viernes, 23 de abril de 2010

EL LIBRO Y YO



"Cada libro es una excitante invitación y también un principio anticipado de remordimiento, una promesa de sensaciones, palabras, sabores y mundos, y una advertencia de que no se pueden leer todos los libros que uno quisiera".
Antonio Muñoz Molina


Me encanta leer. Todo el que me conoce lo sabe, bueno..Y el que no me conoce también porque doy mucho la brasa con eso y además ya lo he contado.

Molimadre dice que desde que tenía dos años cogía las revistas y pasaba las páginas una y otra vez, una y otra vez, como si supiera que ponía. Cogía todo lo que había por casa con páginas, lo que fuera. Sin embargo el primer recuerdo que tengo de un libro libro, fue el que me regaló mi madre cuando cumplí 7 años: “Celia lo que dice”. Me dijo: este libro me lo regaló la abuela cuando cumplí 7 años y ahora es para ti”. Lo devoré y luego toda la colección. Ahora cuando abro los ojos en mi cama y miro la estantería que cubre toda la pared de la habitación, veo los lomos azules de la colección de Celia, rodeados de todos mis otros libros y pienso: ahí empezó todo.


Siempre llevo un libro a cuestas, por eso no me gustan los bolsos pequeños, porque no me caben. Si estoy en casa acarreo el libro de una habitación a otra, me levanto y me llevo el libro a la cocina por si suena la flauta y puedo desayunar sola y tomarme el café mientras paso las páginas, lo llevo al salón mientras las princezaz juegan, lo llevo a la cocina por si mientras lo que sea que está cocinando hace chup chup puedo avanzar alguna página más. Cuando salgo de casa, lo meto en el bolso o en el bolsillo del abrigo.

Leo mientras espero a que venga la profesora de C. a echarme la charla, leo mientras espero a mis compañeros de coche en la gasolinera, leo si tengo un rato tranquilo en el curro, leo en mi butaca de leer cuando todo está tranquilo, leo en el jardín, sentada, tumbada, de pié en el metro, en el tren, leo en el banco de Sos donde siempre sopla un viento infernal, leo mientras despega y aterriza el avión.

Leo cuando tengo miedo, cuando algo me preocupa, cuando estoy triste, cuando estoy relajada, cuando estoy hasta los cojones de todo, cuando estoy harta. Leo cuando algo me da pánico.

Leo si me duele algo, si tengo hambre, si tengo sueño. Leo si estoy enfadada con el mundo, leo si estoy súper triste.

Leo siempre antes de dormir, aunque sean 2 páginas, aunque me haya bebido el Nilo, me deuelan los pies de bailar y esté afónica de cantar.

Me encanta despertarme por la mañana, estirar el brazo, coger el libro y leer hasta volver a dormirme o hasta que no me queda más remedio que levantarme.

Siempre sé que voy a leer cuando acabe lo que tengo entre manos, si no tengo algo preparado me pongo nerviosa…y nerviosa soy un puto coñazo, más puto coñazo que normalmente quiero decir.

Si viajo, siempre llevo el libro que esté leyendo y otros dos más..Aunque sea un fin de semana. Nunca se sabe si me voy a quedar incomunicada, si el plan será tan horrible que tendré que fingir enfermedad que me obligue a guardar cama o si podré estar tan tranquila y disfrutar de horas de lectura.

Escribo sobre lo que leo. No lo hago desde siempre. Empecé hace unos 10 años o así, en un cuaderno cochambroso donde escribía cosas horribles que no me pegan nada y que se mezclaban con lo que era el germen de lo que ahora son ahora mis críticas destructivas y mis recomendaciones. En el 2006 empecé a hacerlo más sistemático, me compré un cuaderno chulísimo y me puse más en serio. Escribo lo que me han parecido y las frases que me han dicho algo, que me han producido un escalofrío o una sensación.

Estoy pensando que debería recomendar alguno de esos libros, libros que leí antes de empezar esta tontería del blog. Me mola recomendarlos y acertar.

Recorto reseñas y las guardo hasta que leo el libro. Recorto artículos sobre librerías y sobre leer, los guardo en mi cuaderno. Ayer estuve repasando unos cuantos.

Me encantaría llegar a casa, dejar el coche. Subir andando hasta El Retiro, cruzarlo andando despacio y llegar a la Cuesta Moyano. Repasar todos los puestos con mi lista de libros por si encuentro alguno y dispuesta a que salte la sorpresa y comprar cualquier otro. Luego, subiría andando bordeando el Jardín Botánico hasta Cibeles, para pasear por la Feria del Libro Antiguo de Primavera, me encantan esos puestos. Puedes pasear arriba y abajo, hay gente pero no demasiada y siempre siempre encuentro algo que “me llama”. Estoy pensando que tendría que llevar una mochila para cargar con todo. Después y cuando se hubiera hecho de noche, subiría por Gran Vía hasta la Casa del Libro, sé que en la calle habrá actuaciones y me gusta pasear de noche, mola escuchar música en directo por la calle.


Volvería a casa con un montón de libros. Siempre la misma rutina. Amontonarlos y con mi pluma, escribir mi nombre, la fecha y dónde lo he comprado o quien me lo ha regalado y colocarlo en la estantería de “pendientes de leer”, a esperar su turno, a esperar que al pasar por allí me diga “es mi turno, es mi turno”.

La putada es que hoy no podrá ser. Me tengo que ir de viaje.

22 comentarios:

javi dijo...

Feliz dia del libro Moli.

Bruja Naranja dijo...

Mi madre dice que en mi sexto cumpleaños le pedí el mismo regalo a todo el mundo: libros. Y que pregunté si los invitados iban a tardar mucho en irse, para poder ponerme a leer.
Vale, era un poco repelente, pero que te entiendo.

Anniehall dijo...

Yo también leí a Celia. El primero que tuve era uno cochambroso heredado de mi madre. Mis amigas le regalaron a mi C unos cuantos de los nuevos. Ahora ya no son azules. Se los tengo guardados con mucha ilusión. A ver si le gustan tanto como a mí.

Feliz día del libro. En mi casa nos los regalaba mi madre este día.

José Antonio Peñas dijo...

Lo primero que hicimos mi chica y yo al empezar a vivir juntos fue poner en común las bibliotecas y separar todo lo que teníamos repetido. Dado que a ambos nos gusta la fantasía y el relato histórico teníamos bastantes títulos duplicados, así que fuimos decidiendo cual nos quedábamos de cada uno: el mejor conservado, la edición más decente o el que tuviera la dedicatoria más personal. El Hobbit al final se quedó por partida doble porque ambos ejemplares tenían un algo de muy personal y no fuimos capaces de elegir, pero del resto entresacamos casi 300 libros que fueron a parar a la biblioteca de un pueblo serrano.

Cada cierto tiempo hacemos una limpieza porque los libros no dejan de llegar y necesitamos sitio. Ella la hizo hace un par de semanas y a mí me tocará en mayo, porque mis estanterías ya empiezan a sufrir con la presión. Es un proceso doloroso, pero nos queda el consuelo de que tras varios años de selección natural, nuestra biblioteca va mejorando en calidad, ya que no puede hacerlo en volumen

Lorena dijo...

Te animo a que nos hagas una lista de algunos de tus libros favoritos!! Y tambien a que nos cuentes alguna frase de esas que apuntas en tu libreta! Bueno, y que nos cuentes cual es el que lees ahora, que me tienes intrigada

Aliena76 dijo...

“Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora”

...FELIZ DÍA DEL LIBRO Y FELIZ VIAJE :))))))))))

Bichejo dijo...

Feliz día del libro.
En este post has sacado a Calvin y Hobbes, a Celia, libros...me ha encantado!

Oriana dijo...

anda,pues yo tampoco estare en Madrid,me voy ahora. Te ha quedado precioso lo de la relacion de "circunstancias en las que lees"!! yo tenia un libro de Celia, y recuerdo que ese me encanto, pero no solia leer a Celia. Mis comienzos estan en "Los tres investigadores", esa es la serie que lei entera y tenia muchiisimos de "Puck" que era danesa y le pasaban muchas cosas y estaba interna, claro, como no, las peleas y reconciliaciones con sus compañeras eran un filon inagotable jaja. Y no se porque pero no son de los mas conocidos...
Bueno..voy a hacerle hueco en la bolsa a un par de tochos, uf vaya tomacos que he escogido...bss feliz noche del libro! :)

Kotinussa dijo...

Yo le dediqué un post al primer cuento que tuve, uno de esos troquelados con ilustraciones de Ferrándiz, "Bee el corderito". Y todavía no sabía leer. Pero mi abuelo me lo leía constantemente y como era en verso me lo aprendí fácilmente de memoria.

Bueno, hoy ya he leído unos cuantos post dedicados a libros. Yo acabo de escribir el mío, aunque reconozco que no es muy ortodoxo.

bibliobulimica dijo...

Moli:
te leo desde hace tiempo, siempre me desternillo de la risa con algunas cosas, y me gusta cuando hablas de libros.
Al igual que tú, amo leer. También voy a la cocina con el libro que en lo que algo hace hervor alcanzo a leer dos o tres hojas. Voy leyendo varios libros al tiempo a no ser que uno en particular me interese tanto que desplace a los demás.
¡Me encantan las historias de tus princezas!
¡Feliz día del libro!

Er-Murazor dijo...

¿Feria del Libro Antiguo de Primavera? ¿Eso estará en Madrid el día tres de mayo por la mañana, que es cuando yo estoy en Madrid con una mochila vacía? Y si la respuesta es sí, ¿DÓNDE?

Y feliz día del libro, claro.

BLN dijo...

Moli me he comprado The sportswriter de Richard Ford por recomendación tuya. Espero que me guste. También Tokio blues de Murakami. Te recomiendo Amelie Nothomb, una belga surrealista muy divertida. He leído Metaphisique des tubes. Buenísimo: la biografía de una niña de 0 a 3 años.

Aramys dijo...

Joder, me has dado miedo, leyéndote me he visto a mi mismo. Leyendo en el salón, en la cocina, en el balcón, en el trabajo, en el autobús, tren, metro en todas partes, siempre cargado con un libraco .Para desespero de mi mujer. Un día me deja la tía. No se si pedirte otra vez matrimonio después de este post tan genial, piénsalo, tu tienes dos princezaz y yo dos príncipez. En fin, viendo tu lista de deseos, que sepas que me acabo de leer hace escasamente dos días No hay bestia tan feroz del Bunker, y es BRUTAL, a ver si hago una reseña y la cuelgo este fin de semana, es un librazo escrito con exquisitez de ladrón, un pasote. Y la edición simplemente pre-cio-sa. Y para rematarlo veo que te acabas de leer El hombre que se esfumó, que casualmente he comprado hoy (junto con Jernigan de David Gates) día de Sant Jordi en mi tierra, así que ya estas cantando que tal es, que esta pareja dicen que es muy buena en lo negro y criminal.
Un abrazo

Euclides dijo...

Moli dos cosas te quiero decir:
- No eres un loro; tu seguramente hablas mucho pero porque tienes mucho que decir y toda tu capacidad expresiva no es suficiente. Entiendo también que seas tan impermeable a tu compañero de coche, aunque no entiendo como soportas tal elemento diariamente.
En otro bucle espacio-temporal nos complementaríamos estupendamente...... yo escucho muy bien
- Me maravilla también tu criterio y tu capacidad de lectura. No soy manco en este dominio, pero me ganas muy de largo, y tiene mérito con la vida tan ajetreada que llevas.
Sigue disfrutando y haciéndonos disfrutar.

Anónimo dijo...

Mi hijo se llama Jorge, así que hoy es su santo..Y ya van 4 años que siempre recibe un libro de regalo... Sólo espero que llegue a apreciarlos como tú lo hace. Gracias por este post en este día.
Marta

estodevivir dijo...

Pues yo también soy un ser lector, desde niña,aunque mis lecturas eran muy variadas, a los 10 años me había leído ya Los Miserables y 100 Años de Soledad, será por eso que tengo mis problemitas, jiji. Y a los 8 estaba escribiendo cuentos heroicos sobre un conejo.En fin, Feliz Dia del LIbro. Te sigo.

JuanRa Diablo dijo...

No sólo me gusta leer y me gustan los libros, además me encanta hablar sobre ellos con gente que comparte los mismo gustos. Pero de un tiempo a esta parte he abandonado bastante la lectura (supongo que la cosa va por rachas)

Si hubiera continuado leyendo al ritmo en que lo hacía serían miles los que llevaría a cuestas.

Mi pregunta es: ¿Cómo puedes almacenar tantos libros? En mi casa tengo dos estanterias repletas y ya no cabe ni uno más, y eso me frena mucho a la hora de adquirir otros: una porque ya no tienen sitio y otra porque tengo demasiados pendientes de leer. Y es que me ocurre además que no soy capaz de leer algo de una biblioteca o prestado porque si me gusta, lo quiero! :S

Aprovecho la oportunidad para leerte la cartilla: con tanto libro leído (y a veces cosas infumables) y cuando escribo una longaniza... te me quejas!!! Anda que ya te vale! ;)

PD. De tu lista de pendientes sólo he leido Crímenes imaginarios de la Highsmith, además de una decena más de ella. Me encanta el suspense.
Sigue así,, culturetas!

Anónimo dijo...

Yo también empecé a leer con las aventuras de Celia. Mi madre me regalaba los cuentos para que me aficionase a la lectura. Ella era una lectora voraz. Sigo tu bolg desde hace algún tiempo y la forma de hablar de tus princesas, desde el principio, me recordó a MATONKIKÍ.
Comparto todo lo que has dicho sobre tu relación con los libros.

Un saludo, Malvantesa

molinos dijo...

Bien..veo que los post de libros van teniendo éxito.

He estado de viaje asi que no he podido contestar antes. Eso sí, he leído como si me fuera a morir mañana.

BLN a mi El periodista Deportivo me encantó..ya me dirás. Tokio Blues no está mal..lo demás de Murakami por mi obvialo.

Aramys.." Pedirme matrimonio otra vez???"...¿ cuando fue la primera?...Y para leer mi opinión sobre el hombre que se esfumó tendrás que esperar a la próxima entrega de mis libros encadenados...

Euclides..gracias. Lo de mi lemur conductor es por ahorro de pasta y de cansancio al volante, nada más. Y a veces las historias de lemures son divertidas..mmm..quizá den para un post.

A todas las lectoras de Celia..pues nada eso..que recuerdos. Lo de Matonkiki me ha llegado al alma..pero C. es así totalmente.

JuanRa..has dejado los libros por las longanizas..fatal.

Carola dijo...

No te recomiendo la Casa del Libro de Gran Via en la Nochde del libro...Ahi toco yo con la Big Band...tú veras.

Anónimo dijo...

A mí también me encanta leer, así que también me encantan los post sobre libros y los comentarios de los post sobre libros.
Gracias.

Otra P.

Malena dijo...

Mi primer libro de leer también fue "Celia lo que dice", está el pobre destrozado de tanto releerlo, ese y "Celia se casa" eran mis preferidos. A partir de ahí también empezó una fiebre lectora que sin embargo se apagó un poco cuando nació mi enano. Ahora con el ebook la estoy recuperando, es estupendo no perder la página cuando tienes que saltar del sofá para impedir que pinte la pared, la tele o cualquier otra ocurrencia.
También confieso que desde que descubrí tu blog he abandonado mis libros, estoy enganchada a él y hasta que no me ponga al día no puedo leer nada más.
Gracias por este blog!!