lunes, 4 de noviembre de 2013

EL VIENTO Y LOS POSTS.

¿Que (me) pasa hoy? 

Sopla un viento huracanado en Mordor. Un viento que se ha levantado a media mañana por sorpresa. Por las ventanas que me rodean en mi sitio de la praderas, veo los arboles moverse, las bolsas de basura que han salido volando de las papeleras y a un ciclista que intenta a duras penas avanzar con el viento en contra por la carretera. 

Me gusta el viento. Me sugiere frío, orejas congeladas, nariz fría.  Manos metidas en el fondo de los bolsillos del abrigo. El viento es el pelo por la cara paseando por la orilla del mar. El viento es la brisa antiprensa que te impide leer el periódico en la playa y hace que te caiga la arena de la toalla del vecino en el bocata. El viento es estar tapado en la cama hasta las orejas y escucharlo rugir fuera y saber que estás a salvo porque no eres un americano con una absurda casa de madera que va a salir volando. El viento es un abrazo. El viento es el mago de Oz.

El viento es movimiento y hay gente que hace cosas increíbles con él. Increíbles y para mi completamente hipnóticas e  inspiradoras. 

Anthony Howe, es un americano flaco, con poco pelo, ojos claros y pinta de ser tímido. Lleva unos  tirantes muy anchos que no le pegan nada y diseña y construye unas esculturas cinéticas que me apasionan. 



"Busco cosas raras, "feas" y extrañas. Busco cosas que parezcan físicamente imposibles. Elegancia es lo que estoy tratando de conseguir. Ves un agujero que se van ensanchando y ensanchando hasta que desaparecer y luego se vuelve a formar como una medusa o una extraña criatura espacial". 

Anthony vivió durante 8 años y medio en Nueva York intentando ganarse la vida como pintor pero descubrió que eso no le molaba mucho. Luego fue encargado en una ferretería y allí tenía muchísimo metal a su alcance y pensó en hacer esculturas con él.

"A mi alrededor todo era estático y quería ver cosas moverse". 
Como el vídeo sale en lo que parece una casa de madera (de las que salen volando con mucho viento) en medio de un bosque, supongo que se piró al campo a diseñar esculturas. 

"Normalmente desarrollo el diseño en el ordenador porque eso me permite animarlo y ver cómo quedará en tres dimensiones. El ordenador es imprescindible para muchos de mis diseños porque están compuestos por muchos elementos. Cuando empiezo un diseño lo hago empezando con un elemento individual que luego se multiplica para ir construyendo la pieza entera. Después paso el diseño a otro programa que lo transforma en un diseño que mi máquina de cortar puede descifrar". 
"Cuando hago las cosas a mano, mi intuición y mi subconsciente tienen mucho más peso en el producto final que si sólo diseño con el ordenador, porque cuando trabajas con tu cuerpo lo haces en un mundo tridimensional y multitud de ideas van llegando a tu cabeza: estás pensando si queda bien, si queda mal, qué es lo siguiente que vas a hacer". 

Esta parte de hacer las cosas manualmente me ha hecho pensar en la diferencia entre escribir a mano y escribir directamente en un teclado. Para mí, y ya lo he dicho más veces aquí, escribir a mano hace que me surjan más ideas, más relaciones entre unas cosas y otras. Mi cabeza funciona más deprisa si escribo a mano que directamente en un teclado. Creo que en un cuaderno escribo mejor. 

Sigo con Anthony y sus esculturas. Cuenta que al principio hacía las piezas con mucha curvatura porque creía que necesitaban esa forma para funcionar bien con el viento, pero luego resultó que a veces era mejor hacer las piezas con menos   curvatura porque así no se movían excesivamente rápido con vientos muy fuertes. Explica también que diseñar y construir algo que se mueva con vientos de 50 nudos (¿Cuántos km son 50 nudos? es bastante fácil, si dejas un trozo de lo que sea en una mesa saldrá volando y eso también es cinética...lo complicado es hacer algo que se mueva con vientos de 1 nudo. 

Cuenta también como funciona la escultura de los espejos. 

" En la parte de atrás de los espejos hay  una conexión que une todos los espejos a un punto y hace que se muevan solo una pulgada en cada rotación circular mínima. Cada rotación hace que los espejos se muevan desde el suelo hasta el cielo y así, si estás de pie frente a ellos, sólo ves tu reflejo durante una fracción de segundo" 
"Normalmente cuando terminas algo, al final, surge la idea sobre lo que tienes que hacer después. No siempre es mágico, a veces es horrible. A veces aunque sepas que no va a funcionar, tienes que construirlo en el mundo real para ver si en la realidad puedes arreglarlo. Lo importante es poner emoción en tus diseños". 

Exactamente así lo siento yo con el blog y la inspiración para escribir. Muchas veces al terminar de escribir un post, o al estar escribiendo notas para algo en el cuaderno, se me ocurren ideas para el siguiente. A veces sé que serán horribles pero aún así tengo que escribirlos. Y desde luego, les pongo emoción o más que emoción, les pongo lo que soy yo..aunque ni de lejos consigo hacer unas esculturas tan chulísimas como las de Anthony. 

A lo mejor necesito unos tirantes. 


Nota: la traducción es mía de andar por casa, pido perdón por los fallos. 

18 comentarios:

Ana María dijo...

Jo, es chulísimo. Me recuerda a esos vídeos de esculturas de ferrofluido... Cómo me flipan estas cosas :)

Ten cuidado con la vuelta a casa, un besote :*

laboticariadesquiciada dijo...

Alucinante este tío. Bonitos tirantes.
Me encanta oir el viento cuando estoy en la cama, pero lo odio cuando estoy en la calle. Me pone de los nervios ver todo lleno de papeles y bolsas volando...
Un beso.

Anniehall dijo...

Qué chulada

Anónimo dijo...

El viento... también es un atenuante en procesos judiciales.

Las cosas que hace este hombre son alucinantes.

Pal

Hermano E dijo...

Cómo dice un amigo mío: lo que hacemos los mecánicos.

ELISA dijo...

Hola! muy interesantes tus comentarios y el vídeo. En Tarragona tenemos también fuertes vientos. A mí no me gusta el viento, me crea inseguridad.

HombreRevenido dijo...

Tapado en la cama y escuchando fuera el viento, bien. Moviendo estas superestructuras, genial.

Por lo demás, no sé, para mí el viento que lo quiten. No aporta nada.

NáN dijo...

No tengo tiempo ahora para ver el vídeo. Pero me cisco en el viento. Ayer, en carretera, me arrancó esa franja-embellecedore-vertical entre las dos ventanas de la derecha. Quedó colgada de un punto y parecía que llevara una espada.

nurananu dijo...

Fabuloso lo que hace este hombre y genial tu paralelismo con el blog. Definitivamente, para llevar tu blog al próximo nivel (que está ahora esto muy de moda) podrías plantearte lo de los tirantes. Jajajajja. Aunque este nivel ya está requetebien.

desafectos dijo...

Gracias por el descubrimiento, son una pasada.

Un saludo.

Nemo dijo...

Una escultura cinética, o escribir un blog. Al final, lo importante es la pasión que pones cuando creas. En ambos casos, se nota en el resultado.

Me ha encantado el video, es caleidoscópico. Gracias.

NáN dijo...

ché qué bonito

Oswaldo dijo...

Anthony Howe hizo bien en abandonar la pintura porque la escultura cinética se le da de manera ultra espectacular.

Sin embargo, seguramente la pintura Y Nueva York constituían UNA ETAPA que él necesitaba transitar. Para ir al "próximo nivel" hay que superar "este", cualquiera que éste sea.

Ire dijo...

Alucinante, más que encantarme es que me deja como...si pudiera entrar en el bosque encantado. O sea que lo miro y me hace ilusión. Gracias por enseñarlo.
No te gastes con la inspiración, el secreto es la ojera a lo House, no los tirantes; me lo dijo el ratoncito Pérez.

Simonetta dijo...

Hola Moli, a ti que te gustan las cosas bizarras quizás te parezca curioso el tb escultor cinético Theo Jansen.
Un abrazo

Nemo dijo...

"Si te emociona lo que haces, estás creando. Si no, estás obedeciendo" (Santiago Pando)

Oswaldo dijo...

¡Buena esa, Nemo!

Biónica dijo...

MIL GRACIAS por la transcripción... :-D es flipante... hipnótico...