jueves, 11 de abril de 2013

ELLAS Y SU LENCERIA.


Ya he hablado por aquí de sujetadores, tangas y pijamas. Hoy el tema es otro, el tema es ellas y la lencería y las etapas en la compleja relación que se establece entre ambas.

Indiferencia.

Al principio, como con casi todo, no tienes criterio y tu madre manda. De hecho le prestas la misma atención a tus braguitas que a los calcetines o la camisa. Tu madre tampoco se complica (bastante tiene con relacionarse con su lencería como para pensar en la tuya) así que te pone braguitas blancas o de colorines si están de oferta. Si las hay de esas de que pone “lunes”, “martes”, “miércoles”...también te las pone y comprueba que es imposible que coincida el día y las braguitas, es una máxima universal. De canija para ti las braguitas son invisibles menos las que pican, a esas te resistes muchísimo. (En mi tiempo de ser cani, esas eran unas que me hacía mi abuela)

Consciencia

Cuando llega esa época atroz, oscura y muy desagradable que se llama adolescencia de repente las tías somos conscientes de nuestra ropa interior. Ya no vale cualquier cosa que haya en el cajón. El criterio para comprarlas es que te gusten y sean lo que se lleva y que no sean ni de “niña” como las que te compraba tu madre, ni de “señora” como las que lleva tu madre. Las quieres “monas” y como las que llevan tus amigas o las que no son tus amigas pero molan en el colegio. Ahora hay todo un mundo de posibilidades de ropa interior y mil tiendas, así que te lanzas (con tu madre) a comprar: de algodón, con superhéroes, con hello kitty, de colorines, de rayitas, con distintos modelos. Hay bragas, tangas, culotes, pantaloncillos, de tiro bajo, de tiro alto, sujetadores con aros, sin aros, con tirantes, sin tirantes, con foam, sin, balconet…todo un mundo de posibilidades a tu alcance (o eso te crees tú) pero tu criterio es que sean monas.

Batalla.
Pasada la primera inseguridad adolescente, ellas son conscientes de que el tema de la lencería hay que currárselo. Hay muchas posibilidades pero ya sabes que no todas son para ti, pero no es tan fácil como saber qué es lo que no te va. La lencería es traicionera y atractiva y se muestra con todos sus encantos y aunque sabes que hay cosas que no te van, que no te encajan o que son increíblemente incómodas acabas cayendo una y otra vez en los mismos errores. Lo ves en la tienda, ves el precio y dices: Jo...esto es mono, me lo voy a comprar. Vas a casa, te lo pones y efectivamente es mono...pero en la tienda, a ti te queda como el culo, te aprieta o te está grande. Dices, bueno...pues para algún día de vez en cuando y lo metes en el cajón. Y se queda en el cajón…hasta que un día dices “ey...esto era mono, me lo voy a poner hoy”. Y sales a la calle con ello y estás incómoda hasta el infinito y más allá y vuelve al cajón y ahí se queda criando polvo hasta que un día lo tiras. (Hombres que me leéis: creéis que vuestras chicas tienen mucha ropa y que no tiran nada…que sepáis que lo peor está en el cajón de la lencería...ahí hay braguitas desde el año 97 y sujetadores ideales que solo tienen una puesta...pero no se tiran jamás)

Con la edad además, ellas deciden de vez en cuando comprarse algo “especial”, algo que no sea para todos los días, algo para seducir…Una completa memez porque todo el mundo sabe que cuando más se liga es el día que vas en vaqueros mugrientos, sudadera de NY del 95 y te has puesto la ropa interior que primero ha salido del cajón…pero en fin, es imposible no caer en la tentación. Tu lado “femenino” absurdo te dice: podías comprarte ese body o ese conjunto para un día especial. Te resistes pero acabas cayendo y gastándote una pasta. Y llegas a casa y dices: ¡¡mierda!! Te aprieta o te pica o no te sujeta o es incomodísimo o te hace parecer un putón…o una sabia combinación de todos esos factores.

Lo metes en el cajón y dices…”bueno, para una ocasión especial…sin salir de casa”. Esa ocasión no aparece nunca, porque estando en casa qué pereza ponerse eso si total ya estás a lo que estás.

Serenidad

Por fin llega una época en la que conoces lo que te va y lo que no te va. No te equivocas de talla, ni de modelo y sabes evitar la lencería absurda de muñequitos “mira qué joven soy y que naif ” que dan ganas de darte una leche con una piruleta  y la lencería de señora mayor. Incluso has aprendido que lo más importante es el tacto y que los brillos son horribles.Tienes la lencería que te mola y sabes cuándo usarla. Lo elegante es el negro y casi siempre es acierto, mola tener algo blanco y aunque a ellos les horripile hace falta algo color carne para que no transparente. Por fin tienes una relación de amor con tus bragas y tus sujetadores, las conoces, te conocen, se ajustan a lo que quieres y necesitas y cuando hace falta te hacen triunfar. Todo es perfecto.

Triunfo absoluto.

Feliz con tu lencería, ya ha dejado de ser una preocupación y estás satisfecha con ella. De repente un día ves en una tienda, en un catálogo, en una venta por internet algo que se sale de lo corriente: un conjunto especial, un body completo.

Lo ves, lo miras y dices: paso no me hace falta.

Lo vuelves a ver, lo vuelves a mirar y miras el precio para que su escandaloso coste te desanime porque ves que te estás animando. Mierda, 20 euros…está tirado. Vuelves a decir: paso no me hace falta.

Lo vuelves a ver, lo vuelves a mirar, compruebas el precio y dices bueno venga...hace mucho que no hago la gilipollez de comprarme algo que no me voy a poner y total son 20 euros.

Cuando por fin lo tienes en casa, decides probártelo. Vas exactamente con cero expectativas y pensando que estará regular pero que seguro que en algún momento te lo puedes poner y total son 20 euros.

Y te lo pones y flipas. Te está perfecto, te está tan increíblemente perfecto que no das crédito. Aún así, no te confías y como ya sabes cómo funciona esto de la lencería, empiezas a moverte, saltas, cabeza abajo, cabeza arriba, te mueves tanto que piensas...joder si me viera alguien pensaría que estoy loca.

Y te sigue estando perfecto. Flipas.

Pero luego viene la prueba de fuego. Decides ponértelo y salir a la calle, un día cualquiera, nada de un día especial, un día porque sí para probarlo.

Al día siguiente, te lo pones, te vistes y sales a la calle y sigues flipando. Has triunfado completamente, esa es la pieza de lencería perfecta, la has encontrado: es cómoda,  es especial y te sienta tan increiblemente bien que  hasta te molas a ti misma.

Sonríes y decides que hay que usarla con criterio. Sabes de uno que va a flipar.


De la siguiente etapa si es que la hay...no puedo hablar porque no he llegado...


42 comentarios:

Anónimo dijo...

Ohhhhh!!!
Ahora te leo.,.,.

Anónimo dijo...

Ohhhhhh

Ahora te leo,.,.,ñ,,,

Anónimo dijo...

pero que es? donde esta? donde lo has comprado?? desembucha!!!

Marian dijo...

Yo ya estoy en la etapa de mi madre, que sea cómodo/a y a caminar!!!!!!!!!!!XD que mayor me estoy haciendo.

Hans dijo...

:) esta entrada merece un prudente respeto, sips.

Teresa dijo...

Pues a mí me vendría muy bien saber dónde encontrar esta maravilla. Hace mucho que no compro nada "especial" por los mismos desengaños que comentas. Sniff..

A filla do mar dijo...

Qué es lo primero que cambie una mujer al divorciarse?

Su ropa interior.

Pétalo dijo...

Juas, yo soy de las que tiene lleno el cajón de cosas súper sexis para "ocasiones especiales" y luego cuando llega el momento me pasa lo del perezón, porque o estás en casa en ropa de estar por casa y no vas a parar para ponerte un babydoll si ya estás metiendote mano (que absurda perdida te tiempo) o vienes de la calle con el calentón y por supuesto pasaste de ponerte esas bragas maravillosas de encaje que son UNA TORTURA y habría anulado totalmente el calentón. Pero es tan bonita la lencería...ay, siempre caigo. Eso si, ultimamente lo que de verdad me mola llevar puesto es un sujetador deportivo de esos tipo top que me compré en el primark y bragas de algodón que no aprieten nadita. Si pudiera llevar eso siempre sería uber feliz. Que comodidad de movimientos. Pero estoy llegando a la fase de la sabiduría, que sean bonitas y sexis y cómodas y suaves a la vez. Pero son dificiles de encontrar.

Niamh dijo...

Pues viendo lo que dices del triunfo absoluto... va a ser que estoy en la serenidad aunque todavia tengo algún arranque que acaba al fondo del cajón. Dónde encontraste tu modelito espectacular?

rayuela dijo...

a filla do mar .. TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO!!! jejeje

Ana María dijo...

Yo ando entre batalla y serenidad, pero no puedo no caer en las bragas de dibujitos :P

:*

Chirly dijo...

En vez de fotos haciendo equilibrio sobre un pie con montañas detrás ¿porqué no te animas a poner una buena foto con él Bosh ese que te sienta tan bien? ¿sin?

Marta dijo...

No Marta dixit:

Qué suerte! Yo estoy en la fase cómoda, sin costuras y blanco, negro y visón. A mí la roja siempre me ha parecido de putón viejo....

Oswaldo dijo...

Excelente Post. (Y mejor foto. Los ángeles de Victoria son lo MÁS)

Anónimo dijo...

Queremos verlo!
Foto!!!!
Ya sabes en que fase estoy yo....jajaja

Rosi

Oswaldo dijo...

Cosas que (a veces) pasan: Uno busca en Amazon "Una madre sin superpoderes" (No disponible) y la imagen de la portada dice claramente "MOLINOS".
La imagen que aparece AQUÍ, en el link a "comprar en Amazon.es" parece que el libro hubiese sido escrito por una plagiaria de nombre ANA...

María Luisa dijo...

Yo estoy en la de serenidad, y estaría en la de triunfo absoluto de no ser por esa regla no escrita de las tiendas de lencería mainstram que les impide hacer copas más grandes que la C (y en ocasiones, nada con más profundidad que una raqueta de tenis). Para mi, ir a comprar lencería es como hacer encaje de bolillos. Entro en el probador con tres tallas de cada (habiendo descartado previamente los modelos que ya sé que conmigo no van) y con suerte, salgo con uno o dos triunfadores. Pero eso sí, los que me llevo son absolutamente perfectos :)
La sexy-ocasiones especiales es como un vicio, mientras preparaba mi boda fui una compradora casi compulsiva y reconozco que de no ser por lo cara que es, me compraría más. Es cierto que una vez estás en casa da un poco de pereza, pero de vez en cuando hay que darle vidilla.

Hermano E dijo...

Entiendo que la imagen que ilustra el reportaje, que no puedo ver en mi ordenador de la oficina (¿censura?), es la mismísima Moli con el body de marras puesto, en pose superprovocativa, sujetando entre sus manos un ejemplar de Una madre sin superpoderes (lo que viene siendo un incentivo eficaz de ventas)

Espero que no tenga que llegar a casa y que la imagen siga sin verse, o lo que aún es peor que sea de una tía buenísima pero absurda, en lugar de nuestra diosa Moli.

Silvia dijo...

Vaya... tendréis que pegarme con la piruleta, por naif :)
Pero oye... y lo cómodas que son? y tan monas, con su garfield... Si es que debo tener un trauma infantil o algo.

HombreRevenido dijo...

¡Vaya semanita!
Primero el libro, luego la ganga perfecta...

Si tengo que votar (ahora lo que se lleva son los posts de votar) me quedo con la lencería fácil de quitar.

ANuRa dijo...

Duda existencial: que opinion te merece la lenceria comprada por la pareja?

Anónimo dijo...

A ver... en la misma frase no encajan las palabras "body", "completo", "cómodo" ... con lo q molesta eso por las zonas bajas... ya estás poniendo marca, modelo...o la url...

Anónimo dijo...

Como dijo el filósofo y poeta taoísta Li Tai Po : "Hagas lo que hagas, ponte bragas"

Don Mendo

Eliahh dijo...

Pues digo yo que la siguiente etapa tiene que ser la de las bragas cómodas y grandes de madre, porque si no, ¿de qué las iban a llevar todas?
Y para ser madre de las que las hijas quinceañeras se acuerdan no falta tanto...

Para mí más, que yo dejé de usar las bragas blancas en la universidad.

TXABI dijo...

... ves, en esto os llevamos un 50% de ventaja (o tenéis un 50% de desventaja con nosotros) ya que no tenemos que preocuparnos "de lo de arriba"; nuestra única preocupación pasa "por lo de abajo", de calzoncillo a slip, o a boxer o a coulotte, no hay más historia
(... y algunos, incluso, tanga aaggg!).
Comprarle lenceria a mi mujer le y me encanta y SIEMPRE acierto, tanto en los modelos como en la comodidad... soy un hacha !

Anónimo dijo...

Te falta una etapa. Has encotrado la braga o el suje perfectos, ese que es cómodo y arreglado. Sujeta lo justo y es bonito. Una braga que no aprieta y además no se marca.No son baratos pero tampoco prohibitivos. Eres feliz con tu ropa interior. En rebajas renuevas existencias, hasta que un día ... cambian demodelo, lo dejan de fabricar!!!

Silvia dijo...

Me lo he pasado casi igual de bien leyendo los comentarios que con el post. Moli!!, no te quejarás de seguidores, mira que dan juego.

Nisi dijo...

Madre mía, cuánto me queda por aprender... Yo estoy más o menos en época de serenidad, pero no afianzada, con recaidas en la fase batalla. El triunfo absoluto lo veo taaaaaaaaaan lejano... ojalá aparezca pronto el conjunto perfecto!

el chico de la consuelo dijo...

¿esta foto también te la hizo Monikova? La verdad es que es una fotografa sensacional, te ha sacado muy bien.

Anónimo dijo...

El problemilla que veo es que en cuanto sabes lo que te sienta o no, ya tenemos una edad. Lenceria mona desde luego, aunque segun tú,con los casos de empotrador no sirve de na.
Con tu libro estoy desesperada, no lo he encontrado en mi ciudad, pero una que es muy descerebrada, ha amenazado a su librera y esta no ha tenido más remedio que encargarlo
Soñando estoy con el día.

Anónima descerebrada: Rita.

Macarronazo dijo...

Una chica en buena lencería está más buena que en pelotas.

Eso es una ley, tan fiable como las de Newton.

Chirly dijo...

Él libro ese dices qu se titula "Una milf sin superpoderes pero con un body todopoderoso" ¿no?

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Vamos a ver: en tu blog nos has descrito situaciones en que estas en pelotas, "mami estás en pelotillas", situaciones en las que a la vuelta de la compra enseñabas las bragas por el pantalón roto, te has descrito por el campo en sujetador gritando "Cubiteeeero", nos has contado tu talla de sujetador...
¿Y ahora pones esa foto?.
Vamos ya, cielo, pon la tuya!!!!
¿O estas esperando que después del éxito te llame Interviu?
Si eso podias poner la de "una docena de" pero en pelotas, que así de lado es menos cochina...

Juliet dijo...

Vale, vale, vale. Me reconozco a mí misma.

Hace unos meses entré en una tienda que todo eran conjuntitos sexys para tías buenorras y altas... y bueno, había música de esta que te distorsiona un poco el juicio, me atendió una rusa guapísima maquilladísima q me dijo que "ese conjunto de 70 euros de oferta, negro, me iba a quedar estupendo, muy sencillo y sexy".

Luego me lo calcé en el probador, y bueno, tan bien no me quedaba, pero daba el pego. Aunque picaba un poco...

Total, q me vi pagando 70 euros (se supone q es barato eso?) por algo que no me he puesto aún y sigue en su caja (muy bonita, por cierto).

De este finde no pasa!!

Por cierto. Se suponía que me tenía que llegar. Y ahora Amazon me dice esto: ENTREGA ESTIMADA: NECESITAMOS ALGO MÁS DE TIEMPO PARA DAR UNA ESTIMACIÓN ACERTADA. TE NOTIFICAREMOS POR E-MAIL CUANDO TENGAMOS UNA FECHA DE ENTREGA ESTIMADA PARA ESTE PRODUCTO.
Me cagüentó lo que se menea.

Lamprea dijo...

Yo estoy también en la fase cómoda, alguna que otra vez y con muuucha pereza he intentado ponerme un conjunto sexy de los que tengo guardados en una caja de cartón en el armario y al ir a ponerme las bragas se escucha: "crrrrrrrgg" el típico ruído de los elásticos pasados que se estiran y nunca más vuelven atrás. Me lo merezco.

Alma dijo...

¡Genial! As always...
LIBRO...lo estoy leyendo en el Kindle, aunq lo voy a comprar en papel pa q me lo firmes (hordas de descerebrados...te vas a arrepentir...), con pluma...no uso nick, es mi nombre. Me descojono, asiento, y hago una lista mental de la gente a la q se lo voy a regalar/recomendar. (si lo lo he acabado es x culpa de la astenia, q me tiene arrastrada)
Post...como ecléctica q soy creo q estoy en todas las fases a la vez...tengo 2 cajones: el cómodo q tiene incluso de deporte (decathlon...comodisimo, y bragas lunes viernes), y el B, con cosas imposibles e imponibles, a menos q sepas q no van a durar + de 5 minutos en su sitio..y encontrando alguna cosilla q te puedes poner x la mañana y esperar sin escocerte a q llegue el momento sorpresa de la otra parte contratante. Doy gracias xq en mi época adolencente no había tanta variedad, las bragas eran bragas; no soporto el tanga, me parece una absurdez. Y, por últmo, no creo q sea la única q tenga problemas con las tallas, y no me refiero sólo a encontrar la tuya, me refiero a las variaciones q sufre nuestra anatomía, por peso, embarazos, postpartos, y fase del ciclo...
bss

Anónimo dijo...

Despues de años de guardar conjuntos divinos, incomodos y no estrenados, hice de tripas corazón y se los pasé a mi hermana pequeña, que como se acaba de divorciar les dará mejor uso que yo.
Y mis hijas estrenaron esta semana su primer sujetador de "pollita" que les regaló mi madre. Se me caian las lágrimas.
Meritxell

Lola Birlanga Urbán dijo...

Pues yo todavía y por desgracia me encuentro en la etapa de Batalla. ¡Qué ganas tengo de que llegue el momento de "Serenidad" y me reconcilie con mis bragas y sujetadores!
Por cierto, de pequeña tampoco nunca conseguí que cuadraran los días de las bragas. :) Besos.

www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

Hele dijo...

mi primer suje fue un trauma, me lo trajeron los Reyes y lo escondía de la vergüenza. No quería crecer!!!

Y con razón, para lo que te espera cuando creces...

Yo estoy en una fase rara, creo que mezcla de comprar bragas cómodas, cositas de encaje que son insoportables una vez puestas y aún tengo alguna regresión a la adolescencia.

Sandra dijo...

¿Y los sujetadores sin tirantes para las camisetas de "espalda mariposa"? cuando te descuidas los tienes alrededor de la cintura. Otra opción son los que puedes cruzar los tirantes, pero son incomodísimos.

Y los normales, al que no le quedan flojos los tirantes y resbalan, me dejan una cicatriz en el hombro.

Uff,veo que sigo en época batalla con la lencería ¡y tengo 40 tacos!

Aumento de mamas dijo...

Como odio las braguitas que pican, jaja. No hay anda como una lencería bonita y cómoda dentro de lo que se pueda.

Ari dijo...

Necesito referencias sobre ese body! A cambio te cuento un secreto: bragas de algodón orgánico y sujetador t-shirt bra de h&m! Geniales! Y tienen copas más allá de la B xD