martes, 23 de mayo de 2017

Hoteles sin padres

El problema de los hoteles, los restaurantes, los parques, los bares, las terrazas, los aviones, los cines o los trenes, no son los niños, son sus padres. 

Todos, padres y no padres, comprendemos que un bebé de meses llore desconsoladamente y sus padres, a pesar de hacer todos los esfuerzos posibles, no consigan calmarlo. Todos lo comprendemos, podemos sufrirlo más o menos, tener más o menos paciencia pero todos distinguimos un bebé llorando desconsoladamente de una   criatura diabólica a la que se ha hecho creer que por el simple hecho de tener pocos años puede hacer lo que le de la gana. 

Los niños no se ponen de pié en los asientos del cine, no corren escaleras abajo de la sala en medio de la película, ni hablan a gritos porque sean niños. 

Los niños no gritan en un restaurante, tiran la comida y corren entre las mesas porque sean niños.

Los niños no van en bragas y calzoncillos por un parque porque sean niños. 

Los niños no saltan en las hamacas de la piscina del hotel, ni cogen la comida con las manos del buffet, ni  tiran las toallas al agua porque sean niños. 

Los niños no gritan ni ven la televisión al máximo de volumen en la habitación del hotel porque sean niños. 

Los niños no golpean a otros bañistas en la piscina, no pegan pelotazos o berrean hasta conseguir lo que quieren porque sean niños. 

Todas esas cosas increíblemente molestas y desagradables las hacen porque nadie les ha enseñado un mínimo de educación y las reglas de cortesía que han de seguirse en los espacios públicos que se comparten con otras personas. 

Todas esas cosas las hacen los niños porque sus padres consideran que "son niños" y que, por tanto, son seres de luz que no necesitan tener límites, ni normas, ni recibir una regañina cuando no se comportan como deben. Y sí, hay deberes en el comportamiento o viviríamos en la jungla. Todas esas cosas las hacen los niños porque sus padres no saben comportarse, no quieren resignarse a que hay determinadas cosas que no pueden hacerse con niños y ellos mismos son maleducados. 

Los niños son niños y hacen cosas de niños: se cansan antes, no saben manejar su frustración, lloran y pueden agarrarse pataletas infernales, pueden caerse, tropezar, salpicar y no parar quietos. Todo eso es normal y comprensible. La línea que separa un comportamiento de niño normal de un niño maleducado todos la tenemos muy clara. Otra cosa es que ninguno quiera aceptar que su hijo es un maleducado y que la culpa es suya. 

Educar a nuestros hijos es sin duda la tarea más ardua, más lenta, más frustrante y desesperante de nuestra vida. No suele dar recompensas inmediatas, no te hace el padre más popular de tu casa y te convierte en un loro de repetición. Es cansado, interminable e infinito pero imprescindible. Si te rindes, si decides que ya vendrá el Hada de la Suerte a educarlos cuando tengan catorce, asume que nadie quiera sentarse cerca de tus hijos a esperar que el milagro ocurra.  

¿Hoteles sin niños? 

Hoteles sin maleducados, pero mientras esto sea imposible y va camino de serlo, entiendo perfectamente que haya gente que quiera un hotel en el que no tenga  que soportar a padres maleducados malcriando futuros demonios.  


28 comentarios:

Anónimo dijo...

Siento vergüenza ajena cada vez que alguien me dice lo educada que es mi hija. Y siento vergüenza ajena porque me parece increíble que lo extraordinario sea que un niño pida las cosas por favor, dé las gracias y salude al llegar y al irse.
La mayoría de padres maleducados piensa que para eso está el colegio y no señor. La educación en casa. Los conocimientos en la escuela.

Toy folloso dijo...

Futuros demonios, tu lo has dicho.
Y esa "galleta" -que jamás he tenido que dar-, solo duele en el ego y deja las cosas muy claras respecto a la autoridad....
Autoridad que si no se ejerce con los hijos, no se podrá contar con ellos para nada, luego.

Chitin dijo...

¿Tus hijas nunca han montado un numerito? yo procuro educar a los míos, repito hasta la extenuación en la mesa, en un museo, en el cine...no comas con los dedos, no toques nada, no corras, estáte quieto...pero no siempre funciona, no siempre me hacen caso.
No siempre unos niños maleducados son fruto de unos padres maleducados...

Anónimo dijo...

Sin mediar patología, los niños maleducados son fruto de la falta de límites, de normas lógicas aplicadas continuadamente; acción-reacción.

Aún así no se portan siempre bien, ¡ojalá! pero es labor de los adultos asegurar que es comportamiento no impida el bienestar de los demás, aunque haya que salirse del cine o cambiar el aperitivo del domingo por una sesión de columpios. Acción-reacción.
Nati

Anónimo dijo...

totalmente de acuerdo, los niños, y por tanto su educación, son responsabilidad de los padres.
Feli

molinos dijo...

Chitin, claro que tuvieron rabietas. Y un niño con una rabieta no es un niño maleducado. Cuando pasan esas cosas se distingue al padre que se agobia, agarra al niño y trata de no molestar del que dice "es un niño". Todos vemos la diferencia.

Sílvia dijo...

No puedo estar más de acuerdo! Parece que está de moda dejar a los niños asalvajar, así son felices... dicen algunos. Y encima... cuidado con lo que dices. Tiene cojones el tema....

Anónimo dijo...

Hay niños maleducados de padres que no lo son, y padres maleducados con niños que no lo son, y niños buenísimos con padres encantadores y niños odiosos con padres odiosos. También hay gente con mucha paciencia, otros con nada de paciencia, algunos tienen empatía, otros nada, y los grados de tolerancia son amplios. Y las combinaciones de unos y otros, infinitas.

Nada nuevo bajo el sol.

Tita dijo...

Luego llegas a reuniones en las que algún joven se descalza y sube los pies sobre la silla a lo indio porque es cómodo, está en su derecho y España es grande y libre y no le hieden los pies.
En serio.
Y a mi me miran raro en el parque porque no quiero que mi hija pequeña se suba al banco y pise donde alguien luego va a sentarse.

Por ejemplo.

Anónimo dijo...

Si hubieras vivido en Malasaña hubieras tenido un rebote cosmico, no por niños, sino por adolescentes maleducados, y adultos borrachos a los que se la suda todo. Ay...molinos ¿ a quien se culpa ahi? ¿ al estado que no pone multas? yo fui una de esas adolescentes maleducadas seguro, y creo que nadie deberia habermelo permitido.Respecto a los niños, muchas veces la cosa no es tan causa-efecto. Conozco padres superrespetuosos y educadores con niños que van a su puta bola. La tralla mental a la que te somete un niño asi es mucha. No todos los niños son iguales. Imagino que te refieres a padres que pasan totalmente de lo que hacen sus hijos ( sus perros, etc) que hay, claro que los hay.

Anónimo dijo...

Mejor imposible! . Excepcional.

Mis padres eran profesores. Maestros que se decía antes. Y recuerdo que decían aquello de "ves al niño y ves a los padres".

Un saludo

Aquel viejo Blog Marlei.

Máximo dijo...

Lo que pasa es que ahora no tienen temor de dios (sí con minúscula; temor de dios igual a mano de mamá o papá).

Rosa dijo...

¡Totalmente de acuerdo! Aunque tengo serias dudas sobre si todo el mundo sabe cuál es la fina línea que separa lo que es un niño con una rabieta de lo que es un niño maleducado.
Y, sí, definitivamente, la educación comienza en casa, no es sólo labor del colegio.

Cansa dijo...

Siempre son los hijos de otros los que molestan.
Que guay que los propios estén tan bien educados.

No eres sólo tú Moli, practicamente todos los blogs con sección "maternity" tienen post como este. Que guay yo, que mal tú.

Anónimo dijo...

Claro que en el proceso de aprendizaje a veces tienen rabietas o hacen algo que no deben, pero en ese momento ves que los padres educados le reprenden y le explican por qué no puede hacer eso o en cambio ves que los padres maleducados pasan olímpicamente de decirles nada o como mucho un cansino "ya esta bieeeen" para que los demás veamos que le han dicho "algo" siendo plenamente conscientes de que su hijo está molestando o teniendo una conducta inadecuada. Yo tengo 2 hijos pequeños y me molesta (aunque lo entiendo) que en algunos restaurantes cuando ven que vamos con niños nos coloquen en la "zona niños" del comedor porque mis hijos no molestan ni se levantan continuamente de la mesa para corretear y chillar por todas partes (y si lo hicieran ahí estamos sus padres para amonestarlos y cortar ese comportamiento) y me molesta tener que soportar a algunos niños maleducados de otras familias.
Por lo tanto, puedo entender que personas sin niños prefieran ir a hoteles, restaurantes, aviones, etc. donde no se acepten niños, aunque me fastidie no poder ir yo a esos sitios por el hecho de tener hijos, pero entiendo que no llevamos escrito en la frente si nuestros hijos se saben comportar o no para permitirnos o denegarnos el acceso.

Saludos,

Cristina

Anónimo dijo...

Hola, soy Samuel, desde Tegucigalpa. Con mis hijos (6), tenemos pocas ocasiones de poner en acción tus consejos, así que te agradecería muy mucho que nos dieras consejos claros y acabados de cómo comportarnos en un hotel , en una playa,. en un concierto, en una fiesta familiar...

Suelen mis hijos e hijas comer con las manos cuando vamos a una fiesta nocturna (de noche), aunque sea sin alcohol. Creo que siempre ha sido así, aunque no hay escusa. Si hay alcohol cambia todo.

Muchísimas gracias, Molinos, por tus inmejorables ideas.

Anónimo dijo...

Hola, soy Samuel. ¿Tú trabajas? Pareces siempre dispuesta a escribir o ojear Internet. Me encantaría poder hacer lo mismo, aunque ahora me espera el pasto y mis vaquitas.

Un afectuoso saludo

Samuel

Anónimo dijo...

Soy Samuel. ¿Nadie tiene nada que decir?. Es sorprendente y estraño.

NáN dijo...

Tienes razón, Samuel, de que te extrañe que nadie te conteste. Es que es realmente difícil y depende mucho de las circunstancias. Para empezar, dices que tienes 6 hijos y algunos serán ya mayores. Yo empecé la educación del mío cuando tenía 3 años. Se basaba en el respeto a los mayores y a los desconocidos, que estaba por encima de todo... y que a mí me daba mucha alegría que él fuera un niño educado. Si entrábamos en un salón de amigos, con 20 personas sentadas, él, como niño, tenía que saludarlas a todas de una en una. Sobre todo tenía que ser cuidadoso con los viejos. Y en dos ocasiones en las que en una terraza, después de que los tres (su madre, yo y él) hubiéramos estado jugando a lo loco con él, como molestaba a gente de la terraza, nos fuimos a casa: él se quedó sin tomar el refresco y los calamares fritos, que le encantaban.

Solo en una ocasión tuve un acto violento con él. Insultó a un viejo, le di un azote fuerte en el culo, me lo llevé a casa y lo castigué en su cuarto. Ni por un momento creas que era un niño que estaba quietecito: solo tuvo que aprender a diferencias los sitios para hacer el loco y bestia, y los sitios para ser respetuoso con los amigos mayores o con los desconocidos.

Tendrás que ir viendo cómo conseguir hacerles entender que no se puede molestar a los demás... a los mayores, porque si se pegaba con los otros niños yo no me metía si no eran muy violentos.

Espero haberte sido de ayuda, aunque sea mínima.

Lou Perea dijo...

En el colegio de mis hijos duelen decir que cuando llamas a los padres de un niño porque tienes problemas con él y te das cuenta de que deberías llamar a los padres de los padres, el problema no tiene solución.
Pásate por mi blog y mira la última perla que un papaíto me dijo...
http://mermeladadeamor.blogspot.com.es/2017/05/la-vida-en-un-like.html
Besos
Lou

El primo del Chicodelaconsuelo dijo...

Vivimos tiempos extraños, muy extraños. Yo creo que son tiempos en los que los niños van a entender algunas cosas antes que sus padres. Por ejemplo, el concepto que todavía tenemos los padres sobre la privacidad difiere mil del de nuestros hijos.
Por supuesto que mis hijos si tocan las pelotas en un bar les cae una galleta, pero también el nivel de transigencia con el otro es tan limitado en estos tiempos, que un fulano con un puro en la boca en un bar te dice que tu niño le molesta porque le ha dado con un avion de papel.
Hay niños maleducados y adultos gilipollas!!

Anónimo dijo...

En serio Molinos, a veces pasa que de tus hijos uno te sale un caballero y el siguiente es el demonio de tasmania. A uno con decirle una vez una cosa la acata y al siguiente ni repitiendosela cien veces.
Tambien hay gente que entiende que la buena educacion infantil pasa por estar en silencio y quieto y cualquier acto que se salga de eso es molestia a los demás. Los progenitores de niños bulliciosos lo tenemos chungo.
Nosotros hemos optado por reducir a la mínima expresión salidas a bares, hoteles y restaurantes y siendo familia numerosa tampoco nos queda demasiado presupuesto para ese ocio.
Quiero decir, en definitiva, que a veces la ecuación niño bien~padres bien no esta clara y es demasiado simplista.

Anónimo dijo...

El otro dia en medio de una conversación, hablamos de lo "útiles" que podían ser los "cursillos prematrimoniales" dejando a un lado los dogmas de fe, no nos vendría mal unos cursos, para aprender a convivir con nuestra pareja, civil, religiosa, o sin papeles como la mia, y de paso unos cursos de como educar a los hijos en el respeto y la tolerancia. Los adultos creemos que lo sabemos todo, a veces hay carencias, sobre todo las primeras veces que nos enfrentamos a alguna situación nueva. Lo malo de la educación de los niños, es que es una sola vez y para toda la vida. Un saludo desde Albacete.

Anónimo dijo...

Hace un par de años en la playa, el niño (no tan pequeño, 7 u 8 años) de la familia que tenía justo al lado, me echó un puñado de arena en el tupper del que yo estaba empezando a comer, el tío descojonado, sabiendo perfectamente lo que hacía y los padres haciendose los suecos. Le reñí. Muchísimo. Y no sólo por el cabreo de quedarme sin comer sino por mi dichoso empeño de tener que educar a la humanidad. Y es más, le reñí mucho más de lo que le habría reñido de no estar sus padres delante, en plan dando ejemplo, o yo que sé. Pues el padre tuvo mas que decir: "Mujer, cómo te pones, que son niños". "Claro que son niños, imbécil, por eso se supone que tienen que ir a la playa con sus padres, para no hacer las barbaridades que harían si viniesen solos, que no se trata solamente de que los vigileis para que no os los secuestren, joder".
Silencio administrativo de ambos progenitores pero la verdad es que el niño no volvió a dar la turra en toda la tarde. Y yo me quedé sin comer pero muy a gusto.

Oswaldo dijo...

Muy de acuerdo. Los padres son responsables de la educación que tengan o no sus hijos.

Me llamó la atención el comentario de Lou Perea acerca de que hay veces que habría que reprender a los padres de los padres. Es decir que el asunto claro es que puede haber una cadena de maleducados.

El coment del primo del Chicodelaconsuelo me desconcertó. Si un fulano está con un puro en la boca en un BAR, probablemente esté en su derecho. Si un chico juega con un avión de papel EN UN BAR probablemente sea inadecuado.

Anónimo dijo...

geniales comentarios,y mejores trolls, en mi experiencia los niños de clase media-alta, entiendáse de colegio pri, no se portan mejor, incluso diría que se portan peor, pero distinguen muy muy bien cuando tienen que portarse bien y hacer de niños modelo,y cuando es la ley de la selva, esa es mi aportación.

Anónimo dijo...

https://mobile.twitter.com/sergiodelmolino/status/867684586020634624

solo queria añadir este articulo añadido por el grandisimo sergio del molino, para señalar algo en lo que nadie ha caido ( no dire si estoy a favor a) que es: lo discriminatoria e ilegal que es la medida. Es denunciable. Ay, la ordenacion legal.

Malos pelos dijo...

Me acordaba de ti el otro día al salir de mi examen de ingles en la escuela de idiomas.
Vease edificio singular en el casco antiguo de Pamplona, la escuela de idiomas da a una plazuela que tiene un parque infantil, hay árboles y bancos situados estratégicamente bajo sus ramas para que padres y/o madres se solacen con sus vástagos en las tardes "primaveranales".
Es normal ver a madres dando el pecho a los mas pequeños, cosa que no ni me sorprende ni me escandaliza. Lo que me si me produjo cierta inquietud fue ver a varios niños desnudos jugando en los cacharritos del parque infantil. Que digo yo, llévales como quieras, pero me pregunto por la higiene de estos comportamientos y no se si me quedan las cosas claras... lo mismo es un tema sin importancia pero vaya...