miércoles, 5 de enero de 2011

RECUERDOS DE REYES

Ya lo dije el año pasado pero lo repito: me encantan los Reyes Magos.

Es un día especial. Normalmente soy impaciente para todo, mi impaciencia es legendaria, sin embargo…para las cosas que SÉ que van a pasar tengo toda la paciencia del mundo. Me pasa con algunas cosas y con los Reyes, SÉ que van a llegar así que no tengo prisa, ni ahora, ni cuando era cani. Me parece fabuloso que sea al final de las navidades...es un fin de fiesta estupendo y soy capaz de esperarlo con paciencia.

He hecho un breve repaso de memorables días de Reyes.

Creo que el primer día de Reyes que recuerdo es con 5 ó 6 años. Por aquel entonces todavía pasábamos los Reyes en Madrid, entramos en el salón pobrehermano mayor y yo… (molihermana existía ya pero poco) y debajo de nuestros zapatos había una montaña de carbón. Lloramos como locos , para descubrir luego que detrás del sofá había dos estupendas bicis. La mía era roja y la de pobrehermano azul. Creo que fue la primera vez que fui consciente del humor negro que gastaba mi padre porque se reía a carcajadas de nuestro llanto y de nuestra posterior cara de emoción absoluta con las bicis.

Otro año, cuando yo debía tener 10 años o así...es decir, en el filo del conocimiento supremo sobre los Reyes Magos, sus majestades me trajeron una bola del mundo. O eso creía yo, porque cuando abrí la caja de cartón descubrí que estaba vacía, solo había plástico dentro. Recuerdo a mi padre, su cara de sorpresa total y la excusa que farfulló improvisando sobre la marcha: “ estooo...er…va a ser que en el ayuntamiento que es donde les dieron a los reyes este regalo para ti se han equivocado y por eso está la caja vacía. Mañana mismo voy allí y reclamo, ¡tú no te preocupes!" Lo mejor es que me pareció muy razonable y una explicación muy lógica...la culpa siempre es de los políticos.

Más o menos por esa edad o puede que fuera la misma noche, nos acostamos con nervios infinitos, porque aunque soy paciente para los Reyes...cuando veo que se acercan me pongo nerviosa... (también me pasa con otras cosas...pero eso es otro tema) Esa noche debí ponerme más nerviosa de lo normal porque vomité la pizza que había cenado….en la cabeza de molihermana. Decidí que no había tiempo para bajarme de la litera y llegar al baño y que no quería vomitarme la cama...asi que asomé mi linda cabecita por el cabecero y vomité encima de mi hermana...para acto seguido dormirme. El careto de molimadre cuando entró a vernos por la noche y se tuvo que poner a limpiar trozos de jamón de la cabeza de molihermana mientras decía: "no, todavía no han venido los reyes" era para verlo. (Molihermana no me ha perdonado nunca)

Con 12 ó 13 años, descubrí rebuscando en un armario unos mocasines granates y un disco de Mike Olfield. No quise creer lo que ya sabía hasta que vi como mi padre desenvolvía ambos regalos la mañana de Reyes.

Por aquella época empezamos a pasar los Reyes en Los Molinos e inauguramos un ritual nuevo que todavía mantenemos. Mi padre sacó de no sé dónde unos sacos enormes de arpillera y puso el nombre en cada uno. Encima de cada saco, ponemos nuestro zapato. Por la noche se pone agua para los camellos, mazapanes y licores variados ( de los que actualmente da buena cuenta el ingeniero) y se canta la siguiente canción poniendo voz de mucho miedo: Niñosss buenosss niños buenosss juguetes les traerán..niñoss malosss niñosss malos...carbón les traerán.

Por la mañana, al levantarte tu saco está petado de cosas…y siempre se dicen las mismas cosas, “halaaaaa…pobrehermano el tuyo está llenísimo”…”…que poco tengo yo”. Después está el ritual para abrirlos. Hay establecido un turno de edad, cuando vivía mi padre, empezaba él…abría un regalo, luego mi madre, luego yo...y así sucesivamente íbamos por turno abriendo los regalos. Ahora lo hacemos exactamente igual con las nuevas incorporaciones: el ingeniero, laz princezaz, molicuñado y molisobri. Podemos tirarnos 3 horas hasta que terminamos…pero ¿quién tiene prisa la mañana de Reyes?

De esos Reyes en Los Molinos recuerdo unas navidades que nevó como si lo fueran a prohibir y mi padre dejó las compras para el último momento…y en el último momento cortaron las carreteras a Madrid. Fue muy triste ver en el saco de molimadre… ¡un salero! por todo regalo. Ignoro como fue compensada por tamañaza desilusión…debería preguntarle.

En otra fabulosa noche de Reyes en Los Molinos, salimos al Pilón, bar legendario de Los Molinos, copitas, música y actuación de un mago. Con mi habitual tendencia al bocachanclismo, mientras el mago hacia su actuación, exclame: “Anda venga, pírate que eso es de Magia Borrás” (lo sé, lo sé...para abofetearme). El tío se lo tomó con humor y urdió una bonita venganza…me sacó de ayudante del mago. Otro gran momento humillante de mi vida.

En los Reyes de 1998 me volví mayor de repente. Tuvimos que hacer de Reyes Magos por primera vez en nuestra vida y comprarle regalos a molimadre, antes siempre lo hacía mi padre.

Recuerdo un par de días de Reyes marcados por la tragedia. Son dos grandes hitos en mis broncas con molimadre. Comprendo que haya regalos que no te emocionen, que no te gusten o que pienses: ¿por qué me ha regalado esto? Y tengas que componer una cara de “ ahhh” y empezar a pensar como deshacerte de esa mierda. Lo que no comprendo es porque alguien como tu madre te regala cosas que sabe que NO quieres. Molimadre es especialista.

Un año, después de mi ruptura con exnovio y sumida en la creencia de que jamás tendría pareja...me regaló ¡¡una vajilla!!”Para tu ajuar” me dijo. Sin comentarios.

En el 2001, me regaló una especie de álbum gris, con papel imitando antiguo con un lazo plateado brillante y dos novios antiguos montando en una bici de esas con una rueda muy grande, con el sugerente título de “Diario de mi boda”….para ir apuntando los preparativos de la boda. Sin comentarios tampoco.

Huelga decir que en ambos casos monté un pollo del 15. A mí poner cara de poker no se me da bien...se me ve el farol a la legua.

Los Reyes del 2002 fueron los primeros que pasé con el ingeniero.

- Moli, ¿qué haces?
- Estoy escribiendo mi lista de reyes magos.
- ¿En octubre?
- Si, se me ocurren cosas ahora…y tú deberías hacer lo mismo.
- Vale, pues cuando quieras vamos a comprar lo que quieras.
- ¿PERDONA??? Ingeniero...voy a explicartelo…los Reyes son los Reyes. Nada de esperar a las rebajas ni de cómprate lo que quieras ni de vamos juntos a comprarlo. Es magia y sorpresa (dentro de un límite) e ilusión y es un ritual. No lo revientes, ES IMPORTANTE.
- Vale, vale….ya entiendo.

Cogió el concepto enseguida y me escondió todos los regalos debajo de una manta naranja…y los fuimos abriendo por turnos. Fue duro pero moló verle ilusionarse después de años de levantarse el día de reyes en su casa y recibir calcetines.

Esta noche vienen los Reyes.

Lo peor, como siempre, las horas que me quedan de frustración envolviendo regalos.

Sólo de pensarlo me dan sudores fríos.

34 comentarios:

Sheldon dijo...

¡Primer! ¡Qué bien! Debo de ser de los pocos pringados que está currando hoy. Pasadlo bien.

peibol dijo...

Para mí los reyes también es el mejor punto y final de las navidades, y en mi familia somos como tú, de ir abriendo un regalo cada uno. ¿Qué es eso de lanzarse a romper papeles todos a la vez? :S La gente no sabe disfrutar...

Hace años asumí la función de rey mago en mi casa (cualquier cosa con tal de no sufrir el estrés navideño de mi madre), y como buen previsor ya lo tengo todo envuelto. ¿Cuál es la cara negativa? Que todo el mundo se desentiende, y al final se compra todo lo mío el día 5, a lo loco. Menos mal que no me da por pedir excentricidades.... (cabrones)

¡Felices reyes moli! :D

psycoloca dijo...

¡¡Si es que los Reyes son geniales!!

Aunque en mi casa se abren todos los de una persona seguidos... y luego los demás miramos ;)

Lo mejor es que haya peques en la casa, aunque te despierten a las 7...

Nohemí dijo...

Que envidia, creo que desde que tengo uso de razón, nunca he tenido unos Reyes como los que nos cuentas. Ni se si creí en ellos, pero creo que de aquí en adelante tomaré nota y intentaré que para mi nueva familia sean así de mágicos, es como ver una peli de esas ¡ qué bello es vivir !.
Por cierto, me encanta tu blog.
Feliz año nuevo

SPEEDY - TXABI dijo...

.... noche de Reyes, noche de "enanos insomnes" (que laaaaarga se me hacía noche y qué soberanos madrugones me llegué a pegar); y cuando hablo de "madrugones" hablo de estar abriendo regalos a las 5,30/6,00 de la mañana, con mis padres medio muertos de sueño...
¿ qué te has pedido tú este año...?
(un libro ?)

Tocaweb dijo...

No me creo que seas tan mala envolviendo regalos. Quiero pruebas fotográficas...

Burbuja dijo...

A mí también me encantan los Reyes y somos de ver a cada uno abrir todos sus regalos, de uno en uno, como dice psycoloca =)

Y toda la parafernalia que se monta, de ir dejando los regalos debajo del árbol a escondidas... y con zapatos por supuesto, si no hay zapatos puestos, no hay regalos jejeje

Felices Reyes! ;)

Cattz dijo...

A mí los reyes me aterrorizaban desde que nací. Mi madre dice que la primera vez que vi uno me eché a llorar (con 3 meses y medio) y seguí así hasta que me enteré de que eran los padres a los 7 años. Me lo dijo mi hermano preocupado por mi despertares cabreados típicos del día 6 de enero que no se me pasaba el enfado hasta la tarde por muchos regalos que trajeran aquellos 3 psicópatas.
Desde que me enteré mi hermano y yo siempre hacemos regalos de reyes a mis padres adaptados al que iba siendo nuestro presupuesto.
Eso sí, cuando vinimos en el 86 a Tenerife votamos que la cena del día 5 son canelones y canelones cenamos cada año. Con roscón, que desde hace 4 años hago yo :D

JuanRa Diablo dijo...

Una entrada majestuosa, Molinos. Me ha puesto una sonrisa.

Se va a cumplir un año que quemé sin querer un montón de regalos en una hoguera en el campo. Este año no se me ocurrirá quemar los envoltorios ni por espejeras.

Que te duelan las manos de tanto destapar regalos! :)

javi dijo...

Aish... Solo puedo mas que suspirar.

Eres la mejor.

Mak dijo...

Anda calla... Que esta mañana me he acordado de ti millones mientras envolvía los regalos y no podía... para la próxima lo pongo todo metido en cajas, cuadrado, nada de cosas amorfas...

Me pasa como a ti, los Reyes son los Reyes, hoy me he levantado nerviosa ya... Con decirte que desde siempre soy yo la que levanta a mi hermano... Él tiene 10 y yo 19 XD

Felices Reyes!

Lucy dijo...

Ohh a mi los reyes ya no me traen nada.... bueno, fue bonito mientras duró..Saludos desde México

José Antonio Peñas dijo...

¿A los 12 años? Yo me enteré con 7 y mi hijo con 9.

Lo de la vajilla me suena. Mi chica y su mejor amiga tenían la costumbre de quedar la mañana del 6 en un parque al lado de su casa para darse los regalos, y tanto el novio de ella como yo fuimos incluidos en la ceremonia
– Pero es que yo vivo a tomar por culo, cariño, y a esas horas hace un frío del cagarse…
– ¡Nada de excusas! Te levantas prontito y te abrigas, que te quiero ahí a las 9,30!

El caso es que cuando lleva´bamos unos tres años haciéndolo así, una mañana de reyes llegué con adelanto y me la encontré en el parque hecha una furia…
-¡Unas sábanas de ajuar! ¡MI MADRE Y MI HERMANA ME HAN REGALADO UNAS SÁBANAS DE AJUAR! ¡Casi se las hago comer!
Y cinco minutos después apareció su amiga C en el mismo estado…

- ¡Un juego de sartenes! ¡Mi madre le ha regalado a mi hermano una cámara de vídeo! ¡¡¡Y A MÍ UN JUEGO DE SARTENES!!!

Ni qué decir tiene fueron unos reyes un tanto tensos. Por cierto que en su momento nos compramos una cama bastante mayor de lo calculado por su mami, así que aunque ella no hubiera tirado al contenedor las dichosas sábanas, tampoco las abríamos aprovechado

Totoro dijo...

Que guay! he sonreido como una tonta. Yo no tengo reyes, nosotros tenemos los regalos en navidad pero la expectacion y demas es la misma.. y los rituales identicos. En mi casa era mi abuela con 73 años la que nos levantaba a todos a las 7:00 am para ver los regalos... era un caso.
Felices Reyes! y a disfrutarlo!!!
Pd: a mi envolver se me da de miedo y siempre hago algo especial

Javier P dijo...

Yo me levanto el primero y hago chocolate a la taza para luego desayunar todos juntos mojando el roscón, después de abrir todos los paquetes.
Por cierto que ha salido hoy una Ley que prohíbe regalar calcetines y ropa interior, jeje

Carlota dijo...

A mí también me encantan los Reyes y yo tampoco olvidaré el año que me trajeron la bici!!!

Anniehall dijo...

En mi casa son muy parecidos. Con un añadido, los Reyes nos dejan carteles contando quién y por qué les encargó eso.

Y nosotros abrimos por orden pero como han contado por ahí. Uno abre todos los regalos mientras los demás miran.

Yo sigo durmiendo mal esta noche.

Ah!! y me están quedando unos paquetes espectaculares.

Anónimo dijo...

A mi también me encanta esta noche, todavía recuerdo la ilusión que me hizo el coche de muñecas...tendría unos seis años. Luego en casa de mis tíos dejando los regalos debajo de las camas y contándolos durante toda la noche sin poder abrirlos hasta la mañana...hoy en día sigo disfrutándolos con igual ilusión. Que os traigan muchas cositas y Feliz Año Nuevo!!
Inma

gem dijo...

Feliz noche de Reyes!!! me encanta esta noche, la emoción, la espera, el abrir regalos y el desayunar roscón!

Beatriz dijo...

Éramos diez hermanos y sólo uno recibió la bici; pero nadie sufrió de envidia jamás. Los Reyes sabían que uno de ellos se hacía pis, que el otro se portaba mal o que alguien se comía los mocos, y nos lo hacían saber en la carta que cada uno recibía. Teníamos que pedir la llave del salón, supongo que a las siete de la mañana. Ah! y el de la bici lloraba todos los años porque la emoción le impedía dormir... Ya sabéis, si no te duermes, no vienen.

majo dijo...

para mí es directamente el mejor día de la navidad.
mi recuerdo es entrar en el salon lleno de juguetes con carteles de para quien eran, mi madre hacía "escenas", no había nada que desenvolver, la muñeca al lado de la cocinita preparando el cafe en las tazas...
con mis hijas cuando eran pequeñas, lo he disfrutado muchísimo y se añadió una tradición... la "llamada" del rey mago preferido.
hoy el rey "baltasar" ha llamado a mi sobrino, según mi hermana quedó en shock.
la tradición de momento en mi casa ha cambiado.
nos reunimos después de comer, se ponen los zapatos, se arma la algarabía típica poniendo cada una su regalo en los otros zapatos y luego... por orden de edad se van abriendo ... también de uno en uno.

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Los Reyes son como el Domingo. Muy chulos pero con sabor de fin de fiesta...

meloenvuelvepararegalo dijo...

Qué chulo recordar tantas noches de nervios y emoción, primero cuando eres niña y luego cuando eres tú quién haces los regalos... A mí me sigue emocionando ver las caras de sorpresas de quienes están a mi alrededor, las de los peques ni te cuento!
Y por supuesto, los Reyes siguen siendo los Reyes... así que a dormir toca!
Un saludo,

Anónimo dijo...

En mi csa un Rey Mago acaba de pillarse los dedos con una puerta....joer como duele!!

fdo: Jiom

NáN dijo...

Ayer tuvimos drama en casa. La noche de Reyes siempre ha sido mágica. Ya con el hijo mayor, salíamos los tres a cenar, enbolingábamos bastante, después íbamos a La Manuela y rematábamos la faena (el dueño, que conoce los gustos de MiaLola, la invitaba a una botella de cava, mientras Luichico y yo cocteleábamos). Por suerte, de La Manuela a casa hay 200 metros cuesta abajo.

Llegada a casa, otra copa, música buena, limpiar zapatos, ir sacando los regalos de cada uno, echar por encima caramelos, hacer fotos y acostarnos. Incluso cuando Luichico vivía en su casa, esa noche dormía en la nuestra.

Pero ayer, por primera vez en treinta y muchos años, Luchico no estaba (ya habíamos cenado una noche cualquiera y nos habíamos dado los regalos, pero sin zapatos y chuches).

Todo correcto, somos adultos, ¡ya se han terminado las fiestas, yupi!

De pronto veo a MiaLola con una depresión del carajo, ¡la primera noche de Reyes sin Reyes! La japuta me había comprado un detalle. Andaba tomando una copa de vino y lagrimeando por el paso de la vida, la vejez y la soledad. Así que salí a la calle a comprarle otro (que están en la sala, el suyo y el mío). Luego, nos lanzamos a loa calle.

He de advertir que estoy con una fractura de una vértebra. Me tomé un opiáceo para el dolor, lo mezclé con alcohol... y me vine abajo. Volvimos pronto. Pero no importa: se sintió satisfecha (y a mí me hace lusión desayunar roscón).

Moraleja: la próxima vez que me diga ¡qué bien que se han terminado las fiestas, no la creeré!

Aliena dijo...

Ay, me da penita y bastante envidia leerte :P

Es maravillosos que sigais conservando los rituales, la magia y la ilusión!!!
Me gustaría recuperar todo eso algún día ;)

Un beso y feliz día de Reyes para molifamilia entera!!!!

Marina dijo...

¡Hola!

Primer comentario que te hago, aunque te leo desde hace bastante.

Me parece que tienes un montón de suerte y mérito por saber encontrarle la ilusión a los reyes y hacer que tu familia la mantenga. A mí ya llevan unos cuantos años engañándome con el "te doy el dinero y te lo compras tú", y no es lo mismo ni de coña. Yo también creo que hacer regalos no es cuestión de pagar, sino de dedicar un tiempo a pensar en el otro y un esfuerzo a conseguir lo que piensas que podría hacerle ilusión.

Éste es el primer año que paso los reyes sola porque tengo que currar y me he puesto mis propios regalos :) Y cuando tenga familia pienso hacer que sea una noche especialérrima.

Besotes.

Lola dijo...

Jo Molii qué bien os lo montáis siempre la familia!! Espero que te hayan traído muchas cosas.

JuanRa, leí lo tuyo el año pasado en tu blog, ay pobre..pero le podía haber pasado a cualquiera!!

Pikifiore dijo...

Querida Moli!Me he puesto contentisima leyendote porque ¡en mi caso es igual!!!Creo que a mis 31 años,los reyes siguen siendo mi fiesta favorita y aún me pongo nerviosa la noche anterior...A la mañana siguiente cuando veo los regalos en el sofá me siento feliz,jejeje,y lo que meha llegado al alma es que lo abris por turnos por orden de edad!!Nosotros también,jajaja.La verdad es que nos dan las mil,pero así mola más porque ves lo regalos y la expresión de todos :D. AInssss
Un beso
PD:Leer el Pilón me ha hecho recordarlo,qué pena que ese bar ya no exista :(

deRositas dijo...

Felices reyes magos Moli!!!!
Espero que te hayan traído muchos regalos ( libros, sobre todo) y que tus "paquestes negros" hayan sido un éxito (ahora que sé que los metéis en sacos me lo explico todo...jajaja)
Me han encantado los recuerdos de los "reyes" a lo largo de los tiempos. Para mí también es un día muy importante
Los primeros reyes que pasé con mi partner actual, me dice el tío: " Yo el día de reyes voy al football...nos damos los regalos al día siguiente"....comollll??????

Anónimo dijo...

Joder, magistral, o magistrales las dos historias.

Cristina dijo...

jajaja me ha encantado este post, ya que a mi tambien me encanta el dia de reyes y en mi casa se celebra a lo grande.....

uno de mis primeros recuerdos fue una noche que mi hermano y yo,"pillamos" a los reyes en el salon de casa colocando los regalos..y digo los reyes, por que eran Melchor, Gaspar y un paje (primos de mi madre), y mis padres mirando con cara de poker jajajaaaaa Se habian presentado en casa a la 1 de la mañana llamando al timbre y sorprendiendo a todos, anda que no nos reimos ahora viendo las fotos!!!
y otros recuerdos bonitos: cuando a mi padre le tocaba currar el dia 6 a las 6 de la mañana y nos despertaba a mi hermano y a mi a las 5 solo para vernos la cara...luego el se iba a currar y nosotros a dormir otra vez....
Me encanta esta fiesta, es la mejor del año!!
un beso moli!!

Laia... dijo...

En mi casa es un poco así... mi padre creo que es el peor de todos... y también el que peor envuelve los regalos, así que tiene un truco. Cuando yo llego a su casa el día 5 por la tarde, noche, o lo que sea (porque se nos adelantan los reyes, que si no no da tiempo a todo!).... me pide que "suba un momentito" y suelen haber unos dos millones de regalos por envolver.

Los míos, siempre vienen envueltos "de serie" o en alguna caja bonita.

b52 dijo...

Recuerdos de reyes. Era maravilloso pensar en su existencia, solamente con eso la noche se covertía en mágica, ya con los regalos de madrugada para qué contar.

Lo que nunca me ha gustado es el lado comercial de estas fechas y el regalo salvación, esos de regalar por regalar sin darle ningún valor emocional al regalo no puedo con ello.