martes, 25 de febrero de 2014

Vosotras

Nos sentamos después de cenar. Tú M a mi derecha, y C a la izquierda. Os apoyáis en mi y ponemos un corto o dos, según el día y el tiempo que tengamos.

Ayer fue éste. Nos encantó, nos reímos muchísimo.



Mientras nos reíamos y C se limpiaba las gafas moradas de mentira que le gusta ponerse por casa pensaba que estáis muy mayores. Sé que 8 y 10 años no son muchos, pero ya tenéis la edad que quería que tuvierais cuando eráis bebés y me aburría con vosotras. Cuando no veía el momento en que hicierais algo más que ser un cálido bulto al que poder abrazar. Yo no sabía que quería que tuvierais 8 y 10 años...lo sé ahora.

Os acuesto. Os arropo. Apago la luz. Últimas palabras susurradas antes de dormiros: "despiértanos antes de irte", "trae el agua" y salgo de la habitación.

Pienso en vosotras. En mi tiempo con vosotras.

Sois curiosas. ¿Qué es instagram? ¿Cuánto cuesta una casa? ¿Qué es una hipoteca? ¿Cómo se cuecen las judías? ¿Qué es una patria? No puedo contestar a todo, hay cosas que ya no sé, pero lo que no hago es mentiros. Hay veces que creo  que la respuesta no os va gustar, os va a doler o no vais a entenderlo y dudo si contestaros con una generalidad absurda o con la frase "es algo de mayores", pero entonces me arriesgo y descubro que sois personas independientes de mí, con criterio e ideas y que no sois de mantequilla...y os veo encajar mi respuesta, masticarla y seguir adelante.

Me flipais.

Os reís muchísimo. Nos reímos juntas y con otra gente. Hacéis el payaso y me muero de la risa, como cuando M se ha disfrazado después de cenar de "empollona" con mis gafas de directora de cine catalana y los pantalones del pijama por los sobacos... Contáis unos chistes malísimos con los que os troncháis, aunque lo que más os hace reír son mis historias de cuando era pequeña o cuando os cuento las cosas que hacíais de más canijas...

Me desesperáis.

No nos echamos de menos cuando no estamos juntas y me parece estupendo. Nos encanta estar juntas pero también nos mola estar separadas. Me encanta que seáis independientes de mí y me encanta serlo de vosotras. No sé si cuando tengáis 18 esto me preocupará algo más...pero ahora mismo disfruto cada minuto con vosotras y también cada minuto sin vosotras. Y sé que vosotras también.

Me conocéis.

Me conocéis y sabéis que no soy perfecta ni mucho menos. No es sólo que lleve el pelo corto y rara vez me ponga falda o que mi lasaña no sea tan buena como la congelada de celiacos, es que sabéis mejor que nadie todo lo que hago mal y en muchos casos lo sufrís pero me deja sin respiración lo mucho que a pesar de eso me queréis. Incondicionalmente.

Me queréis.

Muchísimo. Y con criterio. Ya no es cómo cuando eráis pequeñas y os preguntaba cuanto me queríais. Ahora os ponéis muy serias, me miráis fijamente y me decís: Te quiero mamá. Es un amor incondicional que nadie más me da.

Os preocupáis por mí. De verdad.

"¿Estás bien?", "Ten cuidado con el coche", "¿Has dormido bien?", "¿Estás triste?" "¿Qué libro estás leyendo?" "¿Ya lo has terminado?" "¿De dónde lo has sacado?" "¿Qué escribes?" "¿Dónde vas?" "¿Con quién?" "¿Qué tal el trabajo?" "No me gusta que estés sola...pero si me dices que es lo que quieres, entonces me parece bien"

Hacéis cosas solas, cosas que antes tenía que hacer con o por vosotras y que ahora os salen solas. Vais y venís del colegio, os abrocháis los cinturones en el coche,  os vestís, preparáis la mochila del colegio, preparáis la mesa del desayuno  la cafetera, os untáis las tostadas...aunque os sigue dando miedo sacar los panes del tostador.

No echo de menos ningún momento anterior. Ninguno. Cada día con vosotras es el mejor y además miro hacia delante y sé que todo lo que venga será mejor. No será fácil ni todo será divertido. Vais a odiarme muchísimo y yo me tiraré de los pelos con vosotras y lamentaré amargamente (una vez más) los impulsos reproductores de mi yo del pasado...pero sé que será mejor, porque siempre ha sido así.

Porque me hacéis mejor. Porque sois especiales. Sois unas personas increíbles y me queréis.

No puedo pedir más.

Bueno sí, que cuando os de permiso para leer el blog...no me odiéis mucho.

27 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Cuando les des permiso para leer el blog se derretirán.
No es para menos.

Alber dijo...

Buff, genial como siempre. Coincido con Mr. Revenido, cuando lean el blog se reirán tanto como nosotros y si ya te quieren, lo harán mucho más. Y no es para menos, he conocido a pocas madres como tu, con tanto criterio a la hora de educar y de querer a sus hijas. Todo un lujo!!

Pau dijo...

Si vuelve por aquí una de las über madres plastas prolactancia hasta los quince a decir que has hecho algo mal alguna vez pienso correrlas a gorrazos con este post.

Juliet dijo...

Bufff... con la de cosas bonitas que has llegado a escribir de ellas en este blog, no tengas ninguna duda, que cuando llegue el momento de que lo lean, te van a querer más todavía.

:)

Gloria dijo...

Perfecto como siempre! Y real como la vida misma!! Nos da la sensación de haber hecho un seguimiento de tus princezaz a través del blog y el libro y tú las has hecho grandes, y fuertes, y independientes...pero ellas te han hecho grandes también. ..es lo que nos dan los hijos, crecemos con ellos! :)

Anónimo dijo...

Joder Moli, el blog les encantará. Se reirán, llorarán, fruncirán el ceño... pero creo que es una de las mejores cosas que tendrán, aparte del tiempo contigo.
Esta noche veré el corto con mis pitufos, de 3 y 7 años, gracias por colgarlo.
Marta.

Albert dijo...

Es curioso, volvía de comer hacia el curro, pensando en mis hijos (12 y casi 8), en la ternura que me inspiran cuando los recuerdo (al mayor con sus angustias existenciales, a la pequeña despidiéndome 3 veces cuando me voy por la mañana a trabajar)y en lo mucho que me pueden poner de los nervios cuando es la hora de irse a la cama, o las vueltas que dan antes de hacer los deberes y al llegar me encuentro con tu nueva entrada al blog... Esta tarde van a hacer de mí lo que quieran.
Cuando te lean, te van a coser a preguntas, te van a exigir reparaciones, te van a despellejar, pero seguro que van a flipar.

Nuria dijo...

Mi princesa tiene 9. ¡¡Cómo te entiendo!! Cada vez es mejor, porque es más persona, mas independiente de mi, más ella con su criterio y no con el mío. No entiendo cómo hay gente que dice lo de ¡¡qué pena que mayores se hacen!! ¿pena?. A las tuyas les has hecho un regalo precioso con este post y sobre todo siendo su madre. Enhorabuena

desmadreando dijo...

¿Odiarte por leer el blog?
A los 18 les dará perezón pero cuando sean madres entenderán tanto y agradecerán tener palabras tan poderosas, tan reales y cercanas para hacerlas suyas....

8 y 10 pufffff muy grandes....

Pero si echas de menos aburrirte te puedo enviar a Critter con la próxima adquisición de Fetín :P un besote desmadroso

Ausländerina dijo...

Qué bonito!! no hay nada como además de una hija/madre, tener a una amiga. Yo a los 19 o así me di cuenta de que "mi madre es una persona". Sé que es raro dicho así, pero te das cuenta de que tu madre es una persona con su vida individual aparte de la tuya, que no solo vive por y para ti, sino que tiene su pasado, sus deseos, sus errores, que también se equivoca, que tiene inquietudes, que es una persona fantástica... es como que de ninos queremos a nuestras madres "de fábrica", pero luego aprendes a quererles por quienes son como individuos, y sin duda mi madre es la mejor amiga que puedo tener y la mejor persona del mundo junto con mi padre, y no porque sean mis padres, sino porque como individuos independienes de mí son lo mejor que hay. Tus hijas disfrutarán mucho siendo tus amigas cuando pasen la edad del pavo y la rebeldía, ya verás :)





Alberto Secades dijo...

.O.

Burbuja dijo...

Precioso no, lo siguiente!
De los mejores posts de maternity... Leer cosas así es lo que me anima en los días que miniburbu tiene retorcidos, pienso como un mantra, crecerá y podré disfrutar de ella y con ella de todas esas cosas.
Cada vez que digo que tengo ganas de que crezca la gente me mira como si me hubieran salido 3 cabezas de repente y lo que más oigo es "te arrepentirás, con lo bonitos y achuchables y blablabla que son cuando son pequeños" y me acuerdo de tí y pienso "se nota que no me conocen, no saben lo que siento ni lo que pienso"

Tus hijas van a ser tus mayores fans, al tiempo ;)

Deliranta Rococó dijo...

Jolín Moli, ¡que bonito! Me ha encantado. Se me hace un nudo... Mis hijos tienen 6 y 4 y cada día con ellos es una pasada, aunque como tú dices, también se necesitan momentos sin ellos para dejar de ser "la mamá de...".
Las Prinzezaz van a flipar cuando lean esto y se les va a encoger el corazón cuando sean madres (si quieren serlo, claro) y recuerden tu blog.

MATT dijo...

Los míos tienen 9 y 10 y me identifico con casi todo. Yo sí les echo de menos aunque me lo pasé muy bien sin ellos.
Preciosa entrada.
Un beso

Anónimo dijo...

¡Qué tierno,Moli!
Cómo te envidio.Esa etapa para mí ya pasó,por la mayor,y ahora el peque ya va siendo un hombrecito y he añorado mucho lo que has transmitido.Ahora ya no son cortos sino el canal Tdp a todas horas...
Pero lo disfruté mucho y, como bien dices, hay que mirar para delante.
Besicos a todos los descerebrados que se han enternecido tanto como yo.Sonia.

Sophie dijo...

Qué tierno.
Cuando las niñas tengan la edad suficiente para leer el blog...se reirán mucho, te lo aseguro. Y seguramente dosificaran las entradas o las guardarán para cuando tengan que coger el metro o el bus, que es donde mejor se te lee, para desconectar del pensamiento "son las X de la mañana, la cafeína aún no me ha hecho efecto y necesito pensar en algo que no sea el trabajo".

crisnasablog.com dijo...

¡8 y 10 años ya! Acabo de leer tu libro y las tengo visionadas como más pequeñas. El mío también tiene 8y. la verdad, es un momento maravilloso. ¡Disfruta!

Salamandra dijo...

Qué bonito es ser independiente de los hijos y que los hijos lo sean de tí. Por fin alguien que piensa exactamente lo mismo que yo.

Y sí. Lo entienden todo, es una lección de "adultez infantil" que te deja flipando. Mi hija me consuela cuando me ve llorando y créeme que es la única persona en el mundo que consigue hacerlo. Y tiene 8 años. Posiblemente no le toque, pero a la vista de la superprotección actual debe ser de las pocas niñas en el mundo que es perfectamente consciente de que su madre no es una superwoman perfecta. Y no se ha roto, ni lo hará. Me quiere exactamente igual.

Los niños entienden la tristeza porque ellos también la sufren.

Covadonga Hernández dijo...

Disfrútalas, cada momento es único, luego llega la preadolescencia y la adolescencia y entonces habrá días en las que alternarás entre matarlas a ellas o matarte tú, pasarás de "odiarlas" a amarlas en un sólo segundo, vivirás sin vivir en tí cuando no estén contigo, confiarás en ellas mientras desconfías del mundomundial, no sabrás si van o vienen, pero cuando estéis, igual que hoy, sentadas en el sofá achuchadas unas contra la otra viendo una peli te sentirás igual que hoy.
Besines

Yo y mis mini yos dijo...

Me ha gustado mucho eso de que cada dia es el mejor, a mi me pasa igual, me da vertigo lo rapido que crecen y cambian, pero si lo pienso, el presente es siempre el momento en que mas los disfruto!!! :-) besos

anonima porteña dijo...

seguro que por alguna cosa se enojaran, pero leer las como "hablas" de ellas, las va a emocionar!
a disfrutarlas!

Rita dijo...

¡Precioso! No me cabe duda de que para ellas, eres la mejor mamá del mundo.

Nisi dijo...

Jo, qué bonito, Moli, qué maravilla. Cuando te lean les encantará todo.

Portorosa dijo...

Qué bonito, Moli. No se puede uno emocionar nada más llegar al trabajo, mujer...

Está muy bien, en serio.

Un beso.

Lola Birlanga Urbán dijo...

Precioso. Es verdad que somos mejores personas de niños que de adultos porque queremos porque sí. Sin pensar en lo que te gusta de esa persona y en lo que no. Y en todo caso, siempre se elige lo positivo frente a lo negativo. De mayores somos personas intransigentes que sólo vemos defectos. ¡Qué pena perder esa capacidad de amar de manera incondicional! Besos.

www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

sasadogar dijo...

Caio Moli,
Precioso este post, como siempre que hablas de tus prinzezas y de tu familia y amigos.
Destilas verdad, sentimiento...y coño, lo expresas fenomenal, como si me lo estuvieras contando sentada tomando una taza de cafe.

Espero sentirme como tú cuando las mias sean así de "grandes". Me ha encantado esa parte de aprovechar los momentos juntas y separadas ( son tan importantes, no dejar tú misma aunque seas madre).
Y que orgullosa debes sentirte de ver como crecen y que son independientes.Eso me parece lo más difícil, construirles bien las alas para que puedan volar ellas solas.

Muchas gracias por compartirlo con todos, un besín

Anna JR dijo...

Qué suerte tenéis de teneros.
Felicidades!!