viernes, 23 de septiembre de 2016

El día que odié


A mi izquierda toda la pared está recorrida por un ventanal gigante. De techo a suelo y de extremo a extremo del despacho, tres grandes cristaleras con vistas a un parking, a un abeto que recuerdo pequeño cuando lo plantaron y a un polígono industrial muy feo, muy inhóspito y muchas veces hostil. 

Las ventanas no son especialmente bonitas ni feas. Son anodinas, como el despacho. A medio metro del cristal una estructura sostiene una especie de malla de la que desconozco su utilidad. Cosas de arquitectos, supongo. Siempre pienso en si desde fuera me verán sentada, tecleando, y siempre me olvido de comprobarlo en cuanto salgo de aquí. 

Tengo suerte y dos porciones de mis ventanas se abren. En los meses del año en los que la temperatura en el exterior es compatible con la vida humana, es decir, de octubre a abril, me gusta abrir la ventana y que entre el aire fresco del exterior. Durante los meses de infierno en la tierra, de mayo a octubre, jamás hay que abrir las ventanas: podría morir asfixiada por el aire de función gratinado potente con ventilador que entraría del exterior. En esos meses, además, tengo que bajar los stores interiores porque solo con la luz que entra directamente llegada del infierno el ordenador se calienta tanto que deja de funcionar. Ni siquiera el aire acondicionado en función "criogenizar al personal" consigue que la temperatura junto a la ventana sea apta para un pc. 

Casi nunca miro por estas ventanas. Llevo 16 años aquí y ya sé lo que se ve. No hay nada que ver, nada que mirar. Por la calle más allá del parking pasa algún coche de vez en cuando y mucha gente mayor caminando, sobre todo por las mañanas. Solos, en parejas o en grupos de tres caminan a buen ritmo arriba y abajo de los kms de avenida inhóspita. 

Hace unos años, mirando a esa gente y a un tipo que cruzaba el parking hacia su coche, fui consciente de lo que era odiar a alguien. Odiar a alguien hasta el límite de tus fuerzas. Odiar hasta sentir la saliva amarga. 

Miré por la ventana y supe que si uno de esos vejetes caminantes caía fulminado por un infarto mientras yo lo observaba saldría corriendo a ayudarle. Dejaría lo que estuviera haciendo y correría hacia el pasillo, bajaría las escaleras de dos en dos, pasaría el control y llegaría hasta allí jadeando para intentar ayudarle o acompañarle. 

Miré por la ventana hacia aquel tipo gordo, con camisa blanca, satisfecho de sí mismo y que me estaba destrozando la vida con su sonrisa siniestra y deseé entonces que cayera fulminado antes de llegar a su coche, delante de mi vista, en aquel mismo momento. Supe que le vería caer y seguiría trabajando sin inmutarme. 

Cada vez que miro por estas ventanas pienso en ese día. El día que odié.  

13 comentarios:

Teresa dijo...

Para odiar a alguien ese alguien debe de haber hecho mucho daño primero. A veces lo hacen conscientemente y otras veces ni siquiera eso. Lo cual no sé si es mejor o peor.

Tata Keli dijo...

El odio es natural y necesario. Hay que odiar para poder querer a los que sí lo merecen. Yo he odiado y odio a quienes me dañan. Mucho.

El Búho dijo...

Algún jefe, intuyo...

Anna JR dijo...

El odio y el rencor. Están ahí y no puedo negar su existencia y su valor. Según un diccionario de sinónimos, rencor y odio son lo mismo. 'Una vez dejado claro su valor se puede(n) guardar en un cajón hasta que vuelva(n) a hacer falta', me dijo Moli un día sobre el rencor. Y ahí está. Con los clips y los rotuladores fosforitos.

ELISA dijo...

Y seguro que no hizo falta que muriera.... y ahora está en otro lugar. Todo es pasajero menos el recuerdo.

Tita dijo...

Cuando oigo a gente de bien llegar a decir esas cosas, sólo me apetece dar un abrazo apretao mientras trató de alcanzar que clase de tortura han debido sufrir para llegar a desear eso.

Y luego intento ayudar metiendo papelitos en la manzana aunque no sea San Juan ;)

Un abrazo apretao guapísima!

el chico de la consuelo dijo...

Paz y amor hermana. El buen Jesús enterró su odio para morir por nosotros aleluya aleluya. Entierra el odio aleluya aleluya, diosito diosito enciende el amor en alma de esta bloguera pecadora.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cabrónidas dijo...

A mí me gusta saber que soy odiado por alguien. Saber que di por culo a esa persona, o no, y que con su odio me dedica, aunque no los necesite, unos segundos de su vida única y exclusivamente para mí.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cabrónidas dijo...

No solo me mola que me odien. Me gusta que mi comentario propicie otro comentario que a su vez a propiciado este. Corremos el riesgo de entrar en un bucle infinito. Tengo miedo.

Luxindex dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Para, por favor, estoy muy asustado y no encuentro el osito de peluche al que siempre me abrazo en estos casos.