viernes, 26 de agosto de 2011

EL SILENCIO

Soy una gran conversadora y,  como he dicho siempre,  la falsa modestia no sirve para nada.

Algunos pensarán que hablo mucho, y en algunos momentos es verdad, puedo tender al lorismo, pero en general soy divertida, ingeniosa y sé de lo que hablo. Si no se de que hablo, me callo...prefiero hacer el ridículo borracha y bailando a meter la gamba hablando de lo que no sé, como por ejemplo, física o fútbol.

Ya hablé de lo que mola una buena conversación, pero que aprecie el intercambio oral inteligente de opiniones, chascarrillos, conocimientos, absurdeces o sentimientos no quiere decir que no sepa valorar el silencio.

El silencio mola mucho pero no es para todo el mundo. Para saber apreciar un buen silencio hay que estar dispuesto a ver qué tienes en la cabeza tú solito, y hay mucha gente que o bien no tiene nada más que eco (y seamos sinceros...nadie quiere saber que es un simple) o lo que tiene no le mola nada y prefiere ignorarlo. En medio del fragor de una conversación se puede pasar por alto lo que tengas o no en la cabeza…en el silencio es imposible.

Para apreciar un silencio además, hay que saber interpretar los de los demás. No hay nada peor que que venga alguien a decirte “estas muy callado, ¿en qué piensas?”…y rompa tu mágico momento. Hay que dejar a la gente con sus silencios, sobre todo porque si no sabes interpretarlo te puedes llevar una buena leche.

El silencio dice mucho pero hay que escucharlo.

No todos los silencios son iguales. Los silencios son la ausencia de ruido, pero esa ausencia de ruido, de estímulo auditivo, se percibe de muy distinta manera en cada ocasión.

Silencio tras romper algo cuando eres canijo. En medio del fragor del juego o la pelea, algo se rompe, alguien llora, alguien se ha hecho daño…y como por arte de magia se hace un silencio total. Es sorpresivo y dura poco, muy poco. Contienes la respiración, cierras los ojos, subes los hombros y esperas lo que sabes que vendrá a continuación: ¿Qué ha sido eso? ¿Se puede saber qué has hecho?

Silencio de compromiso. No sé quién eres, ni siquiera quiero saberlo, estamos aquí en la misma habitación por alguna circunstancia ajena a nosotros y no tenemos el más mínimo interés en conocernos y por alguna extraña razón los dos somos lo suficientemente inteligentes como para no empezar una conversación estúpida sin ningún interés sobre el tiempo, tus hijos o qué coño hacemos aquí.

Silencio hastiado.  No voy a hacer ni un esfuerzo más por intentar que me comprendas, me da igual.

Silencio en el que se desea la invisibilidad. Hay dos ejemplos típicos. Por un lado es el silencio que sigue a un metedura de pata increíble en una reunión social, por ejemplo en un tanatorio, alguien cuenta un chiste sobre un muerto delante del familiar del finado que se ha ido a visitar, lo cuenta…y se hace un silencio sepulcral ( espantoso juego de palabras..pero no podía contenerme), el del chiste quiere en ese momento desaparecer. Otro caso de este silencio en el que se desea el superpoder de la invisibilidad, es el que sigue a la frase del profesor: a ver...voy a preguntar….

Silencio “tengo que aguantar sin decir nada porque como diga algo me pongo a llorar”. Es interesante como la articulación vocal puede provocar llanto incontrolable. Puede ser un silencio alegre o de pena suprema.

Silencio “me voy a callar porque como abra la boca te hundo, gilipollas de los cojones”. Se aprietan los puños, se aprietan los labios y  se intenta controlar las palabras que pugnan por salir de tu boca mientras visualizas el post que vas a dedicarle al susodicho.

Silencio explosivo. Es el que se está acabando, el que se nota acelerarse en su desarrollo y es imposible de controlar. Aunque quieras mantenerlo no habrá manera, se acelera, se acelera y al final se rompe. Puede ser cómodo y molón si por ejemplo el final va a ser “Te quiero” o incómodo y agresivo si se rompe con un “Vete a la mierda”.

Silencio decepcionado. “Me rindo, no me entiendes”.

Silencio de la soledad de no tener con quien hablar, ni con quien compartir. Este es muy triste. Es el que no se quiere.

Silencio post orgásmico del tipo bueno. “Esto ha sido tan increíble que no puedo ni hablar y además cualquier cosa que dijera se quedaría corta”. Es un silencio que mola mucho, es de colores.

Silencio post orgásmico del tipo malo “Esto ha sido un error”. Es un silencio horrible…hace bola.

Y luego está el que más mola de todos…

El silencio compartido. No hace falta decir nada porque está todo ahí, está todo por decir. El conocimiento y la expectativa y la ilusión de todo lo que queda por contar y oír se disfruta en silencio. Es el silencio de conocerse y disfrutarse sin necesidad de hacer alardes. Es el silencio que se comparte con quien estas en armonía, en resonancia. Paseas, lees, vas en el coche. No hace falta decir nada. Es un silencio en el que se nada, uno se empapa, dejando que te resbale sabiendo que cuando se rompa te sentirás bien por haberlo disfrutado.

Y por último intentar convertir un silencio incómodo en uno cómodo es muy difícil, yo diría que imposible. Como diría Morente ”eso es más difícil que llorar por gusto

28 comentarios:

HombreRevenido dijo...

...

Silencio de leer disfrutando un post. No escuchas nada fuera, pero hay bullicio de neuronas por dentro.

Buena panoplia de silencios. ("Panoplia" también es una palabra antigua ¿eh?).

[†(V)uŦяĆ] dijo...

A mí me da miedo el silencio. Me asusta atrozmente en muchas ocasiones. No obstante, no siempre. Cuando se trata del silencio agradable con tu pareja, cuando no es necesario que digas nada, ese me encanta, es precioso disfrutarlo acurrucada junto a él melosos y simplemente disfrutando el uno del otro y del silencio.

Pero normalmente me cuesta mucho aguantarlo y trato de tener sonido de fondo siempre: Cuando me acuesto a dormir me pongo música, estando sola en casa me pongo la tele, por la calle también música, en el bus de camino a donde sea también música... Soy incapaz de estar en silencio, pero porque todos dicen que pienso demasiado.

Lo que me gusta, sin embargo, es mi momento soledad después de estar demasiado tiempo con gente. Me aparto un rato, me pongo música, y me relajo y rearmo de paciencia para volver con el grupo... Es tan agradable...

Me ha gustado mucho el post. ^^ ¡Un besote guapa!

Lady Gugu dijo...

El silencio a veces es tan necesario como respirar y a veces tan dañino como la soledad no buscada...

Me ha hecho gracia esta frase "No hay nada peor que que venga alguien a decirte “estas muy callado, ¿en qué piensas?”… me recuerda a este cómico que vi hace tiempo, buenísimo.

http://www.youtube.com/watch?v=cK0aWSTK7XI"

mamá de un bebote dijo...

Yo creo que soy del grupo de las que no tiene nada en la cabeza...
por eso siempre he odiado eso de tumbarse a tomar el sol. ..si en la playa puedes leer guay, qué mejor que estar leyendo...pero dos horas tumbada al sol pensando a saco???
y si me despierto de madrugada y no cojo el sueño, no quiero ni pensar las majaderías que puedo pensar...y si resulta que pido un certificado y sale cateado derecho mercantil?...hace que me licencié 1600 años y en la madrugada en vela, yo pienso gilipolleces angustiantes que no tienen ninguna solución, qué mejor que encender la luz y ponerte a leer?...
a mí pensar, pensar...no me va....

Anniehall dijo...

Me ha gustado lo del silencio de colores. Bueno y todo el post.

Cris Ham dijo...

Me ha encantado este post.Ciertos todos los silencios.Te voy a contar uno de esos que son incomodos y se convierten en cómodos: despues de una discusión con un amigo,discusión larga en infructuosa porque ninguno da su brazo a torcer,se hace el silencio,en plan" menuda mierda,ya hemos discutido otra vez por una jilipollez "y de pronto,sin esperarlo,él la besa .Ahí es nada.Se casaron.Fueron felices y aún comen perdices.

pilar dijo...

Me ha gustado el post. Como tienes tan claro que eres buena conversadora, ingeniosa, etc, etc...???? (simple curiosidad)

Efe Morningstar dijo...

El silencio es eso cuando estás muerto, el resto del tiempo hay mucho ruido burbujeando por todas partes, lo que pasa es que no escuchas.

Yo siempre estoy en silencio, por ejemplo.

m dijo...

Muy buen post. Por cierto, me he ido al de la clasificación de MAD, LAD, TAD... buenísimo y verdadero como la vida misma. Se lo voy a reenviar a mi medio melón.

Tochi dijo...

Antes de irme a la cama me paso a mirar dormir a los niños. Si se asoma también mi santo, y estamos juntos escuchándoles respirar... es uno de mis silencios favoritos (florecitas y pajaritos OFF)

Ana María dijo...

Totalmente de acuerdo con @Anniehall, me ha encantado el silencio de colores.
A mí lo que me pasa es que soy muy extrovertida, y siempre ando haciendo el mono, pero cuando me quedo callada hay dos opciones: o que me haya cabreado de verdad algo, o que pase de todo lo que me rodea porque sí. Que es muy requetesano.
un beso, Moli!

Burbuja dijo...

Me ha encantado el post, esos silencios tuyos propios en los que estás tan a gusto y alguien viene y te pregunta... cómo me jode que me estropeen ese momento.
Por lo demás, suscribo tu post punto por punto ^_^

Anónimo dijo...

Eres genial, ya te lo he dicho alguna otra vez pero... como me gustan estos post enlazados!
Llegasteis a hacer un organigrama de la estructura de poder en la familia?
Ya puedo correr de nuevo, he llegado a un acuerdo con mi tendón de aquiles, entreno mas suave y él no se queja. Mi vida vuelve a ser completa, pero te sigo leyendo y tambien a mis colegas descerebrados.
Siempre hay alguien que te sorprende.
JUBILADODECADENTE

Pikifiore dijo...

Sin duda el silencio incómodo, en plan uy,uy...tengo que buscar tema de conversación y no se me ocurre nada...,es horrible.
A mí tambien me gusta el silencio,y cuando no me lo respetan, me pillo unos cabreos descomunales.

Tita dijo...

¿Y el silencio de empotracion para que nadie sepa lo que se anda empotrando que?

Y ahora, en plan menos soez....en algun sitio lei que hace falta mucho amor, y mucha confianza (sobre todo de esta ultima) para poder estar en silencio, y agusto, en compañia de otra persona. Cuando no hace falta llenar ese espacio comun y compartido, pero a la vez respetado, con palabras porque si. Es otra manera de ver a las parejas que estan sentadas juntas, pero sin hablarse.

Respecto a esos silencios con alguien desconocido, o poco conocido...antes me agobiaba buscando tema de conversacion. Ahora paso. Si su angustia es grande, oye, que busque tema el otro, y yo ya vere si le sigo, o paso!!

Gran post, de lo bueno lo mejor

Anónimo dijo...

Moli, ¿podrías estar en silencio con este señor?

http://www.youtube.com/watch?v=Xs7wX8fCNbo&feature=related

Yo me quedaría empanada y no sabría que decirle...

buen finde

Rosa

Boticaria dijo...

Me gusta el silencio. Sobre todo en una casa con tres hijos (15, 13 y 11), uno de los cuales no ha terminado aún la fase de los ¿por qués?, y no se calla ni debajo del agua. Además de un trabajo en el que estoy de cara al público y me paso el día dando conversación a la gente (¿de donde habrá sacado mi niño esa costumbre habladora?.....). Así que cuando llega la noche, agradezco enormemente "oir" el silencio.
Es más, no entiendo a la gente que dice que no puede estar sin hacer nada. Yo en esa disciplina tengo un máster, no tengo ningún problema en estar en silencio y sin hacer absolutamente nada, sólo pensar, y "estar", sin necesidad de nada más.

Dance Me In dijo...

Tengo muchas teorias sociologicas a cerca del silencio. Una de ellas es que es un placer reservado para los seres superiores (si, los seres superiores existen); de ahi que las masas sean siempre tan ruidosas (salvo durante un minuto de silencio, cuando se juntan para poner caras de no-se-donde-mirar para apoyar alguna causa muy justa).
Por alabar (algun) silencio voy a perdonarle la frivolidad esa de decir que le gusta la lluvia. Bueno, por eso y porque por fin no llueve en San Vicente de la Barquera.

Nora dijo...

Gracias por tus silencios... A la jefa le da miedo rebuscar en su cerebro, claro, a saber lo que se encuentra.

Gordi dijo...

Uno sólo puede conocerse a sí mismo cuando aprende a estar en silencio con su mismidad. Eso es así. Un beso.

NáN dijo...

Pensaba que te habías dejado el mejor silencio, pero estaba él último.

Hace 3 o 4 año fui a Cadiz con una amiga, para ver a unos amigos. Cuando volvimos, durante 150 kilómetros, en la primera parada, desayunando, ella me dijo: "Después de todo este tiempo callados se me ha confirmado que somos amigos".

BLN dijo...

O el silencio contemplativo en medio de un paisaje de montaña o frente al mar. Cuando tú eres tan pequeña y la naturaleza tan grande.

El silencio de mirar el fuego en la hoguera bajo las estrellas y no hacer NADA, no hacer absolutamente nada, estar allí con la noche, el frío, la lumbre i el espectáculo cósmico sobre ti.

Anónimo dijo...

Aunque nada tiene que ver con este post... Has visto el corto de Almodóvar: La concejala antropófaga?¿ Estaría muy bien un post a raíz del mismo... creo que da para mucho...!

oriana dijo...

vaya, se me han acumulado muchos post. Yo tambien valoro los silencios cuando son de buen rollo.. lo malo es que, gran fallo de los timidos, y sobretodo lo hacia mas antes ...me apresuro a llenarlos con cotorreo para neutralizar el nerviosismo...hasta que me propuse frenar esa tendencia. .. si dejas qeu hable el otro por cuestion de estadistica la cagas bastante menos. no? en fin..saludos :)

A. Sandler dijo...

-silencio mudo
-silencio pasivo
-silencio desolador
-silencio a secas (éste es más masculino que femenino)

Pablo dijo...

Ayer bajé a cortarme el pelo a la peluquería de caballeros de debajo de mi casa, que hace un año o dos cambió de dueño. El tío lo corta bien, rápido y barato, pero tiene sus daños colaterales:
- Tiene la peluquería más sucia que limpia.
- No pone el aire acondicionado jamás, y la radio de milagrito (creo que se esconde de la SGAE).
- Su conversación gira única y exclusivamente en torno al sexo soez al más puro estilo Torrente.
Ayer fue la tercera vez consecutiva en la que me cortaba el pelo allí: nos saludamos, me cortó el pelo en silencio (sin radio ni nada...), le pagué y nos saludamos.
Este no sería un silencio de amigos, sino más bien de "ya nos conocemos".

Pablo dijo...

... ahora que leo los comentarios anteriores..., va a tratarse de "silencio a secas".

Lo que diga el espantapájaros dijo...

Una vez estuve con un tío que cada vez que estaba callada me soltaba lo de '¿en qué piensas? Estás muy callada'. En nada, coño, ¿por qué ha que estar pensando siempre? Yo también soy un loro, pero necesito mis silencios diarios sin que nadie moleste. Buen post!!