viernes, 21 de noviembre de 2008

I ME MINE (II)

Soy susceptible.

Soy impulsiva. Para todo. Para lo que digo y para lo que hago. Intento corregirme y obviamente no lo consigo.

Soy desconfiada, muy desconfiada. Yo soy mala y lo reconozco, los demás no lo reconocen pero tampoco son los santos que fingen ser, así que mejor estar atenta.

Soy intuitiva. A veces me digo, déjate de chorradas con el instinto que te lo estás imaginando, pero no..casi nunca fallo. Si creo que me la estás pegando, al final siempre resulta que tenía razón. Este momento creencia en el instinto femenino me lleva a unas comeduras de tarro que gracias a Dios nadie ve porque serían para internarme con camisa de fuerza en una celda acolchada y tirar la llave.

Siempre creo que todo va a ir mal. Me pongo en lo peor. Sin embargo esto lo disimulo bastante bien porque la mayoría de la gente opina que soy una tía optimista y que transmito buen rollo. Asi que deduzco que me como yo todo mi pesimismo y luego lo destilo en mala leche e ironía…ole, la teoría que me he sacado de la manga. También puede ser que soy una falsa..

Soy una contradicción andante. Quiero hacer planes pero al mismo tiempo no quiero hacerlos, quiero saber que puedo hacer lo que quiera..o por lo menos tener la sensación de que eso es posible.

Dentro de 10 años quiero que todo siga igual pero también quiero que mañana me pase algo que cambie toda mi vida.

Soy obsesiva compulsiva, muchísimo. Lo único que me libra de lo que me obsesiona es ponerme a leer, asi que llevo el remedio siempre encima, un libro, para leer donde sea, en el atasco, en el curro, esperando a quien sea y donde sea, cocinando, en el sofá, en la cama, en el parque..donde sea. Me pongo a leer y lo que sea que me obsesione desaparece.
Soy divertida aunque a lo mejor a alguien no le hago maldita la gracia..pero para gustos los colores.

Digo tacos, luego me arrepiento, sobre todo ahora que mis hijas me miran con ojos desorbitados cuando voy en el coche y parezco un camionero. Intento corregirme.

Tengo las orejas y los pies pequeños.. Llevo gafas de directora de cine lesbiana catalana. No tengo culo. No me peino. Llevo las uñas cortas.

Como ya dije hace meses, soy un fraude. No soy de fiar.
La foto está tomada en Helsingør ( Dinamarca). Acaba de meter la mano en el Mar del Norte y estaba feliz antes de saber que se me pondrían los dedos morados del frio.

6 comentarios:

Kitty-Wu dijo...

Llevo gafas de directora de cine lesbiana catalana??????? jajajajaja me partooooooo

También eres sincera, honesta, fuerte, y muy mona cuando quieres, perra. Lo que pasa es que no te da la puta gana. Y a mí me gusta decir tacos, me relaja muchísimo. Algún problema??????

Ale, a cascarla merluza

Besus, Wu

JuanRa Diablo dijo...

Pero si te sabes reir de tí misma como parece que sabes, todo lo malo que puedas tener tiene menos importancia que un higo.
Por cierto, eso de tener gafas de directora de cine lesbiana catalana es lo más de lo más en muchos años. ¿En años? ¡En siglos!

Silvia dijo...

Vida, apuesto a que resultas más atractiva que tu "querida" Elsa, por lo menos en las distancias cortas...

En todo caso, no cambies, inspiras mucho.

Jean Bedel dijo...

¿Todas las chicas sois tan complicadas o tu estás muy a la derecha de la Gaussiana?. En cualquier caso, nos gusta la complejidad, todos somos masocas, vosotras por devanaros tanto los sesos y nosotros porque nos gustáis así. Ley de Vida.

Evinchi dijo...

Chica, te aplaudo hasta dolerme las manos.

Me ha encantado.

¿y sabes qué?. Menos en no tener culo, y que yo no llevo gafas, me he sentido identificada palabra por palabra. Todavía estoy alucinando porque soy y tal como tú te describes. Brr, que escalofrío, somos casi iguales de carácter.

Te felicito por tu poder de autocrítica y más aún por tu manera de plasmarlo. Con dos ovarios!!

Un besazo.

Aspective dijo...

Una positiva descripción, si señora. Quien avisa no es traidor/a