jueves, 7 de febrero de 2019

Que me dejes en paz con la comida

Quiero pensar que lo hacen con buena intención pero son un coñazo. No pasa un día sin que haya una columna sobre lo mal que comemos, lo mal que hacemos la compra, el azúcar que como drogadictos nos metemos en vena, lo poco que nos preocupamos sobre lo que comen nuestros hijos y el poquito esfuerzo que nos costaría si, de verdad, quisiéramos alimentarnos siguiendo los esquemas, dibujos e infografías que día sí y día no tratan de embucharnos como si fuéramos ocas en periódicos, televisiones, revistas y redes sociales. 

Me aburro. Me aburro muchísimo. 

Hay que comer bien, claro que sí. Es importantísimo llevar una dieta equilibrada y no atufarse chucherías y caprichos a cascoporro todos los días. A mí y a los de mi generación nos lo gritaban nuestras madres: ¡no se comen guarrerías y de merienda bocadillo de chorizo! El Bollycao, la Copa Danone de chocolate era un lujo que agradecíamos con albricias, emoción y saboreando el último bocado hasta que se perdía para siempre por nuestro esófago porque sabíamos que ese placer tardaría en repetirse. Ahora, echarte una cucharada de azúcar en el café es un pecado mortal, una falta de criterio, de  conocimiento, una muestra de ignorancia que hace que muchos divulgadores levanten la ceja en plan: ¡Por favor! ¡Ojalá se te caiga la cara de vergüenza por tomar azúcar! O por hacer el bizcocho con harina normal o por echar chorizo a las lentejas o por tomar pan de molde. 

Entiendo que hay que remover conciencias, explicar que es absurdo comprar un envase con ensalada preparada cuando puedes hacerla tú y por el mismo dinero. Entiendo que hay que explicar que cuando pone sin azúcares es un truquito de marketing y otras cuantas cosas importantes pero esta campaña de acoso y derribo, de culpabilización total y absoluta de la gente, de acusación más o menos velada de ser unos zopencos nutricionales ¿es necesaria? y más importante aún ¿es efectiva?  ¿Hacer que la gente se sienta culpable por cocinar macarrones con chorizo en vez de pasta integral salteada con puerros es una buena estrategia? Es más, no pasa nada por comer macarrones con chorizo. 

Son pesadísimos, unos plastas y además viven en otro planeta, en un planeta donde a todo el mundo le gusta la verdura y los garbanzos, en un planeta donde el gusto por comer, la golosonería, el darse un capricho está prohibido porque ¡Eh, tú, que te estás matando por comerte esa palmera de chocolate y estás acabando con tus hijos por dejarles desayunar galletas María! En un planeta donde hacer un bizcocho integral con harinas de grano entero y otros mil ingredientes difíciles de encontrar es "fácil" porque ellos lo han hecho y han colgado un vídeo. A ver, campeón, tú tienes tiempo hasta de grabarte haciendo un bizcocho, la mayoría de la gente cocina mientras tiende la lavadora, plancha, intenta solucionar alguna gestión por teléfono, atender a sus hijos o no llorar de agotamiento. 

Tienen buena intención y una misión loable y necesaria pero creo, sinceramente, que lo están enfocando mal, terriblemente mal.  Están dando tanto el coñazo, están acusando tanto a la gente de comprar a tontas y a locas, de no preocuparse por su salud, de involucrarse poco en la alimentación de sus hijos, de casi estar envenenando a sus churumbeles por darles un zumo de merienda que nos tienen hasta el moño. 

Cada vez que veo una nueva columna, post, artículo o lo que sea, me veo contestando como mis hijas hacen conmigo cuando les doy la brasa: «¡que sí, que ya lo sé, pero déjame en paz un rato!» 


18 comentarios:

Orlando dijo...

Como nos tocan las narices esos llamados influencers.

Anónimo dijo...

Llevo diciendo lo mismo por lo menos un par de años. Que pesadilla por favor. Come fruta, vigila el colesterol, bebe leche de soja, haz deporte, se bueno, colabora, se solidario, 12 meses 12 causas, dialoga con tus hijos, no les ayudes con las tareas, haz que sean responsable, vive con menos, ...............
But in the mean time...... todo es mentira!!!! La presentadora del tiempo no puede ser gorda ni llevar ropa normal, las películas para mayores de 12 no puede verla un menor de 35, las marquesinas de autobús llenas de publicidad de señoras/señores objeto, anuncios de apuestas por doquier.....

Fake, fake, fake, todo es un fake y un postureo que aburre.

lolo dijo...

Que sí, que sí. Hay que tener criterio y ser congruentes. Leemos corto y en pocas líneas no se puede aprender a comer ni a pensar.

sonia dijo...

De acuerdo en todo.Macarrones con chorizo por supuesto.Azúcar en el café por supuesto.
Algún Bollicao de vez en cuando por supuesto.
Mi merienda repetida hasta la saciedad consistía en bocadillo de mortadela con olivas y un plátano.Y viendo los payasos,el súper ratón,,que era un subidón cuando esperabas que pusiesen otro( no se vayan todavía,aún hay más)

madia leva dijo...

Muy de acuerdo

Anónimo dijo...

Supongo que habra ambientes donde se come razonablemente bien y apretar las clavijas de padres y gente en general, sea ya caer en el integrismo. Pero, creeme si te digo que estamos en el segundo puesto de obesidad infantil en Europa ( por delante de sitios donde la gente come tan mal como en uk) y que la obesidad hoy, es un problema de salud publica en España. Otra cosa es lo que dices, que el medio no sea el idoneo porque llega a las clases medias cultivadas que como tu, empiezan a estar aburridas y no a quien jamas va a leer El Comidista ni ningun otro periodico o programa de radio. ¿ Como llegar a esa gente? Da nada sirve pensar en el bocata de chorizo que tomabamos de pequeños y reivindicarlo, porque insisto, hablamos de fenomenos diferentes. Creo que ni tu, ni tu entorno sois el target de ese tipo de informacion ( y formacion) y es un drama que no llegue a quien deberia. Bajo mi punto de vista se quedan muy cortos en medidas.

Anónimo dijo...

Porque siempre hay gente irresponsable que no se cuida teniendo enfermedades crónicas, ni en el embarazo, alimenta a los hijos exclusivamente a base de comidas preparadas y mierdas prefabricadas y luego vienen los disgustos con el colesterol y la obesidad infantil entre otros. Y comi la gwnte es muy zopenca y aborregada hay que dar la murga para ver si hacen un poco de caso y toman conciencia.

HombreRevenido dijo...

Cada vez que dicen que no hay que cocinar macarrones con chorizo yo pienso en macarrones con chorizo. Ahora mismo, por ejemplo, estoy pensando en eso. Tiene que ser señal de salud.

Anónimo dijo...

Es la dictadura de lo saludable ;)

JLO dijo...

yo justo hoy me hice el pinchacito de la diabetes y me dió bien así que re contento... puedo seguir comiendo mal como hasta ahora ja..... saludos!!!

Ana dijo...

El problema es que el bocadillo de chorizo que tú catalogas de saludable no lo es.... por eso es necesario que den tanto el coñazo.
Aun así, me encanta todo lo que escribes y estoy de acuerdo, el realfooding se nos está yendo de las manos :D

M. Eugenia Bermejo dijo...

Lo que me he réido ¡¡¡

La verdad es que yo sigo sus consejos, bueno, lo intento, pero como todo, hay que coger lo que te interesa y pasar de lo demás.

Yo bebo cerveza, y vino en algunas comidas, para los nutricionistas el alcohol es poco menos que veneno, no lo dudo, pero como les hago caso en la fruta y en pasar de alimentos procesados.. pues hago lo que me da la gana con la cerveza.

Creo que tiene mucha razón un anónimo que dice que el problema es que el mensaje no llega a quién lo necesita y satura a los que no nos hace tanta falta.

Un beso, que hacía mucho qu eno te escribía nada.

Anónimo dijo...

Sois clase media cultivada y es normal que os aburrais con tanto briconsejo, que ya tenéis una edad

Carmina dijo...

El problema de esta gente es que dan por hecho que no tenemos memoria. ¿Os acordáis de cuando el aceite de oliva y el pescado azul eran veneno? Y pretenden que ahora las mismas personas que recibimos aquellos mensajes tenemos que creer lo contrario y echar leche de geranio al café.

Unknown dijo...

Es curioso que, justo en el momento que terminaba de ver el vídeo del enlace que pongo al final de mi comentario, me entró el mail con tu texto. Es verdad que a veces cansan esos mensajes, pero como bien ha comentado antes alguien aquí, esos mensajes no son para personas concienciadas (yo me tengo por una de ellas) pero siempres se aprendesn cosas. Por ejemplo, en el vídeo, Débora Ciencia, una química divulgadora explica muy bien lo del índice glucémico de los alimentos. Cada vez que voy al súper y leo los ingredientes de cualquier alimento es muy difícil encontrar alguno que no lleve azúcar en su composición. Pero qué necesidad hay de añadir azúcar (y lactosa!!) a un chorizo a al fuet? Pues la necesidad de que comamos más, cosa que beneficia a la industria alimentaria.

https://www.youtube.com/watch?v=uYnHHAQboDM&feature=youtu.be

María dijo...

Ahora hay que comer cosas rarísimas llegadas de todo el planeta. Yo tengo como referente a mi abuela, que solo comía lo de temporada y autóctono y murió de una gripe casi centenaria. Delgadita, eso sí: hay que ponerse las pilas cuando los niños a los diez años ya tienen papada...

Xaquín dijo...

Muy bien el texto, hasta que acaba con un canto a la "verdad adolescente"... para que voy a saber de los adultos? No necesito que lo repitas, que ya lo se... pero que sabes? Lo mismo que Sócrates, que sabía que aún le quedaba un infinito por aprender (de quién, de los adultos?) o del gurú de turno, que "sabe" mucho y resulta guai seguirle hasta el infinito?? No veo tu queja como la de tus hijas... y de hecho puede que te estés pasando de frenada.

Pero la frase de tus hijas explica un montón del comportamiento adolescente off-adulto... realmente saben lo que dicen saber, o saben solo lo que les pide su cuerpo (y cerebro) en maduración??? Que luego les puede llevar a una praxis peligrosamente inmatura.

Irene dijo...

Buah, bastante tengo con cocinar sin gluten para encima pensar en si tiene más o menos azúcar, más o menos nutrientes...
A las lentejas se les echa chorizo, de toda la vida de dios.

A mi, todos estos aconsejadores, me tienen hasta el moño con C.