en la cafe del trabajo las otras dos opciones son aún más atroces... tipo engrudo de spaguettis súper ennatados y pollo frito, muy frito, súper frito en su fritanga de salsa...

En fin, me voy a comer :)

BON APETIT!!!

Anónimo dijo...

La tortilla francesa la inventaron los cartujos españoles.
Así que de gabacha na de na.
Y triste un rato, como los cartujos.
Buscar en Google: Tortilla cartujana.

Don Mendo

pendergast dijo...

Tengo que reconocer que la tortilla francesa ha salvado la vida de mi hija a la que durante mucho tiempo no le ha gustado nada de comer (culpa mía, seguro, pero viviré con ello)

Coco Crispi dijo...

"Es comida de señora mayor con gatos" Pero pero pero!! Yo que aspiraba a señora mayor con gatos, pues ya me la has hecho buena!

Casualidades o no, de pequeña odiaba la torilla francesa, hasta el punto de encerrarme en el baño a llorar de lo mal que lo pasaba cuando tocaba de cenar. Es la única comida con la que tengo un traumita, ojalá mis padres hubieran leído esto cuando yo tenía 6 años :s

Anónimo dijo...

Vaya...

Al final coincidimos... tortilla a la francesa en bocadillo... me sugiere, los desayunos de los viajes a Andorra con mis abuelos.

Y Andorra con mis abuelos molaba mucho... ergo los bocatas de tortilla a la francesa también...(con el pan blanducho y el tomate medio recocido por el calor jejeje)

Judit.

Heunice dijo...

Vale, ¿a qué no sabes que había hoy para comer?... Efectivamente, tortilla francesa y después del ensayo me he tenido que quedar con el pollo súper frito ;)

Anónimo dijo...

Moli, que sepas que tu invento en el Vips lo laman "Sanwich payés", así que no vale,tampoco vale con queso, ni jamón, ni atún...para ser una verdadera y triste tortilla francesa debe ser sin nada y bien cuajada, tirando a seca y de un sólo huevo.....

Fdo: Chorri está emocionado

Cris Ham dijo...

Pues a mi me encanta como describes al final, en bocata y despues de un ratito. Se me está haciendo la boca huevos.

Bichejo dijo...

Pobre tortilla francesa. A mí me encanta. De toda la vida. Sin sal ni nada.

Como más me gusta es como la llevábamos al cine de verano: tortilla francesa bien regada con ketchup y entre dos rebanadas de pan bimbo. Envuelta en albal y se quedaba una masa de ketchup, miga de bimbo y tortilla que estaba riquísima.

No me gustan las tortillas de cosas, sólo de patatas, o de cebolla. O de patata y cebolla.

Alber dijo...

Mi hermano adoraba su buen bocata de tortilla francesa (siempre bocata, eh, nunca abandonada en el plato). Yo he pasado un poco más de ella. Ahora que vivo en la tierra de la chistorra, lo mejor es presentarle los huevos al embutido y que surja el amor, se fusionen y hagan un manjar!!

A ver que vas a decir de las manzanas, que son mi fruta preferida!! Puedes hablar de esas manzanacas rojas harinosas con el pellejo recio, que las odio...pero como me toques las Fuji, te doy!!

Anónimo dijo...

Me he descojonado con el comentario de Aldeano....eso es un poeta, sacándole punta a cualquier cosa...y lo de punta no lleva intención ninguna.
Gonzalo desde vikingland

Sinube dijo...

Comida de hoy:

Revuelto (que no tortilla) de huevos (de mis gallinas) con atún acompañado de dos rebanas de pa amb tomàquet (de mi huerta bien maduros) con su aceite de oliva (de cooperativa de jaén)y su sal y para pasarlo con vino de la ribera del duero (hecho en casa) con unas nueces como punto final.

Ahora lo comparas con la tortilla francesa y lo primero que te sale es decirle: pero dónde vas chuchurría? en lo que se tarda en que cuajes y te den una forma que si redonda que si alargada ahí que me ves a mí que en un pis pas te doy mil vueltas y sin empeño...

Juliet dijo...

Yo como no puedo comer huevo... Y me encantaba la tortilla... Me da rabia q la gente hable de ellas. Ale, ahi lo dejo!

Pep dijo...

Le sobran tres parrágrafos (Honni soit qui mal y pense).

Cuando empiezas "Una tortilla francesa da frío.." empieza a ser reiterativo..

Y si, tu blog es tuyo pero su lectura no. Ja.

P.S: de peque a mi me encantaba la tortilla a la francesa con guarnición de tomates de la pera de conserva.... uhm... calentita...

al dijo...

Moli....eres un descubrimiento! me muero de risa con tus post... los de maternity me tienen enganchada, y lo mejor es que como te uní a mi blog, mis amigas también se rien a carcajada limpia! gracias!!!!!!

CROKE dijo...

A mí nunca me gustó. De hecho no la hago para cenar, salvo que esté a dieta y no se me ocurra otra cosa para preparar (como las dietas son tan variadas... eh???)
Aún así, tengo muy buen recuerdo de cuando iba a casa de mi ABUELA y me las preparaba. Ni con jamón, ni con queso ni con cebolla... CON AZUCAR!!!! Esas sí me gustaban. Nunca probé a hacerla así ahora, pro creo que prefiero no hacerlo y quedarme con el recuerdo de que me encantaban!!

Como buena asturiana,espero con ansias el ensayo sobre la manzana!!

Niágara dijo...

No me gustan los huevos fritos (cosa que a todo el mundo le cuesta creer) y me encanta la tortilla francesa, sobre todo si se queda jugosa, hinchada a estilo soufflé y se acompaña de pan bueno y una ensaladita de tomate con una pizca de sal (que no le pongo jamás a esta tortilla o pierde su gracia). No es triste sino reconfortante y, si además lleva gambas, se convierte en una adicción. De finas hierbas le gustaba a Mastroianni en Sostiene Pereira.
www.anoldgrumpandabeautifulperson.blogspot.com

jota dijo...

Tienes razón punto por punto. La pobre tortilla francesa es una sosez por definición. Lo único que cada vez que la pruebo (siempre en domingo por supuesto debido a los excesos del fin de semana) me recuerda a mi niñez y a mi madre que me la traía a la cama cuando estaba malito.

Mara dijo...

Efectivamente, la tortilla tiene de triste lo que el post de divertidisimo!!!
Ahora, si esa tortilla triste, la metes en un bocata, con rodajas de tomate natural y mayonesa, lo envuelves en papel albal, y te vas al campo de futbol a ver a tu equipo... Esa tristeza se convierte en GLORIA BENDITA!!!! Un beso

yle... dijo...

Pues a mi la tortilla francesa me parece maravillosa...en un sandwich y con mayonesa....dios que hambre me esta entrando.

Pikifiore dijo...

Para mí la francesa es solo la que no lleva nada. La que va con algo, no es tortilla francesa de jamón, es tortilla de jamón. Yo sola nunca la he tomado, me da asquirrin, pero de cosas sí, e incluso de cosas no habituales: tortilla de pepinillos, de maiz, de garbanzos o de palitos de cangrejo. y oye...está muy buena!jajaja.
Me ha encantado el simil del soltero con esquijama beige, no he `podido evitar imaginarme a mi vecino del quinto...jajajajaja.

Anónimo dijo...

La semana pasada preparé tortillas francesas para cenar, hacía mucho tiempo que no la tomaba y no pude con ella, hasta me dió asco, cada bocado que probaba. Hasta ahora no me había pasado, creo que no la vuelvo a probar, de momento. Con atún o taquitos de jamón, ya es otra cosa.
MALVANTESA

Tita dijo...

No puedo estar más en desacuerdo contigo. El amor por la tortilla francesa depende de los ojos que la miren.

http://amorycocinacotidiana.blogspot.com/search?q=Tortilla+francesa

Hace tiempo que lo escribí, y casualmente robamos la misma foto del google!

Por cierto, yo la ceno los domingos como tú (pero sin tomate y sin resudar)

Adaldrida dijo...

Y yo que amo la tortilla francesa. Te voy a rebatir en mi blog, te dedicaré un post en loor de la tortilla.

Bea dijo...

Que grande eres! No creo que haya alguien más capaz de escribir 6 parrafos sobre la tortilla francesa y que no te des cuenta de lo largo que es hasta que lo acabas (después de soltar unos cuantos 'jejes' en bajito y que los de alrededor te miren raro) y miras hacia arriba.

Anónimo dijo...

Princess: ¿Cuantos años tienes?. La última peli de Bela Lugosi se rodó en el 59.

Aldeano: el francés sustantivo te deja algo más que una sonrisa en la boca (mmmmmmm, qué rico!). (Contra pronóstico me encanta la tortilla francesa sin más y..., si, eso que te deja el francés).

Muaks a todos. Moli eres genial.

Chirly dijo...

¡magistral!

Anónimo dijo...

Sabes una cosa? Me entristecen los post que ya no están en primera página.
No puedo evitarlo, cuando vuelvo de alguno de mis viajes y me encuento con ellos, nadie los comenta ya, parecen olvidados, como los libros de Ruiz Zafón.

Anónimo dijo...

moli, te encuentras bien?

JuanRa Diablo dijo...

Acabo de ver una tortilla francesa en el terapeuta. La has hundido en la miseria.
Pero la culpa es suya por vivir en una cocina fría, donde la nevera rompe la quietud y la soledad con un acongojado ronroneo, y el tubo fluorescente hace guiños epilépticos.
La tortilla francesa nació como el alimento más tendente al suicidio de toda la gama nutritiva.
No es que lo digas tú, es que es así.

valpertuna dijo...

la "adustez" de una tortilla francesa sólo es comparable con la "lobreguez" de unas pechugas a la plancha.
y se comen por la misma razón.

madamer dijo...

Pues a mi me encanta la tortilla poco hecha, con una loncha de queso curado y pan crujiente con tomate restregao... mmmm... delicatessen :))

madamer dijo...

Y las pechugas curry... y a las judias verdes, cocerlas con cebolla y un chorrete de aceite y una pizca de sal... otros platos son posibles!!!

Rachel dijo...

Tortilla a la que...
te doy la razon los huevos como dios manda...fritos y con patatas!!!

besos

P dijo...

Me he reído muchísimo, suscribo todo lo que has dicho, jaja.

Aprendiz dijo...

Ya sé qué voy a cenar esta noche, que mejor para ponerle la guinda al pastel que acompañar una noche de sábado sin salir con una cena de tortilla francesa...;-)

Kela dijo...

Solo puedo tomarla de un huevo, de más me sienta mal y preferiblemente acompañada de otro alimento. En el Museo de la Tortilla hay variantes impensables, desde tortilla de oreja hasta de morcilla.