jueves, 7 de marzo de 2013

ENSAYO SOBRE LA DUCHA.

Esta mañana, mientras luchaba contra el superpoder que recientemente estoy perfeccionando y que consiste en que soy capaz de dormirme en la ducha de pie, he empezado a pensar un tema para escribir y ahí estaba resbalando y cayendo por mi pelo mientras me dormía: ¡¡la ducha!!

Un gran tema.

Hay miles de duchas, miles de formas y tamaños. En la parte más cutre de las duchas estaría esa que aparece en las pelis del oeste y en las del Vietnam en las que cae agua de una regadera en una especie de cubículo de madera por debajo del cual se ven unas piernas peludas si son tíos y unas piernas sexys si hay tías. Me fascina que en el oeste y en la guerra las tías tuvieran tiempo para depilarse. El único atractivo que tiene esta ducha es que te permite cultivar tu lado supuestamente sexy y exhibicionista y pensar que la gente que está esperando que acabes de ducharte te encuentra atractivo/a. Con ese pensamiento idiota lo mismo se te olvida que solo hay agua fría.

El siguiente paso es el microplato de ducha con cortina que da toda la vuelta o media y que misteriosamente siempre está colgada o demasiado alta y no llega al suelo o demasiado baja convirtiéndose en una especie de trapo de cocina empapado que se pega al cuerpo. Ducharse aquí es una tortura absoluta y uno solo lo hace por necesidad, porque está asqueroso, porque tiene mucha resaca, porque alguien le obliga o porque es la casa de su abuela en un pueblo. Normalmente en estas duchas estás abocado a que caiga un hilo de agua de una alcachofa pequeña y que el agua salga increíblemente fría o directamente hirviendo. Mientras mueves compulsivamente el grifo para intentar encontrar una temperatura compatible con la vida, te agachas al suelo a coger el gel intentando que ninguna parte de tu cuerpo asome fuera de la cortina y lo empapes todo o pisar el trapo mojado, resbalar y encontrarte espatarrado con la cortina en una mano y dando gracias por no haberte matado. Es una ducha muy desagradable, muy frustrante y encima cuando sales dices: ¿pero de dónde ha salido toda el agua que hay en el suelo si de la ducha no salía una mierda? Si tienes el pelo largo por supuesto sales con el pelo lleno de jabón y pegado.

Un poco más allá está la ducha en bañera con cortina. Esto es una leve mejora, pero la cortina sigue perturbando mucho. Una cortina de ducha se define básicamente por dos cosas. La primera es que al dueño de la casa le parece preciosa, discreta o tremendamente divertida y original y al invitado que la ve le parece la cosa más hortera del mundo. La segunda es que no sirve para nada, o no será impermeable, o tendrá agujeros, o será demasiado corta, o demasiado larga o demasiado algo que hará que siempre salga agua fuera. Oh, casi olvido las que no dejan pasar el agua porque sencillamente la absorben toda, para siempre y entonces desarrollan moho de un precioso color verde oscuro. Un asco.

Un paso un poquito más allá en la evolución de las duchas, tenemos la ducha en bañeras con media mampara de cristal que se abre como una puerta. Un invento del demonio que jamás entenderé como consiguió extenderse. Siempre son demasiado pequeñas. Tienen su utilidad si abres el grifo y no te metes debajo, el agua cae en una trayectoria recta y no se sale. La utilidad es que en vez de ver tu ducha puedes creer que es una pecera. Así es como astutamente te la enseñan en la tienda (acabo de caer en que ésta debió ser la estrategia para extenderse dominando el mundo), cuando llegas a casa y estrenas tu flamante ducha descubres que en el momento en que te metes debajo de la alcachofa, ¡oh sorpresa! el agua rebota en ti, la flamante mampara de cristal que creías que tenías se acaba de convertir en una puerta de metacrilato para entrar en la ducha pero nada más, no sirve para nada más. El agua salpica por arriba, salpica por el borde de la puerta y además descubres que el cabrón del instalador no ha dejado hecha bien las juntas y el agua también corre por el borde de la bañera.

En el último escalón está la ducha en condiciones. Un plato de ducha grande, al que se entre andando sin tener que trepar por escalones absurdos y con una mampara que lo rodee completamente y que permita despreocuparse completamente de salpicaduras y del agua. Una ducha en la que se pueda chapotear. Por supuesto este ideal de ducha debe tener una alcachofa grande pero no absurdamente grande y un mecanismo de grifería que permita graduar la temperatura del agua y el caudal. Si se quiere ser un poco pijo y tal, no me parece mal una ducha que te permita elegir entre la opción “lluvia” y la opción “chorro” pero nada más. Estoy completamente en contra de esas duchas de hotel en las que antes de poner un pie dentro hay que buscar el manual de instrucciones porque la grifería parece el panel de control de la Estrella de la Muerte. Eso sí, luego no hay ni un sitio donde dejar el gel ni el champú porque el programador de la computadora no pensó en que además de agua ibas a necesitar jabón.

Ya tenemos la parte técnica. ¿Qué hacemos en la ducha?

El baño es un coñazo, ya conté en la prehistoria de este blog que no sé bañarme y además no me gusta. Tampoco es erótico ni sexy y el polvo en bañera es prácticamente imposible de realizar además de muy muy complejo de consumar. Si se consigue es muy posible que alguien se haya destrozado los dos meniscos y el peligro de sufrir una fractura en la barbilla es increíblemente elevado. El baño es para meterse con un libro, creerse el protagonista de una peli y salir completamente congestionado y con ganas de una ducha. Un sinsentido.

La ducha es un tema de mayores y mola muchísimo más.

Para empezar sirve para despejarte, entras con ganas de morirte del sueño o de la resaca y sales renovado...y más o menos despierto. La resaca no la cura pero mientras estás debajo empapado tienes un leve momento de mejoría y fantaseas con la idea de quedarte a vivir allí.

En la ducha se pueden hacer muchas cosas aparte de eso. Hay tíos que se afeitan mientras se duchan, hay tías que se depilan y se dan un millón de tratamientos de belleza. En la ducha se puede bailar e incluso se puede hacer el gilipollas haciendo como que cantas con la ducha en la mano. Puedes conseguir crear vaho en la mampara y escribir con el dedo chorradas…En fin...la ducha puede ser una juerga.

Por supuesto, la ducha está a años luz de la bañera en el nivel de erotismo. En una buena ducha se pueden hacer maravillas sin que nadie se destroce las rodillas ni se parta la crisma. Una buena ducha con una buena compañía, aunque creas que no te apetezca, aunque hayas madrugado mucho y pienses que estés dormido... consigue que te apetezca.

 
Solo hace falta que al que programa la grifería se le haya ocurrido poner algún tipo de asidero en las paredes lisas y una superficie antideslizante en el suelo. Eso, un grifo friendly que haga caer el agua a la temperatura adecuada y con una frecuencia llamémosla “lluvia molona pero que permita respirar” y espacio suficiente y ¡alehop! Ahí está...mola tanto que hasta te despreocupas de las salpicaduras….

…esto….bueno, que a mí me mola la ducha.

49 comentarios:

Gordi dijo...

Cortinas de plástico blandito que se pegan: MUY MAL.

Yo tengo una microducha con mampara enrollable que me ha salvado de la locura.

Oswaldo dijo...

Me recordaste una vez, hace años olvidada, que caí al suelo a causa de la cortina, recibiendo en el proceso varios fuertes golpes típicos de las caídas en el baño. Sólo que no caí demasiado espatarrado sino más bien enrollado, perfectamente envuelto en la cortina, listo como "para llevar".

De resto, perfectamente de acuerdo con que, tanto la ducha, como la sensación post-ducha y muchas veces (depende...) la "pre-ducha" que hizo imprescindible la ducha, son de las mejores cosas del mundo

Anónimo dijo...

En las películas porno americanas, las duchas tienen 4 metros cuadrados y todo el bathroom es más grande que muchos pisos de por aquí.

Pero es que todos los americanos son gordos de 200 kilos, y en una bañera española se quedarían atorados.

¡Marditos yankees explotadores!

Don Mendo

Gonzalo Viveiró Ruiz dijo...

Hay países ( árabes ) donde al lado de la taza del vater hay un grifo de ducha... Y no hay papel higiénico ...

Anónimo dijo...

Lo mejor de la mañana, la ducha que despeja y te da hasta ganas de empezar el día..
Y si es con compañía, mejor que mejor.
Arantxa

XEIA2410 dijo...

Ahhhhh, la ducha mañanera!!!! Qué haría yo si ella!!!! Pos irme a currar más dormida que una marmota....fijo.
Lo mío es bañera y SIN mampara ni cortina...y no salpico el suelo!!!! No hay nada como tener que limpiarlo tú para estar al caso. Y justo hoy con agua fría, pues a la supercalefa le ha dado por marcar un puñetero error que la bloquea....con lo cual hoy despejada a topeeee a las 6:00 zulú!!!

Ana María dijo...

Las cortinas que se pegan en las piernas, MAL.

De la poca potencia del agua, ni hablamos :(

:*

Anónimo dijo...

Lo peor peorcísimo: que la alcachofa no se sujete en el soporte de la pared y tengas que tenerla en la mano durante todo el proceso.

Anónimo dijo...

Las cortinas no, !por favor¡, me recuerdan a Psicosis, por eso tengo una super-mampara. Me encantan estos molidocumentales.

Anónima descerebrada: Rita.

El niño desgraciaíto dijo...

Lo peor de la cortina de ducha es cuando se te pega, que parece que estés imantado y está super fría... :S

valpertuna dijo...

ducha con plato a pie llano y mampara dos puertas dos fijas "transparente total" que botito!
condicion:
antes de salir pasar por todos los azulejos y cristales el chisme ese que parece que estoy en semaforo

Ratoncito dijo...

jajajaaa pues yo tengo el invento del demonio - la bañera con media-mampara y es tal cual la describes....ahi estamos, con la madera de la puerta hinchada de salpicones que le llegan por la parte no-tapada y con un lago que se forma debajo de la junta de la mampara y que me hace acordarme todas las noches del famoso instalador y de toda su familia.....

HombreRevenido dijo...

La ducha perfecta es la que te permite no pensar en nada. La calefacción funciona, no hace frío, temperatura del agua adecuada, silencio, espacio suficiente... es algo zen.

Una gran parte de mis ideas proceden del momento de la ducha.
Aunque, bueno, tampoco es que eso digo mucho en su favor.

También es un buen lugar para resbalar y morir.
Un día leí a un tuitero que escribía que siempre se duchaba dejando una nota de suicidio. Así si tenía un accidente se evitaba quedar como un idiota.

La Buhonera dijo...

¡Pero qué va!

Lo peor sin ninguna duda son esas bañeras o jacuzzis "modernos" que no tienen ni mampara, ni cortina, ni nada semejante, "porque afean".

No hay forma humana de ducharse sin montar una piscina en el suelo del baño, y acabas duchándote con la espalda pegada a la pared, como si te estuviesen fusilando, para minimizar la caída de agua en el suelo.

Y si ya, como en un piso de estudiantes en el que estuve, el espejo está justo enfrente de la pared en la que te acorralas, el horror es absoluto xD

Anónimo dijo...

¿Y qué me dices del "Polivan"? El modelo preferido de mis abuelos para un apartamento de playa donde conviviamos (malamente) tropemiles.....
Anónima Marta (con dos c....)

Nisi dijo...

Yo cuando reformé el baño decidí dejar la bañera, por si me apetecía darme algún baño alguna vez. Creo que me he dado 2 en 3 años. Yo tengo cortina, aunque casi no hace falta, porque la bañera está medio empotrada en la pared y es imposible ponerle una mampara.
Qué gracia, este post me parece hiper erótico y aquí el personal (yo incluida) sólo habla de cosas chungas relacionadas con la ducha... Y eso que estoy convencida que todos tenemos momentos de ducha compartida inolvidables!!! :)

Nisi dijo...

Ah, me olvidaba. Una cosa muy chunga en algunos hoteles: no poder despegar la alcachofa. Es decir, que sólo te caiga agua de arriba y no poder cogerla y dirigirla a donde quieras. Hace dos semanas estuve en un hotel muy guay del paraguay que tenías que escalar para lograr entrar (y salir) de la bañera) y encima la alcachofa era fija. Un horror.

Tocaweb dijo...

Lo peor son esas cortinas de hotelillo de pueblo pequeño con las que te pasas toda la ducha suplicando para tus adentros "...por favor que no me roce, por favor que no me roce...".

Se comenta que hay nuevas especies que han salido de ellas.

Sonia dijo...

No es verdad: los polvos en la ducha también son peligrosos y te puedes "esnafrar" y hacerte mucha pupita...

Conclusión: torpeza, polvos, agua y superficies resbaladizas son una mala combinación.

U_U

Aldeano de palo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Aldeano de palo dijo...

American beauty

NáN dijo...

Normalmente, lo que es bueno para el mundo, es un coñazo, pero aquí, játé, el baño es malo para el mundo y además una petardada. Ducha, ducha, ducha. Somos buenos y nos tratamos bien.

Se tardan años en tener una buen a grifería, una caldera que permite encontrar el punto medio de la virtud calórica y todo eso. Pero se consigue. Y así se obtiene uno de los mejores momentos del día... lo de llegar a dormirte es ya de artista de circo, pero es un don que tienes.

Revenido, todavía me estoy riendo de tu tuitero.

Viveiro: el día que a los chinos y al mundo árabe les dé por limpiarse "à l'occidental", se acaba el mundo en tres semanas. Claro que hay que ser muy rico para usar duchita en zona desértica.

Anna JR dijo...

No puedo con las cortinas de ducha/bañera. Me dan mucho asquito. Por cierto, las cortinas en las bañeras van por fuera o por dentro?? Cuando me encuentro con una la pongo por fuera. Cuanto más lejos mejor.
Ya lo ha dicho alguien. Yo tampoco soporto la ducha fija en el techo o pared. Me gusta con su tubo de toda la vida. Más manejable para cualquier uso. Aquí una tiene un pelazo y la presión de la ducha tan arriba me obliga a tirarme demasiado tiempo de aclarado. Y ademàs es que cae flojita. Me gusta el chorro fuerte.
Y sexo en la ducha? Poco, sinceramente. Recuerdo mucha risa porque se cayeron los champuses.
Mi ducha favorita es la de la noche. Cuando las niñas ya están dormidas. Muy larga, con el agua súper caliente, próxima a la ebullición. La ducha de la mañana me pone de mal humor.

NáN dijo...

Anna JR, necesitas un cursillo acelerado en "son las cosas de la vida son las cosas del querer".

La ducha de la mañana es la única puerta amable al mundo que nos espera.

Y si la cortinas de una ducha bañera van por fuera, y tu ducha es larga, conviene que tengas una piragua para llegar al dormitorio y elegir la ropa que te vas a poner.

Dicho todo con el máximo respeto.

Anónimo dijo...

Nuestra ducha tiene L E D S de colores que cambian, y cuando toca rojo parece que está el agua más caliente, y el verde o el azul tienen en nosotros casi casi poderes terapeúticos... es una risa de ducha, grande y arcoiris, que da muuucho gusto!

buen día!

Babunita dijo...

Mamy, siempre, siempre secepilla los dientes en la ducha, de hecho tiene lo que ella llama el cepillo y pasta de dientes de ducha que están colocados "colgando" del adminículo de metal esquinero dónde se coloca la esponja, gel y chapú... A mi no me gusta el baño más allá de en los charcos.

JuanRa Diablo dijo...

¡Lo que más me llama la atención es que las conozcas todas!

Eso te convierte en una mujer ducha en duchas :p

molinos dijo...

Que sepais que estais sembrados completamente.

Me estoy descojonando con vuestros comentarios...y no quiero ni pensar mañana las risas cuando me esté duchando.

La cortina de ducha siempre por dentro si te estas duchando...por fuera cuando está seca!!!

XDD

panda de frikis.

Bethelgueuse dijo...

Lo mejor sin duda, la ducha japonesa...si,si,lo habéis visto en las pelis: un taburete bajito en el que te sientas y te lavas bien (con una ducha bajita que hay en la pared) y una vez limpio, una bañera alta en la que hay agua calentita para meterse y disfrutar..acompañado mejor que solo.

Es uno de los recuerdos más molones de ese viaje! Algún día me haré una igual en casa (o en el jardín, que también las hay de exteriores).

Eso si, no volveré a compartirla con 3 chicas japonesas -era un baño común en un hotel-que observaron horrorizadas que las occidentales (gaijin, bárbaro) tienen la innoble costumbre de depilarse el vello púbico, mientras que ellas prefieren dejarlo al natural (y es lacio!!). ..ains,que ratito más raro pasé!!

Ojalá pudiera volver mañana mismo..

M.

Tu prima P. dijo...

Yo odio ducharme. Lo hago por obligación y por respeto a los demás. Me pica la piel, me canso y tengo frío. Bañarme sí me gusta y me relaja. Reconozco que cuando he terminado el ritual de cremas me siento de puta madre. Pero tardo demasiado.
Deberían inventar la cabina de limpieza en seco.
En el baño de invitados tengo un poliván. Soy superfán del poliván.
Tu prima P.

1730 dijo...

Un estudio perfecto sobre la estética, funcionalidad y operatividad de las duchas.

Comparto 100% tu opinión sobre las bañeras... No sé por qué hay quién se empeña en buscar una erótica que no existe en un lugar tan humedo, tan resbaladizo y lleno de peligros... Dios, si alguna empresa de "Prevención de Riesgos en el Hogar" las evaluara, el informe recomendaría su inhabilitación total para determinadas prácticas...

Un saludo.

Portorosa dijo...

Muy graciosos, tú y todos.

A mí la ducha matinal me resucita. Literalmente. No puedo imaginarme cómo es vestirse y salir al mundo sin ducharse; y eso que de pequeño lo hice, como casi todo el mundo. La ducha a mí me resucita, insisto.

Y qué diferencia entre tener que subir la pierna y "meterte" en algo, y simplemente entrar andando en una ducha de obra, que es el sumun del lujo y la buena vida (mucho más que el mejor jacuzzi, en mi opinión).

Las duchas de casas con calentador de butano, con ese hilillo de agua hirviendo o chorro de agua helada: lo de vivir por encima de nuestras posibilidades debió de empezar cuando pudimos ducharnos bien.

Besos.

Portorosa dijo...

Muy graciosos, tú y todos.

A mí la ducha matinal me resucita. Literalmente. No puedo imaginarme cómo es vestirse y salir al mundo sin ducharse; y eso que de pequeño lo hice, como casi todo el mundo. La ducha a mí me resucita, insisto.

Y qué diferencia entre tener que subir la pierna y "meterte" en algo, y simplemente entrar andando en una ducha de obra, que es el sumun del lujo y la buena vida (mucho más que el mejor jacuzzi, en mi opinión).

Las duchas de casas con calentador de butano, con ese hilillo de agua hirviendo o chorro de agua helada: lo de vivir por encima de nuestras posibilidades debió de empezar cuando pudimos ducharnos bien.

Besos.

Anna JR dijo...

No había oído jamas lo del poliván. ¿Qué es? ¿Como una bañera pequeña o una ducha grande?

Nán, no digo yo que la ducha matutina no sea buena y agradable. Para mi es mala ser matutina, no por ser ducha.

Y lo de las cortinas, sigo sin verlo claro. La verdad es que sólo me he duchado en bañeras con cortina en algún hotel y yo las pongo por fuera. Mi marido me pega la bronca y me dice que van por dentro. Entonces tiendo a arrimarme a la pared para estar lo más alejada posible de la cortina. Un show, vamos.

Biónica dijo...

Riesgo de sufrir una fractura en la barbilla?

En la barbilla?

Pero... CÓMO????

PD: me perturba esa frase xD

Tu prima P. dijo...

El polibán es una bañera pequeña de Roca de 100x70 en la que la mitad es un asiento. Yo pensé que era con uve de polivalente, pero es con b de "bañera para sentarse y meter los pies en agua con sal". En mi casa de pequeña había una y daba mucho juego cuando alguno estaba escayolado y había que ayudarle a ducharse.

rocio dijo...

Uy pues yo tengo cortina y para mi es perfecta jajaja
Ahora q recuerdo, de mis mejores "polvos" (he dicho esto? bueno, era con mi novio) fue en la bañera, eso sí, era joven jaja
Besos Moli

Anónimo dijo...

justamente yo tengo una de esas de cristal 'que se abren como una puerta' y anteayer me duché, salí... y segundos más tarde oí como caía dentro de la bañera!!! me podía haber caído encima!!! qué horror... no se ha roto pero ha jodido el esmalte de la bañera y un azulejo... una mierda!
Marián

Una Mama Practica dijo...

Y la moda actual de tener alcachofa tipo lluvia y fija, y además la ducha con mango que puedes agarrar? Muy cool y estiloso, pero lleva a que tengas que acordarte qué botón acciona cual. Cosa que a mi con el sueño que tengo cada mañana, no me pasa. Y la ley de Murphy quiere que le des siempre al de la alcachofa tipo lluvia que está sobre tu cocorota cuando tú esperas que el agua salga de la alcachofa que tienes agarrada sobre la mano. Resultado, agua fresquita de arriba abajo cuando menos te lo esperas. Conclusión, "mecaguen" la moda de estas duchas cada mañana.

C. S. dijo...

Los obreros nos duchamos por la tarde, al volver de la obra. Te quitas el mono nauseabundo y pintarrajeado, te metes en la ducha calentita hasta que se te arrugan los dedos y te vistes de persona civilizada. ¡Eres otro!. Bañera no, que los pegotones de escayola acaban atascando las tuberías. Y ese color grisáceo amarronado que dejas en el agua...¡¿eso eras tú?!

Ronronia Adramelek dijo...

Descubrir la etimología de la palabra polibán no tiene precio. Y las risas que me he echado leyendo el post y los comentarios, tampoco.

Me adhiero plenamente al movimiento antialcachofa fija única. Aclararte el champú cuando tienes el pelo largo sin poder dirigir el chorro es la mejor forma de terminar con los ojos repletos de espuma y tratando de alcanzar la toalla que te has dejado fuera antes de que el picor te acabe de enloquecer.

¡Ah! Y gracias a todos, empezando por la autora, por traerme vívidamente a la memoria la asquerosa y traumática sensación de las cortinas de plásticazo pegándose al cuerpo de la que, al cabo de muchos años, estaba empezando a olvidarme. Eso y los desconchones de las bañeras de los pisos de alquiler para estudiantes son dos de las cosas que jamás echaré de menos de ser despreocupado y joven.

Anónimo dijo...

Hay varias cosas inadmisibles en cuestión de duchas:
-cortina (sobre todo si es ajena), larga, pegajosa y negra por abajo... que se desliza con aritos a través de una barra y se engancha todo el rato en las juntas de las barras cuando la quieres correr, y tienes la sensación de que se te va a caer encima todo en cualquier momento...
(odio las que son como de tela)

-duchas de estas antiguas que están más bajas que el suelo y cuando levantas la pata para entrar tienes la sensación de despatarrarte.

- grifería antigua fija. Y cuando hay aún dos mandos distintos para fría y caliente... imposible de regular.
-poca presión (lo odio).

-las medias bañeras. Las odio.

Lo del polibán me ha llegado al alma, no conocía la palabra pero sí el modelo, porque lo había en casa de mis padres hace años, y de mis abuelos... Qué recuerdos.

Os diré que la ducha es muy práctica pero una buena bañera... quién la pillara. Darse un buen baño de esos de los que sales con los dedos arrugadillos es una maravilla.

Tu prima P. dijo...

En realidad en la publicidad de la época de Roca no decían "polibán" que es como lo llama mi madre sino...
¡¡¡Bañaseo!!!
Je,je...y lo siguen teniendo en el catálogo para los más nostálgicos.

Anónimo dijo...

en la ducha también se llora muy agusto...

Anónimo dijo...

¿Será posible que esa bañera no se comercialice in Spain? ¿pero qué pasa, acaso no traemos cosas de fuera para hacer más grata nuestra estancia por estos parajes? A ver si nos aplicamos y nos ponemos manos al asunto, carayo. ¿A qué estamos esperando? Ya se me está haciendo la boca agua sólo de imaginármelo, espabilen y traigan esa maravilla para acá para el uso y disfrute de nuestros conciudadanos.

¡¡Spain is diferent!!

Baby Care dijo...

Me ha encantado este post, y estoy de acuerdo que una buena ducha siempre es mejor que una bañera, en la que es incómodo casi todo.

Anónimo dijo...

tenia una bañera con cortina, y mi novio cogió la maravillosa costumbre de abrazarme con cortina y todo cuando estaba duchándome...¡¡lo peor!!!

Anónimo dijo...

Buenos días, soy una afectada más de la explosión espontánea de una mampara de Leroy Merlin. La mía era modelo OPTIMA II, y como en la mayoría de los casos explotó mientras estábamos durmiendo; (lo cual me hace sentir afortunada, ya que de no haber sido así, y no haber muerto por la explosión, habría muerto del susto).
Vengo de Leroy Merlin, y puesto que la mampara fue instalada hace mas de dos años (en mi caso 3), se escudan en que está fuera de garantía; como si eso fuese argumento suficiente para justificar la explosión.
En definitiva, 1.412,50€ tirados a la basura ya que por supuesto no pienso reponer la dichosa puerta, que es lo que te ofrecen los muy desahogados... Pondré una nueva, y esta vez de plástico. Lo comento por si alguien esta pensando en comprar mamparas de ducha en Leroy Merlin.

breadbimbo dijo...

A mi me explotó en las manos una del Bricodepot de 125 euros mientras la montaba. Esto demuestra que en la sociedad de las mamparas no existe discriminación por razón económica.
Fui, compré una plancha de metacrilato transparente con las mismas medidas y la coloqué. Ha quedado mejor que la original.
Bien por mi.