viernes, 13 de septiembre de 2013

LAS VOYAGER, MI VÉRTIGO CÓSMICO Y ENAMORARSE


Esta mañana, como cada mañana cuando trabajo he entrado en la cocina como una autómata, llorando de sueño y de autocompasión. He abierto la nevera, cogido la leche, el zumo y la mantequilla y de camino a la mesa he encendido la radio para escuchar cosas que no quiero oír pero que consiguen que no me duerma mientras me estoy untando la tostada.
Entre las lágrimas, el café, el zumo, la tostada y noticias de política y deportes que no me interesan nada escucho algo que me activa.
Automáticamente pienso en un artículo sobre el tema queleí el año pasado y que me gustó porque aprendí mucho. Recuerdo la película de “El abismo negro” y mi ya famoso vértigo cósmico y recuerdo este maravilloso corto que vi hace unas semanas y que me encantó. Después, en la ducha, decido que ya tengo post.

Encontré este corto en un este post. En él, la directora, Penny Lane cuenta la historia de las sondas Voyager, habla de enamorarse, de correr riesgos al hacerlo, de la historia de amor de Carl Sagan,  de su pareja y de lo inmenso y desconocido que es el Universo.


Está en inglés y no  he encontrado traducción ni subtítulos…asi que me he currado una traducción de andar por casa para los que no controláis inglés y en especial para Biónica. (Puristas de la traducción, perdón si he metido la gamba en algo)

De verdad, dedicad 14 minutos del fin de semana a verlo.
 


 El documental está narrado con una voz en off que es la de propia directora, Penny Lane.
“El año antes de que yo naciera, la Nasa lanzó dos sondas especiales idénticas en una misión que se suponía duraría dos años. Nadie sabía que 30 años después (36 años ahora mismo)  seguirían viajando, con una velocidad de un millón de millas al día (Ni idea de cuánto es eso pero suena a muchísimo), más allá del Sol, más allá de todo lo conocido.

Las Voyager son ahora mismo, los objetos hechos por el hombre más lejanos en el espacio y su viaje continuará literalmente para siempre.  Probablemente sean las únicas evidencias de que alguna vez nosotros existimos.
Cada una de las sondas lleva en su interior un disco de oro grabado  (Golden Record se llamó el proyecto). Es una compilación de fotos, sonidos e imágenes codificadas en un código binario: una madre amamantando, un águila extendiendo sus alas, saludos en 50 idiomas y un mensaje del Presidente Carter (era el Presidente de EEUU en 1977). Momentos y momentos del hombre en la Tierra.  (Aquí suena ópera por si alguno se ha perdido o quiere saber por dónde va el texto). Estos discos son una especie de tarjetas de San Valentín (son americanos y es tradición) dedicada a la ínfima posibilidad de que en algún lugar muy lejano en el tiempo y en el espacio las sondas contacten con alguien.

Los ingenieros aseguran que la grabación durará un millón de años.
No me sorprendió conocer que el proyecto Golden Record fue una idea de Carl Sagan. Su historia es bien conocida (confieso que yo no tenía ni la más remota idea…pero a lo mejor soy la excepción que confirma la regla) pero lo que la mayoría de la gente no conoce es su historia de amor.

El 1 de junio de 1977 Annie Druyan, la directora creativa del proyecto Golden record, estaba hablando por teléfono con su colaborador  Carl Sagan cuando su corazón se paró. Fue un momento, como una llamada de  ninguna parte ( interpretación libre por mi parte de la expresión que ella utiliza). Nunca se habían besado, él estaba casado, pero a pesar de las circunstancias, estaban enamorados y mientras hablaban por teléfono a miles de kilómetros de distancia decidieron pasar el resto de su vida juntos.
Annie colgó el teléfono y gritó “Fue un momento único” dijo. “Por fin entendí como debe ser hacer un descubrimiento científico.”

Dos días después del lanzamiento de las sondas Voyager, Carl y Annie anunciaron su compromiso y permanecieron juntos hasta la muerte de él en 1996.
Recuerdo cuando Carl Sagan murió. Yo estaba en el instituto y tú (se refiere a su marido al que dedica el corto)  debías estar en la Universidad. Es un juego al que me gusta jugar de vez en cuando. Imaginarte por ahí, en algún lugar antes de conocernos, preguntarme dónde estabas todos esos años, como por ejemplo…¿Dónde estabas tú en 1986? (Imágenes de la explosión del Challenger. Yo me acuerdo perfectamente dónde estaba y cómo me sentí)

No pasé mi infancia fantaseando sobre cómo sería mi matrimonio. Todo el mundo conoce las estadísticas, parece ridículo esperar que funcione pero al final lo que hay que pensar es ¿Cuánto esperas de ello? Y ¿Cuánto riesgo estás dispuesto a correr?
-Aquí se corta la voz y se escucha el mensaje de Carter grabado en el disco saludando a quien sea que pudieran encontrar las sondas. –

El Golden Record es una visión esperanzadora de la humanidad: sin guerra, sin hambre, sin juicios por divorcios. Mucha gente lo ha criticado pero yo me alegro de que lo hicieran así, es como la visión buena que das de lo que más te gusta.
Las sondas Voyager han encontrado muchísimas cosas maravillosas ahí fuera: volcanes, geiseres, océanos de hielo, tormentas eléctricas que duran siglos y lunas con forma de patata.  Ellas no han enseñado que el universo es más vasto de lo que jamás hubiéramos podido imaginar.  No han encontrado vida, ninguna evidencia de vida. ¿Qué pasa si esto es todo? ¿Qué pasa si no hay nada más?

Carl y Annie emplaron su vida en la ciencia. Estaban bastante convencidos de que no existe Dios, ni un destino.

En una entrevista, Annie dijo “ Carl y yo sabíamos que habíamos tenido una oportunidad, que una pura coincidencia había sido lo que había hecho que nos encontráramos en la vastedad del espacio y la inmensidad del tiempo. Sabíamos que debíamos mimar cada momento como  la increíble y preciosa coincidencia que era”
¿Te acuerdas de Conney Island? Paseamos por el muelle y hablamos de casarnos de una manera totalmente hipotética. Tu dijiste que el matrimonio era una transacción irracional, un contrato poco efectivo que la mayoría de la gente firma ciegamente sin saber bien los términos, las responsabilidades y los riesgos que se corren. Dijiste también la dificultad para disolver un matrimonio viola el principio de eficiencia legal (algo más de jerga legal que lo siento pero no controlo). No fue para nada una conversación romántica. 

Cuando te declaraste, recordé aquella conversación y sonreí. Eres tan abogado, insistes en esas anticuadas ideas de hechos, evidencias y a la vez tienes tanta esperanza, tanto amor.  En este punto estarás pensando qué es exactamente qué es lo que estoy intentando decir.
Bien. Dentro de miles de años, cuando el Sol haya hecho que la Tierra arda hasta ser solo cenizas y se haya convertido en nada, las Voyager seguirán viajando a una velocidad increíble hacia lo desconocido. Buscando.

Las Voyager se construyeron para durar sólo dos años pero sorprendieron a todos.
Desearía haber vivido en esa época. Es difícil imaginar un proyecto como el Golden Record ahora mismo. Desearía que Carl Sagan estuviera aquí para decir: ¿Sabes qué? Miles de millones de años es muchísimo tiempo. Nadie puede decir que pasará. ¿Por qué no intentarlo? ¿Por qué no intentar alcanzar lo increíble? No hay manera de evitar lo desconocido, no hay manera de adivinar qué nos dolerá de lo que estamos tratando de protegernos. Necesitamos conocer para poder amar, tenemos que arriesgar todo, tenemos que abrirnos para poder contactar incluso con la posibilidad del desastre” .

Mi vértigo cósmico ha adquirido un bonito tono romántico pero sigue aterrándome.

 

22 comentarios:

Newland23 dijo...

14 minutos muy bien dedicados. Gracias.

Anónimo dijo...

Primera vez que comento. ¡Qué maravilla leerte! Me ha encantado.
Ana

aquipaqui dijo...

Esta claro los Voyager los hicieron antes de la moda de poner chips ( o como se diga ) de obsolescencia programada. Era cuándo las cosas se hacían para durar no como ahora que hasta los aparatejos tienen fecha de caducidad ( aunque no esté a la vista) , asco de consumo absurdo. Tiempos mejores , menos consumístas.

Ana María dijo...

Qué reflexión tan preciosa, jo. Qué vértigo y qué todo.

:*

Tita dijo...

Gracias por el curro.

Ya no siento vértigo por esas supuestas coincidencias. Estoy segura que hay gente predestinada a otra gente (no sólo amor romántico, sino grupos, amigos...) que el destino o lo que sea provoca muchas veces.

Ojo, que no digo predeterminado. Digo que te cruza en muchas ocasiones con otras vidas, y tu libre albedrío las toma o no, hay gente que las encuentra muy rápido, otros mucho más tarde....Mandar las sondas con los discos grabados es precisamente una manera de ir provocando estos y otros encuentros, el destino en nuestras manos, y a nuestro alcance.

¿o no?

A. Sandler dijo...

Guau. Tu post me ha flipado. Intentaré echarle un vistazo!

Elena Rius dijo...

Perdón por la frivolidad, te prometo que luego me pongo a ver el video y todo eso, pero ¿esta señora se llama de verdad Penny Lane o es un seudónimo? Un nombre de esos que debe ser difícil de llevar, por las connotaciones. Yo es que lo oigo y me pongo a tararear para mis adentros la canción de los Beatles...

Sofia Wallace dijo...

Es precioso... Muchas gracias por el descubrimiento, la traducción y, más aún, por el término ''vértigo cósmico'', ahora sé cómo definirlo, porque es tal cual. De hecho no pude terminar de ver la serie de Sagan porque me entraba una angustia y un de todo que ni respirar podía.

Un abrazo

HombreRevenido dijo...

Me gusta esta aplicación del vértigo cósmico. El amor y el universo son conceptos que nos arrollan.

Pero al final uno mira el Campo Profundo del Hubble y justo después de sentirse insignificante piensa: "Eh, aquí estoy yo, una partícula desechable, una mota de polvo... pero estoy sintiéndolo, percibiéndolo en primera persona".

El romanticismo ingenuo del Golden Record no se ha ido. Volverá a aparecer. O eso espero.

NáN dijo...

Todo es inmenso, pero para verlo en el más gigantesco de los telescopios, el ocular ha de tener la medida de un ojo humano. O como mucho, ahora, de una pantalla de plasma no tan grande como para que el que mira no pierda la visión de conjunto.

Es nuestra pequeñez la que nos engrandece.

El segundo párrafo en negrita, el que habla que estamos por azar, coincide totalmente con lo que he pensado desde los 15 años.

Últimamente pienso mucho en la maravilla que me proporciona ese azar. Lo que lo disfruto. Y aunque no me asusta la muerte, cada vez me da más pena que cada vez estoy más cerca de perder la posibilidad de perder la sensación del mundo.

Speedygirl dijo...

¡Qué chulada!

Araceli dijo...

Me fascinan estos temas.

silvia Tonzán dijo...

Que gusto llegar a casa despues de un duro día de trabajo y tener la posibilidad de que alguien te haga pensar en cosas tan magníficas. Gracias Molinos.

Pep dijo...

Vayamos al sentimiento a través de los números.

Dices
"velocidad de un millón de millas al día (Ni idea de cuánto es eso pero suena a muchísimo)"

veamos, redondeando, una milla es 1.6 kilómetros.
Entonces, el voyager hace 1.6 millones de kilómetros al día. De la tierra al Sol hay 150 millones de kilómetros. Por lo tanto la voyager tardaría 93.75 días en ir de la Tierra al Sol, es decir, tres meses (la luz tarda ocho minutos, vivimos una mentira, vemos el Sol como era .. hace ocho minutos).

Ha estado viajando 36 años, 36 * 12 = 432 meses, 432 / 3 = 144. O sea, el voyager ha necesitado 144 veces la distancia entre la Tierra y el Sol, para dejar el Sistema Solar, y dejar el Sistema Solar es alcanzar ese punto en que ya no sientes la influencia de la fuerza gravitatoria del Sol.. cuando para el voyager la influencia del Sol es solo un recuerdo del pasado.. cuando se rompió el yugo de la persona a la que amabas pero no amas ya, llevado al infinito por el inexorable paso del tiempo ...

Nos están diciendo que la historia de amor entre el Sol y el voyager se acabó ?

Ther dijo...

Muy chulo, Moli. Y una traducción bastante buena (palabrita de traductora... :P)

Y ya sé de tu repelús hacia los cantautores, pero no he podido evitar acordarme de esta canción: http://www.youtube.com/watch?v=d80UhMXwfmM ¡A ver si te atreves a escucharla!

Hans dijo...

:) Me ha gustado.

Biónica dijo...

Gracias otra vez por la transcripción :___DDDD

Compensa rever (;-)) el video con el madrugón. Habría que verlo antes de salir de casa xD

Oswaldo dijo...

Carl Sagan dijo una vez algo así cómo (cito de memoria) "A veces creo que no hay vida más allá. A veces creo que sí. Ambas posibilidades me asombran."

Nuala dijo...

Supe por primera vez de esta historia de amor gracias a Radiolab, el mejor podcast y programa de radio del mundo mundial.

Si alguien quiere escucharlo, es una historia preciosa. ¿Sabíais que en la grabación enviada al espacio hay el latido de un corazón y que es un corazón enamorado, el de la propia Ann?

Aquí el enlace:

http://www.npr.org/2010/02/12/123534818/carl-sagan-and-ann-druyans-ultimate-mix-tape

molinos dijo...

Newland, me alegra que te haya gustado. Era imposible que tú no lo disfrutaras.

Ana, gracias y bienvenida...pero el mérito es todo del video. He sido una mera traductora transcriptora de lo que cuenta Penny Lane.

Aquipaqui, la gracia está en que no se hicieron para durar. Pensaban que durarían un par de años y llevan 36...y lo que les queda.

Ana María, sí..es un video y una reflexión maravillosa.

Tita, de nada por el curro. Me apetecia compartilo con todo el mundo. Yo también creo que te encuentras con gente u oportunidades y está en tu mano verlo o no. Lo peor que te puede pasar es verlo cuando ya es demasiado tarde.

A. Sandler. ya me dirás que te parece el video.

Elena, me haces preguntas difíciles. Podría pensarse que Penny Lane es un seudónimo pero conociendo a los americanos quién sabe si sus padres se enamoraron en un concierto de los Beatles y decidieron ponerle ese nombre...XD

Sofia Wallace, a mí me da vértigo cósmico el espacio...y bucear. No puedo soportarlo.

Hombrerevenido, ojalá volviera ese romanticismo cósmico del Golden Record y de las cosas hechas por amor o curiosidad.

Nán..te quedan todavía muchos años de aguantar la casualidad de haberme conocido. No intentes escaquearte. Sé donde vives.

Speedygirl, ¡sí! y se puede ver una y mil veces y descubrir cosas nuevas.

Araceli, a mí me fascinan y me dan miedo.

Silvia Tozán, me alegro infinito de que te haya gustado.

Pep, como siempre, me flipan tus comentarios. Gracias.

Ther, gracias!! he hecho lo que he podido con la traducción...intentaré escuchar tu canción. Eso de "a ver si te atreves" me ha dado mucho miedo.

Hans, me alegro :)

Biónica, habría que verlo todos los días para salir de casa con un pelín de optimismo.

Oswaldo, lo que pasa es que se nos olvida lo asombroso que es que haya vida aquí, que estemos vivos.

Radiolab, ¿tienes el podcast a mano?

Gracias a todos.

BEATRIZ ESTEBAN dijo...

Me he quedado sin palabras al ver el video. Me ha emocionado muchísimo, y me ha hecho reflexionar. Gracias por compartirlo.

Ahh! Yo también sufro de "vértigo cósmico" pero sin embargo a mi me encanta ese sentimiento.

PD: Mi primer comentario "chispas" en tu blog.

bea.arquitectura

admini dijo...

Este post tuyo es una maravilla. Me recuerda a mi infancia, cuando mi padre, gran aficionado a la astronomía y divulgador apasionado, nos lo contó en su estilo épico.

No sólo su recuerdo me ha emocionado si no todo el post en sí, tanto el vídeo y su traducción, como el primer enlace a naukas, otro gran post, que me ha llevado al video de Sagan, "punto azul pálido", que he compartido, y con el que he llorado.

Llevo toda la tarde dando vueltas al post, siguiendo enlaces, uno tras otro, iluminándome e ilusionándome. Aún no he terminado, aún quiero leer sobre Sagan, a ver qué encuentro.

Gracias por estas maravillas, qué bien te lo has currado, es admirable! Gracias!