lunes, 13 de abril de 2015

Birdman: una cosa es una cosa

A thing is a thing, not what is said of that thing.

He visto Birdman, me ha gustado y la recomiendo. 

¿Es una buena película? 

Sí, es una buena película con un buen guión destrozada, en la última parte, por un maravilloso ejemplo de lo que tantas y tantas veces he criticado: la originalidad mal entendida es peligrosísima. 

¿De qué va Birdman?

Es una película sobre actores, sobre teatro, sobre actuar. Sobre la megalomanía, el protagonismo, el vértigo que le produce a cualquier actor caer en el olvido, asomarse a la realidad de un trabajo que te puede llevar a la cumbre y luego dejarte caer sin red. Un trabajo en el que hoy tocas el cielo y mañana simplemente no existes, porque eso es lo que ocurre con los actores. Dejan de existir. 

¿Es un tema original? No. Para nada. En 1950, Billy Wilder en la maravillosa y terrorífica "El crepúsculo de los dioses" contaba exactamente lo mismo. El delirio de una diva del cine mudo que es barrida de la vida del espectáculo por la llegada del sonoro e intenta sobreponerse, trepar otra vez hasta el lugar que considera suyo, fabricándose una película a su medida. 

Eso es Birdman. ¿Es una copia? No. Tampoco es una adaptación. El delirio actoral, los entresijos de la vida tras el escenario, las relaciones personales de los artistas, entre ellos y con su entorno familiar, han sido tema de innumerables películas, unas mejores y otras peores. Y Birdman es una de las buenas... que podría haber sido perfecta. 

¿Qué me ha gustado de Birdman?

Emma Stone. Todos en pie. Aplaudamos. Esa chica es una actriz como la copa de un pino aunque esté un poquito consumida por su metabolismo y pronto no tenga suficiente músculo facial para sostener esos ojos que literalmente se salen de la pantalla. Se come a cualquier otro que actúe con ella.  Además, en cierto momento lleva un ramo de lilas en la mano, lilas. Adoro las lilas. 

Edward Norton. Sé que Norton tiene su público, fans entregadas que le encuentran atractivo y maravilloso. En esta película está espectacular. Es otro que en sus escenas se come a Keaton, mientras que las que tiene con Emma Stone son de enmarcar. Su papel es además fabuloso y tiene las mejores frases de toda la película; con mucha diferencia. Te ríes y piensas con él. Y además dice una cosa maravillosa "You´re anything but invisible", un piropo espectacular. 

Los calzoncillos. Keaton y Norton salen en calzoncillos. Mucho rato. En calzoncillos ridículos, feos, horteras y que les sientan de angustia. ¡Si! Por fin realismo en las películas, tíos con calzoncillos de "regla", de "me pongo estos porque no me va a ver nadie". 

El guión. No todo es frivolidad en mi recomendación de Birdman. Como he dicho antes, la historia es buena y hay partes del guión realmente brillantes. Keaton está espectacular en algunas escenas, particularmente en las que asistimos a su derrumbe, a su yo más cotidiano y real. Las conversaciones con su exmujer ponen los pelos de punta. Como ya he dicho, Norton, Stone y algunos otros actores están fabulosos, y los diálogos son magníficos. 

La sensación que te produce. Birdman es una película para listos. Está llena de guiños que dicen "Eh, pilla esto moderno-cultureta del día" y claro, te alegras cuando pillas el guiño o sabes quien es Raymond Carver. Te sientes listo... y eso mola. 

¿Cual es el problema? La originalidad mal entendida en la que suele caer una y otra vez González Iñárritu. Coge una buena historia, se mira al espejo y dice "voy a hacerlo de manera original". 

Y la caga. Las peores partes de Birdman, aquellas en las que te encuentras completamente fuera de la historia, exactamente igual que le pasa a Keaton cuando se queda atrapado fuera del teatro, son aquellas en las que Iñárritu ha decidido ser original.  

Como esta es una crítica positiva de la película, vamos a darle las gracias al mexicano por enseñarnos lo que no hay que hacer en una película. 

Si has decidido darle una (completamente innecesaria) supuesta trascendencia conceptual a tu película, utilizándola para contar cómo las nuevas tecnologías y el arte se están cargando la interpretación actoral y las buenas historias, no es necesario ser tan endemoniadamente obvio y meter efectos especiales, superhéroes y gente volando. Los espectadores son mucho más listos que eso y sabrán captarlo en el guión. 

Si quieres mostrar en pantalla el delirio de un actor, su sufrimiento vital, su agonía al sentirse un fraude y al mismo tiempo su inmenso ego confía un poco en el guión y en tu actor. No montes numeritos. Aprende de Wilder. Aprende de los clásicos, de la ambientación y la tensión narrativa. 

Y por favor, antes de empezar a rodar una película... tienes que saber cómo acabarla. 

En resumen, "una cosa es una cosa, no lo que se diga de ella" y Birdman es una película sobre actores, sobre el teatro; aunque Iñárritu la disfrace de muñeco diabólico y la destroce. 

Me ha gustado Birdman pero abofetearía a Iñárritu hasta quitarle la tontería que trae originalmente de fábrica. 


Y quiero lilas. 


PS: A Blanco Humano no le ha gustado nada y la despelleja en su blog. Se admiten sugerencias para próximas críticas/recomendaciones.  

16 comentarios:

Bichejo dijo...

Es la vez que más de acuerdo he estado contigo en la vida.

@beoxman dijo...

A mí me ha parecido un absoluto bodrio. Lenta, aburrida, con una historia cutre, simplona, hiperrepetida… Y ese falso plano secuencia… qué pesadilla. Eso sí, los actores bien. Pero para mí no es suficiente.

Ahora voy a leer el post de Blanco Humano, a ver si coincido.

My name is Peggy Sue dijo...

Para mí un 9. La conversación de Edward y Enma en la azotea "me arrancaría los ojos, los pondría en mi calavera...." me pone los pelos de punta. ¡Feliz semana"

Blanco Humano dijo...

Boh, poniendo bien a Birdman, la gran ganadora de los Oscars, qué fácil. Fueraparte de eso, estoy totalmente de acuerdo con tu crítica (que me parece fabulosa). Es sólo que nos hemos centrado en aspectos distintos.

Tengo que decir que el final no me molestó. Teniendo en cuenta que cualquier cosa era posible, ESA es casi la más coherente (aunque yo hubiera hecho el previsible por tocar tierra un poco). Pero vamos, que a esas alturas ya me daba igual.

Bueno ¿qué viene ahora? Miedo me da hasta preguntarlo. Me veo criticando el ballet del cascanueces, con lo que soy yo de leer tebeos de superhéroes y pelis de tiros...

PD: AMO el concepto "calzoncillos de regla".

PD II: AMO TANTO el concepto "Peli para listos" que no pude evitar mangártelo para mi reseña, sorry.

Pétalo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Es una buenisima pelicula quitando un par de momentos de WTF que hacen que salgas del cine pensando "si, pero no". Y Emma...ay, si no fuera hetero empapelaría mi casa con ella. Con sus fotos, no con ella desmembrada.

Anónimo dijo...

Pues a mí me encantó de principio a fin, me siento tan identificada con la decadencia...será eso. Saludos

saberesacordarse dijo...

Escribo deprisa y corriendo desde el trabajo antes de que se me pase la justa indignación que siento:
¿COMO QUE NO ES UNA COPIA?
Es una copia descarada de All that Jazz de Bob Fosse. Si no la has visto ya estas tardando, bonita. Es un plagio total y descarado, cambiando un maravilloso musical por un obra de teatro de tres al cuarto, y la maravillosa música de Vivaldi por estridentes solos de percusión. Verdaderamente lamentable.
Lo único que capto mi atención fueron los largíiiiiismos planos secuencia. Nada nuevo bajo el sol desde que Alfred Hitchcock hiciese La soga, con mucho más mérito por cierto porque entonces no existía la Steadicam. Además son planos secuencia en sitios cerrados, sin muchos actores en juego, nada que ver con el de Orson Wells en Sed de mal. Tampoco aportan el dramatismo de Kubrick en El Resplandor (la escena del triciclo o la del laberinto) o el de algunas películas de Altman o Scorsese.
P.S.: Para que no quede en todo negativo, te diré que ayer vi Grizzly Man y que me gusto bastante (7 de 10 digamos), aunque la calidad del You Tube es deleznable.

Alberto Secades dijo...

A mí me pareció un peliculón.

Supongo que me blindé ante la suposición de lo que podía llegar a significar un único plano-secuencia; idea que despierta las alarmas de cualquiera. Pero plantea unos excelentes diálogos, la planificación de las escenas es brillante, los intérpretes están de escándalo.

El grado de locura que supone un estreno está conseguido. Los actores deben actuar FRENTE a un público y hacerlo en una mezcla inestable de lo propio y lo ajeno, empleando ese método que extrae las emociones personales para aportarlas al personaje y que hace que sean tan volubles como muestra recientemente en Julianne Moore en "Map to the stars".

La escena en que Keaton se queda, en gayumbos, fuera del teatro y toda su evolución, provocaron un estallido en forma de carcajada tan grande por mi parte (y la de quien me acompañaba) que estuvimos hipando durante otros quince minutos, contagiados por otra mujer, en el otro extremo de la sala, que hacía que no nos costara salir del bucle.

***

Pedías lilas.

La cantante mexicana Lila Downs debutó en 1999 con su disco "La sandunga". Uno de los temas incluidos es "Naila", una verdadera preciosidad.

https://www.youtube.com/watch?v=WXSzTjXH3Lg

Sobrevolando los 40 dijo...

Todavía no he visto la película, pero es la siguiente de mi lista. Después de leer tu crítica tengo más ganas aunque sentiré que no soy tan lista como tú porque no tengo ni flowers de quién es Raymond Carver (Hay que remediarlo. Ahora mismo lo miro)Coincido contigo sobre todo, en las lilas. Son maravillosas. Besos.

Rísquez dijo...

Pues a mí me pareció bastante bluf, un típico ejemplo de quiero y no puedo cinematográfico, y que sin embargo les gusta premiar a los yanquis (quizá porque no se han entendido nada y creen que por eso es algo bueno, como pasa con las películas de Almodóvar). Quiero contar una historia de actores y de cómo es el mundo de la actuación del telón para atrás...Pero termino pasándome de original con una trama absurda, trufada de retazos de personajes estereotipados que no te dejan nada más que pinceladas de algo que prometía mucho más. Quizá el mejor ejemplo sea Edward Norton, que en el típico papel robaplanos está bien (a ratos muy bien)...Pero de repente desaparece de la historia, como si lo único que estuviera haciendo el director es leernos el índice de un libro. Sólo rescataría las partes en las que la cámara sigue en plano secuencia a los actores entre bambalinas, el resto es pura bazofia (peor según avanza, lo que cabrea aún más).

Amaya Ascunce dijo...

Me pareció un rollo en el que no pasa nada. Los 5 primeros minutos me dijeron lo mismo que el resto de la peli. No seré lista.
Por cierto, Siri. Me costó la leche llegar al capítulo 2, que si el arte, que si cajas, que si ventanas, que sin manchas en los cuadros. Me aburría bastante. Probablemente porque no termina de interesarme mucho la temática, pero entonces... Capítulo 2. Y hasta el final sin respirar. Voy a leer algún otro de ella. De nuevo, gracias!
(soy @mama drama) con mi cuenta de persona normal

sonia dijo...

Babel,Magia a la luz de la luna,El ilusionista,Todos dicen I love you,The artist...Me parece que ya estoy tardando en ir a verla.

El niño desgraciaíto dijo...

A mí me da una pereza inmensa pensar en verla, la verdad. Al final supongo que la veré, pero pienso que va a ser un bluf absoluto.

el chico de la consuelo dijo...

A mi me encanto, como todo iñarritu, de principio a final, en lo real y en lo fantástico. TODO!!!! es un GENIO!!!!

NáN dijo...

¿Y si, por las distintas lecturas que se están haciendo aquí, Iñárritu es un genio y al dejarla para más adelante me estoy perdiendo algo?

Soy fan absoluto de Iñárritu, que a veces hace pelis de realismo clásico... aunque con estructuras de guión muy enrevesada, como Amores Perros y Babel. Otras veces, como en mi preferida, Biutiful, la peli es ralista, pero se mete en berenjenales metafísicos. La muerte a este muchacho parece ser que le importa y acosa.

¿Y si la veo y me desencanto con su cine? Ver aparecer a la Muerte, vestida como un actor en un teatro pobre, como en El Séptimo Sello de Bergman, es "original". Pero el buen cine avanza con las originalidades bien planteadas (esas que cuando vuelves a ver la peli, dos años más tarde, y las "originalidades" son formas de contar una historia).

Tiendo a olvidar las pelis realistas hechas al modo tradicional hegemónico, pero recuerdo muy bien, en cambio, las que en su tiempo aportaron el punto de vista original.

Creo que voy a retrasar meses la visión de la peli, porque temo "desencantarme" con el cine de Iñárritu, tan preocupado por las diversas formas de la muerte: en lo que, dicho sea de paso, sigue las cuestiones planteadas por Bergman.

palomamzs dijo...

A mi sí me gusto, es una buena película pero estoy de acuerdo contigo, Iñárritu se pasa de intenso.