martes, 3 de enero de 2017

Los hombres que sabían llevar traje


Hay dos tipos de hombres, los que saben llevar traje y los que simplemente se meten dentro.

Los hombres que saben llevar traje se han convertido en especímenes raros, tan difíciles de ver en libertad, en un hábitat cotidiano, que cuando cazo alguno me quedo maravillada, disfrutando de la vista. 

Hubo un tiempo, cada vez más lejano, en el que todos los hombres sabían llevar traje y todas las mujeres falda de vuelo y tacones. Aquella sabiduría popular se perdió, igual que pasó con nuestra capacidad para hacer fuego frotando dos palito. Nosotras ya no sabemos llevar faldas de vuelo sin soltar risitas tontas y el grupo de hombres que sabe llevar un traje está prácticamente en extinción. Quedan unos cuantos ejemplares, unos cuantos elegantes irreductibles que resisten como pueden las fuerzas bárbaras y la ola de infantilismo reduccionista que ha sacudido a la mayoría de los hombres. Esta ola ha convertido a todos los hombres en seres que no saben vestirse de acuerdo con las circunstancias y que si los sacas de su atuendo "tipo" sufren convulsiones, tics nerviosos y mascullan  excusas de tanta enjundia como: es incómodo, me pica, me aprieta. "Nene, no guta". 

Un hombre que sabe llevar un traje lo lleva. Él es el que tiene el poder, el control y el mando sobre la prenda. Se detecta rápidamente porque lo primero que piensas es "qué elegante" y no "¿por qué lleva un traje que le queda pequeño? o “¿nadie le ha dicho que esas mangas son demasiado cortas/largas?” En un hombre que sabe llevar traje lo primero que ves es a él, en el resto de los hombres ves el traje colgado de sus hombros y rellenado con sus piernas. Muy desagradable.  

A estos, cada vez más, raros especímenes el traje les sienta como tiene que sentarles. La cintura en su sitio, el largo de la pernera ajustado al zapato sin arrastrar y sin dejar los tobillos al aire. Se abrochan los botones de la chaqueta mientras continúan respirando y las hombreras les quedan en su sitio, los hombros, sin parecer que llevan protecciones de fútbol americano. 

Los hombres que saben llevar traje llevan, increíblemente, un traje de su talla.  Esto parece una obviedad pero la mayoría de los tíos en edad adulta debido a su "pues a mí el traje no me gusta" o "pues yo paso", se compraron un traje hace 15 años y es el que usan cuando se ven obligados. Obviamente ya no es de su talla, o les aprieta la cintura con una presión incompatible con tener riego en las piernas o, si son de los que se han vuelto adictos al deporte o han dejado los carbohidratos, les hacen unas bolsas en el culo en las que podría vivir una familia entera de minions. 

Los hombres que saben llevar traje eligen la camisa para ponerse con ese traje. Sienten en la piel la camisa que deben llevar y la que ni de coña. La tropa que simplemente se embute en un traje cree que la camisa "da igual", "vale cualquiera, ¿no?" "Si casi no se ve". La mayor parte de esta tropa, por no decir toda ella sin embargo, ha desarrollado un exacerbado sentido de la idoneidad en cosas tan interesantes como las zapatillas de deporte y tiene 25 pares dependiendo de si son para correr mucho, poco o regular, para correr en seco, en charco o en cinta, para jugar al paddle, al tenis, al balonvolea o al fútbol. Aquellos que no practican deporte y que creen que no les meto en este saco probablemente tienen una clasificación estricta sobre qué camisetas son para salir, cuales para trabajar, cuales "elegantes" (sí, hay hombres que creen que tienen camisetas elegantes) y cuales son tan especiales que no se pueden poner nunca. Pero la camisa del traje da igual. 

Los hombres que saben llevar traje tienen gemelos. Y saben ponérselos solos y ajustar exactamente el largo del puño para que asome correctamente por la chaqueta. Este es un talento que está a punto de perderse.  

Los hombres que saben llevar traje saben interactuar con él. Caminan, se sientan, conducen, corren, comen hablan o asisten a una reunión como si lo que llevaran puesto no importara, como si no fueran conscientes de ello. 

Los hombres que saben llevar traje parecen estar siempre tan cómodos que, a veces, cuando los observo, me encuentro imaginando qué habrá debajo del traje. A veces, incluso, elucubro con el proceso de quitárselo. 

Con los que simplemente llenan el traje, la mayoría de las veces pienso "seguro que llevan calcetines Artengo".  


27 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Me ha encantado!
Es una lástima que cada vez sean menos los que saben llevar un traje y más los que piensan que se puede ir de cualquier manera a cualquier sitio.

Yo distingo a la gente entre los que te puedes llevar a una entrega de premios Nobel y los que no... Los que te puedes llevar, irían con traje.

Elvis dijo...

Yo, es que no traje traje..., y además soy de los que no saben llevarlo. O si lo prefieres, de los que le siente como una patada en el culo. Quizás por eso pienso que mejor vestir de sport, porque, al menos para mí, la vestimenta tiene la importancia que uno quiera darle. Cada cual que vaya lo más cómodo que pueda y ya está...
Saludos.

Albert dijo...

Hola, me llamo Alberto M y no sé llevar traje. Hace 8 años lo llevé por primera y última vez. Fue en mi boda y, creo, lo llevé con dignidad (a pesar de que mi inexperiencia me llevara a descuidar cortar el hilván que sujetaba el faldón de la chaqueta. Creo -también- que no se dio cuenta casi nadie, estaban distraídos con el sombrero que -con seguridad- lucí adecuadamente).
A mí también me gustaría tener la clase de Cary Grant, pero se nace o no con ella. Y mira que intenté ponerme, como él en alguna ocasión, los pantalones a la altura del esternón, pero no me sentaban nada bien.
Por un momento me has hecho pensar en tu admirado APR y su nostalgia de las hembras que sabían calzar tacones... Pero sólo ha sido un momento cortito, de verdad ;-)

Anónimo dijo...

Me parto con los calcetines artengo.... Jajajaja

Yo tengo en casa un hombre que sí sabe llevar traje. No te digo más...

Ana de cestaland

Rafa Pardo dijo...

De acuerdo a lo que has descrito, yo sé llevar traje. Lo he descubierto leyéndote. Nunca he sido consciente de ello. Hasta ahora. Lo único que espero es que después de leerte siga llevándolo sin ápice de orgullo, tal cual lo he hecho hasta ahora.

Anónimo dijo...

Me encanta, yo vivo con un hombre que sabe llevar traje y me encanta, lo clavas :)

Anónimo dijo...

Un hombre con traje y que resulte elegante...mmmmmmmmmmmm....
¿Dónde está..........que me lo llevo puesto? ;)))

Dalia dijo...

Yo solo conozco un hombre de esos y, lo digo solo como dato anecdótico, es gay. Por mi parte, yo llevo faldas de mucho vuelo con soltura y — creo — con gracia. Y sin reirme. De hecho, montar en bici con falda de capa es una de las sensaciones más agradables que existen. Aconsejo a todo el mundo que lo pruebe.

Nuria dijo...



Yo también tengo un hombre que sabe llevar traje, y lo has clavao.

Yo añadiría (con tu permiso) que los que saben llevar traje, encimaaaaaaa saben llevar cualquier cosa, lo que les eches.

De todos modos, cualquier hombre, por bajito, gordete o poco estiloso que parezca, siempre estará mejor con un buen traje que con unos tejanos con bolsa en el culo y unos mocasines (y con calcetines blancos, ains).



Toy folloso dijo...

Al valenciano Camps le quedaban los trajes igual de bien que al Cary Grant. Claro que con lo que le/nos costaban....
(Veremos a ver con uno de rayas que le van a dar en el "hotel de las rejas").

Anónimo dijo...

Para mí es súper atractivo un hombre que lleva un traje con estilo! Creo que eso fue lo que me enamoró del mío :)

Oswaldo dijo...

Hace unos treinta años me "ensanché". No demasiado, unas dos tallas, pero fue suficiente como para que al tener que usar mi único traje para asistir a una boda, a ultimísima hora, me llevé la desagradable sorpresa de no caber en él.
Tuve que cerrarme el pantalón acostado boca arriba metiendo la barriga a todo lo que daba, tal como he visto hacer a algunas mujeres varias veces.
Lo peor no fue eso ya que el cierre aguantó la presión toda la noche.
Lo más incómodo fue el saco, ya que la espalda no cabía nada bien y tuve que felicitar al novio abrazándolo por la cintura, porque no podía elevar los brazos. Además tuve que pasar toda la noche teniendo que asumir una especie de pose holliwoodense para poder beber, comer o fumar ya que debía echar para atrás el hombro izquierdo para permitirle a mi mano derecha llegarme hasta la boca.
Menos mal que la cosa resultó divertida para mí y para los amigos con los que compartí el asunto.
De más está decir que algo aprendí y ahora tal cosa no me sucede. Nunca me "desensanché", simplemente tengo trajes más grandes.

el chico de la consuelo dijo...

1 los que saben llevar traje.
2 los q se meten dentro
3 los q nos metemos dentro todos los días desde hace veinte y es como un mono de taller. Hay días q lo llevas impoluto, otros remendado y otros q si te preguntan no sabes ni el color del q llevas.

sasadogar dijo...

Qué razón tienes Moli. Ya son rara avis. muy aguda tu observación sobre que si tendrán 50 pares de deportivas...creo que son una especie en extinción a favor de mayor comodidad, salvo en reductos bancarios.

HombreRevenido dijo...

Si es difícil encontrar hombres que sepan llevar traje... imagínate lo difícil que lo tenemos los monos. Vaya drama. Ojalá hubiera una academia a la que apuntarme para aprender.

Carmina dijo...

Mi hermano es de los que saben llevar traje. Y se lo pone con toda naturalidad para dar clase a sus alumnos de bachillerato, los cuales, que hace años que no ven a un profe con corbata, están que no dan crédito. Las alumnas, por supuesto, lo adoran. A mí me han llegado a parar chicas por la calle para comentarme lo bonita que son sus camisas.

No aseguro que sea por eso pero se casó con un alumna.

Conxita Casamitjana dijo...

Buena descripción de la elegancia.
Elegante se es.
Saludos

C. S. dijo...

También tiene mucho que ver tener un buen sastre. Un buen sastre hace que cualquier hombre adquiera al instante la sabiduría divina de llevar traje. Los de confección...pues eso: que necesitan muchísimo entrenamiento previo.

Lou Perea dijo...

Me gustan los hombres que saben llevar traje, mi contrario lo lleva, a diario, de hecho le surgen grandes dudas en cuanto a que camisa ponerse con que pantalón... que no sea de traje. Y tiene cientos de corbatas, me encanta comprar corbatas para él y colecciona camisas, de diferentes tejidos, rayas o cuadritos, discretas y elegantes, con y sin gemelos. Sus calcetines son altos, de hilo de Escocia, de los de toda la vida y los zapatos de tipo inglés, sin picados y de cordones.
Yo prefiero las faldas lápiz, tengo demasiada cadera para falta de vuelo. Y los zapatos de tacón, pero no los uso a diario, antes sí, ahora corro demasiado, todo el día y la espalda no me aguanta.
Hemos perdido el estilo, la clase y el saber estar y eso se ve con un simple vistazo a la gente en la calle, se ha instalado una cultura del "feísmo" lamentable.
¿Recuerdas la canción de "La flor de la canela"?, pues eso, que "no se estila".

Lou

txipi dijo...

Llevar traje es disfrazarse de señor mayor, como fumar o beber whisky solo: una puta mierda si te obligan y una ligera señal de alarma si no te obligan (no es que te convierta necesariamente en un capullo, pero opositas fuertemente).

En general, detesto cualquier ambiente en el que lo razonable es llevar traje. Esto es algo que me hace relativamente feliz. Imagina el drama que sería lo contrario. ¡Yo muriéndome por estar en una boda pero odiando los trajes o forzándome a estar en una reunión de ejecutivos para poder llevarlo! La naturaleza ha demostrado nuevamente su sabiduría al repartir gustos y estilos.

Me hace casi tanta ilusión que la gente asuma por mi forma de ser que no tengo coche (cuando, de hecho, lo tengo y siempre lo he tenido desde que cumplí 19 años) que asuma que no tengo ni me pongo trajes (cuando, de hecho, sí lo hago cuando me obligan a estar en un sarao que exige traje). De todo esto se deduce que el traje no me sienta como si fuera Sinatra precisamente, pero es que Sinatra nació siendo un señor muy mayor desde el principio :D

En resumen, para mí traje = capullo o persona que se rodea de capullos O:D

En cuanto a tu animadversión por Artengo, a mí me ocurre parecido pero con otras marcas: Ralph Lauren, Tommy Hilfiger, etc. Si veo a un tipo con calcetines de esas marcas, mi capullómetro se dispara (si compras calcetines de marca es que te sobra la pasta o tienes la escala de prioridades para Cuenca, por lo que en cualquiera de los dos casos me pongo en "prevengan") :DDD

Valpertuna dijo...

Por favor baja un poquito el listón ...

Sari dijo...

Y a mí que lo me dan morbo son los uniformes de militar, policía... no de cualquier cuerpo militar o policial, claro. Muchos bomberos también. Los sanitarios no me gustan nada, que lo veo a diario.
En general los hombres de traje me parecen de poco fiar. Mi pareja está muy guapo con cualquier cosa y todo le sienta bien. El traje también y sabe cómo combinar las piezas. Pues el día que le toca ir de traje siempre es para hacer algún paripé de aparentar.
Entiendo al tipo de hombre al que te refieres pero... de ésos tampoco me fío.

Anónimo dijo...

Siempre hay una raza de hombres mágicos a punto de extinguirse Molinos. A veces me pregunto como te lo montas para ser tan feliz en un mundo tan cutre como el nuestro.

sonia dijo...

A mí también me maravilla ver hombres a los que les sienta bien llevar un traje,Moli,por la calle se ven muy poco.

Javier dijo...

Este comentario va con un poco de retraso. Yo no se llevar traje, no me gustan y solo me los pongo si no queda más remedio.

Debo decir en honor de los "sin traje" que habitualmente, por mi experiencia, los hombres que saben llevar traje luego no saben llevar vaqueros. Que si, que si, que hay muchos hombres que saben llevar vaqueros y eso no llama tanto la atención, pero los que llevamos los vaqueros como si hubiéramos nacidos con ellos, no nos interesa llevar bien un traje si eso significa que vamos a perder habilidad para llevar unos vaqueros.

Un abrazo.

Teresa dijo...

Ay por Dios Moli que me parto con lo de los Minions en el culo!!!

María dijo...

Yo tengo un trauma...con el marío, al marío le veo en zapatillas y delantal por casa. Y cuando se pone el traje...está estupendo. Cuando se los compra no hay que retocarle nada porque "tiene percha" . Cuando yo voy es todo un trauma: que si pon de ahí, quita de llaga- Cuando le veo por la calle...es que no me lo creo de lo bien que le sientan los trajes... todavía no me entero mucho del presupuesto.