jueves, 27 de febrero de 2014

Mis 8 derechos del bloguero.


Por supuesto, me los he sacado de la manga, pero a mí me valen.

1.- Tienes derecho a escribir lo que te de la gana cómo te de la gana.
Un blog no es un periódico, ni un portal web ni una revista ni un foro. Es tuyo y puedes escribir lo que quieras y como quieras. Puedes escribir un texto tan largo como los de Jotdown o incluso más (si es que eso es posible) o  puede ser corto. Puede ir en párrafos o sin puntos y aparte. Puedes ser divertido, gafapasta, crítico, irónico, triste, misterioso. Puedes contar toda la verdad, o sólo una parte o elaborar una gran mentira. Puedes enseñar, divertir, hacer llorar. Puedes mostrarte, ocultarte o disfrazarte. Puedes hacer listas. Enseñar recuerdos, tus conocimientos, tus historias, tus pensamientos, tus idas de olla. Tu música, tus fotos. Las cosas que odias, las que te apasionan, aquellas que dominas y también puedes escribir de lo que no sabes. Puedes no opinar de nada u opinar de todo.

2.- Tienes derecho a publicar cuando quieras.
Mucho, poco. Compulsivamente. A cuenta gotas. A una hora fija o sin ningún tipo de horario. Los días impares. Los pares. Una semana sí y otra no. A todas las horas del día. De madrugada. Por la noche. Cuando todo el mundo lo esté esperando y cuando nadie lo espere. Puedes dejarlo sin decir adiós. Puedes borrarlo. Desaparecer. Empezar de cero o no dejarlo nunca.

3.- Tienes derecho a contestar comentarios o a no hacerlo.
Y puedes cambiar de idea en cualquier momento. Puedes contestar a todos, o sólo algunos. Unos días sí y otros no. Contestar sólo los buenos o sólo los malos. Contestar para agradecer y contestar para discutir.

4.- Tienes derecho a estar feliz.
Tienes derecho a que tu ego revolotee cuando un post que a ti te gusta encuentra una buena acogida. Tienes derecho a estar feliz, a bailar alrededor de tu ordenador con los brazos en alto agitando la cabeza. Tienes derecho a sonreír cada vez que recibes un comentario amable, agradecido, entrañable, cariñoso, bonito, motivador, sentido, provocador, inquietante, curioso, especial. Tienes derecho a releer esos comentarios y recrearte en esa sensación. 

5.- Tienes derecho a no ser humilde. 
Si escribes algo, lo que sea, que te ha costado mucho o te ha salido sólo pero de lo que te sientes increíblemente satisfecho y contento, tienes derecho a defenderlo con uñas y dientes. Es tu blog, tu escrito y te parece que está muy bien, así que no tienes porqué ser humilde sino quieres serlo o no te sale. Hay que guardar la humildad para cuando leas lo que han hecho otros y pienses "joder, qué bien está esto....ojalá yo pudiera hacer algo así, ojalá yo supiera hacer eso". En tu blog, la humildad no sirve para nada. Y por supuesto, ser humilde no tiene nada que ver con aprender de opiniones y comentarios. 

6.- Tienes derecho a cabrearte. 
Tienes derecho a enfadarte cuando te das cuenta de que lo que has escrito no estaba bien expresado. Cuando te das cuenta de que te has equivocado. Cuando eres malinterpretado. Cuando te insultan en los comentarios. Cuando te "buscan" en los comentarios para provocarte. Cuando te plagian. Cuando un post no consigue lo que tu pretendías. Cuando sabes que lo has hecho mal. 

7.- Tienes derecho a que te afecten los comentarios a mala leche. 
Más que un derecho es que es inevitable. Tienes derecho a sentirte dolido, a que te duelan los comentarios pensados para hacer daño, para incidir en la herida, para provocarte, para joder. Queda muy bien decir que no te afectan, que pasas, que te da igual...pero no es verdad. Primero tienen que dolerte, porque hacen daño...y luego hay que ignorarlos. Cogerlos y lanzarlos contra la pared. Por supuesto, tienes el derecho de moderar esos comentarios y no publicarlos. Una cosa es que te duelan y otra cosa es hacer el gilipollas.  

8.- Tienes derecho a que lo que escribes sólo te guste a ti. 
Si tiene sentido para ti, si lo que escribes es lo que quieres escribir y te ha servido para lo que sea, lo demás no importa.  

Continuará con la parte contratante de la segunda parte:  "Mis 8 derechos del lector de blogs". 

33 comentarios:

Anónimo dijo...

Joder, qué rabia me cuando escribes algo tan bien y con lo que estoy tan de acuerdo que me hubiera gustado escribirlo a mí.

Gordi

Anónimo dijo...

Te noto un poco susceptible. Antes eras más cañera y no dabas tantas explicaciones. Vale, lo he entendido, es y blog y tienes derecho a estar susceptible, a no estarlo, a hacer decálogos y su equivalente a ocho... a lo que quieras. Lo digo con cariño porque de verdad creo que no tienes por qué dar tantas explicaciones sobre tus respuestas o tu falta de ellas.

Y ya haciendo de abogado del diablo, tengo que pedirte que entiendas que son ya muchos años, se crean pequeños vínculos lector-bloguero, microclimas virtuales de afecto y confianza... y quizá a veces alguien espere algo de ti que no das y se crea en posición de pedírtelo, reclamártelo o reprochártelo. Estoy segura que siempre es desde el cariño y la confianza de ser un lector asiduo, un descerebrado o como lo quieras llamar. Perdónaselo.

En cualquier caso sabes que todos te apreciamos, y te queremos como se puede querer a alguien que solo conoces por internet, y más, te mandamos ánimos, fuerza para pasar los baches de la vida, sabemos que tu blog es reflejo de ti misma y tus circunstancias y ea, que un abrazo!!

Máximo dijo...

Y deberes, ¿tienen deberes los blogueros?

Jugueteseideas dijo...

Está genial. Sí señora. Lo suscribo. Besos

LasDat dijo...

Pues esperaremos los 8 derechos del lector, entonces!! :)

HombreRevenido dijo...

Muy de acuerdo.

Y estoy con Máximo. Miedo me da que lleguen los 8 deberes...

Jatz Me dijo...

Pues eso. Tu blog es tuyo y el que no quiera que no mire.
Esperando continuación...

Yo y mis mini yos dijo...

cierto!

María dijo...

Muy bueno, imaginativo, y al mismo tiempo con la rabia de quién es muy exigente consigo misma. Y muy sensible. Enhorabuena.

Senda dijo...

Yo me acabo de abrir un blog. Ayer toque alguna mierda de la configuración y ahora no se acceder. Ahí estoy, mirando la fachada de mi casa desde fuera porque no encuentro las llaves.
Me encantan tus derechos del blogero, pero ahora mismo me siento que no tengo ni derechos, por nueva y por lerdica. pfffff!

La Buhonera dijo...

Me han encantado, porque a veces se pueden olvidar. A mí concretamente se me olvida el de la frecuencia de entradas. O bien porque hace mucho que no escribo y me siento mal, o bien porque se me ocurren trescientos mil temas y no quiero subir dos post al día.

Al final, como ya dijiste, el post es la casa de uno, y en su casa uno hace lo que le sale del pie^^

Anónimo dijo...

Bueno...oído en cocina!!

nadie duda de tus derechos, sobretodo cuando los diseñas, inventas o impones tú. Of course!!!

Tener derechos sin obligaciones...no sé! a mí me suena un poco infantil

¿Derecho a irte sin dar explicaciones?? ¿Estás segura?? ¿sería justo para los que te leemos con cariño, admiración, ilusión, curiosidad, ganas...??
no sé, en el mundo virtual cualquiera puede hacer y decir lo que quiera, no hay policías corrigiendo (a no ser que se salten normas y leyes ya conocidas)pero es que, tú ya tienes nombre, apellidos, se te conoce la cara, la talla de sujetador, los gustos gastronómicos, las habilidades culinarias, los motivos de enfado, cabreo... sabemos de tu infancia, de tu familia, no es ya algo tan virtual ni nos es tan ajeno como para descubrir un buen día que ya no estás, y que no se sabe si lo has dejado, te han secuestrado o estás poniéndonos a prueba.

Un abrazo, y un consejo, que tienes derecho a no leer, claro: a veces te equivocas en las interpretaciones del tono de los mensajes. Piensa que lo escrito muchas veces suena peor. yo creo que se te trata con muuucho cariño, cercanía, confianza...

enja.

Burbuja dijo...

Un blog se escribe por que uno quiere y por eso mismo, se puede hacer lo que quiera en él, que para eso es de cada uno.

No hay obligación de nada. Por lo menos para mí. Cada uno llevamos nuestra casa como mejor nos parece y no tenemos ninguna obligación como tal para con las visitas. Quien quiere visitarnos, viene con ganas y sin exigencias, meramente por gusto. Exactamente igual que cuando nosotros visitamos casa ajena, ¿o es que por ir a casa de unos amigos nos creemos con derecho a exigirles cosas en su propia casa?

Con un blog ocurre lo mismo. Y una cosa más, no es lo que se dice, si no cómo se dice.

Lilith dijo...

Hoy sí que estoy 100% contigo! Es más, creo que el derecho de publicar o no comentarios debería ser un derecho independiente!

Anónimo dijo...

¡Moli te queremos y por eso seguimos leyéndote;nos haces sonreir,reir,llorar,emocionarnos...!
Hala y vale ya de hacer la pelota.
Pero porfi,porfi,porfi no nos vayas a dejar sin el despelleje oscaril.
Un abrazo de esos de GOOOOL,GOOOOOL.
Sonia.

Alberto Secades dijo...

Alguien tenía que decirlo (y me alegro que seas tú).

Bordándolo...

Anónimo dijo...

....¿cómo?, ¿regenta ud. un blog que censura comments?....

;)

sul

Anónimo dijo...


....lo has publicado !?!?!?!?!

...Ahhhhhh, el viejo truco; "ahora te publico para que parezca una felonía esa afirmación". JA. No cuela.

1.- Tengo derecho a llevarte la contraria
2.- Tienes la obligación de leerte todos los comments....o no, (pero no lo puedes resistir)
3.- Tienes derecho a hacer lo que te rote en tu blog

sul.

AtHeNeA dijo...

Yo también lo suscribo. Me gustó leerte de nuevo.

Saludos desde isla de luz

ELISA dijo...

Buenas tardes. Yo soy muy nueva y normalmente leo. Creo que para evitar malas interpretaciones se debería acudir a los emoticonos. Frecuento blogs donde se solucionaron susceptibilidades así. Ultimamente se te nota que atraviesas un períoddo de crisis y eso le mola a los depredadores. Ya pasará... aunque un poquillo intensa si que estás ;-D

Anónimo dijo...

Pues de acuerdo en casi todo, pero lo de irte a la francesa, pues... hombre, que no es que no tengas el derecho, pero te debes un poco a tu público y está feo, no es "pecao" pero está feo.
Son muchos posts...
Marta.

Cabrónidas dijo...

Empecé a escribir en blogs propios desde el 2006 con algún que otro parón, y no tenía ni idea de eso que cuentas. Yo pensaba que esto de los blogs era para estar sentado y gastar corriente. Veo que estaba equivocado.

¡Gracias, Molinos!

Aquello noerayo dijo...

Y habrá quien diga que sin un lector grupy no hay derechos que valgan

molinos dijo...

A ver, yo no voy a dejar de escribir ni tengo intención de desaparecer ni nada por el estilo....y estos derechos los he llamado mios pero creo que son los que debe tener todo bloguero.

Y mañana iran los de los lectores de blog entre los que me incluyo porque yo también leo blogs, tambiénc omento, también me cabreo y también me equivoco. Y hago el groupie y el gilipollas. Como todos.

Oswaldo dijo...

Así cómo los diez mandamientos pueden resumirse en uno solo, los 8 derechos del bloguero pueden convertirse en los 8 derechos del ser humano y ser llevados a uno solo; que por cierto se parece bastante a tu "Número 1":

TIENES DERECHO A HACER LO QUE TE DE LA GANA CUANDO TE DE LA GANA.

¡¡¡ Más nada !!!

Es, ciertamente, el mandamiento más elevado de todos en el aspecto esotérico y hay que estar "a la altura" para poderlo aceptar.

Rita dijo...

Amén, no te cambio ni una coma.
Me hace gracia que hace poco un anónimo dijo en una de mis entradas: "me gusta, pero para mi gusto demasiado largo". Suelo contestar a todos los comentarios, y en ese caso dudé entre ser políticamente correcta, o decirle: "si? no sabía que esto era un concurso de literatura o estilo ni que tuviera un límite en las palabras".
Apoyo tus "mandamientos" al 100%

Laura dijo...

Hola Molinos!. Me viene genial tu post porque yo también tngo un blog calentito, que no sé si pasará de protoblog porque su finalidad es soltarme. Y sobre eso pensaba estos días: que mientras me dure, quiero que siga siendo un rinconcito en el que sentirme libre y escribir lo que y como quiera.
Un beso

Anna JR dijo...

Sobran palabras.
Y me parto con la autora del protoblog y con la autora 'lerdica' que blog no nacido... Me identifico mucho con vosotras!!! Más o menos mi conclusión sobre este post es que cuando empiezas a hacer lo que te da la gana (rota, como ha dicho alguien por ahí que debe ser de mi ccaa) estás súper a gusto con tu blog. Aunque sea pequeñito, rozando lo insignificante. Y contigo. Aunque estés rollo pequeñito e insignificante.

Laura dijo...

Cierto es que un blog personal es un lugar donde a grandes rasgos los bloggers podemos escribir lo que nos de la gana y gestionar como queramos. Pero no podemos olvidaros que la libertad del individuo acaba donde empieza la libertad de los demás y como bloggers tenemos un montón de normativas que nos afectan: ley General de Publicidad, Ley de Protección de datos...
Aquí tenéis un resumen de normativas por las que nos puede caer una buena multa e incluso pena de cárcel por tomarnos esto de ser blogger como algo sin responsabilidades: http://www.colorvivo.com/leyes-que-hay-que-cumplir-si-tienes-una-web-blog-o-negocio-online/

Carmen J. dijo...

Anda, he leído este post después del posterior. Está muy bien también.

Silvia Espejo dijo...

Totalmente de acuerdo,un blog es la casa del bloguero si no te gusta no leas más pero hay gente muy masoca,aunque yo reconozco que soy un poco grupy tuya jeje ahora estoy leyendo tu libro y me encanta.

Krust dijo...

Suscribo esos derechos, especialmente el punto 8 que debería figurar como el Artículo I de la bloggigalxia. Cada uno en su casita virtual... y el virtuoso diablo de la virtualidad en la de todos. Saludos.-

Preparando la llegada del bebé dijo...

Pues claro que sí!!